domingo, 11 de marzo de 2012

EL PUNTAL DEL SOTO NEGRO Y LA CUEVA DE ARMENTEROS

Hace ya un tiempo, hablé de un sendero de los señalizados más impresionantes de hacer, debido a las grandes vistas y panorámicas para otear: http://www.elbrilloenlamirada.blogspot.com/2011/05/el-castillo-de-los-7-condes-magia.html

Partiendo del pueblo de El Tobar, va hacia la Hoz del Solan de Cabras, que crea el río Cuervo en su salvaje discurrir, y de ahí, se va asomando a los distintos puntales y miradores sobre el abismo.
Aquel día, nos dejamos sin visitar el más tremendo de los puntales, el del Soto Negro, que hoy veremos, ya que guarda una sorpresa. Además de allí, nos vamos a acercar por arriba a la vecina Hoz de Beteta, ya que encima de ella, en sus bordes, se encuentra esta peculiar cueva.

El primer puntal que se ve es el llamado la Cola del Potro, y el de la derecha, es el del Soto Negro. A este nos dirigimos.




        La Cola del Potro llama la atención por su vertiginosa belleza y su perfección erosiva.




          No son muchas las ocasiones en las que el río Cuervo se deja ver desde estas alturas.




           En este punto se puede comprobar el grosor de la Cola del Potro; espectacular.




En la formación geológica conocida como el Castillo de los 7 condes, sus pacientes moradores nos vigilan enigmáticamente.




Ya puestos sobre el principio del puntal del Soto Negro, esta es la vista que habría hacia el otro lado. El Real Balneario del Solan de Cabras, quedaría después de la ultima curva a la izquierda.




 En primer termino el llamado Yunque, último vestigio de un otrora gran puntal, formando la conocida como Hoz del Alongero.




Y al entrar al puntal, escondida por la maleza nos encontramos la sorpresa: la muralla de un castro celtibérico.




   Aquí se puede ver la muralla de lejos, y único acceso al castro celtibérico del castillo de los 7 condes.




Aquí pueden ver la posición de la muralla y el castro celtibérico ocupando el puntal convirtiéndose en el más inexpugnable de los castros.




Dentro se encuentran amontonamientos de piedras en cantidad, haciendo hileras, círculos y demás formas.




Pero nosotros nos vamos a acercar a la punta del puntal, donde uno es presa del vértigo facilmente.





                                       Es casi imposible ver el río Cuervo desde aquí.




                          Vista de la cola del potro desde el lateral del puntal del soto negro.





          Fotografía de familia en el extremo del puntal. Falta mi padre en esta foto.




                           Que anda a lo suyo, inspeccionando todo el borde del puntal.




                   Aquí se puede ver como es el puntal del Soto Negro a lo largo.




Hasta que dejamos la Hoz del Solán de Cabras y tras media hora andando, nos ponemos sobre la Hoz de Beteta, donde podemos ver su comienzo antes de encajarse entre dos paredes verticales.




                No se queda atrás la Hoz de Beteta, que también tiene unas vistas impresionantes.




                        Justo debajo del borde, se encuentra la cueva que andamos buscando.




La cueva de Armenteros ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales para refugio de pastores y ganado.




En la primera sala, nada más entrar guardaban el ganado y luego entra hacia dentro formando esta otra alargada sala.




La Hoz de Beteta es un espacio botánico sin igual por estas tierras, y se ve en las riqueza y variedad de árboles y vegetación que contiene.




Y con esta foto de mi hermana en ese pequeño saliente, queda concluido este itinerario, que le deja a uno, aún más si cabe, enamorado de esta tierra.

11 comentarios:

  1. Gracias por este magnífico reportaje

    ResponderEliminar
  2. Desde la Cueva de Armenteros se puede bajar por una empinada senda señalizada para continuar por la Cueva de la Ramera hasta la Fuente de los tilos, y si se tiene ganas se puede continuar hasta la Casa de la Pradera.
    Sin duda es una de las caminatas mas bonitas que yo he hecho.
    Preciosas y bien explicadas las fotos que has puesto, gracias por ello y enhorabuena.
    Te pongo el enlace a las fotos que hice yo en esta marcha, y verás como también te gustan:
    https://plus.google.com/photos/107468787347187559628/albums/5316684208091385553?authkey=CI7_rbH_yubN2gE

    ResponderEliminar
  3. Gracias tambien a vosotros por ver la entrada y comentar.
    Pues si Miguel, muy chulas las fotos. La verdad que es un paisaje espectacular. Cuando vienen a vernos amigos de fuera solemos llevarles a estas dos grandes hoces. Y si, he subido hasta la cueva de Armenteros desde la Fuente de los Tilos y es un buena cuesta. La hoz de Beteta es un sitio increíble diferente en cada estación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Patxi el benicense12 de marzo de 2012, 9:43

    Yo no tengo más que añadir pues seguramente será una de las entradas más espectaculares del blog, o así me lo parece a mi. Recuerdo que fuimos desde el Balneario de Solan a la otra parte, y quedaba por mostrarse esta otra que es más....... o simplemente más.
    Genial Toni, una demostración de conocimiento global de la Cuenca más serrana como hay pocas a este nivel.
    Me alegro de tenerte como "cicerone" para estas y otras empresas de grata importancia.
    Por cierto muy buenas esas fotos Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Esa ruta, Patxi, no me la conozco, desde el Balneario hasta la Cruz del Solán. Sera cuestión de hacerla un buen día, aunque buena será tambien la cuesta.
    Gracias Patxi por tus siempre sabias palabras.

    ResponderEliminar
  6. Patxi y Toni, me alegro que os gusten también las fotos que hice yo, no están hechas con una buena cámara, pero el paisaje es tan bonito que a mi me encantan.

    ResponderEliminar
  7. Es lo que me pasa a mí, que ni entiendo mucho de fotografía ni tengo una camara especialmente buena. Pero, como bien tu dices, Miguel, el paisaje conquense serrano se alía con nosotros.....

    ResponderEliminar
  8. Por el mapa, este castro ibérico tiene una disposición muy similar a la de otro poblado ibérico situado en el Pico de la Muela de Valera de Abajo. Otro inmenso farallón que se estrecha en su entrada hasta dejar pasar apenas un carro. Aún subsisten escaleras talladas en la roca en varios lugares y el foso tallado a mano que cortaba el paso en caso de necesidad.

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Algo he oido hablar de ese castro de Valera, de parecidas características. A ver si un día consigo ir a visitarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Señor@s, tome como "cicerone" a nuestro "imposible" guía (por motivos incuestionables) el pasado fin de semana, y nos llevo de la mano a dos rutas sin igual: una lacustre, y otra de Tilos centenarios. Sin desperdicio, solo de su mano y compañía hubieran resultado más espectaculares.
    Un abrazo a senda hecha, Toni.

    ResponderEliminar
  11. Sabe Dios las inmensas ganas que tenía yo de recibiros, y llevaros por legendarios caminos de pastores y agrestes sendas de las bestias...

    ResponderEliminar