domingo, 13 de febrero de 2011

22º SUSURRO POÉTICO

                                    ..Cuando amar es supervivir entre estatuas.
                                                     (Raúl Torres)



No quiero empezar a elucubrar, perderme por sendas en el aire.
Que si la serpiente desciende por la chimenea,
atacando el inocente sueño de los niños,
que si Santa Claus duerme borracho junto a un contenedor,
reventado de una paliza en el bar de al lado,
cerca del vertedero de muñecas y juguetes,
donde desemboca el viscoso río de pañales y condones usados.

No quiero comenzar a conjeturar, haber amado a otras personas.
Que si un enjambre de coches voladores nublan la ciudad
y las pistolas y escopetas se reparten en los colegios,
que si entra agua de mar en mi sueño y me inunda,
despertándome trenzado de algas y anémonas,
igual que si despiertas bruscamente en la morgue,
dejando lívido al forense que te examina
y pávida a tu santa madre que llora desconsoladamente.

No quiero hacer cábalas, volar en pegasos o cabalgar unicornios,
saber de la mezcla de mi bondad y tu inteligencia,
mientras leo y releo tu diario de mentiras
en una bañera llena de monedas,
igual que si un ejercito de pacientes caracoles
ha llegado a la puerta de tu casa a pedirte explicaciones.

No quiero ser adivino, aunque sé que me gustan los finales,
poner la especia al guiso, la sal a la comida, la guinda al pastel,
el amar al amor, el corazón a los ojos, cojones al asunto,
esperanza a la nada.

El niño que fui se acerca alejándose con un ojo muerto y otro vivaz,
buscando la huesuda mano y el consejo del anciano que seré.

4 comentarios:

  1. Impresionante, te hace sentir que más se puede pedir.

    ResponderEliminar
  2. Por ahi comento que puede ser el más simbolista y extraño de mis poemillas. Lo he tenido tiempo en el cajón, diciendome que a lo mejor es un poco raro, aunque cada vez que lo leia me gustaba. A ver si me llega la jodida inspiración por este lado y me salen más cosas.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Primera vez que entro en tu blog. No había leído nada tuyo desde la gota de sangre; y compruebo una vez más que escribes de dentro afuera. Entiendo tu comentario sobre corregir, cuando en esa segunda oportunidad de la palabra es muy probable que el mundo exterior se pueda mostrar en su lado absorbedor y alienante, por tanto; no somos de piedra.
    El poema me transporta a los años de formación del cacareado "proyecto de vida" donde creí, y creo creerlo todavía, que sólo hay una forma de saber si ha valido la pena: el momento de la muerte. Pare ello vivimos, para ello luchamos; espero no estar equivocado.
    La cita de Raúl impresionantemente acertada.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario, levepulso. Yo tambien creo lo que piensas tú, que para ello vivimos, para ello luchamos, y en momento de la muerte es el instante de echar la vista atras.
    Un saludo y bienvenido al Blog.

    ResponderEliminar