jueves, 7 de julio de 2011

LUJOS EN FORMA DE COLABORACIONES (XI)

Debido a la avería que sufre mi ordenador, el ritmo de entradas, y algunas como los susurros poéticos y la magia serrana, se ven suspendidas, hasta que dicho problema quede arreglado.


Mientras, vamos a volver a tener la visita de mi hermano pequeño Román. Ya nos aportó en su día un pequeño texto en prosa, pero ahora, nos trae algo en verso. Román, lector implacable de poesía, nos aporta un bello y filosófico poema, pero de calidad indudable. Escrito en las cortantes grietas que dejan las horas entre ellas, cuando se suceden, monótonas, en el día a día de la vida del opositor.
Lean, lean.....




UN HOMBRE


Lejanas galaxias,
Supernovas y
Gigantes Rojas,
Jamás fueron para él
Algo más mágico o misterioso
Que el marchitar de las rosas.

Letanías de otros tiempos,
Nostálgicamente evocados,
Eran en sus labios el
Más dulce de los cantos.

Pudo ser, y no quiso,
Patrón de la ocasión perdida,
Mártir del amor propio
O alfil en diagonal homicida.

Finalmente,
Como a tantos otros,
Le tocó vivir
En el borde de la vida.

Y allí, armado hasta los dientes,
Esperó….
Pacientemente esperó.


1 comentario:

  1. Leído y sentido, tu soneto Román, no es de 14 sino tan solo de 22 breves estrofas. Reinventas lo inventado, y me vuelves a describir un sentimiento ya vivido, nunca publicado.
    Pienso esperar al borde del poema,pacientemente otro, otro más.

    ResponderEliminar