domingo, 25 de agosto de 2013

LA LACRA DE LOS INCENDIOS EN LA SERRANÍA DE CUENCA


Sobre la Serranía de Cuenca, al igual que sobre cualquier paraje natural que tenga riqueza forestal, planea todos los veranos la terrible amenaza de los incendios. No voy a hablar mucho de este tema, pues se me eriza el vello del temor, aparte que me solivianto con bastante facilidad.
Solo mentar tres cosas que me parecen que claman al cielo:

1) Que haya recortes en tema de prevención y extinción de incendios, con ejemplos de Torretas de vigilancia sin gente (es este caso se suma un nueva normativa que dificulta el acceso de personal a las mismas), renuncia de investigación de incendios presuntamente provocados, y muchos menos medios para los que están trabajando, sobre todo, menos efectivos personales. 
Además luego a la larga sale peor, pues cuando se desata el incendio, el coste de apagarlo es brutalmente caro, incluso habiendo coste en vidas humanas y evacuación de pueblos enteros.

2)La descentralización del Estado en 17 Comunidades Autónomas en materia de extinción de incendios, ocurriendo por ejemplo, casos de bomberos forestales que no pueden cruzar a la siguiente Comunidad Autónoma a ayudar a apagar el fuego, por no disponer del permiso de esa Comunidad.

3) Endurecimiento de las penas para los pirómanos y culpables de incendios y celeridad de la justicia para estos casos.

También tengo que decir que hay que empezar por una labor de educación y concienciación medioambiental a todos los niveles, comenzando con la propia gente de los pueblos. Pienso yo que se debe crear una red que una todos los pueblos con patrimonio forestal, donde se limpie, cuide y vigile el monte, centralizando todo tipo de información relacionada con el monte, caminos accesibles, zonas de riesgos, etc, y educadores medioambientales rurales que apliquen esa labor de concienciar a toda la gente, desde los niños a los más viejos.

Pero bueno, esto es lo deseable y lo que me gustaría a mí, porque al día de hoy, todo esta más en el terreno de la utopía.
Aquí y allí, antes y ahora, hay mucha ineptitud e ineficacia, intereses y egoísmos y mal hacer las cosas de por medio.

En el verano del 2009 se desataron dos espeluznantes incendios en la Serranía de Cuenca. Uno en Majadas y otro en Poyatos. Quemaron alrededor de 1800 hectáreas cada uno. Estamos hablando de las zonas más ricas, frondosas y bellas de la Serranía.
El de Majadas lo provoco un rayo, y el de Poyatos parece ser que fue intencionado.

Os voy a enseñar la zona donde ocurrió en Poyatos, contrastando el antes y el después, y como la tierra muy lentamente se va recuperando.

Quiero dedicarle la entrada a Marichu Diaz y familia, por su incesante lucha porque el presunto culpable del incendio de Poyatos, un empresario maderero burgalés con intereses en la región vaya a juicio y sea condenado.

Y por último, dedicarle la entrada a todos los miembros de la BRIF de Cuenca por su dura lucha en la primera línea del frente contra los incendios, siempre en condiciones adversas y duras.


                   Esto es el verde valle del río Escabas justo al lado de la parte quemada.




                                    El río Escabas antes de entrar en la parte quemada.




                               Otra foto muy cerca del limite con la parte incendiada.




                                        Como veis es una zona boscosa al 100%.




                    Paraísos botánicos como la cascada de los Frailes se salvaron por los pelos.




               La carretera que va paralela al río Escabas esta plagada de pinos constantemente.



Esta es unos metros más adelante, ya en la zona incendiada. Hay que decir que esta foto es de este verano, por lo que han trascurrido 5 años.




    Todas estas fotos que estais viendo son de este verano. En cinco años ya va recuperando el color.




                           Pero los estragos del incendio aun perduran y son terroríficos.




Recuerdo este rincón, donde traza una curva la carretera, de una frondosidad y una exuberancia sin igual.




                      Cinco años han pasado ya, y lo único que rebrota es el matorral.




                           Hay laderas donde el fuego dejo calvas por todos los sitios.




           La naturaleza es perseverante. De un joven Quejigo quemado rebrotan algunas ramas.




                            Muchos pinos siguen en pie quemados, algunos aún marcados.




         Años después, el incipiente verde no es suficiente para ocultar tanta desolación y tristeza.




      Vamonos al río Escabas, que en algunos tramos hizo de divisoria entre los quemado y lo que no.




                       Hay riberas del río en el que solo quedan cuatro árboles medio quemados.




    Para los que hemos conocido esto antes del incendio, esta foto por ejemplo, es algo terrible.




     Quedan pinos diseminados y medio quemados, unos más que otros, entre las muchas calvas.




El río Escabas es un excelente generador de vegetación y naturaleza, y eso hace que esta parte que os estoy enseñando este tan verde.




                                                       Pero la cruda realidad es esta.




                                         Queridos lectores: se me cae el alma a los pies.




                              Pobre Escabas, que discurre sin su creación en las riberas.




                                         Os recuerdo como era el río Escabas en esos tramos.




                                                                              O así.




                                                                        Pero la realidad es esta.




            Aunque ahora subamos hacia el pueblo de Poyatos para verlo desde arriba.




     El resultado desde aquí arriba son multitud de lomas peladas, desprovistas de vegetación.




         Una hectárea mide lo que un campo de futbol. Ahora imagínense 1800 hectáreas.




    Durante los varios días que duro el incendio el pueblo de Poyatos tuvo que pasarlo bastante mal.




Vamonos ahora a la pequeña aldea de Huerta de Marojales (encima de Poyatos), para ver que el fuego subió hasta aquí arriba.




Realmente triste el aspecto del arroyo de la Huerta, arroyo utilizado un poco más abajo por las empresas especializadas en barranquismo, ya en el arroyo de la Dehesa.




La verdad que si se prueba que el único imputado es el verdadero culpable del incendio, espero que caiga sobre él todo el peso de la ley.




        Esta va a ser la última imagen del terreno afectado. No puedo poner más fotos de este tipo.




Una foto de Huerta de Marojales (al que no llego el incendio por los pelos), para que os hagáis una idea de como esta ese valle normalmente.




     Otra casa de Huerta de Marojales, aldea donde nació Paco Guerra, íntimo amigo de mis padres.







Me voy a despedir con una fotaza que nos ha prestado un amigo y miembro de la BRIF de Cuenca, de un incendio el verano pasado en Cortes de Pallás (Valencia), donde fueron a ayudar.
¡¡Muchos ánimos!!

8 comentarios:

  1. Esta entrada permanecerá esta semana y la siguiente, aprovechando unos días de vacaciones en que huiremos a la montaña!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Toni, perdón por ponerme en contacto contigo por este medio, pero no he encontrado otro. Mi nombre es Alejandro Hernáiz, te escribo desde la Mancomunidad de Turismo TURIBEC, de la Serranía de Cuenca. Desde hace bastante tiempo vengo siguiendo tu blog, por el que te felicito sinceramente, estamos preparando la Feria de Naturama y nos gustaría poder contar contigo para la realización de un acto. Te ruego que te pongas en contacto conmigo a traves de mi mail cuevadelhierro@cuevadelhierro.com. Muchas gracias por tu atención.

    ResponderEliminar
  3. Hola Toni.
    Sencillamente deprimente que un paraje con tanta belleza y después de cinco años esté ahora empezando a asomar algo de verde en una tierra calcinada.
    Impotencia, mucha impotencia es lo que produce ver, que lo que tarda muchos años en crecer,tarde en desaparecer en apenas unas horas.
    Muy buena entrada,con unas fotografías del antes y el después que lo dicen todo.
    Un saludo.
    J.L. Asensi (La Esencia de las Cosas)

    ResponderEliminar
  4. Hola Alejandro. Gracias por tus felicitaciones. En cuanto llegue a casa me pongo en contacto contigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Jose Luis. No se me había ocurrido poner una entrada de este tipo porque sufro bastante, pero creo yo que son necesarias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Una lacra y con mayúsculas Toni, aquí en la Comunidad Valenciana desgraciadamente no vamos a la zaga, y el verano pasado fue verdaderamente nefasto, ya no voy a entrar en que la mayoría de los incendios sean intencionados, cosa que me parece muy triste, ¿como alguien puede tener las agallas de pegar fuego al monte siguiendo la orden de otra persona "a la sombra" que lo hace por intereses, la mayoría de veces urbanísticos?, no me entra en la cabeza, tal vez ahí es donde entra el factor educación...lo que verdaderamente me enciende (y perdón por el juego de palabras) es la cada vez menor inversión de los ministerios en prevención y en extinción, vamos, que para visitas de papas, "aerotuertos" fantasmas, circuitos de formula 1 y demás monsergas si que hay, y para medios a la hora de extinguir incendios venga a recortar, y luego cuando esta extinguido si que van a hacerse la foto, y a la lo dicho, me sulfuro...

    También opino que a la hora de reforestar también se pueden hacer mejor las cosas, no veas como se reforestó la zona de Espadán/Alto Mijares que se quemó en el 97, plantaron los pinos como si fueran cañas, y encima no plantaron el pino rodeno autóctono, por lo menos a raíz de los incendios de este verano en la CV, se han montado muchas plataformas en las redes sociales para reforestar con otras especies que ayudan a no propagar el fuego, es un paso...

    Y así podría escribir líneas y más líneas, por desgracia este es un tema que da mucho juego.

    Un abrazo y a disfrutar de las vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani. Pues sí, como siempre coincidimos en todo ;-) Lo de la Comunidad Valenciana es terrorífico. No le encuentro otras palabras. Aunque no soy de allí, tengo casa en Valencia y amigos varios por toda la Comunidad y todo lo que dices de las "gestas" de los políticos es un tristemente cierto y clama a todos los cielos. Mira en Ourense la que tienen liada todos los años, con peña que le pega fuego por intereses económicos o urbanísticos (por lo menos en tierras gallegas llueve tanto el resto del año que vuelve a crecer todo mucho más rápido que en nuestras sierras). Aquí en Cuenca ya empieza a hacer frio antes y la temporada de riesgo dura menos, pero en la Comunidad Valenciana siempre esta el puto riesgo más tiempo. Que mal lo pase con todos los que hubo allí el año pasado, y más cuando eran por zonas que había recorrido y tenia planeado recorrerlas como Chulilla, Cofrentes, etc....

      Lo de la reforestación tiene tela también. Aquí en Cuenca hay menos lio pues se repuebla con los pinos autóctonos de estas tierras, el albar, el laricio o el rodeno, pero alla lo harán con el pino carrasco mal puesto que crea mucha "suciedad". A ese tipo de repoblación la llaman montes butaneros (como los eucaliptos en Galicia) y son peligrosos pues en el momento del incendio arden como teas y no hay quien los apague. En Cuenca hay un monte que o debio arder hace mucho o siempre ha estado pelao de la corta de leña de antaño que lo repoblaron a ppios del siglo XX con cipreses de varios tipos. La verdad que no lo entiendo, no pega nada. Menos mal que ahora parece que eso se controla un poco más.
      Pues nada, chico, un placer charlar contigo.
      Ya te comente que como no queríamos gastarnos pasta en alojamiento para un semana (añorados Pirineos), nos vamos otra vez a Granada que tenemos una amiga con casa en el Sacromonte, pero esta vez no vamos un día solo, sino 6 días, y por lo tanto ya estamos preparando subida al Mulhacen, Alcazaba y Veleta y pernoctación en refugio y alguna más por ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar