domingo, 22 de enero de 2012

LA MOGORRITA (1864 metros)

La Serranía de Cuenca es la región de España donde más predominan  las rocas calizas en su superficie, en las que se ha formado un original modelado Kárstico. Esto hace, entre otras cosas, que no haya grandes alturas, grandes picos. Se puede decir, que la Serranía, más que una sierra alta es una sierra honda, o una sierra "antisierra". En contraposición a esto, hay que decir que casi toda la Serranía y sus pueblos se encuentran a gran altura, ya que rondan alrededor de los 1000 metros y muchos los sobrepasan. 

Vamos a ver su techo, que es el pico de la Mogorrita, situada en la fascinante Sierra de Valdeminguete, enclave mágico donde se ve nacer, entre hermosos bosques alpinos, a todos los grandes ríos, tanto atlánticos como mediterraneos.

En las estribaciones de la Mogorrita, en plena sierra de Valdeminguete, dejamos el coche para empezar la ascensión.




            Al poco de llevar andando, nos encontramos cada vez más con pequeños tejos silvestres.





Estando a 1650 metros de altitud, el rey indiscutible de estos bosque es el pino albar o pino silvestre.




Hasta que nos encontramos un tesoro botánico, uno de los tejos más grandes que he visto yo en la Serranía de Cuenca.




Solo con ver el tamaño de una de sus ramas, nos damos cuenta que estamos ante un ejemplar de muchos años, que irrumpe de la piedra con una fuerza inusitada.





Nosotros seguimos con la ascensión que hay que decir que no es realmente dura. Algún trecho más fuerte que otro, pero bastante accesible.




                     En todo momento hay llanos entre el pinar que hacen la subida más cómoda.




               Hasta que por fin, avistamos la cumbre con el consiguiente vértice geodésico.




                                 Y aquí tenemos al amigo Paco coronando el vértice.




La vista hacia el sureste nos muestra donde nace el Tajo a la izquierda, y en el centro de la fotografía, el 2º pico más alto de la Serranía, el pico Cruceta (1859 metros).




En esta otra vista, en el centro derecha de la foto, podemos ver el valle del arroyo Almagrero y al fondo, el pueblo de Huélamo.




                He aquí yo, el tipo más alto, en ese momento, de toda la provincia de Cuenca.




Aquí otra de las sorpresas de la Mogorrita: en su ladera norte se encuentran bastantes trincheras de la nefasta Guerra Civil.




                                      Trinchera alargada para cubrir a varios soldados.




                                                             Trinchera individual.





                          Con su boca para que el francotirador disparara desde allí.


Otro de los aliciente de subir a la Mogorrita es para ver, posiblemente la mayor Tejeda silvestre de la Serranía de Cuenca, ya que en toda su ladera norte te puedes encontrar más de 70 ejemplares, como los de la foto.




No tiene nada que ver contemplar un Tejo plantado en un parque de la ciudad, que encontrártelo silvestre en el campo.



Y aquí la famosa pista de nieve de la Mogorrita. Mi familia fue de esas, que durante los dos o tres años que funcionó la pista, estuvimos subiendo muchos fines de semana a esquiar. El remonte para subir venía por el lado derecho de la foto.



Vista desde abajo de la pista. Decir que se puede subir a la cumbre por la pista, pero aparte que es un enorme paliza, no te dejaría tiempo para disfrutar de la subida.




Aquí abajo descubrimos otra trinchera, esta más lógica aún si cabe, ya que apunta a la carretera a Teruel, antiguo paso de las tropas.




Y, ya cerca del coche, con otra hermosura de Tejo que llama nuestra atención con su tono verde que parece hasta desafiar el reflejo del déspota del Sol, nos despedimos.

3 comentarios:

  1. Patxi el benicense26 de enero de 2012, 4:19

    Preciosa y Serrana marcha la que propones. Austera
    pero con unas vistas que se respiran desde la pantalla del ordenador.

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdos me traen esas fotos... hace muchos años estuve justamente casi haciendo lo mismo que tu.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que a este tipo de de montañas, hay que subir cada x años, para retomar recuerdos y sensaciones!! Un saludo, anónimo.

    ResponderEliminar