domingo, 5 de enero de 2014

LAS LAGUNILLAS DEL ARROYO DE LOS ENEBRALES Y EL TORNILLO



La toponimia aplicada al terreno es una cosa bastante curiosa. Casi todos los rincones y parajes de la Serranía y alrededores (nuestra zona de acción) tienen nombres curiosos, siempre engarzados a una historia del pasado, a un viejo oficio serrano, a una leyenda, al nombre del pastor u hombre de campo que lo descubrió o habitó, o simplemente a un elemento de la naturaleza presente allí, o que lo fue en el pasado.
 
Recuerdo que mis padres hacían muchas rutas ateniéndose a la toponimia de los sitios. Le llamaban mucho la atención, sobre todo a mi padre. Por ejemplo, iban a sitios que se llamaran "del Rebollar o Melojar", esperando encontrarse allí Roble Melojo (Quercus Pyrenaica), no tan común, hoy en día, en nuestra Serranía.
 
También iban a parajes llamados "Hontanares" esperando encontrarse ricas fuentes; o que tuvieran las palabras "Del Tejo" al lado, esperando encontrarse con este bello árbol.
Refiriéndonos a los Tejos y Robles, en muchos casos, una vez que visitas el paraje no ves indicios de que allí hubiera habido dichos árboles. Suponemos que los hubo aunque terminaron desapareciendo, pero el nombre toponímico ha perdurado en el tiempo.
 
Otra palabra toponímica que visitaban es "masegar o mesegar" esperando encontrar verdes prados de montaña encharcados.
También iban mucho a ver sitios con nombres extraños o peculiares como "la entrada del asno", "Las Catedrales" o "el Estrecho Volcán"
 
En la entrada de hoy vamos un ver un rincón bastante desconocido de la Serranía, donde hay un par de lagunillas de gran belleza y un paraje mirador natural conocido como "el Tornillo", nombre que me hizo bastante gracia, por lo que fuimos a verlo.
En un principio la ruta iba a transcurrir solamente por las lagunillas del arroyo de los Enebrales y alrededores, dentro de la fantástica finca de Belvalle, pero la alargamos para ver ese paraje a posteriori impresionante conocido en los mapas como "el Tornillo".
 
Estamos donde coincide Serranía de Cuenca con Alto Tajo. No hay que decir mucho más.
Aquí tienen la crónica.


 
 
Cogiendo la carretera que baja del cruce de Masegosa al puente del Martinete, nos sale un carril a la derecha, que es que transitaremos unos 100 metros, para aparcarlo y adentrarnos en el monte.


 
 
Prontamente en el verde prado de montaña nos sale la primera de las dos lagunillas.
 
 
 
 
Esta 1ª es la más grande de las dos.
 
 
 
 
Todo un placer comprobar como estas lagunas eran auténticos espejos que reflejaban el cielo.
 
 
 
 
 
Una de las maneras de recargarse de agua de esta lagunilla es por esta fuente.
 
 
 
 
 
Que cuando fuimos echaba su chorrete de agua a la lagunilla.
 
 
 
 
Nos cuesta irnos de esta laguna pues no es tan normal ver el cielo en la tierra así de fácil.
 
 
 
 

En estos prados de montaña y pino Albar andamos sobre los 1500 metros de altitud.
 
 
 
 
Con esta especie muy típica en estas fechas por estos prados.
 
 
 
 
 
No encaminamos hacia la 2ª de las lagunillas.
 
 
 
 
 
Que es otro espejo acuático, reino de mil batracios.
 
 
 
 
 
The sky in the earth.
 
 
 
 
 
Por aquí iría el arroyete de los Enebrales haciendo meandros.
 
 
 
 
 
Arroyete que vendría a echar sus pocas aguas al arroyo Tajuelo que es el que se mete en este barranco.
 
 
 
 
 
Y en el que vamos a adentrarnos un poco, comprobando que el agua se va filtrando y desapareciendo.
 
 
 
 
 
Como espeleólogos que somos, cuando vemos un agujero vamos a verlo de cabeza.
 
 
 
 
 
La Sabina rastrera hace acto de aparición por dentro del barranco.
 
 
 
 
 
Comprobamos que el arroyo se pone hosco y agreste y empieza a salvar desnivel, por lo que al estar seco, decidimos volvernos.
 
 
 
 
 
Algún que otro fósil nos encontramos por estos pedregales.
 
 
 
 
 
Y podemos ver un bonito plegamiento rocoso que hace el barranco del arroyo Tajuelo.
 
 
 
 
 
 
Mientras volvemos sobre nuestros pasos, tenemos una buena vista del Cerro Gamonal (1652 metros de altitud) y que ya os enseñaré en otra entrada.
 
 
 
 
 
En este punto me encontré con el casco de mi armadura rústica y que forma parte del perfil de Facebook de Magia Serrana.
 
 
 
 

Y mientras remontamos el valle del arroyo Tajuelo, no encontramos esta casa privada.
 
 
 
 
 
Una auténtica pena que esto sea de un señor particular, y no un refugio de la Serranía para pernoctar en él.
 
 
 
 
                                  Nosotros seguimos remontando el estrecho y verde valle.






      En época de lluvias, las primeras aguas del arroyo Tajuelo comenzarán a juntarse en este valle.





                         Tenemos un carril pero está en unas condiciones bastante malas.






La finca de Belvalle que ya hemos visitado en alguna vez anterior, es toda una maravilla de la Serranía Norte de Cuenca.





Hasta que por el valle llegamos al Barranco Aceboso, que va a bajar hasta el río Tajo; nosotros entraremos un poco por él, y cuando se ponga peligroso, subiremos por la ladera para volvernos por arriba, tal y como explico con las flechas.
 
 
 
 
 
En efecto, al otro lado de este cordal rocoso tenemos el grandioso y vasto Alto Tajo.
 
 
 
 
 
Este lado del Alto Tajo es provincia de Cuenca y aquí se respira Magia Serrana por los cuatro costados.
 
 
 
 
 
Y poniéndonos al borde del barranco Aceboso os muestro por donde iría el Tajo y al fondo el enorme valle que crea su primer gran afluente, el HOZ SECA
 
 
 
 
 
Vamos a volver por la cresta que conforma el valle del Tajo, viendo la curiosa alineación de piedras, paralelas a la cresta.
 
 
 
 
 
 
Hasta que por fin llegamos a ese punto conocido en el mapa como el Tornillo.
 
 
 
 


Aquí os muestro un poco lo que se ve en esta dirección, con el Cortado del Machorro
 
 
 
 
 


Y si miramos hacia abajo: !!sencillamente Impresionante!!
 
 
 
 
 
 
EL Tajo haciendo honor a su nombre en el puntal de la Moratilla. Mi padre siempre me hablaba de todo esto cuando lo pescaba. Foto con zoom.
 
 
 
 
 
Mires para donde mires en el Tornillo es espectacular. Te deja embobado. De ahí puede venir el nombre.....
 
 
 
 
 
Foto con zoom. Ya os enseñaré en otra entrada una rutita por ahí abajo.
 
 
 
 
 
Detrás mío, el gran valle del Hoz Seca, con el pico Caimodorro (1936 metros) y máxima altura de los Montes Universales turolenses.
 
 
 
 
 
Aviso: No hay que venir con prisas al Tornillo. Es el sitio ideal para hacer un alto, comer y relajarte.
 
 
 
 
 
Y esta increíble vista del Alto Tajo, siendo divisorio entre Cuenca y Guadalajara.
 
 
 
Comentar que desde el mismo Tornillo habría que bajar con cuidado por la ladera zigzagueando hasta llegar a la casa privada tipo refugio de la foto de antes, y de ahí volver por las lagunillas o por el carril hasta el coche.
 
Con la dirección de las flechas os indico la ruta trazada, aconsejando que evitéis el tramo de ruta donde nosotros nos metimos por el barranco del Arroyo Tajuelo (y que luego volvimos hacia atrás). En total a nosotros nos salió la ruta por unos 20 km aprox.

8 comentarios:

  1. Estupenda y deliciosa ruta,Toni. He disfrutado mucho visionándola. Otra mas que me apunto para hacerla en cuanto pueda, pues por ahí no he andado mucho. Me ha hecho gracia tu casco de armadura, pues tengo una foto parecida con otro cráneo que encontré entre Cañada Mediana y arroyo de los Castillares, camino del Mojon Blanco. Que maravilla disfrutar de estas soledades, ea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Gracias. La verdad que esta algo más lejos de lo normal, pero tampoco tanto, ya que por media hora más, estas en sitios maravillosos. Todo el Alto Tajo conquense es una pasada. Y tengo un monton de fotos parecidas ya que me cojo y me pongo todo tipo de huesos que me encuentro, aunque esa me gusta más.
      Un abrazo, copote!!

      Eliminar
  2. Gracias Andrés por enseñarnos estos bonitos paisajes. A mi me gusta mucho todo este terreno. Cada día descubro sitios preciosos gracias a esas rutas que haces.
    Yo no puedo caminar por esos lugares y disfruto cuando alguien me los enseña.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josefina.

      Pues no pasa nada, porque ya estoy yo aquí con el blog para enseñarte este y más sitios de esta preciosa Serranía nuestra. Además, la ruta de hoy esta bastante cerca de tu pueblo.
      Ah...no soy Andres, Soy Toni, jejeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Las Lagunillas realmente encantadoras, con ese cielo reflejado en ellas, y del Tornillo, que decir, lugar sencillamente espectacular y con unas vistas brutales, tu lo has dicho, ideal para estar un largo rato allí, dejándote abrazar por la magnitud del lugar y que no se te escape ni el mínimo detalle de las vistas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Lo que me pasa siempre que estoy en un sitio con vistas tremendas y magníficas, es que luego cuando bajo o estoy en casa, me digo que tenía que haber estado más tiempo (y a lo mejor me he pasado una hora allí descansando, comiendo y oteando). Esa amplitud de horizontes es tan reconstituyente que de vez en cuando las necesitamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que pinares mas guapos!!!!! Hay que organizar una semana entera de vacaciones para ír la serranía porque todos estos parajes se lo merecen, me encantan los sitios con abruptos cañones hacen que sus fondos sean tierras inaccesibles y el paraje del tornillo...tornillo nosé pero unos buenos tragos a la bota si que le daba yo allí,excelente crónica. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sugoi.

      Yo estoy planeando esta primavera/verano hacerme ruta con pernoctación al aire libre por el Alto Tajo, más o menos por las fotos desde el Tornillo que se ve abajo. Lo de dormir y amanecer allí dentro y pegarme un bañito en alguna poza solitaria y desconocida allí abajo me esta llamando mucho.
      No teníamos bota en el Tornillo, pero si nos echamos un siestecilla de 20 minutos después de comernos toda la comida que nos quedaba.
      Un abrazo.

      Eliminar