lunes, 18 de marzo de 2013

BUSCANDO EL TEJO DE DEL PANTANO DE LA TOBA

La Serranía de Cuenca está perdiendo a uno de sus hijos, sino el que más, de sus valedores y defensores a ultranza.

Tengo la enorme suerte de ser su hijo, y haber aprendido todo de él. Su sabiduría es inmensa.
Vaya esta entrada de hace ya algo más de un año, como dedicatoria a mi padre.

Él, junto con mi madre, todos los lunes estaba presto para ver cuando colgaba la entrada del blog para verla y opinarme. A veces me corregía ciertos datos, o me proporcionaba otros nuevos; siempre me ensalzaba las fotografías.
Aquí tenéis el enlace a la entrada: pinchar aquí .

Sobra decirte papá, que siempre siempre, estarás caminando a mi lado, por nuestra Serranía.

Tus cenizas reposaran, como era tu deseo, en el Alto Cerviñuelo, rodeado en un claro de Sabinas y de Pinos Albares; a donde iremos toda tu familia un soleado domingo primaveral para pasar un fantástico día de campo y de tortillas de patatas.

Te queremos!!

Pd: los rodales de Perretxicos y los buenos sitios de hongos y boletus, están en mi cabeza, como tú bien me los enseñaste.

2 comentarios:

  1. Hola:
    Siento la muerte de tu padre. Mi pésame a tu madre y a tu familia. Aunque no nos conocemos, aprovecho el momento para darte las gracias por enseñarnos todos esos montes, rios, paisajes, piedras, árboles y seres minúsculos llenos de espíritu y reposada y serena belleza. Tambíen quiero decirte que cuando vas viendo esos increibles parajes en medio de la nada, no sólo tu padre va contigo.; también estamos nosotros, que seguimos con verdadero gozo el descubrimiento de esos pequeños rincones que plasman las fotografías que publicas. Muchas gracias por ser nuestros ojos...

    Francisco Escudero. Un conquense que vive en Girona.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco.

    De verdad que me han emocionado tus palabras. Muy agradecido de que hayas comentado y de la manera tan bonita que lo has hecho. Tus ánimos me reconfortan poderosamente y me animan a seguir con el blog, no solo por mí padre y mentor y por mí, sino, como bien tú dices, por vosotros los que seguis las excursiones.

    Muchas gracias otra vez.

    ResponderEliminar