jueves, 7 de abril de 2011

29º SUSURRO POÉTICO

                           
                                      LA INSPIRACIÓN DE LOS RÍOS 



De la Herrería a las tierras de Beteta,
supurando tajos y cortados, lejos de la meseta.
Remontando el río Guadiela,
siempre despierto, por tí siempre en desvela.

De Poyatos a Fuertescusa,
en arroyos de agua fría te bañaras, mi musa.
Remontando el río Escabas,
aún recuerdo, nunca olvido, cuando estabas.

De la Vega del Codorno a Santa Maria del Val,
suerte del bienaventurado que haga este tremendo ramal.
Remontando el río Cuervo,
cuando te difuminas es cuando me enervo.

De Peralejos a Tragacete,
grandes ríos y mil arroyos, todos en un brete.
Remontando el río Tajo,
sin tí, hace un frío de carajo.

De Huelamo a Villalba,
de tanta belleza nada te salva.
Remontando el río Júcar,
eres amor, algo amargo sin azúcar.

De Las Majadas a Arcos de la Sierra,
dehesas y florestas dándote guerra.
Remontando el río Trabaque,
mil veces me has puesto en jaque.

De Molinos a Palomera,
la pintoresca exuberancia como bandera.
Remontando el río Huécar,
cuanto añoro tu maldito néctar.

De La Cierva a Cañada del Hoyo,
sierra ignota, digna de este gran arroyo.
Remontando el río Guadazaón,
no hay nada como ser tu fiel peón.

De Pajarón a Pajaroncillo, de Valdemoro a Valdemorillo,
de Cañete a Salvacañete y con La Huerguina son siete.
Remontando el río Cabriel,
eres, querida, como la más dulce miel.

De Enguídanos a las Tierras de Moya,
agua e historia burbujeando en una olla.
Remontando el río Mira,
si esto escribo es que por fin me mira.

Y si por fin me mira,
y doy fe que ella me inspira,
tengo en muy alta estima
a los ríos de mi vida.

Y no me olvido de los arroyos en sus barrancos,
que yo remonto con mis zancos.
Mil arroyos que como arterias y venas
fluyen vida y pudren las cadenas.

Y libre de cadenas,
e hinchado de inspiración
observo mi reflejo con emoción,
en la verde y fría agua de estos ríos.
Ríos de mi sierra,
o lo que es lo mismo,
ríos de mi vida.







5 comentarios:

  1. El pareado es la más básica y sencilla forma del ejercicion poético, pero a la vez tiene un punto de diversión.
    Uno se lo pasa bien rimando. Además, se puede decir que el poema está hecho con conocimiento de causa.

    Era ya cuestión de tiempo que mezclara mi pasión por el campo con el ejercicio de hacer versos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Plas plas!!!!....Que bueno Toni. Espectacular!

    ResponderEliminar
  3. gracias, david. Un poema dedicado a la Serranía de Norte a Este.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ole el siglo de oro y siguientes! A ejercitar el in-genio. Ya saldrá el genio, sigue frotando.

    ResponderEliminar
  5. Ahi estoy, dale que te pego, levepulso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar