viernes, 9 de septiembre de 2011

48º SUSURRO POÉTICO

                          FATALITAS MOMENTAE


Cierto es que no morí esa áspera y obscena noche en que nací,
no ser el casto y exiguo cadáver de recién nacido camino de un pequeñito ataúd.

Alguien o algo, arriba o abajo,
impúsome otro destino,
que por ser mi sino
no deja de ser confuso y extraño.

No fui ese muertecito, pero sé de un zángano, dudoso y trémulo,
que se acerca a las cosas sin jamás decidirse por ninguna,
a ratos temor, otros inseguridad, llamalo miedo o quizás frío.

Pienso que debe haber una secreta razón,
que por ser secreta no la sabré en vida,
aunque no me preocupa a la sazón,
tendré que morir para justificar esta herida.

.................................................................................................

Siempre me he dedicado todos los excesos,
que mejor que mi cuerpo para el postrero receso.
Siempre viviendo con una cierta propensión a la noche,
a la vez que me crece otra clara alergia al fantoche.
Siempre atrayendo de las cosas el lado grotesco y demente,
como rehuyendo de las mismas el correcto y carente.

Apurar y exprimir el placer, otro tanto hacer con el saber,
no dañar, intentar sanar, por las sonrisas saber luchar.

Prepararme, saberme preparar,
aguantar, saber esperar,
prepararme, estar dispuesto,
aguantar la espera, saber aguardar,
estar dispuesto,
estar dispuesto,
estar dispuesto
.................................................................................................



                             Los tres primeros parrafos estan basados en una libre variación de un poema del poeta asturiano Victor Botas (1945-1994)

4 comentarios:

  1. Y después de todo
    solo hay presente
    que desaparece a cada instante
    muerto y renacido.
    Porque donde tú estás,
    donde tú no estás,
    no te tiene el sufrimiento.
    El presente -el regalo-
    es tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Toma ya!! que versos tan buenos.....

    Toni.

    ResponderEliminar
  3. Y Tu maestre nos dices que se acaba nada más nacer sin ser venido.
    Y Tu mi amigo pleno de ingenio cuentas cada momento como finiquitado.
    Si te rodeas de lo tuyo, ¿que fatal herida temes?
    No sientes el empuje de este incierto contingente?
    Crea, vive, no pares, diviértete, que así me lo has mostrado, y así, GRACIAS, yo, ya lo hago.

    ResponderEliminar
  4. morir...nacer: las dos caras de la misma moneda.
    AbrazoS.
    Toni.

    ResponderEliminar