lunes, 15 de noviembre de 2010

12º SUSURRO POÉTICO





                                                 Al amigo Patxi Moreno
                                                 y su familia.


Son casi las nueve,
y la tarde, acalorada, ha trascurrido;
el alto sol escupió su bochorno,
la algarabía se tornó silencio
y el silencio rumor continuo
de viejos recuerdos, anécdotas,
recetas olvidadas, catas de vino, increibles proezas.

Que cualquier comida es un banquete,
y la vida es otro, estas gentes lo saben muy bien.

Que de alimentarse viene el morirse,
uno se da cuenta rapidamente,
y en los fogones de esta familia crepita la vida,
en forma de unas pochas de vigilia o con el olor de los callos,
con el color de un bacalao ajoarriero,
o con el rojo sino de la sangre, sí de unos pimientos del piquillo.

Y uno no cae en el desánimo y el desaliento,
el bueno de Patxi no te deja,
es también de los que no cede,
con un Campillo del 82 te manda todos los problemas
fuera de la casa, con el agobio y el hambre.

Que San Fermín, ahíto de comer, vela por esta familia,
es algo que se nota,
que la vida es lo que transcurre del almuerzo a la comida,
y de ésta a la cena, sin menospreciar la merienda,
es algo que se siente.

1 comentario:

  1. Como expresarte lo que al leer de nuevo el poema siento.
    No sin decirte que aquí estoy, inerte esperando que el relajo de un buen día nos deje paso al siguiente, en lo tuyo, con lo mio, sin dejar lo nuestro, esperando al resto para vivir un todo.
    Amigo de mis amigos, más que amigo, hermano, uno de los nuestros.

    ResponderEliminar