domingo, 19 de agosto de 2012

EL SUMIDERO, LA ESTACIÓN FANTASMA DE LAS MENTIROSAS Y LA ERMITA DE NRA. SRA. DE LOS ÁNGELES

A escasos 14 kilómetros de Cuenca se encuentra el Monumento Natural más extenso de Castilla La Mancha. Nos referimos al Monumento Natural de Palancares y Tierra Muerta,  pero no vamos a hablar de las famosas Torcas, de las Lagunas de Cañada o del yacimiento prehistórico de las Hoyas dentro de dicho Monumento, sino de otros parajes bellamente desconocidos.
Para la gente campestre de Cuenca capital, Los Palancares siempre ha sido nuestro bosque más cercano, nuestro patio de casa donde pasar un genial día de domingo, el granero de hongos de la capital. A esto se suma que yo fui de las generaciones, que allá en el año 1980, formando parte de la OJE, estuvimos 15 días de campamento. A partir de ahí se sucedieron muchos más, por lo que Palancares siempre será un sitio especial y con muchos recuerdos para el que esto escribe.
Pero dejémonos de monsergas del pasado, y vamos a hablar de grandes pinos, ricas fuentes, apartadas ermitas y hasta de una nefasta tragedia.

Señores y Señoras, la fuente del Royo, una de las fuentes más caudalosas de la Serranía de Cuenca. Situada a la entrada a los Palancares y lugar de parada obligada a llenar las botellas.




La fuente preferida de mi abuelo Mariano Segarra y dice mi padre que nunca la ha llegado a ver seca. Decir que esta foto esta tomada esta primavera, después de haber pasado un verano, un otoño y un invierno absolutamente seco y árido.





Aquí el pequeño represamiento que se forma con el agua de la fuente del Royo.




Aquí mi padre, en otro de los rincones al que nos solemos acercar cuando vamos por esa zona, un bello grupete de abetos.




Conjunto de vacas cruzando, a los que tuvo que apartar mi madre con un palo para que nos dejaran pasar.




Pero lo que hay que mencionar ya aquí es la inmensidad del pinar en el que nos encontramos.




Y de pronto llegamos a la zona conocida como el Sumidero, con la charca que en estos días estaba helada.




A esta charca nos llevan trayendo mis padres a patinar desde que eramos niños.




la belleza del final de invierno en los pinares es una de las cosas que más me gustan.




El bosque en el Sumidero es uno de los mejores pinares de pino laricio (Pinus Nigra) de toda España.




Con ejemplares como este pino.




O este otro.



Hasta que nos topamos con esta obra maestra de la naturaleza, el Pino del Sumidero.




En el que se pone mi madre y mis sobrinos para hacernos una idea de la grandeza de este árbol.




Pero cambiamos de sitio, y tras un buen rato de carriles en no muy buen estado, llegamos a la Estación de tren de los Palancares, apartada en un sitio bastante recóndito.




Se rumorea que allí vive una persona, nada que ver con las funciones del tren, ya que esta estación esta fuera de funcionamiento y abandonada y las pocas veces que pasa por allí el Regional, nunca para.




Sorprende la extraña ubicación de esta estación perdida en la inmensidad de los pinares de los Palancares.  Creo yo que en este punto se cargaría el tren de ganado y/o de madera.





Un frío día de Noviembre de 1960, el tren que hacía la vía Cuenca-Utiel se quedo parado dentro de ese túnel. Parece ser que la suma de varios factores, como el congelamiento de las vías, la pendiente que hay dentro del túnel, el tren era antiguo, por lo visto sobrecargado y alimentado con carbón de mala calidad. Todo ello hizo que el humo tóxico desmayara a los maquinistas por lo que ese rato en la oscuridad del túnel fue un infierno para los 60 pasajero que en él iban. Al final consiguieron salir del túnel la mayoría, aunque todos intoxicados. Murieron 5 personas, dos de ellos niños.




Y muy cerca de allí, esta el pueblo de Cañada del Hoyo, con su castillo del Buen Suceso, que data de 1178, aunque en tiempos de árabes ya había allí algún tipo de edificación.




Pero nosotros vamos a buscar una ermita, muy cerca de la estación de los palancares. Ahí tenéis un puente por donde pasa la vía del tren.





Por aquí nos encontramos andando por la Dehesa del Hoyo, buscando la ermita.




Aquí me tope con una manada de ciervos.




Y allí al fondo encaramada en la ladera, con vistas a toda la dehesa del Hoyo, nos encontramos con la Ermita de Nuestra Señora de los ángeles.




A este sitio veníamos de pequeños a comprarle huevos a la santera de la Ermita.

4 comentarios:

  1. Me encanta la zona, pero, por desgracia, como pasa en muchos otros lugares de la sierra, los vallados cinegéticos nos dejan sin el placer de disfrutar lo que debería ser de todos. Acercarse a la ermita me ha sido imposible a no ser que pueda coincidir con el día de la romería (según tengo entendido). Al igual que el vallado de las casa de Cotillas que cerraron el monte a principios de los 90.
    En otra ocasión háblanos de las maravillosas sabinas que hay por la zona.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

  2. Hola Miguel Angel. Que gran tierra de sabinas albares es Palancares y Tierra Muerta. Por supuesto que hablare de sabinas. El fin de semana pasado fui a ver el Sabinar de Calatanazor en Soria y es otra maravilla. En cuanto a lo de los vallad
    os , con el poco debido respeto que les tengo, me los salto a la torera y me meto dentro, ya que no me gustan un pelo, y limitan algo que como tu bien dices, debería ser de disfrute de todos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que recuerdos, de ver el pueblo de uno en tus recorridos. La estación de los palacancares cuando cogiamos el tren que subia y hacia la parada esperando al otro tren que venia para cruzarse, aquellos tuneles interminables oliendo a humo de la máquina. Las lagunas cuando ibamos a pescar de pequeños a la laguna de la parra, luego mas jovenes las marchas nocturnas de paseo y luego la vuelta, y asi etc etc..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonitos tus recuerdos!!

      Un saludo.

      Eliminar