domingo, 10 de noviembre de 2013

LA CUEVA DE LOS MOROS Y LAS MINAS ROMANAS DE POZOLACUEVA EN TORRALBA Y LA DE SACEDA DEL RÍO


¡Vámonos con esta entrada a hacer un poco de Espeleo! Hace un tiempo os presenté tres pequeñas cuevas horizontales en el término de Masegosa (Serranía Norte de Cuenca) VER AQUÍ

Ahora os voy a enseñar tres cuevas muy diferentes. La primera está en ese paraíso de la Espeleología que es la Muela de la Madera, al lado de Majadas (término de Las Majadas y Cuenca ciudad). Esta Muela que os enseñaré más veces es un hermoso y extenso bosque de pino albar y pino laricio, plagado de piedras caprichosas (no obstante, el conjunto geológico de los Callejones de Las Majadas se encuentra en esta Muela). Además de esta ingente cantidad de piedras, lo que de verdad hay, son cientos de simas y cuevas.
Os voy a enseñar una de ellas, que es la Cueva de los Moros.

Y después nos vamos a ir a la zona de la Alcarria conquense que está lindando con la Serranía. Esta zona es única para la Espeleología, pues en ella están las más y mejores minas de Espejuelo o Lapis Especularis romano, el cristal de yeso con lo que los romanos hacían principalmente sus ventanas. Había minas de Espejuelo en otras partes, como Sicilia, Capadocia turca o África, pero el mejor, según Plinio el Viejo, era el de Hispania, el de la Alcarria conquense. De estas minas salía el cristal para ciudades cercanas como Segobriga o Valeria (provincia de Cuenca), y en última instancia, hacia Roma. Son muchas estas minas cuevas diseminadas por esta extensa comarca. Nosotros vamos a ver dos, la mina de Pozolacueva de Torralba y la mina de espejuelo de Saceda del río.
Ya comenté en la otra entrada anterior de cuevas, que mi pericia dentro de la cueva con la cámara de fotos es nula (bastante tiene uno con moverse por allí dentro), por lo que la calidad de las fotos deja mucho que desear, aunque por lo menos ilustran algo todo esto que quiero contar...






LA CUEVA DE LOS MOROS

      Vámonos a la Muela de la Madera, magnífico bosque de pinos albares y laricios.




         Antes no podemos dejar de sorprendernos del tamaño de algunos pinos albares o silvestres.




Y es sobre todo un relieve abrupto y hosco de carácter kárstico en el cual hay que tener cuidado con salirse de los carriles y meterte bosque a través, porque nos podemos extraviar sin darnos cuenta.




Encontrándonos cada pocos pasos, figuras caprichosas (no andamos muy lejos de los Callejones de las Majadas).





                      Y un montón de cavidades, grutas, túneles, huecos, cuevas y simas.





                               Aquí tienen la bonita entrada a la Cueva de los Moros.





                    Vamos a ver fotos de dos veces que fui. En esta, con mi hermano pequeño.





Tras la entrada en la que hay que reptar, comienza una sola galería que tiene pequeñas salas como esta.




                       Por la galería principal seguimos, ayudándonos con esta cuerda.





                                                   Encontrándonos rincones como este.




                           No dejamos ni un rincón sin explorar y si hay que reptar mejor....





La galería principal continua pero nosotros no la exploramos toda, ya se vuelve para atrás para explorar otra galería más corta.





           Aquí comienza la otra galería con una buena gatera en la que echar el cuerpo a tierra.





Hay que decir que la Cueva de los Moros fue mi primera Cueva en serio, yendo allí con otra gente y una empresa especializada en espeleología (en este caso, GEA).





                              Encontrándonos algo de agua, que pasaremos fácilmente.





                     Seguimos por la galería en cuclillas, observando curiosas estalagmitas.





Es acojonante ver como el agua ha creado esta maravilla de pasillos y túneles de mil formas y colores diferentes.






                    Inicio de unas estalagmitas. Me da a mí que no las voy a ver crecer....





                       Los tramos de macarrones en el techo siempre son una pasada.







                                Nos acercamos al final de esta galería. Es hora de volver.





Salimos de la cueva, la luz nos recibe envueltos en sudor. ¡¡Como nos gusta la Espeleo!!








MINA DE POZOLACUEVA (TORRALBA)

        Otra vez con mi hermano Román. Aquí esta al lado del pozo que es la entrada a la mina.





El pozo de entrada no es muy profundo (4 o 5 metros) pero hay que hacerlo con cuerda o por lo menos una escala.




   A estas minas de Espejuelo hay que venir con gente curtida que entienda del tema, como es nuestro caso, ya que estamos ante yacimientos históricos. Aparte que las minas suelen ser laberintos donde hay que andar con sumo cuidado.





Lo que más llama la atención de esta mina con forma de laberinto, son sus "Grafittis" hechos en el espejuelo. Este data de 1838. (-muera la constitución-)





                 Allí en las paredes se ven vetas de espejuelo, el lapis especularis de los romanos. 





                                                                     Otro grafitti.





Otro más. Solo me fije en estos, ya que me han dicho que en esta mina hay grafittis firmados de mediados del 1500.







MINA DE ESPEJUELO DE SACEDA DEL RÍO

L
                     Los adustos y bellos paisajes de la Alcarria conquense nos acompañan.





                         En el caso de esta mina, el espejuelo aflora hasta por fuera de ella.





A esta mina nos acercamos Emilio y yo, pues allí nos estaba esperando un guía de lujo, el lobo solitario de la Alcarria, el amigo Víctor y su hermano pequeño.





      Y ya pronto nos quedamos embobados, viendo el bendito lapis especularis del Imperio Romano.




                                                                             









La mina tiene muchas pequeñas galerías que acaban súbitamente, y aún se nota las huellas de los picos.




Viendo la estructura laberíntica de todas esta minas, uno se imagina la de esclavos que tuvo que tener Roma, picando sin cesar.





                                                            Cristal de yeso en formación.





                     De izquierda a derecha, el Rubiete, Victor (¡¡gracias tío!!) y su hermano.





               Y con este magnifico atardecer sobre la Alcarria os dejo hasta la próxima semana.

8 comentarios:

  1. Interesante mundillo este de las cuevas. Os admiro porque hay que ser atrevido para esto y a mi me da mucho respeto. Mi única experiencia esta en la cueva del Tornero, pero no mas alla de lo que recomiendan si no se entra con equipo. De todas formas resulto excitante. De la muela de la Madera que decir... La tengo mucho cariño, y para la próxima ocasión quiero llevarme la MTB y disfrutar un buen monton de kms. circundándola completamente por esas solitarias pistas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      A mi me ha gustado desde pequeño las cuevas, pero no ha sido hasta el año pasado, cuando nos decidimos a hacerlas más en serio. Con la Cueva del Tornero te refieres a la del río Hoz Seca o a la de Valdecabras? Buen sitio para la bici de montaña la muela de la madera.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola Toni. Si, me referia a la cueva del Tornero del Hoz Seca. Supe de ella sobre un libro de rutas del Alto Tajo alla por 1992. También enganche a mi hermano para la aventurilla, pero no avanzamos mas alla de 100 0 150 metros. Un dia estupendo pateando el Hoz Seca, vaya. Por cierto que desconocia que hubiera otra cueva con ese nombre en Valdecabras. Saludos.

      Eliminar
    3. Hola Andrés.
      No me hagas mucho caso, pero creo que es se llama del Tornero la de Valdecabras de los agujeros en el techo. En todo caso, más que una cueva es una cavidad, muy poco profunda.
      A la del Tornero del Hoz Seca me gustaría ir, lo que pasa que pilla un poco lejos pues tendríamos que ir por el carril de Villanueva de las tres fuentes a Checa y de ahí ir por la Hoz del HozSeca hasta la cueva. Todo eso cargado con las sacas con el mono, cascos y botas. A ver, a ver...

      Eliminar
  2. Se pueden haber hollado las cimas más altas del planeta, pero el interior de la misma sigue siendo un gran desconocido y según me dicen mis colegas que practican espeleo aún hay muchos sistemas de cuevas que permanecen inexplorados, un mundo fascinante este de la espeleo, yo solo la he practicado dos veces, el río subterráneo que es la Cueva del Toro en Alcudia de Veo, donde lo pasé genial y la Cueva del Tunel en Navajas, donde ya no lo pasé tan bien, esas estrecheces...puedes encontrar las crónicas en mi blog en la etiqueta espeleología.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Ya le he echado un ojo a tus entradas de espeleo.Muy chulas. La de la cueva acuática, ya la había visto cuando conocí tu blog, y he vuelto a ver las fotos. Se nota que disfrutasteis, y las fotos con el agua muy espectaculares. Y la de la cueva del túnel, me parece una pasada, aunque se nota que no lo pasaste tan bien, además de ver mucha gatera. Pero hay formaciones de flipar (y las de tu colega del final de la entrada le dejan a un boquiabierto). Aquí cerca de Cuenca, hay una que aún no me atrevo, pues me han dicho que puedes llegar a aborrecer la espeleo, y es una que se llama de la Solana, y comienza con ¡¡900 metros de gatera!! Terrorifico!! Por lo visto el premio viene después, ya que hay una sala que la llaman de los Aragonitos, ya que toda esta recubierta de esta bella piedra preciosa. Tiene algo la espeleo que me tira mucho!! Un abrazo, y a ver si cuelgas alguna cuevecilla más, Animate!!

      Eliminar
  3. Interesante entrada y donde las haya, las fotos han salido muy bie...esos vapores son casi inevitables. Me ha dejado perplejo la mina de la alcarria con esos grafitis y los cristales, que cerca tengo la serrania de cuenca en el ADN y que lejos y olvidada de donde vivo, gracias por esta entrada tan ilustrativa.

    ResponderEliminar
  4. Hola Sugoi.

    Gracias tio. La verdad que esos vapores y borrosidades le dan a las fotos un toque auténtico. La verdad que las minas de espejuelo son una pasada. Aquí estan en proyecto de abrir unas cuantas al público pero por ahora nada se sabe. Venga hombre, anímate y si te apetece la naturaleza, con poca masificación, vente para la Serranía. Un abrazo.

    ResponderEliminar