viernes, 11 de marzo de 2011

26º SUSURRO POÉTICO


Zzzzzzzzz..........................................

Soñé contigo,
con tus pechos, con tus ojos,
con tu sexo, con tus manos
pero no me acuerdo.

Soñé con vosotros,
con vuestras sonrisas, vuestros abrazos,
vuestras traiciones, vuestras reconciliaciones
pero no me acuerdo.

Soñé con Dios,
su insondable misterio
pero no me acuerdo.
(Ni quiero)

¿Por qué me falta siempre ese último clavo
o siendo más agorero, ese último martillazo?
¿Por qué la raiz no me termina de agarrar
o la planta no me termina de florecer?

Cuando duermo sueño y no me acuerdo,
ya no duermo sino sueño cuando duermo
y cuando despierto es lo único cierto
que no duermo, ni sueño, ni me acuerdo cuando despierto.

Zzzzzzzz...........................................


8 comentarios:

  1. Le dijeron a Gala: "es usted pesimista", contestó "no, soy optimista bien informado". Es imposible vivir sin soñar, y muy difícil vivir recordando lo soñado; dormir es una actitud claudicante si no es para soñar y olvidar y despertar.
    ¡Ánimo Toni!, haces el tipo de poesía que nos ayuda en al tarea de comprenden que nuestra soledad connatural no solo es el sumidero de ella misma, que hay más.
    (¿me he pasado?)

    ResponderEliminar
  2. Que va, que va, levepulso. Escribes muy bien, que lo sepas.
    Gracias por los halagos. Yo soy de los que despierto y olvido rápido pero necesito soñar.

    ResponderEliminar
  3. No tuve intención de halagarte: sencillamente transmites. Y me alegro, porque la poesía suele ser un peñazo; veo que no te dejas atrapar por la forma ni el relumbrón.
    Por otro lado me alegra que te halague. Y algo de envidia sí me das (siempre insana, que le vamos a hacer).

    ResponderEliminar
  4. Partiendo de que no sé quien eres, me gusta lo que dices y como lo dices. En el fondo da igual el nombre: si eres amigo, familia o desconocido. Este rincón es para pasar por él y notar que algo gusta o no gusta, emociona o no emociona.

    Estoy contigo en esto de que la poesía muchas veces es un tostón y como bien dices, intento no encorsertarme y dejar que los vientos corran en la dirección que apetece en ese momento.

    ResponderEliminar
  5. Dicen que las personas que tienen la conciencia tranquila, y han alcanzado cierto grado de felicidad, son las que cuando despiertan, no recuerdan sus sueños, pero se levantan con una sonrisa en la cara... Al parecer tiene una explicación física, pero yo creo que, en el fondo, esto sucede porque vivimos haciendo realidad nuestros sueños, o porque navegamos en una pura ensoñación. Ea.
    Carlos J.

    ResponderEliminar
  6. Estoy contigo en lo que dices. Yo me puedo incluir ahora en esos primeros que dices, que han conseguido algo de conciencia tranquila y cierto grado de felicidad, pero no siempre fue así. He pasado por valles oscuros, rios secos y pueblos arrasados, y los sueños eran sinonimo de esos paisanajes. En fín, eran otros tiempos y otras etapas.
    Un saludo, Carlos J.

    ResponderEliminar
  7. Sueñan altos y bajos,feos y guapos, listos y lerdos, pobres y ricos, poderosos y débiles, todos y cada uno de nosotros buscamos la realidad en los sueños, esa verdad absoluta que no encontramos sino en la sombra de los sueños.
    ¿De que queremos acordarnos?
    ¿Que oscura verdad queremos descubrir entre las sombras de nuestra creación?
    Sueña amigo sueña y cuenta, que tus versos me inducen al sueño, mi buen "contador".

    ResponderEliminar
  8. Los sueños, al igual que la muerte, nos iguala al final a todos. Buena apreciación.
    Y en esa pregunta, creo yo tambien que está el quid de la cuestión. ¿Qué oscura verdad queremos descubrir entre las sombras de nuestra creación?
    En fin, tengo algún poema más escrito sobre los sueños, que ire colgando.
    Un saludo, buen Patxi.

    ResponderEliminar