domingo, 26 de agosto de 2012

EL BARRANCO DE LA HOCIQUILLA Y LA HOZ DEL MORO


El carácter intrincado de la sierra de Cuenca, sus abruptas formas de relieve, su peculiar orografía filtrada de barrancos y hoces, torcas y parameras, simas o cuevas, debido principalmente al predominio de rocas calizas, la existencia de montañas de escasa altura y cimas planas, y  la cantidad de enrevesadas formas geológicas, todo ello recubierto de ingentes masas forestales, dan lugar a la Serranía de Cuenca con toda su peculiariedad.
Por eso, cuando uno la recorre, no puede dejar de pensar que si lloviera como antaño, si lloviera mucho más, y todos estos barrancos y hoces bajaran agua y toda la Serranía caliza fluyera líquido, pasaría a ser un sitio grandioso y excepcional.
Con otras palabras y diciéndolo en voz alta:  el peor enemigo de la Serranía de Cuenca es la sequía, y con ella, su hermano bastardo, el fuego.

Ahora os voy a dejar con dos grandes barrancos que desde la tierras de Majadas (1400 metros) van a bajar de este a oeste a las tierras de Portilla (1066 metros), llevando sus curso fluviales (cuando los tienen) al río Villalbilla, afluente del Júcar al que va a tributar sus aguas en Villalba de la Sierra (999 metros).



En las cercanías de Portilla viene a desembocar la Hociquilla. Ahí podemos ver una especie de presa para sujetar al arroyo en época de crecidas. ¡¡Vamos a remontarlo por dentro!!




               Al fondo se puede ver el cauce y a la derecha la senda que vamos a seguir.





El amigo Paco y yo comprobamos aliviados que baja con agua. Esta excursión fue realizada en el verano del 2010. Si van ahora, 25/08/2012, se la encontraran con casi total seguridad, seca.




                   Tras un rato remontándolo, nos encontramos con la primera de las fuentes.




      ¡¡Ay señor!! que pequeño gran placer es calmar la sed de una fuente silvestre, fresca y recóndita.





Seguimos remontando, hasta que al final vemos esa tremenda grieta en la roca que es la Hociquilla propiamente dicha.




El barranco de la Hociquilla se puede hacer con equipo o empresas especializadas por dentro. Nosotros en este caso, vamos a subirlo por arriba, por la parte izquierda.




Mientras vamos subiendo, podemos ver como corre el agua por las agrestes paredes del barranco.




Un vistazo hacia arriba y podemos ver peculiares formas geológicas con otro de los elementos comunes en estas tierras, tinadas de ovejas adosadas a las piedras.




                                           Mas formaciones geológicas.





                     Y poco a poco nos van saliendo las primeras cascadas.









Decir que esta ruta esta señalizada, ya que el sendero PR-30 "El Gollizno y las Canteras" recorre esta excursión.




Ya toca salir del barranco de la Hociquilla y llegamos a los alto páramos de Las Majadas.





                         Hasta que encontramos el principio de la Hoz del moro.





De diversas fuentes y manantiales viene a nacer el agua que se descuelga por estos precipicios.





               Cinco o seis ramblas vienen a formar la Hoz del Moro en su cabecera.




Volvemos a llenar las botellas, ya que este ramal del arroyo viene a nacer detrás de donde esta Paco.





Este barranco en su cabecera es geologicamente distinto al de la Hociquilla, ya que predominan las paredes rocosas en forma de librería.




                                         Y se crean saltos de agua de más altura.





Descender la Hoz del Moro por dentro es bastante duro e incomodo, por lo que, siguiendo las marcas del sendero, la vamos a bajar por su lado izquierdo.





                    Por donde iremos asomándonos a los distintos bordes sobre la misma.





En esta parte estamos en la zona de las Canteras, donde antaño se llevaban piedras para el Palacio Real de Madrid, por ejemplo.





                                    Hasta que nos topamos con otra de las fuentes.





Hasta que nos toca cruzar el cauce de la Hoz del Moro y salir de ella por unos pasadizos en la roca.






Creo yo, que esta senda sería el camino tradicional que utilizarían las gentes de Portilla para subir a Las Majadas y viceversa.




                La dualidad piedra/pino es realmente bello en todo este tramo.




Aquí se puede ver la formación geológica en forma de embudo que empieza a marcar el principio de la Hoz del Moro.




       Y terminamos ya en Portilla, con este asno que me dio un pequeño susto al irse hacia abajo.

3 comentarios:

  1. Aunque esta entrada la podría haber asignado a la etiqueta SENDEROS HOMOLOGADOS, he decidido llamarla por el nombre de sus barrancos y asignarla a la etiqueta RUTAS POR HOCES, ya que cuando fuimos a recorrerla, siguiendo el consejo de mis padres (como no), desconocía la existencia de ese sendero temático PR-30. incluso nuestra idea era bajar la Hoz del Moro por dentro, cosa que al final desechamos y decidimos seguir la marcas del sendero.

    ResponderEliminar
  2. Cuantos rincones por descubrir, muchas gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  3. gracias a tí por ver la entrada y darle sentido a esto. Un saludo.

    ResponderEliminar