domingo, 15 de enero de 2012

LA RAJA

La construcción de las grandes obras hidráulicas sobre pantanos y ríos fueron muy fecundas a lo largo del siglo XX. En la totalidad de los casos trasformaron el paisaje y en la mayoría de ellos para mal. Ya con el transcurrir de los años, la naturaleza ha hecho que se vayan integrando en el paisaje y que sean parte unitaria del mismo; en algunos casos ha ido borrando u ocultando dichas obras, quedando muchas veces sumidas en el olvido.

El rey Alfonso XIII inauguró en 1926 el titánico canal de agua que por dentro del increíble cañón del Júcar va a unir el pantano de la Toba, en el pueblo de Uña, con la Central Hidroeléctrica de El Salto, en el pueblo de Villalba de la Sierra.
Hoy os voy a enseñar restos de antiguas obras que ayudaron en la construcción de dicho canal.



Acercándonos al cortante borde del precipicio sobre el cañón del Júcar encontramos la enorme abertura artificial llamada la Raja.



          Por aquí con un sistema de poleas parece ser que bajaba un raíl con vagoneta.




   El enorme grosor y tamaño de las paredes librería impresionan a uno y hace preguntarse como consiguieron hacer esto.



Arriba encontramos los restos de una antigua polea que serviría para bajar y subir cosas con la cuerda.





Aquí tenemos al amigo Paco en la empinadisima rampa de bajada, en la que hay que ir con mucho cuidado.



A la izquierda se puede ver la rampa artificial que une la primera parte rocosa con la verde y frondosa ladera.




Nos pegamos a la pared y vamos adentrándonos en el tupido bosque.




La exuberancia del bosque es tal que se va tragando a Paco.



Aunque nuestro plan no es ir por la ladera sino bajar al río, antes tenemos que tener cuidado con los canchales que se crean cerca del precipicio.



Debido a la brutal pendiente de la ladera, el antiguo camino va haciendo zig zag, pero la naturaleza lo ha ocultado en su mayoría, lo que hace que tengamos que ir bosque a través.



Y de repente, en mitad de la ladera nos encontramos esta sorpresa: una cría de ciervo (o de gamo).




Debimos ahuyentar a la madre cuando bajamos por ese sitio. Quien se iba a imaginar que iban a aparecer por ahí dos humanos.




Hasta que vamos viendo aparecer el puente acueducto por donde va el canal.





Y por fin el río Júcar, con el acueducto al otro lado, que ya veremos más adelante en otra entrada. En la entrada de hace unas semanas, la referida al Picón de Royo frío veíamos este puente acueducto desde el otro lado, arriba del todo.



En este punto, detrás de esas piedras viene a echar sus aguas desde el rincón de primavera el arroyo de río frío/Molinillo, que también veremos en otra entrada.



Después de la dura subida volvemos a la Raja.



Una vez arriba, las panorámicas son increíbles. En esta se puede apreciar por donde va el canal a media altura.



Desde estas alturas, reflexionamos sobre lo duro que tuvo que ser  para los hombres, en la década de los 20, la construcción del canal.



Por ese frondoso bosque, donde estan los tilos de Garcielligeros, nos metimos Paco y yo, hasta que apenas pudimos seguir de la feroz vegetación.


Otra vista donde se ve el Júcar seguir hacia abajo.


Vista del puente pasarela a la derecha y el cerrado meandro que hace el río con el canal por encima.




Este desconocido y curioso sitio, como muchos otros, me lo han enseñado mis padres. Y decir para acabar que no es una ruta apta ni para niños ni personas mayores.

4 comentarios:

  1. Programa de radio donde comento esta ruta.

    Hacia el final de la barra, en los ultimos diez minutos sale mi aterciopelada voz.

    http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fwww.ivoox.com%2Fhoy-por-hoy-cuenca-viernes-20-01-2012_md_1001920_1.mp3&h=1AQH015eyAQHdvmmBN18zx3c63EAfT735ZHS7RgRs3E5GWw

    ResponderEliminar
  2. Patxi el benicense26 de enero de 2012, 4:27

    Pobre cervato, aunque su mirada no denota miedo. Y mira que se va por la sierra con pies de plomo.
    Gracias por el link del programa pues intento oirte cada vez que me acuerdo que ya son,el dial lo he metido en los marcadores del ordenador y así no me lo pierdo.
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Un poco antes de llegar al puntal se encuentran los restos de una cantera de supone yo he supuesto que se sacarían las rocas con la que los canteros gallegos harían los sillares pasta la construcción del sifón de «río frio». Se construyó un plano inclinado para poder bajar hasta pie de obra tanto materiales como personal.En mi libro aparece una comparativa en la que se aprecia en plano inclinado en los años de construcción y una actual en la que se aprecia cómo la vegetación invade dicho plano. La estructura de hormigón que hay en el nacimiento del plano serian los anclajes del cabestrante de la vagoneta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco Pepe por estas aportaciones. A si que la estructura de hormigon con el cable era para la vagoneta. Recuerdo que la primera vez que fui la propia raja me gusto, pero el plano inclinado con todas esas piedras puestas alli para salvar el tremendo desnivel me cautivó.

      Eliminar