domingo, 17 de julio de 2011

40º SUSURRO POÉTICO

Nota Aclaratoria: Posiblemente esta sea mi cúspide en esto de la publicación de escritos, ya que la revista PEÑALARA (http://www.penalara.org) es de las más punteras y la decana del alpinismo español (lleva desde 1913 editándose trimestalmente). Yo he tenido la suerte de poder publicar algo en esta gran revista y en el número 536, correspondiente al II trimestre del 2011, viene este poema mio.


          AÑORANZA DE LO ABSOLUTO


Habrá montañas que nunca subiré
y panorámicas que no admiraré.

Habrá fuentes de ríos que no visitaré
y hoces que nunca bajaré.

Habrá sendas que nunca andaré
y cuevas en las que no entraré.

Habrá cascadas en las que no me bañaré
y pantanos que no recorreré.

Habrá vuelos de buitres que nunca otearé
y berreas de ciervos que no escucharé.

Habrá pinares que no disfrutaré,
sabinas que nunca contemplaré
y tejos de los que no gozaré.

No digas nunca: nunca. ¡No lo digas!

Al día de hoy, mediodía, con un sol invernal que calienta gustosamente,
y enfrente de un pico de cerca de cuatro mil metros,
imponente y atrayente, fogosamente bello.

Tercamente decidido a varias cosas; a saber:
a diluirme en fría agua de arroyo alpino,
a evaporarme en el aire de la cumbre de la montaña,
a mimetizarme con ese pinar, en ese sabinar,
querer ser musgo, ser acebo, de majuelo mis prendas, mi hálito de espliego,
mis botas dos edulis, barrancos mis brazos y mi corazón la montaña.

Tercamente convencido, a no quedarme en casa más que lo justo y necesario,
e intentar estar lejos, muy lejos, realmente lejos, de la ciudad, del humo, del agobio.
Allá arriba, alejado del hormigón, de los papeles y de los gritos.

No digas nunca: nunca. ¡No lo digas!

Comienzo a subir la montaña,
me llega el olor a romero y jara: el instante, donde estoy y ser feliz.
Eso es lo que vale, compañero.

8 comentarios:

  1. en esa montaña alpina
    en esa jara en ese tejo
    duerme tu ambición
    de vida
    duerme tu desencanto
    duerme tu alegría,
    tu satisfación corriente,
    duermen tus dolores
    reconciliación apacible
    y sana,
    fragancias que al sufrimiento acunan.

    Sube y contémplate
    y luego
    en aguas frías
    deja al flujo venero
    sonreir de tus agonías.

    (o algo parecido, me sugiere)

    ResponderEliminar
  2. gracias Levepulso, me gusta mucho lo que has escrito. De verdad, me aciertas plenamente. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Realmente no te acierto: lo expresas tú.

    Y creo que lo vas a seguir haciendo. ;)

    ResponderEliminar
  4. Primo grande el poema, grande!! yo tambien a veces querría escapar a la montaña y vivir aventuras nunca vividas en paraisos terrenales. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. gracias primo. Menos mal que tenemos la montaña y el campo cerca para poder huir cuando más lo necesitamos.
    Toni.
    Chao.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen texto. Me ha gustado.

    Saludos,

    www.artbyarion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Recien incorporado, huido del asfalto nunca mejor dicho, necesitaba un soplo de aire así, una sensación colindante, un relajante para mi contracturada mente.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Arion, celebro que te guste. Oye, veo que eres un apasionado como yo de los comics. Muy interesante el blog, me pasare a a verlo con frecuencia. Un saludo.

    Mecachis, Patxi el benicense ha vuelto. En tu caso celebro mucho verte y oirte, tu lo sabes. Tenemos unas ganas de verte inmensas y celebrar.
    Un fortisimo abrazo.
    Toni.

    ResponderEliminar