domingo, 19 de mayo de 2013

EL CANAL DE AGUA VILLALBA - UÑA - LA TOBA (1ª Parte)



Hay excursiones y parajes en la Serranía de Cuenca, más desconocidos y fuera de los circuitos comerciales, que son auténticas rutazas. De la excursión de hoy quiero avisar con antelación, que no es aconsejable para la mayoría. No quiero  desde aquí recomendarla, ya que hay que tener especial cuidado en hacerla. Yo os la pongo para que veáis y leáis la fotos y os hagáis una idea, pero sobre todo, queda terminantemente prohibida para menores, mayores y gente con problemas de vértigo. Para los demás no hay problema en hacerla, con especial cuidado ahora en primavera por ejemplo, ya que te puede coger una tormenta y dejarte el canal resbaladizo.
También hay que decir que ultimamente, hay muchos trechos vallados y resulta mucho más seguro, aunque despues si hay unos cuantos tramos sin vallas, y ahí ya es un poco lo que comento arriba.

A principios del siglo XX se construyo un titánico canal que cogía el agua del Júcar en el pantano de la Toba y tras llevarlo a la laguna de Uña y aprovechar el embalsamiento natural de la misma, se lanzo por dentro de un largo y vertiginoso cañón desfiladero de unos 20 km que salva alturas muy considerables y echa sus aguas en la Central hidroeléctrica de Villalba de la Sierra, ya muy cerca de Cuenca capital.
Dicho canal es muy largo, ya que tiene alrededor de 25 kilómetros de suprema belleza. Os lo voy a enseñar a lo largo de tres entradas. Esta es la primera de ellas.



Vamos a recorrer el canal en sentido inverso, por lo que con el coche nos subimos al pequeño embalsamiento donde termina dicho canal.


El canal viene a acabar aquí y detras de esa casa cae en tuberías verticales hasta la Central Hidroeléctica de Villalba.
 
 
 
Y aqui delante tenemos la ruta a seguir. ¡¡Fascinante!! Pueden observan que este primer tramo tiene unas vallas a modo de barandilla.
 
 
 
 
Foto hecha desde el otro lado donde arriba a la izquierda pueden ver la casa del embalsamiento de agua donde vamos a comenzar la ruta.
 
 
 
Vamos a buscar a nuestro acompañante. Que lo tenemos ahí: mi hermano pequeño.
 
 
 
 
Comenzamos la ruta, echando un vistazo atras.
 
 
 
 
Encontrándonos unos de los muchos tuneles que pasaremos. Este tiene una senda que lo bordea  con vistas espectaculares.
 
 
 
 
Interior de uno de los mucho túneles.
 
 
 
 
A vista de águila 1.
 
 
 
 
Ventana natural desde el interior del túnel.
 
 
 
 
Lo que tenemos todo el rato a nuestra derecha se puede resumir en dos palabras: grandioso y espectacular.
 
 
 
 
Tirando de zoom podemos ver ese enorme desfiladero que crea el Júcar, conocido como el Tranco y que ya os enseñaré en otra entrada.
 
 
 
 
Nosotros seguimos por el canal en que en estos tramos sin peligro desparece la valla.
 
 
 
 
Vieja tiná adosada encima del canal.
 
 
 
 
Hay que aprovechar los puntales de piedra para dejar el canal por momentos y admirar esta maravilla.
 
 
 
 
Un vistazo atras para ver de donde hemos comenzado.
 
 
 
 
A vista de águila 2.
 
 
 
 
Este es el larguísimo valle del Júcar, a ratos cañón, a ratos desfiladero, que vamos a ir dejando a nuestra derecha.
 
 
 
 
Tirando de zoom, podemos vera abajo el río lleno de empresas especializadas de barranquismo. Aún recuerdo cuan hace quince o veinte años, que íbamos los amigos a hacerlo a pelo, y no se veía a nadie casi. En fin, los tiempos cambian.
 
 
 
 
Llegamos a la parte más impresionante por los cortaos de piedra.
 
 
 
 
El canal entra por debajo de la pared.
 
 
 
 
En estas parte del canal de más altura, salen muchos buitres de arriba. De todas formas, tanto para mirarlos o hacer fotos, hay que parar de andar y hacerlo. Si vas mirando para arriba o queriendo ver el paisaje con detenimiento mientras andas, se le va la cabeza a uno. Y esto valdrá para todo el mundo.
 
 
 
 
El canal es estéticamente muy guapo, creando arcos o pasillos entre la roca.
 
 
 
 
Un vistazo hacia atrás, viendo este espectacular tramo.
 
 
 
Más balcones de piedra sobre la inmensidad verde.
 
 
 
 
A vista de águila 3.
 
 
 
 
Lo que tenemos ahí abajo es el manantial de royo frío, de donde se saca el agua que bebemos en la ciudad de Cuenca. Agua serrana pura!! Vista en esta entrada: AQUÍ
 
 
 
 
A mi hermano lo tenía asomándose a cualquier borde.
 
 
 
 
Aquí ya llevamos mucho trecho del canal, donde podemos vislumbrar al final la casa donde empezamos la ruta.
 
 
 
 
interior de muchos de los túneles que tenemos que pasar.
 
 
 
 
Salida de un túnel de un enorme farallón rocoso.
 
 
 
 
Por aquí pueden observar que ya no hay valla a lado ninguna. Solo hay en la parte primera.
 
 
 
 
Tiremos de zoom, para avistar al casa donde empezamos. Se pueden ver trozos de canal por el lado.
 
 
 
 
Ahora nos acercamos al tramo de canal más serrano.
 
 
 
 
Con la aparición de imponentes cuchillos pétreos, al lado de verdes pozas cristalinas de agua.
 
 
 
 
El canal es no cede en momentos de belleza.
 
 
 
 
Este tramo del Júcar es realmente inaccesible.
 
 
 
 
Pero que bien me integro en el paisaje, coñe!!
 
 
 
 
Podemos llevar ya un par de horas por el canal.
 
 
 
 
A vista de águila 4.
 
 
 
 
Un vieja construcción que datará de cuando se hizo el canal el la década de 1920. Aquí decidimos volvernos, pues el regreso por el canal otra vez siempre se presta algo tortuoso.
 
 
 
 
Ahí esta mi hermano esperándome para meternos en otro túnel, ya de regreso.
 
 
 
 
Donde levantará la vista, veía una fotaza.
 
 
 
 
Si no queremos volver otra vez por el canal, se puede dejar el mismo en este punto y bajar por este barranco hasta llegar al Júcar, justo en el manantial de Royo Frío y volver por abajo en la preciosa ruta de los tres túneles. Como ven, la podremos hacer circular y aún, si cabe, más espectacular. En el mapa del final os enseño esta variante, que lo único que faltaría es tener otro coche esperándonos en el otro lado.
 
 
 
 
Aunque siempre volver por el canal es algo penoso, ya que tienes que ir mirando casi todo el rato tus pisadas. no nos cansamos de maravillarnos.
 
 
 
 
Tremendo!!
 
 
 
 
Este es mi paisaje, esta es mi Serranía.
 
 
 
 
Esta es la Central Hidroeléctrica de Villalba, a donde viene a terminar el canal. Las tubería que bajan desde arriba estarían por detrás de las rocas.
 
 
 
 
Como ha sido un día caluroso, que mejor que acabar la ruta con un buen baño en las verdes pozas del Júcar.
 
 
 
 
Con la raya roja la ruta que hemos hecho de ida y vuelta. La raya morada fina es la variante para hacerla circular, con la salvedad de que hay que tener por lo menos dos coches. Esta es la primera de las entregas. No se pierdan las próximas entrada sobre este impresionante canal, pues no desmerecen para nada.
 

19 comentarios:

  1. Que disfrute tony espectacular!!!!
    Me tienes enganchadiiisina espero ansiosa la segunda parte ......
    Ya veo que ha solucionado tu problema con el ordenador de lo cual me alegra muxiiiiisimo por mi propio interes jajaja
    Un besito y gacias mil gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias Azucena, habrá una segunda y una tercera parte (y lo mismo hasta una cuarta)
    Y si resulto que al final lo del Pc se quedo en nada (no voy a hablar muy alto ......a ver si va a pasar algo).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Espectacular, hace casi 20 años hice el tramo desde el acueducto del Royo Frio hasta Uña. Siempre me quedé con ganas de hacer lo entero hasta el salto. Por lo menos veo las fotos. Cuando hacía estas rutas pensaba que poca gente se metería por estas trochas, ya veo que se puede decir que tu también "eres un culo de mal asiento". Muchas gracias por deleitarnos con esta nueva ruta.

    ResponderEliminar
  4. Siempre he pesando que con este canal y su ruta por él, se podría hacer una ruta de las de primer orden, de las que conoce todo el mundo, tipo garganta del Cares o similares. Pero claro en su espectacularidad esta su peligro.
    Un saludo.
    Toni.

    ResponderEliminar
  5. Alucinante Toni, como molan todos esos cortados, esos paisajes y esas vistas de águila, se te nota orgulloso de estas montañas y no es para menos, son espectaculares.

    Si hay que caerse en esta ruta mejor hacerlo dentro de la canalización, si no...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Dani. Gracias por tus palabras. Pues la verdad que es mejor hacer la ruta en verano que el canal suele ir casi sin agua, porque ahora con lo que ha llovido tanto el Jucar abajo, como el Jucar arriba (canal) van hasta los topes (si encima ayer y antesdeayer ha nevado en San Felipe que es su nacimiento, pues podemos tener agua en el Júcar bastante tiempo). Caerte al canal hasta los topes de agua puede ser también peligroso, sobre todo si vas solo, pues no hay escalera para salir y es todo muy liso.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Increíble paisaje,serpenteante,vibrante,magestuoso,onírico,mágico y maravilloso.Verdaderamente, Cuenca es única.

    ResponderEliminar
  8. Todos estos adjetivos le vienen al dedillo a esta ruta en concreto y a la Serranía en general.
    Encantado que te guste, Elena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Guau! Gracias Toni. Nacho Latorre

    ResponderEliminar
  10. De nada Nacho. Ya tienes un motivo para venir a Cuenca capital y hacerte esta sendecita!!
    Saludetes!!

    ResponderEliminar
  11. espectacular ruta y mejor reportaje, desde la carretera se adivinaba que podia haber alli algo bonito, pero lo que nos has enseñado es espectacular y hasta sobrecogedor, lo que lo hace aun mas atractivo. Muchas gracias. Alberto

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, Alberto, es una ruta de las que no se olvidan. En Cuenca siempre ha sido conocida, pero no tiene muy buena fama. De hecho, no son muchos los que se aventuran a hacerla. De hecho, antes de empezar, hay viejos carteles que avisan que esta prohibido andar por ahí. Luego como la gente se metía, vallaron por un lado algunos tramos peligosos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Hola. Unos apuntes.

    Uno: el canal no mide 20 ni 25 km, sino unos 15,4 o 15,6, creo recordar. La distancia exacta está indicada en una piedra que se ve en la parte derecha del pequeño puente que aparece en la segunda foto (menudas truchas he pescado yo desde ese puente, aquello era increíble).

    Dos: en el canal ha muerto alguna persona. Hace muchos años murió un chaval, al que se tenía por buen nadador. Y es que salir del canal es imposible si no lo haces por su final (foto 1). Y a mitad de camino, más cerca de Uña que de Villalba, el canal hace un enorme sifón en forma de U que no da opción a sobrevivir si entras por ahí.

    Tres: la ruta transcurre por el canal, teniendo a este a la izquierda según se asciende y unos cortados interminables a la derecha. Realmente da miedo ir por allí. Los consejos del autor de no hacer esa ruta con niños, personas mayores o que padezcan vértigo, son muy a tener en cuenta.

    Cuatro: al "embalsamiento de agua" donde acaba el canal o "la casa", en Villalba lo llamamos "el depósito". Y el lugar donde los autores del reportaje se bañan al final, en El Salto, le llamamos "el estrecho". Mis dos lugares favoritos para bañarme son el estrecho y el tranco, aunque el agua está.... brrrr ;-))

    Es una pasada este blog, felicidades y gracias a su creador, da gusto navegar por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi me parece una osadía responder a un tema del que soy neófito pues no lo conozco de primera mano, pero me ha llamado tanto la atención el sendero por este canal que he estado buscando toda la información que he podido. Y me parece entender que la distancia reflejada en la piedra, que he leído es de 12,5 km, es la existente entre el depósito y la laguna de Uña, pero no la distancia total hasta La Toba.

      Daniel

      Eliminar
    2. .Hola itospuf.

      Se me había escapado tu mensaje de abril. Generalmente suelo mirarlos pero el tuyo se escapo. La distancia del canal la verdad que hice un poco a ojo, no me había dado cuenta de esa piedra donde indican la distancia, que me imagino que que será hasta la Laguna de Uña. Y por lo demás, ya aviso de hacer esta ruta con cuidado y diligencia. De hecho, la suelo recomendar con cautela, dependiendo de la gente que va, y si puedo ir yo mejor.
      Gracias por tus palabras, y disculpas por la tardanza

      Eliminar
  15. Llevo días merendándome tu blog. Alucinantes los textos y fotos. Me ha descubierto parajes de los que no tenía referencias y que por mi supina ignorancia ni remotamente hubiera situado en Cuenca. Como urbanita aficionado en estos últimos años a realizar sendas por desfiladeros/hoces/cañones, ya me he propuesto como destino vacacional poder recorrer en breve plazo algo de lo que aquí nos presentas con tanta pasión que sabes transmitir.

    Creo entender el nombre de tu blog, porque con entradas como ésta los ojos se me iluminan.

    Enhorabuena y Gracias.

    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel.

      Me sacas los colores, chico. Muchas gracias por tus palabras, me animan a seguir a pie de cañón. Cualquier duda, esta mi dirección de correo esta en el lateral del blog. Un saludo.

      Eliminar
  16. Toni, muchísimas gracias por tu ofrecimiento.

    Tu blog es referencia obligatoria para cualquiera que busque información sobre senderismo en la Serranía. La información que ofrecen las webs oficiales de turismo de Cuenca están bien, pero tu blog aporta muchíiiiiisimo más y tu entusiasmo en el tratamiento de TODAS Y CADA UNA DE LAS ENTRADAS no tiene precio. Esa es la forma y la actitud de crear afición por la montaña.

    No sé cuántas veces he mirado y remirado ya tus dos entradas sobre el canal. Lo más parecido que he recorrido es una senda que va sobre una canaleta de agua en la Foz de Arbayún, en Navarra, que tiene algún tramo aéreo de esos no aptos para los sensibles al vértigo, pero no se puede comparar a la grandiosidad de este canal.

    Un placer poder seguirte y leerte.

    Daniel

    ResponderEliminar