domingo, 27 de marzo de 2011

28º SUSURRO POÉTICO

Tengo ciertas dudas si fueron trece o catorce
la cervezas que me tome,
esperándote.

En el paulatino declinar de la tarde,
en el que el sol se va ocultando
por detrás de la barra,
se oyen las voces de los parroquianos
como una legión de Orcos
al otro lado de la colina.
Las diferentes botellas van corriendo por la balda,
como si estuvieras tirando al blanco
en una suerte de caseta de feria trasnochada.

Sigo teniendo dudas para qué estoy esperando,
mientras bebo bien seguro y certero
de porqué bebo.
Aunque no sé lo que llevo,
y mira que cuando bebo,
sé que debo saber cuanto esperar.

Y beber mientras lo hago
aunque crea que sé lo que llevo,
y al final el camarero me anuncie
el fin de la espera,
redondeándolo con una cifra,
y si cansino me pongo,
hasta con una severa explicación.

Qué satisfecho me deja,
mientras me descuelgo
de ese grotesco taburete
y sigo el rumbo que llevan mis piernas,
mientras me pregunto
qué demonios pasó contigo,
y que estas malditas esperas
son como benditas borracheras,
imprevisibles,
inexplicables,
e inextricables.

4 comentarios:

  1. gracias Art. Creo yo que tiene cierto toque etílico.

    ResponderEliminar
  2. Bebo, y debo saber que lo hago,
    bebo, y no se porque beberlo,
    bebo valdes y se que bebo,
    no debo pero solo, no bebo.

    ResponderEliminar
  3. Ole por la coplila!! lo mejor es lo de meter a Bebo Valdes.
    Saludos.

    ResponderEliminar