domingo, 9 de junio de 2013

LA BALSA Y LA SIMA DE ALCORÓN (-AT-)



Nos vamos a subir al Alto Tajo, a esa parte que es la continuación natural de la Serranía de Cuenca. No solo físicamente, sino históricamente.
Hasta antes de la división provincial de España de 1833, todas estas tierras al sur del Tajo pertenecían a Cuenca (hasta las que quedan al norte del Tajo llegando por encima de Molina de Aragón, inclusive esta).
El querer equiparar las provincias aproximadamente en extensión, atender a criterios como que el pueblo más lejano de la provincia quede a un día de marcha de la capital (no sé a que medio de marcha se refiere, si a burro, carromato o simplemente a pie), y el abuso y el mangoneo que ha sufrido Cuenca  a lo largo de la historia hizo que su provincia quedará fijada con mucha menos extensión, influencia y poder de la que había ejercido siempre.
 
Como ejemplo de su extensión, decir que por el norte, como digo antes, llegaba hasta Molina de Aragon, siendo Guadalajara la provincia que creció más anexionándose pueblos de Cuenca (para haceros una idea Guadalajara se quedo con 104 pueblos que pertenecían a la Intendencia de Cuenca. A Cuenca le cedió solamente el bello pueblo de Valsalobre).  La provincia de Albacete recibirá de Cuenca 23 poblaciones, tales como La Roda o Tarazona. Por el este, poblaciones como Requena y Utiel y 7 más, pasaron de Cuenca a Valencia.
Solamente recibió la provincia de Cuenca, de 22 poblaciones que pertenecían a Toledo, más concretamente a la Orden de Santiago. Pueblos tales como Ucles, Tarancón o Mota del Cuervo. (Información sacada del blog de Paloma Torrijos)
 
Después de esta introducción histórica, nos vamos a ir al sur del Tajo, a Villanueva de Alcorón, primer pueblo de Guadalajara, nada más pasar la frontera con Cuenca. Tierra de inabarcables pinares, donde encontramos rincones peculiares como el que os voy a mostrar. Una laguna de origen artificial pero ya naturalizada y una peculiar sima.
 
              Antes de llegar a Villanueva de Alcorón, nos encontramos con esta bella laguna.
 
 
 
Indagando vemos que aquí había un vieja explotación de Caolín, ya abandonada.
 
 
 
       El origen por tanto es artificial en el sentido que aquí se excavo para sacar las arenas del caolín.
 
 
 
 
Me imagino que al ser un tierra poco permeable, el agua de lluvia y/o el estar donde desemboca una rambla o vertiente, ha hecho que que al final se forme una charca (este caso de gran tamaño) de agua con carácter permanente.
 
 
 
 
   Que la naturaleza se ha encargado de naturalizarla y convertir este otrora feo sitio en un bello paraje.
 
 
 
          En este sitio hay también una ruta de avistamiento de pájaros, para los amantes de las aves.
 
 
 
 
Vayamonos al merendero de la sima de Alcoron, bastante cerca de la laguna de antes. Verán fotos de dos visitas distintas, una con nieve y otra con Maru y Nacho.
 
 
 
 
     Siempre que entro a un sitio de estos, me entran unas ganas enormes de hacerme una lumbre.
 
 
 
 
                      Pero la maravilla de este sitio se encuentra aquí: la entrada a la sima.
 
 
 
 
                      Vemos que hay unas escaleras muy majas para entrar en la negrura.
 
 
 
 
   La sima de Alcorón es de las pocas simas que son perfectamente visitables para todos los públicos.
 
 
 
 
Esta enorme construcción es la que nos permite bajar a la primera sala de 22 metros de diámetro y 15 de altura.
 
 
 
 
    Ver la sima significa tener que bajar y subir escaleras, ya que tiene una profundidad de 62 metros.
 
 
 
 
Y a partir de aquí, la sima es un flipar continuo de como entra la luz en ella matizando la oscuridad según vas bajando.
 
 
 
 
      A partir de esa primera sala, ya bajan unas escaleras en perfecto estado y bastante verticales.
 
 
 
 
           En la parte final del trayecto, hace falta luz. Aquí esta Maru tirando de móvil.
 
 
 
 
                                              Aquí se ve a Maru y Nacho a la izquierda.
 
 
 
 
Las veces que maldeciré mi poca pericia con las luces y sombras fotográficas, aparte de no llevar una cámara apropiada.
 
 
 
 
                  según va transcurriendo el día, la luz en la sima es distinta y con matices diferentes.
 
 
 
 
                           Pero vamos a ver esa pequeña maravilla que hay al final de la sima.
 
 
 
 
                                  De esta bella colada, en época de lluvia, sale el agua.
 
 
 
 
El agua a estas profundidades es una de las imágenes más puras y bellas que puede haber. Fijense en las ondulaciones de las gotas que caen.
 
 
 
 
 
           Que han hecho un murete para represar ese agua y que no se filtre por otro sitio           
 
 
 
 
 
.             Y con esta libélula que se le puso a Nachete un buen trecho en la gorra me despido.

8 comentarios:

  1. Pueblos como Requena, Utiel y otros (la Valencia castellana) pasaron a formar parte de Valencia en la década de los cincuenta del siglo XIX, no en la división provincial que mencionas.
    Después, solicitaron la segregación de Cuenca los pueblos al sur de Motilla pretendiendo unirse a la recién creada provincia de Albacete y alengando, sobre todo, lo infernal de las comunicaciones de la "Serranía" para llegar a la capital. Te entrecomillo y hago este apunte porque ya hemos comentado algo al respecto en alguna ocasión.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Julian por estos datos. Siempre son de agradecer. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Por fin he encontrado algo sobre la laguna, y la ruta ornitológica que parte de ahí. Gracias.
    Por cierto, cuando la visite se podrá ver un reportaje aquí, pues añadiré esa experiencia a las otras que voy sumando en mi blog sobre el Alto Tajo.
    http://francistajo.blogspot.com.es/
    Un saludo y bonito blog el tuyo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Francisco. Gracias por tus palabras y encantado que te haya servido la entrada para saber de la laguna y la ruta ornitológica. Me apunto tu blog en mi lista de favoritos. Enhorabuena por las fotos, se ve mucha calidad. Si caminas el Alto Tajo, es posible que alguna vez coincidamos, pues subo con cierta frecuencia, ya que amo todo esto. Todos los lunes actualizo el blog con una nueva entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante la explicación histórica del principio, Toni, y precioso el final de la sima, las profundidades terrestres guardan muchos tesoros de estos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Dani. Como ves, me gusta escribir (de hecho tengo un par de libro de poesía que me autoedite) y meter recuerdos personales, apuntes históricos o datos de cualquier otro tipo. Y eso de poder bajar a una sima por escaleras suena diferente, pero se agradece por todas esas personas que no quieren o no pueden bajar a las profundidades. Un abrazo.
    Toni.

    ResponderEliminar
  7. Toni muy chulo el reportaje, conocia la cueva de haber bajado un par de veces, la primera de ellas no sabía dónde iba y entré totalmente solo, lloviendo en el exterior, que impresion!!! no te pierdas la zona que va desde la cueva, hacia Zaorejas, Rio Gallo, Monasterio de Nª Sª de La Hoz, Molina de Aragon, etc..

    ResponderEliminar
  8. Algo conozco de toda esa zona, pero es que es tan grande. Al nac. del río Gallo subi el año pasado. El monasterio lo tengo pendiente de hace años, y nunca veo la ocasión de irme para alla. Y Molina lo conozco de hace ya muchos años.

    ResponderEliminar