domingo, 27 de octubre de 2013

LA SABINA DEL DESCANSO FINAL (ALTO CERVIÑUELO)



Cuando a mi padre se le volvió a reproducir el cáncer de pulmón después de un año de tratamiento, el sabía interiormente que no había salvación.
En ese proceso visceralmente íntimo que todo hombre y mujer tiene que tomar para prepararse para el inminente momento fatídico, mi padre se fue en paz.

Había tenido una vida larga, dichosa y feliz, un trabajo que había desarrollado con honradez, una mujer, hijos y nietos con los que disfruto hasta el final, unos fieles amigos de los de toda la vida y unas muy buenas aficiones.

Conocedor de la increíble fortaleza de mi madre, el sabía que ella se repondría pronto, levantaría el vuelo y tomaría las riendas de la familia. Por lo tanto, ese terrible pesar de dejar a la mujer de su vida, aunque siempre doloroso, se le aligero bastante.

Días antes que le tuviéramos que ingresar, de repente, en el hospital, caminando por el monte le reconoció a mi madre que había una cosa que le daba mucha pena, que sentía abandonar y dejar de vivirla.
Era tener que dejar la Serranía de Cuenca, su Cerviñuelo, el Alto Tajo, su Tierra Muerta y Palancares, la Sierra del Agua, el Júcar, su Dehesa de los Olmos, el Escabas, el Cabriel, el arroyo Almagrero, la Sierra de Valdemeca, el Pinarazo, la Sierra de la Madera, sus rodales de hongos, sus Sabinas, sus flores, y un sinfín más de nombres, ríos, árboles y parajes.

Aunque también le animaba enormemente que, al igual que él, uno de sus hijos siguiera alimentando de manera febril y pasional el amor por la Serranía y por el monte.
En cierta manera, sabía plenamente que si existiera un sitio donde su esencia, su alma, iba a revivir y ser recordada, iba  a ser en la Serranía de Cuenca.

Los suyos: su familia y amigos, sabemos que interiormente le reconfortaba saber que sus cenizas iban a acabar en el sitio que él había elegido muchos años atrás. Tal y como él quiso, un bonito día de campo, de comilona y alegría, rodeado de todos los suyos.
En esa telúrica comunión que se crea entre el hombre y la bella sierra por la que ha pasado intensos e incontables años, esa agreste sierra que ha sido su leal y longeva compañera, mostrándole todos sus secretos.

Con esta entrada se cierra un círculo. Los que veis este blog y mi grupo de Facebook con frecuencia sabréis a lo que me refiero. Aquí esta su familia recogiendo el testigo de su inabarcable amor por la Serranía de Cuenca.

Solo me queda daros las gracias sinceras por seguir y leer este blog.

¡¡Serranía y Libertad!!






Vámonos al Alto Cerviñuelo en plena Serranía de Cuenca, pues allí es donde va a transcurrir nuestra historia.





Zona agreste y abrupta que esta entre los pueblos de Las Majadas y Poyatos, y que en su mayoría pertenece al Ayuntamiento de Cuenca. Primer punto: el sitio exacto de su último deseo es del Ayuntamiento de la ciudad donde ha vivido casi toda su vida.






     De aquí nacen multitud de impresionantes barrancos que van a llevar sus aguas al río Escabas.





     Camino del sitio, no podemos dejar de admirar que bellos parajes tenemos a nuestro alrededor.






           Unos días antes fui a verla, en un día lluvioso: el Sancta Sanctorum de mi padre.





                             Como ven el día elegido, era de los de disfrutar intensamente.





                                              Todos juntos: familia y amigos vamos al sitio.






                     Un perenne y sempiterno verde intenso tamiza el suelo de nuestra bella Sabina.






                                    Hay que buscar a los más forzudos para hacer el agujero.






                                                       Su nieta lee un emotivo escrito.





Bajo la música de Wandin Star de Lee Marvín y el Mediterraneo de Serrat culminamos el último gran deseo.





                               Su nieta más pequeña puso una rosa y un corazoncito morado.






                                 La piedra, como la llamamos, es simple y sencilla.





          Todo un trabajo maestro de esa artista que es Ana, la chica de mi amigo Morales.






Como se pueden imaginar, la piedra es de allí, del propio paraje. Todo un acto de coherencia e integridad hasta después de muerto.





¿Como fue el bello instante en el que mi padre eligió esta peculiar y bonita Sabina como el sitio de sus cenizas?






¿Que relación de afectuosidad, amistad y compañerismo se tuvo que entablar a lo largo de los años entre este hombre y la Sierra por la que anduvo?





                               Este sitio exacto lo eligió unos veinte años antes de su muerte.






        La 2ª parte del último deseo de mi padre era que pasáramos un precioso día de campo.




 
 
Y a tal efecto, nos fuimos al uno de los merenderos más bonitos de la Serranía de Cuenca: el de la Fuente de la Tía Perra.




 
 
                         Merendero y fuente sin igual, muy cercano de la Sabina de las cenizas.



 
 
Mi padre había pensado en todo, pero antes que nada, que tuviéramos de la mejor agua de la Serranía.





 
                                                Que cae, chorrea y circula por todos los sitios.



 
 
                                                   Todas sus fuentes son una maravilla.




 
 
                                                          ¡¡Que empiece el festín campestre!!




 
 
Llegan las bandejas de huevos fritos en el aceite de freír torreznos. Su plato campestre preferido (y el de su familia).




 
 
                                                 Todos dan rienda suelta a sus apetitos.




 
 
                          Mi madre no paraba de sacar comida para todos los invitados.



 
 
Y auténticas bombas de relojería como esta, que mi primo Alberto decía que si se comía eso, ya le podíamos buscar una Sabina como a su tío.



 
 
                                          Continua el festín, los invitados comienzan a resoplar.



 
 
Pero Hostia!! se nos ha unido una persona!! No me lo puedo creer...... esta comiendo con nosotros.




 
 
Mira como moja Huevos fritos el jodío!! Nos agradece de corazón el cumplimiento de su descanso final.



 
 
                                         Su mujer y su cuñada también agradeciendo.



 
 
En primer plano sentada su hermana pequeña (¡¡Ánimo tía!!) y detrás los invitados, que nos juntamos unas 30 personas (y eso que tuvimos que cortar las invitaciones).



 
 
Vamos a ver instantáneas de mi padre por su Serranía de Cuenca, en este caso encima de la Hoz del Cuervo, que tantas veces ha pescado.



 
 
                                             Cogiendo ramos de Gamones para su mujer.





El y yo de ruta, que nos tuvimos que bañar en una pequeña poza del río Trabaque del calor que hacía.



 
 
                                                            Rodeado de tres de sus nietos.



 
 
                                               Con Chuchi, uno de sus viejos amigos.



 
 
                Se aleja, anda por el borde..........dejémosle!! Es la Serranía de Cuenca. Se va en paz.





 
 
 
Y con estas me despido, dándoles otra vez las gracias. Necesitaba colgar esta entrada, ya que mi padre era el fan Nº:1 del blog. Se sentía orgulloso y siempre me daba su opinión, una veces corrigiéndome cosas, otras sugiriéndome parajes nuevos. Me acuerdo que cada dos o tres días me repetía insistentemente que si había colgado algo nuevo.
Se puede decir legítimamente que este blog también era (y es suyo). Y por supuesto, de mi madre, ya que era su fiel compañera en la Serranía de Cuenca (y ahí esta como memoria viva para recordárnoslo).
¡¡Gracias Padre y Madre!!



       A la memoria de mi padre (1941-2013). Ante todo, un enorme ejemplo de integridad y rectitud.
 
 
 
"Es cierto que lo que me produce tristeza
es fruto de lo que me costo ser dichoso,
y sólo espero el beso que duerma mi cabeza,
el beso de un perpetuo romance silencioso."
 
                                                                   (Antonio Negrillo)

35 comentarios:

  1. Me siento halagado, Antonio, de que hayas compartido esto con todos los usuarios de este blog. Si has querido compartirlo, quizá sea porque sabes que si algo nos une a ti, a tu padre y a nosotros, es el amor por la Naturaleza y la Serranía, en particular. No veo mejor forma de honrar a tu padre, y de mostrarle tu afecto que esto que haces: seguir sus pasos, compartir experiencias con otras personas de aquello en lo que juntos habéis creído y fomentar el conocimiento y el amor por la naturaleza. Sea donde sea que esté tu padre, en un soplo de viento, una brizna de hierba, la pluma de un pájaro o la corteza de un árbol, estará orgulloso de esto. Un abrazo para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio, viejo compañero de Instituto. Bellas son tus palabras como siempre!! Y me siento halagado de que hayas descubierto el blog, y así poder tenerte como seguidor. Has acertado plenamente en la intención de esta entrada, y me siento alegre al saber que hay gente que aprecia todo esto (Al principio tenía algunas dudas si colgarla o no, pero mi padre y nuestra Serranía se lo merecen con creces). Un abrazo, compañero!!

      Eliminar
  2. Increible entrada, hace poco que me hice seguidor del blog, ya que mis padres son de un pueblo de la alta manchuela y me aficion al montañismo viene a su comarca, gracias a que estaba lindando con Enguidanos y alli es donde empieza la montaña ''decente'' por el sur. Seguire viendo entradas tuyas ya que la serrania de Cuenca me interesa mucho y quiero relaizar pronto por alli alguna travesia de dos dias, gracias por el articulo. Entiendo lo de tu padre, yo tambien el dia de mañana quiero terminar en el monte, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sugoi.
      Bienvenido a este blog. Todos los lunes cuelgo una entrada nueva. Cualquier pregunta o duda, sobre rutas a hacer por Serranía de Cuenca, no dudes en preguntarmlo (mi dirección viene en el lateral derecho del blog.
      Pedazo de blog el tuyo, me lo apunto ya mismo para hacerle visitas. La verdad que siempre pego un repaso a blogs de senderismo de la comunidad valenciana, pues suelo hacer bastantes rutas por las sierras de Castellón y Valencia sobre todo (la facilidad de tener un piso en Valencia). Encantado de tenerte como seguidor. La zona de la Manchuela del Cabriel, y la Serranía baja, comenzando por Enguidanos es cojonuda. En el blog tengo colgadas de hace tiempo unas cuantas entradas, y muchas más que colgaré pues voy mucho por allí. Ah!! y yo también quiero acabar en la Sierra!! Un saludo.

      Eliminar
  3. Precioso. Un gran homenaje. Nacho Latorre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nacho. Esa es la intención, un homenaje a él, y en última instancia, a la Serranía de Cuenca, madre de nosotros.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Entrañable y preciosos los lugares. Tu padre allí dónde esté estará orgulloso de ti, tu familia y sus amigos.
    José Saíz Valero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José. Conoces tú también toda esa zona del Escabas y el Cerviñuelo. Que mejor sitio para acabar uno. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Emotiva entrada,Toni. Me quedo sin palabras. Sabes que la labor de tu padre no ha sido en vano. Ahora tu eres ese embajador de la Serrania que con tanto detalle y cariño nos estas haciendo llegar a los que te seguimos. Sigue asi!! Y ese agua de la Serrania... que no nos falte en casa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés. Gracias por tus palabras. Me emocionan esas de que ahora soy el embajador de la Serranía, y me animan a seguir así, como tú bien dices!! Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Toni.

    Que entrada tan emotiva, y que gran homenaje a tu padre, que seguro que allá donde esté estará orgulloso de todos vosotros, ahora forma parte de esa Serranía que tanto amaba y que tu nos descubres semana tras semana en este gran blog.

    A seguir en la brecha, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Dani.

    Gracias tío por tus palabras y ánimos. El elegir su sitio para enterrar sus cenizas hace más de 25 años, viene a decir lo conectado que estaba a esta Sierra. Me siento satisfecho, al ver como auténticos tipos serranos montañeros como vosotros apreciáis esta entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena Toni por esta entrada, tan emotiva. Ni conozco a tu padre ni te conozco a tí (aparte de seguir tu blog), pero estoy segura de que estará feliz a los pies de su Sabina.
    Gracias por compartir con nosotros estos maravillosos rincones de nuestra serranía.
    Un abrazo. Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina. Bienvenida al blog. Gracias por tus palabras. Aunque no nos conozcamos, el que seas seguidora de las entradas del blog, ya es para mí mucho, y os estoy muy agradecido.
      Un saludo

      Eliminar
  9. No imagino mayor felicidad que, habiendo saboreado a fondo mesa, tierra y familia, habiendo Vivido, legar un amor y una mirada, legar la naturaleza, y luego irse tranquilo, a pasear en silencio por los campos eternos. Sois una hermosa y afortunada familia, y vuestra sierra es ya mía. Espero poder disfrutarla en vuestra compañía. Gracias por tu blog, un gran trabajo. ¡Qué bien te lo pasas amigo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Teresa.

    Mecachis!! que palabras tan bonitas las tuyas. Te estoy agradecido por escribirlas y comentar. Todos los lunes entrada nueva sobre esta Serranía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Joder estoy llorando, un abrazo desde el exilio de Castellón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pepe. A ver si me vas a hacer llorar a mí. Hay ganas de verte. Otro abrazo para ti, tio grande.

      Eliminar
  12. Sin duda alguna la entrada mas bonita de tu blog, no se podria describir con palabras, enhorabuena por todo este trabajo durante tantos años.
    Jairo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jairo. Ya lo digo por arriba: que gente que ama la Serranía aprecie esta entrada me llena de satisfacción.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Toni, qué gran homenaje le habéis hecho y que bien lo redactas en el Blog, seguro que puede estar y estará haya donde esté, bien orgulloso de su familia.
    Una gran emotiva entrada, ¡ale a seguir escribiendo, que es lo que tu padre querría!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Simon.
      Tienes mucha razón en lo que siga saliendo al monte y escribiéndolo después. Es lo que mi padre quería.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Si la vida de tu padre ha tenido este pedazo de epílogo, como de grande tuvo que ser el tránsito, el camino... Lo hizo entre sabinas, amigos y familia que unidos, lo demuestra esta entrada del blog, no lo olvidáis (eso es la inmortalidad ¿no?. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias tio, por tus palabras. Ya lo digo antes, una vida dichosa tuvo mi padre. Cuando tienes aficiones tan poderosas como es la Serranía y la Naturaleza es normal.
    Otro abrazo para ti, amigo.

    ResponderEliminar
  16. Emocionante todo el relato.Yo éste año me he reencontrado con la serranía y todos los dias hemos ido al monte, La Halconera,Veguillas de Tajo,El Cerviñuelo,la fuente de la Tia Perra....Sitios que ya habia vivido y pateado con mi padre (era guarda forestal) y que éste verano he disfrutado al máximo.Me has emocionado de verdad,sólo decirte que envidio su última morada y que espero que en un futuro (muy lejano) reposar, me da lo mismo al pié de sabina ,roble o pino,pero siempre en la sierra de Cuenca,especialmente en Uña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurora.

      Encantado que te haya gustado la entrada. Uña, que gran zona!! En la Sierra de Cuenca también descansaré yo.

      Un saludo.

      Eliminar
  17. Pues sí, efectivamente; tras ver esta entrada con sus fotos creo que sí conozco a tus padres. Es fácil que hayamos coincidido en algún momento por la Sierra. Es emocionante lo que cuentas aquí y cómo lo haces. Se encoge el corazón por la circunstancia de la muerte pero al mismo tiempo se ensancha el espíritu al comprobar qué amor tan grande tenía por la naturaleza y cómo la sabina y el Ceviñuelo lo abrazan hasta la eternidad. Los que respiramos por estos parajes, los que nacimos viendo las aguas y los pinos de la Sierra sabemos (deseamos) que algún día nuestras cenizas tengan el mismo destino que las de tu querido padre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Ignacio.

    Bellas son tus palabras tambien. Se ve que sentimos cosas parecidas. Gracias por leerme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Ufff Toni, cómo me he emocionado leyendo estas líneas. Me quedo sin habla. Sólo me sale decirte que tu padre tiene que estar muy orgulloso de ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Javi.

      Pues sí, si lo estaba, pues aunque somos una familia muy campestre, el que ha salido montaraz hasta la médula como lo era él, he sido yo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Acabo de volver a leer la entrada. No imagino a un padre más orgulloso ni a un hijo tan dichoso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Gracias tío. Suerte tengo de tener fan tan fieles como tú, que se que aprecias esto un montón.

      Eliminar
  21. Hello Toni

    Bella, emotiva y sobre todo serrana entrada;diferente pero serrana.Cuando una persona quiere que en vez de enterrarla en un cementerio, depositen sus cenizas en algún lugar de la naturaleza, es porque sabe que de ella viene y a ella se va.
    A mi padre; mis hermanos y mi madre, esparcimos sus cenizas junto a un espigón donde el mariscaba y se sentía en comunión con el mar. Allá por en nuestro pueblo natal (La Línea de la Concepción, Cádiz) así que entiendo la voluntad de tu padre.

    Salud, serranía y huevos fritos, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Muchas gracias por tus palabras, que por otro lado son ciertas.

      No sabía que proveníais por parte paterna de La Línea. Tengo unos primos en Cadiz, y durante los años de la adolescencia siempre bajábamos a verles 15 días, y esa playa al lado de Gibraltar siempre la recordaré de las olas más bestias que he visto nunca, y que hacian que nos lo pasaramos en grande, aunque lo que de verdad me gustaba era la Sierra de Grazalema donde mis tíos tenían un cortijo en el pueblo de El Bosque.

      Que bueno lo de SSHF, al final lo adopto como grito de guerra de despedida ;-)

      Eliminar