lunes, 3 de octubre de 2011

SUBIDA AL COLLADO BAJO (O MONTE BLUME)

Hoy vamos a inaugurar una nueva sección (etiqueta) con el nombre de "Subida a Picos", ya que en ella se verán las ascensiones a los montes conquenses más significativos e interesantes.
Hay que decir que la Serranía de Cuenca tiene un carácter excepcionalmente escarpado. Aunque no sea una Sierra de grandes alturas, ya que su máxima cota llega a los 1866 metros, si hay que decir que estamos ante una vasta area intrincada y agreste, donde apenas se baja de los 1000 metros, con una complejidad orográfica increible y el monte maderable ocupa un 80% aproximado de toda su superficie.

Nosotros nos vamos a ir a la Sierra de Valdemeca, donde se erige este espléndido monte que viene a ser, con sus 1839 metros, la 3ª cota más alta de la provincia de Cuenca.

Vamos a iniciar la subida desde el bonito y frondoso merendero de Fuente Ardilla en las cercanías de Valdemeca.


Rapidamente se nos empina duramente el camino, pero gracias a los pinos, casi toda la subida es con sombra, cosa que a la hora que subí yo, la 1 del mediodía, se agradece.




Una gran ayuda en la subida: una curiosa fuente hecha con troncos de árboles que recoge el agua de algún manantial que surge de la frondosa ladera y nos refresca gratamente.





En todo el trayecto por el camino que sube en diagonal al pico, nos acompaña un enorme e inextricable  sotobosque de helechos, que le dan al bosque un toque mágico. 




De vez en cuando, van apareciendo a la derecha, algún que otro claro que asomarnos y ver las magníficas panorámicas.




Como esta, del camino que hemos subido hasta ahora. Al fondo en el centro, se puede ver el serrano pueblo de Valdemeca.




La parte nororiental de la Sierra de Valdemeca y por tanto la ladera por la que subimos, debido a su situación orográfica, recibe muchas más lluvias que la parte opuesta, cosa que se nota en la exuberancia de este magnífico bosque.




Nosotros seguimos a lo nuestro y continuamos subiendo por el camino que viene de las inmediaciones de Huerta del Marquesado y llega a la cumbre.





Hasta que llegamos a una especie de collado (nosotros venimos de la izquierda), donde ya se pueden ver las dos vertientes. Aún nos falta el último repecho hasta lo alto.




Aquí podemos ver una vista de la otra vertiente. Lo que se ve abajo es el valle del río Guadazaón (atentos a las futuras entradas donde muestre este increible paraje). Un poco más allá, se verá el valle del Júcar, con el pueblo de Beamud entre los dos. 



Hasta que ya vamos llegando a lo más alto, donde se encuentra la persona encargada de la vigilancia de la cumbre, que ya se extrañó lo suyo de ver a alguien subir a las 3 de la tarde en pleno verano.




El vértice geodésico que nos indica la cumbre de los 1839 metros de altura (en algunos sitios pone que son 1841). Metros arriba, metros abajo, uno se siente aquí arriba un poco más superior.




Otra vista desde la cumbre. Pero aún nos falta un cosa que ver, ya que justo debajo de esta piedra, ladera empinada y escarpada hacia abajo, está el monumento a las victimas del accidente de aviación. Bajemos con mucho cuidado.




Y allí, en medio de la empinada y agreste ladera, en el mismo sitio donde se estampó el avión, está la Cruz Monumento a los fallecidos, siendo el más famoso, el que dicen que ha sido el mejor gimnasta español de todos los tiempos, Joaquín Blume.



El 29 de Abril de 1959, tras una tormenta, se estrelló contra esta montaña el avión que venía desde Barcelona con destino Madrid. En total, 28 fallecidos, entre ellos el gimnasta Joaquín Blume y su esposa.


Decir que por estas fechas se celebra todos los años la Marcha Blume, que desde el cercano pueblo de Huerta del Marquesado, sube al Monumento en homenaje a los fallecidos.

2 comentarios:

  1. Patxi el benicense8 de octubre de 2011, 2:34

    Desconocía este triste dato que acabó con el que seguramente hubiera sido el mejor gimnasta de todos los tiempos.
    Pero a cambio me has transportado a mis laderas del Bidasoa, las pinadas de la Laguna Negra, o los repetidores del Bartolo, aquí, allí o tal vez aca. Todo sin salir de Cuenca, que digo, en Valdemeca.
    Me gusta este seguir Serrano, nos guta tu prosa imaginera, pero no olvidamos el brillo en la mirada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que grandes sitios que mencionas, Patxi. Gracias por tus animos; ellos son los que me incitan a subir por esa vertical ladera o descender por ese peligroso barranco....

    En la entrada anterior, la de los baños, el que me esta haciendo la 2ª foto eres tú. Lo que pasa que no me deja contestar al tal Frodo, que me parece que eres...........tú.

    ResponderEliminar