martes, 29 de marzo de 2011

EL 2º NACIMIENTO DEL CABRIEL

El río Cabriel, es, hoy por hoy, mi río favorito. Es el mayor y más leal afluente del Júcar, y al igual que él, recorre Cuenca de norte a sur (por la parte del este de la provincia), pasa un poco por Albacete y se mete en Valencia echando sus aguas al Júcar en la localidad valenciana de Cofrentes.
Son 220 km de longitud, cruzando parajes deshabitados, pero que han sido ocupados desde tiempos prehistóricos (así lo atestiguan los restos arqueologicos y las pinturas rupestres encontrados a lo largo de su cauce).

No hace falta más que recorrerlo un poco, para darse cuenta que insufla vida y belleza a una vasta zona deprimida, recóndita y muy deshabitada. Además, puede presumir de ser el río de tal longitud, cuyas aguas son de las de mejor calidad de Europa (¡ahí es nada!). Y eso es debido, a la inexistencia de actividades económicas que puedan impactar sobre sus aguas y al despoblamiento de su cuenca, ya que realmente no pasa por ningún casco urbano; Salvacañete se puede considerar el pueblo más cercano al río, y aún así, ya digo que no pasa por él y luego Enguidanos que es donde crea el pantano de Contreras, y tampoco discurre por el pueblo.
En sus limpias aguas viven truchas, barbos, nutrias, etc..(aun recuerdo las truchas que traía mi padre del Cabriel, las mejores sin duda alguna).
Pero vamos a ver la peculiaridad de su nacimiento.



EL 2º NACIMIENTO DEL RÍO CABRIEL (EL Vallecillo)

Y digo el 2º, porque realmente nace unos 18 km más arriba en lo que yo llamo el triángulo mágico del agua (esos varios kilometros a la redonda donde nacen todos los ríos, tanto de vertiente mediterranea como atlántica: Tajo (atlántica) Guadalaviar o Turia (mediterranea), Cabriel (mediterranea), Júcar(mediterranea), Guadiela (atlántica) Cuervo (atlántica), Escabas (atlántica) e innumerables arroyos).
En el mismo valle donde nace el Tajo, un poco más al sureste nace el Cabriel pero es un simple arroyo que en épocas de duro estío se seca, por lo que hay gente que considera que su nacimiento es al lado de el pueblo turolense de El Vallecillo, a escasos km de la provincia de Cuenca. Lo que si que está claro que aquí es donde realmente coge caudal y ya se le puede considerar todo un río, hecho y derecho.


Al fondo a la izquierda es de donde viene el río-arroyo desde su verdadero nacimiento y a la derecha donde están los chopos se encuentran los famosos Ojos del Cabriel. ¡Bajemos!





Aquí tenemos el primero de los ojos donde mana el agua, con la característica alga, tipo berros, que nos indica la pureza total del agua.




Este primer ojo es el más grande de los dos, a se asemeja a un pequeño lago verde con un canal de agua discurriendo por medio, directo al río.



Este el es 2º ojo, más pequeño que el primero, pero del que brota más agua en dirección al río, que podemos apreciarlo al fondo.



Si nos quedamos contemplando las aguas, veremos un constante movimiento de ellas al comprobar como mana el agua incesante.




        Y tras recibir el agua de los dos ojos, comprobamos que lo baja es ya un auténtico río.




                                                         Y al poco, hace la primera gran cascada.



La vieja masía medieval de San Pedro nos recuerda que estas inhóspitas e deshabitadas tierras tuvieron su esplendor y su señorío.



Hasta que llegamos a la impresionante cascada del El molino de San Pedro, cuyos restos podemos observarlos a la derecha con el acueducto que llevaba el agua al molino.



La cascada fue visitada en Invierno, cuando la vegetación de los bordes aún no estaba, por lo que recomiendo verla por el mes de Mayo.




La  bella poza que crea la cascada es circular y realmente grande. Decir que a la derecha de la foto, hay una aberración supina, ya que han querido construir una casa rural en donde estaba el antiguo molino, jodiendo todo la estampa que otorga esta cascada. Al día de hoy, creo que gracias a la labor de grupos ecologistas y gentes diversas, dicha obra esta paralizada, por lo que se ve una enorme construcción a medio hacer.




El ruido que hace la cascada al caer es considerable, por lo que hay que estar hablando con la voz algo levantada.



Como pueden observar, conseguí meterme en la caverna que hace la cascada, detrás del agua: un sitio mágico.



Tres kilómetros después de la cascada, el Cabriel entra en la provincia de Cuenca. Decir que para llegar a este mágico sitio, deber ir hacia Salvacañete, y un poco antes de llegar, sale una carretera hacia El Cañigral (Teruel) y de ahí hacia El Vallecillo.

5 comentarios:

  1. Flipante!! Yo estuve desbrozando cerca de alli unos mesecitos. Mola!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que vaya zona despoblada y desconocida, pero como buena Serranía, acojonante.
    No me acordaba que entre tus múltiples curres habias estado desbrozando, Victor.
    Un saludete.

    ResponderEliminar
  3. Patxi el benicense30 de marzo de 2011, 16:40

    Curioso y mágico nos muestras esa concentración de fuerza emergente que nacen en un perímetro reducido y se distancian tanto como un mar "el nuestro" y un océano el de los "atlantes".
    Que sitios tan infrecuentes recorridos por un ya cotidiano cicerone y su tribu.
    Que guapo lo haces Toni......

    ResponderEliminar
  4. gracias Patxi. Me gusta lo del cicerone y su tribu, aunque la madre naturaleza siempre tiene la primera palabra. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Una última corrección: la vieja masía de San Pedro que sale en la foto, se llama realmene Torre Cavero.
    Mas de San Pedro es una especie de villa-finca que se encuentra un par kilometros más abajo.

    ResponderEliminar