domingo, 2 de junio de 2013

LA HOZ SOMERA

La Serranía de Cuenca como buena sierra agreste e intrincada esta plagada de arroyos que crean buenos barrancos, unos con curso fluvial permanente o casi, y otros que solo llevan agua en época buena de lluvias. Muchos de estos arroyos dejan de convertirse en barrancos para pasar a forma grandes y bellas hoces. La Serranía es tierra de hoces, y no solo creada por los ríos, sin por los arroyos, afluentes de estos ríos.

El arroyo de la Hoz Somera es un buen ejemplo de esto que comento. De nacer en las altas tierras del pueblo de Carrascosa de la Sierra viene a llevar sus aguas al río Guadiela en la espectacular Hoz de Tragavivos (vista aquí) a través de otra hermosa hoz conocida como la Hoz Somera.

Esta hoz se compone de dos partes: la 1ª que es la que vamos a recorrer, comenzando desde Carrascosa y la 2ª que ya hace falta equipos de barranquismo pues hay rappeles de alturas bastante considerables. En este blog por ahora, no vamos a ver entradas de barrancos acuaticos, ya que ni dispongo de camara acuatica ni pericia con ello, aunque estoy empezando a curtirme en el barranquismo y espeleogia.



        Nos subimos a Carrascosa de la Sierra a comenzar nuestra ruta. ¡¡Miren como anda el pueblo!!




     Tras andar unos veinte minutos, por fin avistamos esa maravilla conocida como la Hoz Somera.




       Antes de bajar por la hoz, vamos a subir barranco arriba para verlo, que en esta ocasión iba seco.





                         Para llegar a este bello rincón donde esta la Fuente de las losas.




       Esta primera parte en que aún es barranco es muy bonita, ya que rezuma humedad y vegetación.




                                                  Acerquemonos a donde comienza la Hoz.




      A estas tremendas paredes de 200 metros para arriba son las que me refiero cuando hablo de hoces.






Aquí justo debajo cuando viene agua del arroyo de más arriba crea una bella cascada. Cuando fui yo, estaba seca y agua viene a nacer justo debajo, poco después de tal cascada.




                                                      Un vistazo a los paredes rocosas.









                                        ¡Señores, La Hoz Somera!. Por ella vamos a descender.




Pero no sin antes cruzarnos al otro lado de la Hoz, para ver unas peculiares formaciones geológicas llamadas los Castillejos.




                                  Impresionante vista de la Hoz Somera desde los Castillejos.




                                           Escena típica de la Serranía de Cuenca.





                                                             Pinos inverosímiles.




Bajemos al fondo de la Hoz. En ese caos de grandes piedras viene a nacer, cuando fui yo, el arroyo de la Hoz Somera.





                    Por el fondo de la Hoz van una vieja senda sin muchas complicaciones.




                                    La senda en algunos tramos se estrecha guapamente.




                          Desde aquí podemos ver como el arroyo baja cargado de vegetación.





                                                   Foto de un hermoso canchal.




                            De la roca sale el pino para coger la hermosa verticalidad.




                                                                         ¡¡Rincones!!





                         La roca y el pino se conjuntan de mil maneras y siempre bellas.





                                                  Alargada tiná aprovechando la mole.











Hay momentos que no se puede andar de los helechos que hay. ¡Como tiene que estar esto ahora!





Al hacer la ruta en otoño, me encontré bastantes ratoncillos o negrillas (tricholoma terreum). Que ganas de que mi madre haga su deliciosa crema de ratones.





                               Por aquí abajo tenemos el arroyo con bastante agua.





                                                            Ofreciendo bellas estampas.





Hasta aquí podemos llegar sin mojarnos. A partir de ahí pasan los que van a hacer barranquismo, ya que la Hoz Somera es uno de los barrancos estrella de la Serranía.





 Cojamos el carril que va de Santa Cristina a Carrascosa para volver al punto de partida por otro sitio.





Después de subir por el carril y salir de la Hoz Somera, vemos la maravilla verde que tenemos al otro lado.




El laberinto intrincado que tenemos delante es el barranco de la Pobedilla, que va a desembocar también al Guadiela en la Hoz de Tragavivos, que es lo se ve delante, detrás de ese cortao rocoso.





¡¡Acojonante lo que ve desde aquí!!. Lo del fondo a la izquierda es la Hoz de Tragavivos. Y en la parte inferior izquierda el estrecho por el que sale el barranco a la hoz del Guadiela.





El estrecho de cerca, o donde viene a desembocar el barranco de la Pobedilla en Tragavivos.





               El autor de estas entradas feliz. ¿Como va a estar con estos paisajes alrededor?





Si tiramos de zoom, podemos ver el pantano del Molino de Chincha con su presa escoltada por esos dos cortantes cuchillos de piedra, y al fondo en pequeñito el pueblo de Vadillos.






                                                      Panorámica de esta gran vista.




Un poco más adelante llegamos a la Peña del Águila donde se ven el principio del barranco de la Pobedilla.




               La Peña del Aguila esta a 1253 metros de altitud y es un magnífico mirador natural.





                     Y volvemos a Carrascosa, que sigue sumida en niebla misteriosa.




                     No sin antes echarnos unos buenos tragos en la fuente del pueblo.





Plano de la ruta circular apta para buenos senderistas, de alrededor de 18 kilometros, donde la única dificultad, aparte de su longitud, es el tramo final de la 1ª parte de la Hoz Somera, ya que la senda casi desaparece y hay que ir tanteando el mejor sitio para pasar.

9 comentarios:

  1. Sí señor!! ese es mi pueblo con sus paisajes maravillosos!! vaya palizón te diste a andar...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen trabajo. Solamente una puntualización: El estrecho que dices de Madereros, no es tal, es un "estrecho" de la Povedilla. El de Madereros está trescientos metros más abajo en la Hoz del Guadiela o de Tragavivos, justamente en el "Anillo" por el que el canal atraviesa, por el margen izquierdo, la roca que conforma el "Estrecho de Madereros".

    ResponderEliminar
  3. Hola Lisa. Subo constantemente a Carrascosa y alrededores, ya que es de mis pueblo y termino municipal favorito.

    Un saludo.

    Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor que sea de tus términos favoritos. Tiene una riqueza muy grande y aún desconocida para muchos. Un saludo!
      Me ha hecho gracia que hayas dicho que ir por el Guadiela en la zona de desembocadura de la Povedilla es un infierno, jajaja... es totalmente cierto. Yo he tenido que caminar de espaldas un buen tramo para quitar con la espalda los bujes ya que si iba de frente era muy difícil.

      Eliminar
  4. Hola Alfonso.

    Muchas gracias por la puntualización. Me he confundido entonces. En cuanto llegue a casa, hago la modificación en la foto.
    Ya que eres experto conocedor de aquellos lares, voy a preguntarte si este barranco de la Povedilla suele llevar agua o solo cuando llueve mucho?

    Lo dicho, muchas gracias. Un fuerte saludo.

    Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tiempos pretéritos corría todo el año. En su cabecera está la fuente de La Povedilla. Hoy, si vas en época estival encontrarás lo que llamamos un "churtal", un terreno con barro y juncos, lo que es indicio de que el agua de la fuente ya no está recogida. Normalmente discurre en superficie pero hay varios tramos 3en los que el agua se sumerge para volver a aparecer unos cuantos metros más tarde, y en su tramo final desaparece el agua que acabará en el río pero no sabemos donde. Por ciert, en este tramo final y a unos 400 m. de la desembocadura en el Estrecho de Madereros, existe un grupo de cuatro cascadas. La primera de ellas de cerca de 30 m. de altura es una de las más espectaculares de La Serranía. No la conoce prácticamente nadie. Es difícil hacerle buenas fotos ya que los pinos y el sotobosque impiden un buen punto de vista. Puedes ver alguna foto de ella, o de ellas en mi blog. Te lo cuento dado que veo tu espíritu viajero y tu interés por La Serranía. Para verlas en esplendor es imprescindible que vayas en época de mucha abundancia de aguas.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola otra vez, Alfonso. Sigo tu blog con cierta frecuencia. Antes entraba cada semana, ya me gusta mucho esa mezcla de pinturas (son tuyas, no?) Enhorabuena en ese caso, ya que me parecen muy bonitas; con esa sucesión de parajes de la comarca de la alta Serranía. Gracias a tí, sé de la existencia de esa surgencia encima de Santa Cristina (que no es la del Becerro), que pusiste un video muy bueno,y algún que otro paraje kárstico. Conozco un poco la zona, ya que mi padre la solía andar desde hace 40 o 50 años, y me enseño parajes, como la del Becerro, Matasnos, Tragavivos y Somera, etc. Tengo debilidad por las surgencias y manaderos de agua, y aquellas de la zona de Carrascosa estan pendientes de verlas cuando suelten agua en cantidad.
      En cuanto al de la Povedilla, siempre me digo de bajarlo hasta Tragavivos, pero como lo veo siempre seco (me hice una vez Tragavivos por el Guadiela para ver la desembocadura de ese tramo y no bajaba nada de agua, aparte que es un auténtico infierno ir por ahi), pues como que no encuentro la ocasión.
      Igual me pasa con esos barrancos (la Hocecilla, el entredicho, etc..) que van a echar sus aguas al Guadiela un poco más adelante, río abajo, ya por termino del Pozuelo y que los he bajado secos, habiendome encontrado algunas cascadas que de llevar agua, serían de suprema belleza.

      Bueno, como ves todo esto es mi pasión y mi vida. Todos los lunes actualizo el blog con una entrada nueva. Un saludo, y es un placer tenerte por aquí y poder comentar. Un saludo.

      Eliminar
  5. Me ha gustado muchisimo. Gracias por esta informacion tan interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Josefina, cualquier consulta no dudes en preguntarmela.

      Un saludo.

      Eliminar