domingo, 18 de noviembre de 2012

SERRANÍA Y LITERATURA (El Cabriel y su cuenca hidrográfica)


Voy a abrir una etiqueta nueva, donde voy a utilizar unos textos de mi padre, escritor versado - aunque nunca lo quiere reconocer- sobre unas conferencias que dio en la década de los 80, sobre Cuenca y sus ríos. Que mejor que él, lector implacable, pescador incansable e incesante remontador de cursos de agua, para poner letra y sentimientos a nuestros bellos ríos.
Aprovechando mi ingente material fotográfico sobre la Serranía de Cuenca, voy a intentar darle forma y color a los textos. Queda a vuestra disposición el poder oír el ruido del agua, del viento y de la naturaleza, mientras discurren letras y fotos.
Es totalmente legítimo que os preguntéis al acabar de ver la entrada, de quien me viene a mí, mi pasión por los ríos.



Afluente del Júcar en nuestra provincia, aunque su condición de afluente la adquiere después, en Cofrentes, en la raya de Albacete y Valencia.
Nace en la Muela de San Juan, a un tiro de piedra del Tajo, en Teruel por muy poco. En un torrente apresurado que entra presto en Cuenca; a un lado las Sierras de Javalón y Santaren, al otro, la Sierra de Zafrilla, de donde le baja su primer afluente, el río Zafrilla. Se unen en la Sartenilla, un hoyo entre montañas. Hay allí un viejo molino abandonado, con frutales centenarios y una diminuta presa; un buen sitio para vivir la niñez o la vejez. Después, por la Sierra del Escornadero y el nombre es suficientemente ilustrativo, se desploma en saltos y más saltos, labrando un cauce angosto, donde la piedra, la grava, los guijos, cantos y más cantos son su áspera cuna. Hay pinares, pero escasos; son lugares de una desolación infinita. Tierras de cabreros. Cruza la carretera de Salvacañete y allí ordena sus aguas, alisa sus riberas, y empieza a encontrar tierra que beber.



 
El valle donde viene a nacer el Cabriel, muy cerca de donde lo hace el Tajo y el Júcar. Estamos alrededor de 1600 metros de altitud.

 
      El valle del Cabriel en su nacimiento esta la mayor parte del año entre nieblas y brumas.




Este es el adusto y bello paisaje del Cabriel cuando entra en Cuenca; Estamos en la Sierra del Escornadero.




Tierra dura, tierra de Rentos, Aldeas y Caseríos abandonados de la mano de Dios. En la foto, las casas del Masegosillo.




Ya prontamente, comienza a labrar su angosto valle, donde va bajando escalones en forma de desnivel.




                     En estas tierras le entra su primer gran afluente, el río Zafrilla.




                                 La cascada del Cabriel del Molino de Abajo pasado Salvacañete.






Sigue al sur por tierras del Señorío de Cañete; El Cubillo, Alcalá de la Vega, Boniches; siempre un estrecho cauce, excavado en arcillas; vegas mínimas, montes ya cuajados de pinos rodenos, carrascos, negrales. En Boniches, el río que buscaba ansioso el sur se encuentra en su andadura, la Sierra de las Cuerdas, e impotente gira al Poniente o alguien le hace girar y digo esto, porque los naturales y vecinos de Boniches tienen fama por estos pagos, de ser gentes poderosas y amigas del misterio; entablan, dicen, pactos con potencias ultraterrenas; son caballeros rosacruces; las señoras brujas pasan de aquelarres y las gentes tutean a los espíritus. Lo cierto es que en sus tierras hay minas de oro y plata, aunque los filones sean escasísimos de lo uno y de la otra.

 
 
                                Restos de la vieja fortaleza beréber de Alcalá de la Vega.
 
 
   Puente sobre el Cabriel entre Alcalá de la Vega y El Cubillo. (no consigo acordarme del todo si es este puente).



                                      Tramo del Cabriel por Campillo Paravientos.





Al pasar Boniches, el río se desploma y vuelve a tomar continente bravío; entre areniscas ferruginosas de un hermoso rojo y bosques de pinos rodenos, troncos de gruesa toza y agujas largas de un intenso verde, el Cabriel hace camino al andar. El sol de poniente tiñe de vivas llamas las rocas del valle, mientras las sombras de la noche presentida oscurecen el verde del rodenal. Es una tierra antigua, donde las piedras redondean como ubres gigantescas y estratos pizarrosos cortan como cuchillos de sílex. Allí, en Ayuntaderos, nuestro río se hermana con el río Mayor del Molinillo, que le trae aguas abundantes de la Sierra de Valdemeca y de la Laguna del Marquesado y riega las vegas de Cañete, el solar de los Álvaro de Luna y de los Hurtado de Mendoza, la añorada patria chica de los Canetti, sefarditas de pro.

                                                   El Cabriel a su paso por Boniches.




                        Estamos en tierra de Rodenales y Areniscas, la Sierra de las Cuerdas.




                La Geología asociada a un gran río, comienza a tomar notoria importancia.





En Ayuntaderos esta la Junta de los ríos Cabriel (derecha) y el su gran afluente, el río Mayor (izquierda).




                                                 El río Mayor del Molinillo.




                       El río Tejadillos que va a echar sus aguas al río Mayor del Molinillo.




                 El río Campillo o río Laguna que va a echar sus aguas al río Tejadillos.





                                                         Vista de la villa de Cañete.





Sigue el río, de nuevo hacia el sur, trotando al hilo de la carretera, flanqueado por los bizarros rojos de la Hoz, hasta la Herrería de Cristinas, donde cargaba en sus espaldas mojadas la epopeya de los gancheros, que allí echaban la madera, viajera hasta Cofrentes.
 
 
 
 
                   Vista del río cuando se dispone a ir hacia tierras de Villar del Humo.
 
 
                                             La presa de Cristinas hasta arriba de agua.
 
 
A partir de Cristinas, el río se aleja de toda carretera y por un paisaje agreste y recio como abarcas de labriego, de difícil acceso por carriles mal cuidados, cruzando rentos las más de las veces abandonados, rento de En medio, de la Toba, rento de Benítez, los Humedales, entre colmenas y hatos de ovejas, con aguas tremendamente calizas, el río se llega al puente de Villar del Humo, pueblo cimero en el alto cerro, a cuyo abrigo se encuentran las pinturas rupestres de la Peña del Escrito; ya dijimos que estas son tierras antiguas, donde los iberos eran unos recién llegados y donde aún alienta, como en Boniches un sano paganismo. El río es algo más que Hidrografía, los duros cerros algo más que Orografía. En estas tierras se reivindica el espíritu de las cosas, siguen vivas las viejas enseñanzas de los druidas celtas. Bien está el espíritu de los hombres, pero a quien aprovecha, sino entra en comunión con el alma de las cosas: del río, del árbol, de la piedra, de la esquiva trucha, del paciente caracol, del oloroso te del río. Te de río que alfombra la ribera, la menta viridis de los romanos, que entre otras cualidades, tiene la nada desdeñable, de ser un poderoso afrodisiaco.
El río sigue, encajado en su espartana Hoz; Brazos del Haba donde vuelca la Senda de las Brujas, Fuente de la Cabrera, Puntal de las Tabarrosas, el Cañal de Alejo, la Moraleja. Aguas verde azuladas que fácilmente blanquean, pozos profundos, largas tablas, yeso y cal, piedras de toba; todo envuelto en quieta soledad.
Al pie del Pico del Águila, tierra de rapaces, la Hoz se ensancha; a un lado Villora y al otro Cardenete; cárdenas tierras donde el Dios Neto, patriarca de los ligures, sentara plaza. Ya lo dije, son tierras de anteayer, donde los fósiles menudean y el Listriodon, abuelo del jabalí, hozaba berrendo huertas antiguas como el Edén.
 
 
                                            Ya estamos por tierras de Villar del Humo.
 
 
                             El Cabrielillo hecho un animal a su paso por tierras de Cardenete.




                                    Mirar sus aguas es toda una locura de reflejos y espejos.




                     Llega el verano y continuamente estoy sumergido en sus limpias aguas.




La soledad y el silencio es tremendo a su paso por los términos de Villar del Humo y Cardenete.
 
 
 
 
Las casas de arriba del Cañizar.
 
 
 
 
A partir de la carretera de Mira el río se ensancha y aquieta, por mor de la Presa del Bujioso, que empantana sus aguas. Poco más abajo, el Salto y Presa de Villora, descolgándose en las Chorreras, sueño geológico, embravecerse de las aguas y paraíso de los que amamos el baño refrescante, donde el Cabriel recibe las aguas del Guadazaón, que le nacen lejanas, también en Valdemeca, en termino de Valdemoro de la Sierra. Luego, encaramado, el fértil pueblo de Enguídanos, bañado su vega por el Cabriel.
 
 
 
El pantano del Bujioso.
 
 
 
El pequeño embalse de Villora.
 
 
 
 
Las Chorreras.
 
 
 
 
Las Chorreras cargaditas de agua.
 
 
 
 
Confluencia del Guadazaón en el Cabriel.
 
 
 
 
Tramo del alto Guadazaón por tierras de Valdemoro de la Sierra.
 
 
 
 
Enguídanos, ultimo pueblo antes de que el Cabriel se haga pantano.
 
 
 
 
Despues, el pantano de Contreras, altos pretiles de roca y agua que nunca medraba; por más que el río se esforzaba en volcarle cántaros y cántaros, el pantano, ojeroso como si en sus entrañas anidase la solitaria, no crecía un apice. Parece ser que cuevas y simas, innumerables en este terreno poroso y calizo, se tragaban el agua ante la desesperación de los accionistas de las Compañías Eléctricas. Hubo que inyectar cemento a espuertas. Supongo que debajo del pantano de Contreras, cientos de metros abajo, hay otro pantano, hermano oscuro y subterráneo del que vemos.
Cuando no existía el pantano o los pantanos, que vaya Vd. a saber, en el Cabriel desembocaba, más arriba de la Pesquera, en un final de cortantes desfiladeros, el río Mira Ojos de Moya, con fuentes lejanas cerca de El Cubillo, aunque es en Moya, al pie de la ruinas de villa y castillo, donde realmente nace, con un caudal siempre el mismo, sin altibajos ni malos humores. Río fiel y doméstico y truchero, pues pese a su curso de río de meseta, la riqueza de sus aguas y su caudal constante, prestan un cómodo estar a la pesca. Cruza Landete, Garaballa y Mira, donde los vecinos, asomados a las ventanas, entre sorbo y sorbo de chocolate, pasean la lombriz por sus aguas, pescando somñolientos, entre cabezada y cabezada.
Despues el Cabriel, fronterizo con el reino de Valencia, se larga saltando los escalones de la meseta, buscando la planicie levantina, hasta Cofrentes, donde hombro con hombro con el Júcar, riegan un hermoso reactor nuclear, que el día menos pensado nos viste de toreros.
(ANTONIO VIRTUDES GOMEZ)
 
 
 
                                        Se comienza a crear el pantano de Contreras.
 
 
El río Mira los ojos de Moya en las llamadas Hoces del Perejil, entrando en el Cabriel (pantano de Contreras).
 
 
                             Nacimiento del río Mira, muy cerca del pueblo de Moya.
 
 
                          Vista del pantano de Contreras por tierras del pueblo de La Pesquera.

9 comentarios:

  1. De casta le viene al galgo, estabas tardando en hacernos compartir la belleza del paisaje con la prosa de tu viejo, que leyéndola parece que tengo los pies mojados con agua del jucar y los pelos de los huevos lisos.UN ABRAZO DESDE EL EXILIO DE CASTELLON.

    ResponderEliminar
  2. jajaja....que bueno. Muchas gracias Pepe. Me alegra ver que me sigues la pista a traves del blog.
    A ver si nos vemos esta navidad y nos tomamos unas sidras.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla de tierras,son las tierras de mi infancia, en Valdemoro Sierra. Naturaleza en estado puro.
    Enhorabuena por el blog, me haencantado.

    ResponderEliminar
  4. Encantado que te guste, y gracias por tus palabras. Todos los domingos/lunes hay un entrada nueva.
    En la etiqueta TRAMOS DE RÍOS hay dos dedicadas al Alto Guadazaón a su paso por ese Valdemoro Sierra (tienes que ir dándole a entradas más antiguas hasta que te salgan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. estupendo,buen trabajo .Soy de la zona y conozco muy bien el rio.

    ResponderEliminar
  6. Gracias. A ver si me pongo un día con el siguiente de los ríos, buscando los escritos de mi padre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Precioso blog!!. Un saludo de un valenciano, criado en La Huerta del Marquesado!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias anónimo.

      Todos los lunes suelo colgar una entrada nueva.

      Un Saludo.

      Eliminar
  8. Hola, estoy buscando unas minas de oro por estos sitios, alguien me pueden ayudar,gracias

    ResponderEliminar