jueves, 1 de septiembre de 2011

46º SUSURRO POÉTICO

Ultimamente sueño que sueño
y en ese sueño sueño que despierto mientras duermo,
sueño que nazco y en ese sueño también muero,
a veces despierto y no sé si sueño o duermo.

Solo sé que mientras sueño estoy muy despierto
y cuando despierto creo muchas veces que entonces sueño.

No será soñar la antesala de morir o quizás, hablando con propiedad, de vivir,
no sera soñar una prueba de lo que nos espera cuando muramos,
no es dormir no vivir y soñar es vivir inexistente,
entonces que es el despertar sino morir.

En base a este onírico planteamiento,
y pensándolo fríamente,
uno se da cuenta que la muerte no es el final,
que al igual que dormido se sueña, siempre en caos,
muerto se soñará en orden y armonía.

Ya no es hacer caso al planteamiento
de que somos números y signos de una compleja operación matemática,
y que tiene que haber un resultado.

Ni ese de que somos pronombres y adjetivos de una frase gramatical,
y que tiene que haber un significado.

Sino que somos nuestros sueños mismos
dentro de un enorme sueño,
y cuando muramos despertaremos.

4 comentarios:

  1. Quizá Buda te habría dicho: ¡correcto!
    No creía en al más allá, sí en el despertar (creo).
    Quizá algún dios (no digo cual, es peligroso) te permitiría despertar follando, o en otro caso, con una reprimenda de San Pedro, jajaja cuanta chorrada. En serio, la poesía irrumpe en ese lado no consciente, de sabiduría, que todos poseemos, y que salva a quien necesita entrar en las morada de los sueños, el lugar donde (me parece)se encuentra nuestra realidad. ¡Toma seriedad!

    Otro abrazo, ...no lo dejes.

    ResponderEliminar
  2. Me sumo a esta opinión y digo más: no lo dejes.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chatos por los animos. Y cuanta sabiduría, a mi parecer, destilan tus palabras, querido anónimo.
    Este antiguo escrito se asemeja más a un devaneo filosófico que a un poema.
    SaLUDOS.
    Toni.

    ResponderEliminar
  4. "Ah infelice" denotato Cuasimodo, Segismundo de mi tiempo,duda,sueña y devanea por las orillas de la lujuriosa locura cual frágil cervato de fabula.
    Al final terminas durmiendo la vigilia, o despiertas de un real sueño.
    (En este caso las pesadillas no cuentan)
    Filosofa, cuenta, comunica, rie o llora pero sigue Toni sigue.
    Un abrazo

    ResponderEliminar