domingo, 30 de septiembre de 2012

EL BALNEARIO DE YÉMEDA Y EL ARROYO DEL SARGAL


Procuro en todas mi rutas, abarcar lo más posible la Serranía de Cuenca (y provincia). Conocedor que hasta los sitios más insospechados, lo menos turísticos, guardan parajes bellos y sorprendentes. Por eso, suelo trazar muchas rutas por la Serranía baja, siempre a la sombra de la Serranía alta y media pero no por ello menos atractiva, ya que cuando te va mostrando sus secretos, no puedes dejar de ir a recorrerla.

Muy cerca de Cardenete; pueblo de que guardo muchos gratos recuerdos de cuando era joven, se encuentra el pequeño pueblo de Yémeda asentado en el valle del río Guadazaón, camino a encontrarse con su padre, el río Cabriel.
Al lado del pueblo hay un par de parajes peculiares, de los que se ven en un ratito, pero de los que no te defraudan.
Uno es un viejo balneario abandonado, y el otro un pequeño arroyo que va a echar sus aguas al Guadazaón.

Lo primero que llama la atención al pasar, es su señorial torreón, que se ve que tiene que datar de antiguo.



Os iré alternando fotos del Balneario en invierno y en primavera/verano. Hay que decir que en esta foto tiene un aspecto algo tétrico.




      El torreón del Balneario es un magnífico atalaya donde avistar todo el valle del Guadazaón.




    El Balneario esta construido en un auténtico vergel donde crece la vegetación desaforadamente.





                         Al lado del torreón se encuentra la Hospedería del Balneario.





               La escalinata de entrada que te lleva al torreón esta escondida de tanta maleza.





                                     Aunque en invierno es más fácil de verla.





El Balneario data de finales del siglo XIX y estuvo funcionando hasta la década de los 70, ya en el siglo XX.




Hoy en día está abandonado y es pasto de la vegetación más selvática, lo que hace ser de una singular belleza.





Algunos elementos arquitectónicos de dentro nos recuerdan estilos del pasado, ya caducos.





Al lado del Balneario va el río Guadazaón, creando una cascada en el paraje que se ha conocido como la fuente podrida de Yémeda.

Las aguas de este Balneario eran aguas sulfuro-cálcicas frías, con un caudal de 18 litros y una temperatura de 17º, recomendadas sobre todo para la dermatitis.




                       El río Guadazaón por este punto siempre suele coger más caudal.





 ARROYO DEL SARGAL

Un poco antes de llegar a Cardenete, al lado de la carretera, nos encontramos esta pequeña área recreativa, asentada en el llamado arroyo del Sargal.




Donde se encuentra la magnífica fuente del medio celemín, donde nos aprovisionamos de rica agua.





El arroyo del Sargal viene de dos o tres arroyetes que vienen a nacer entre Arguisuelas y Villar del Humo, muy cerca de donde pasa el Cabriel, y con el agua de la fuente viene a coger algo más de caudal.




              Nosotros vamos a descender con el arroyete por un pequeño sendero que hay.




            Primeramente tiene que pasar por debajo de la carretera, tramos que pasamos rápido.




                         Y pronto nos encontramos el abandonado molino del Sargal.




Por aquí traían el agua del arroyo por un canal que venía a caer para mover la piedra del molino.





       Y también pronto empezamos a ver pequeñas y bonitas pozas verdes que crea el arroyo.





                                               De un fantástico y serrano color verde.





             Todo este tramo del arroyo tiene una exuberante vegetación de ribera y acuática.




             Sin apenas darnos cuenta el arroyo se va encajonando en un buen barranco.




                                        Anegando de agua parte de sus riberas.





                           Ahí esta Maru cogiendo té de río, que abunda por este tramo.




La vegetación dentro del barranco cada vez va siendo más tupida e inextricable, llegando a un punto que imposibilita el avance.




El arroyo viene a echar sus aguas al Guadazaón un poquito antes de donde se encuentra el Balneario de Yémeda.




Y con esta verde foto, me despido, recomendando la visita a este tipo de parajes desconocidos pero de gran belleza.

10 comentarios:

  1. Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado; como descendiente de Cardeneteros no puedo más que emocionarme al ver estas imágenes. Te invito a que sigas explorando esta maravillosa tierra, a sus gentes y sus tradiciones. Gracias por tu trabajo y tu buen hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa.

      Encantado que te guste. Todos los lunes cuelgo una entrada nueva. Yo muchos fines de semana y semanas de vacaciones ibamos a la casa de unos amigos de mis padres en Cardenete durante mi adolesncencia, por lo que guardo muchos recuerdos.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Me encanta Yémeda. Mi suegro era de allí y nos es grato ir y recordar gente. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dori.

      Es que tiene mucho encanto, allí en el valle del río, muy cerca de Cardenete y la carretera pero a la vez como muy apartado. A ver que tal lo del balneario....

      Saludos

      Eliminar
  3. Magnífico edificio el del balneario. Estuve hace poco no muy lejos de allí, visitando otro balneario abandonado, el de Valdeganga. Aquél es mayor, pero éste es más bonito.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malatao.

      En efecto. Los dos serán más o menos de la misma época. El de Valdeganga más grande pero el de Yémeda más bonito. Parece ser que este de Yémeda lo van a reconstruir y en un futuro no muy lejano volverlo a abrir.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Pues lo dicho Toni...ya ando ''furoneando'' entre tus cronicas...jejeje.
    Me ha llamado la atención la entrada de Cardenete,ya que mi cuñada es de allí y yo estuve también hace mucho pasando unos días veraniegos...
    Las primeras fotos del Balneario,dignas de una peli de terror...jajaja.
    Esa agua para la dermatitis me vendría bien.
    La parte del arroyo del Sargal,muy buena también...Que importancia tuvieron en su día estos lugares y que con esta entrada nos muestras...

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Cardenete, cuantos recuerdos. Realmente se encuentra entre el límite físico entre la Serranía baja y la comarca conocida como Manchuela y tiene rincones como estos dos que muestro.
      Parece ser que van a rehabilitar el balneario y ponerlo en funcionamiento otra vez. No se yo....si esto funcionará, pero bueno a ver si lo hacen.
      El arroyo es de esos que no te esperas para nada, al pasar la nacional por allí, que tenga ese pedazo de molino y esa cañón con pozas y vegetación selvática tan chulo.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Muy interesante tu reportaje de Yemeda. Solo creo que faltó una o varias fotos de donde precisamente la gente se bañaba ya que no se aprecia en el torreón algo parecido a las termas romanas y en la hostería pues solo serían los cuartos y sus regaderas. Gracias y felicidades de nuevo por compartir tus vivencias. Saludos desde Puerto Vallarta, Jalisco, México.

    ResponderEliminar
  6. Hola anónimo.

    Gracias por tud datos, y encantado que te guste el blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar