martes, 8 de marzo de 2011

SENDERO DE LOS CUATRO RÍOS (PR-CU 54)

Si en la anterior entrada estábamos en el norte, en los límites de la Serranía Alta, ahora nos vamos a ir al este, al límite de la Sierra con la zona de la Manchuela, teniendo el pueblo de Enguidanos y el pantano de Contreras como frontera. Lo que vamos a ver es un sendero de los homologados.



PR-CU  54 (Sendero de los 4 ríos)



Este es uno de los senderos largos, ya que es de 19 kilómetros, que a mi parecer es demasiado extenso, ya que los últimos cinco o seis km pueden sobrar, pero eso es lo de menos. Lo comenzamos sobre las 11 de la mañana y lo acabamos hacia las 5 de la tarde de un dia de finales de Otoño.
Es un itinerario que sale de Enguidanos y cruzando los ríos Cabriel, San Martín, Mira y Narboneta, los antiguos baños salados de El Salobral (a orillas del pantano de Contreras) y pasando por la aldea del Charandel vuelve al pueblo de Enguidanos.



Aquí comenzamos el sendero siguiendo el Cabriel. El pueblo de Enguidanos está a la izquierda de la foto encaramado en una ladera, ya que es de suponer que el río Cabriel en tiempos pasados arramblara con todo el fondo del valle.


Poco a poco el Cabriel (1º de los ríos) se va ensanchando. A la derecha de la Maru están los restos de un puente romano ( aunque yo creo que es más medieval, en todo caso, los restos de un puente antiquísimo)



Se ensancha tanto el río Cabriel, trasformandose en el pantano de Contreras, que llega un momento que engulle el camino. Aquí vemos a la Maru diciendome: ¿ y ahora qué?



Menos mal que la señalización de los senderos es óptima y nos dice por donde tenemos que ir para salvar al recién convertido pantano, que no es ni más ni menos que por este túnel que es el antiguo camino que comunicaba Enguidanos (Cuenca) con Camporrobles (Valencia).




Por aquí vamos bordeando el pantano de Contreras (el río San Martín, 2º de los ríos, ya lo hemos cruzado pero en esa época que hicimos el sendero apenas era un arroyejo). Al fondo de la foto, a la derecha de la montaña, podemos ver otro camino que desaparece en el pantano.


Los antiguos baños salados de El Salobral, están hoy en día en ruinas(al fondo en el centro de la foto). Hay habilitado un merendero, al lado de un viejo manantial, casi seco, de agua salada.


Y de pronto se empieza a ascender y vamos dejando atrás el pantano de Contreras, pero aún nos da tiempo a echar un vistazo a la lejanía y ver como el pantano se embellece y se rodea de inmensos pinares, que lo convierten en uno de los pantanos más desconocidos, por lo menos para la gente de Cuenca. (¿Cuantas veces habremos pasado por encima de él, camino a Valencia?)



Y saliendo del pantano, tras un rato andando, empezamos a descender, hasta llegar al punto culminante del sendero, el impresionante estrecho que hace el río Mira (el 3º de los ríos del sendero).



El río Mira se encajona en este punto (¡¡y de qué manera!!) formando las llamadas hoces del perejil, hasta que suelta sus aguas al pantano. Intentare hacer otra entrada con este paraje de las hoces del perejil más detenidamente.


El río Mira atraviesa casi todo el este de la Serranía, llamándose al principio río Algarra, luego río Ojos de Moya y por último, al entrar en el termino de Mira, con ese nombre, que es con el qué tributa sus aguas al rió Cabriel o pantano de Contreras.



Y siguiendo el curso del río Mira río arriba, por un valle, se llega a la Aldea de El Charandel. Hoy en día, no viven más que dos o tres familias, pero hace décadas llegaron a estar hasta catorce familias. La particularidad de este sitio radica en el microclima que favorece el crecimiento y la maduración de verduras y frutales, cosa debida a la situación privilegiada de estos huertos, encajonados en un estrecho valle calizo, que los protege de las temidas heladas.



Al fondo de la foto va el río Mira y este que viene a echar sus pocas aguas en él (en esta época) es el 4º de los río, el Narboneta, que como su nombre indica viene de las tierras vecinas del pueblo de Narboneta. El encuentro se produce al lado de la aldea del Charandel



Y saliendo del valle de rio Mira, vamos regresando hasta que ya divisamos el bello pueblo de Enguidanos, encaramado en la ladera, con su bonito castillo a la derecha.

5 comentarios:

  1. Una pequeña correción, ya que el rio Algarra es un afluente del rio Ojos de Moya o Mira, lo que pasa que le echa las aguas tan pronto que puede parecer que es la continuación, pero no.

    ResponderEliminar
  2. Patxi el benicense13 de marzo de 2011, 16:49

    Muuuu.... guapa la ruta esta de treking + canoa, esos caminos que se pierden bajo las aguas, y que decir de esas hoces de escarpadas y estrechas paredes.
    Ma gustao, ma gustao.

    ResponderEliminar
  3. Eso de los caminos desapareciendo en el pantano, engullidos silenciosamente es muy metafórico, Patxi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Joooooo xq no me llevaís..... Bss Cris Vera

    ResponderEliminar
  5. Cris, que te tomamos la palabra!! A ver la proxima excursión de domingo que hagamos la maru y yo ( con o sin niños) y te avisamos el día de antes.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar