domingo, 2 de febrero de 2014

NACIMIENTO DEL RÍO GALLO EN ORIHUELA DEL TREMEDAL (-SA-)


Vámonos a irnos a la etiqueta Sierra de Albarracín y Montes Universales, que tengo abandonada de hace un tiempo. En este caso, vamos a ver el nacimiento de un joven río, característico de la zona del Alto Tajo de Guadalajara, ya que dicho río es un afluente del Tajo.

Lo que pasa, que no lo he querido incluir en la etiqueta Alto Tajo, por que lo que vamos a ver en esta entrada es su nacimiento y primero metros del río Gallo, que ocurren en el término de Orihuela del Tremedal, provincia de Teruel, muy cerca del límite con Guadalajara, y también con Cuenca.

Estamos en una comarca realmente fascinante, sierras de tremedales y ríos de piedra, de exuberantes bosques de pino albar, prados de montaña y arroyos alpinos.
Esto es la Serranía de Teruel, hermana de la de Cuenca.



   Comenzamos nuestra excursión en la balsa de la Toba, muy cerca del pueblo de Orihuela del Tremedal.





                   Donde tenemos una fuente y un área recreativa, la de la fuente del Cura.





La balsa de la Toba es una gran balsa de agua artificial creada con las primeras aguas del río Gallo.





            Nos ponemos donde desemboca el río en la balsa y lo comenzamos a remontar.





La ruta de hoy va a ser muy corta pero bella. De todas formas se puede combinar con otras muchas rutas por el termino de Orihuela del Tremedal.





Salimos al camino para ver mejor: arriba al final donde acaba ese valle en la ladera es donde nace el río Gallo.





       Nos metemos en el pinar, siguiendo el cauce del agua que ahora se convierte en un arroyo.





            Y comprobamos que ese bosque de la ladera rezuma humedad por todos los sitios.





Es obvio decir, que estamos en una tierra rica micológicamente. En la foto, dos Amanitas Muscarias.





                          El serpenteante joven río Gallo va creando un barranco en la ladera.





   Una cosa que me apasiona es cuando los musgos agarran a las rocas. Presten atención a esas piedras.





                   Al más puro estilo Excalibur de John Boorman, nos aparece este trono.





                                                Recorcholis! ¿Quien diantres asoma por ahí?





¿Es un fauno, un elfo, el rey Arturo? Lo que si es seguro que este lugar rezuma Magia Serrana por los cuatro costados.





            Seguimos remontando, viendo como de los lados le entran al río pequeños regueros.





La ruta tiene su punto de intriga, pues la hice sin ninguna referencia previa y sin saber lo que me iba a encontrar. Solamente que colecciono todos los nacimientos de los ríos de mi zona de acción senderista.
 
 
 
 
 
Hay tramos del río arroyo que me tengo que salir del barranquillo pues se empina demasiado.
 
 
 
 
 
La riqueza y magia del bosque es una cosa para estar allí y sentirla.
 
 
 
 
 
Esta es la prueba de porqué, aunque estemos muy cerca del nacimiento, no debemos beber el agua. Solamente cuando veamos donde nace.
 
 
 
 
 
Deleitémonos en lo que estamos viendo.
 
 
 
 
 
Incluso siendo yo el protagonista de dichas postales.
 
 
 
 
 
Me llamaron la atención esa especie de plantas cojines puff al más puro estilo falda hawaiana.
 
 
 
 
 
Pequeñas cascadas verdes se van alternando en el remonte del río.
 
 
 
 
 
Hasta que ya llegamos arriba, donde nos encontramos con la gran sorpresa de tener un río de piedra.
 
 
 
 
 
Todo un espectáculo ver estas alargadas montoneras de piedras, que pueden llegar a medir un par de kilómetros.
 
 
 
 
 
Estos canchales de bloques pétreos tienen su origen en procesos crioclásticos (acción del hielo/deshielo)
 
 
 
 
 
A pie de este río de piedra están las surgencias que se consideran el nacimiento del río Gallo.
 
 
 
 
 
Esta es otra surgencia.
 
 
 
 
 
Esto hay que inmortalizarlo; no todos los días se puede bañar uno en un río de piedra.
 
 
 
 
 
Aquí arriba podemos andar sobre los 1600 metros y comprobamos que altos son los pinos albares.
 
 
 
 
Cerca de estos río de piedra se crean Tremedales,  es decir, formas abombadas y bancales donde se crean turberas, el agua se queda encharcada por acumulación de humedad y materia orgánica. Hay que decir, que estos humedales están protegidos por la Unión Europea por su fragilidad.
 
 
 
 
Según vamos bajando para volver, vamos viendo que inclinación tan peliaguda tiene algunos tramos del arroyo Gallo.
 
 
 
 
Hasta que llegaríamos otra vez a la balsa de la Toba. Un poquito más adelante esta Orihuela del Tremedal.
 
 
 
 
Plano de la ruta trazada, siendo de corta longitud, aunque hay que decir que el tramo por la ladera no es nada fácil. También hay que decir que hay un carril que sube más o menos hasta el río de piedra, para quien quiera ver eso solo y no remontar el arroyo por la ladera.
 bbbb

 b

10 comentarios:

  1. Hola Toni.

    Ole! que ruta mas maja. Aunque haya que recorrer algunos kilometrillos mas y algún que otro rodeo, merece la pena acercarse por estos pueblos.
    Hace un par de años anduve por ahí para hacer el Caimodorro y el Castillejo, y desde aquí bajar al arroyo de Gargantavellanos (bonito y peculiar nombre) que tampoco tiene desperdicio, pues como tu cuentas, fui también improvisando un poco y, sorpresa! en este arroyo también me encontré con otro rio de piedras.
    Si algo tienen estos barrancos es la increíble cantidad de piedras que hay y sus hermosos pinares. Altamente recomendable y todo un disfrute para los sentidos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Ya te echaba de menos....jejej, es que me he acostumbrado a tu sapiencia serrana ;-)
      Pues sí, esta vez me he subido un poquito más arriba. Es que tengo las etiquetas Alto Tajo, Monte Universales y Rincón de ademuz un poco olvidadas y eso que tengo algunas que otras rutas por estos sitios guardadas en la recamara. En todo caso, como tú bien dices, esta riqueza de pinares, las bajas temperaturas, las piedras, hace que sea un comarca fascinante.
      En cuanto al Caimodorro no he subido. Si he pasado por debajo remontando el río del Puerto. Lo que pasa que he visto en internet que la cima esta colmatada de pinos, cosa que desluce mucho las vistas. ¿Es así? En todo caso, sería una buena ruta para hacerla.
      Sabes que ruta tengo en la cabeza ahora? pasando por allí y mirando los mapas, llevo dándole vueltas a subir al Collado Bajo pero desde Valdemoro Sierra. Ni más, ni menos, casi 800 metros de desnivel para subir y otros tantos para bajar. Parece algo duro pero puede ser plenamente satisfactoria. He subido una vez al Collado Bajo pero desde el merendero de Fuente Ardilla en Valdemeca. Ya te contaré como me evoluciona esto.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Toni.

      Aquí estamos de nuevo, je,je. Como disfrutamos con estas cosas. Ya me gustaría a mi tener tu sapiencia serrana; controlas infinitamente mas que yo. Que pena no tener la Serrania mas cerca.
      Efectivamente, la única pega del Caimodorro es que no se puede admirar el paisaje; su cumbre esta arbolada. Hay que conformarse con echar un vistazo a su libro de cumbre, resguardado en un buzon-caseta, y echar una firma. Para resarcirnos de esta contrariedad habremos de llegar hasta el cercano Castillejo, de 1880 metros. El Alto del Tremedal, de 1893 m. también te lo recomiendo si no lo has subido.
      Interesante tu proyecto para el Collado Bajo desde Valdemoro-Sierra. ¿Quiza remontando el rio Guadarroyo para dirigirte después hacia la línea de cumbres? Toda esa zona entre el Guadazaon y el Guadarroyo parece muy accidentada.
      Yo solo lo he ascendido desde Beamud hacia el Prado de las Yeguas (si, a veces se ven caballos por aquí) La Pasadera, y ascendiendo por la pista hacia la Hoz de los Alamos y Portillo Hermoso. A ver que tal se te da y... ojito con los puñeteros brezales!!
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Hola Andrés.

      Creía que vivías en Cuenca o provincia!. Bueno pues...ya he visto lo del Castillejo y me lo apunto. Al alto del Tremedal ya le había echado el ojo hace tiempo.
      Efectivamente, mi proyecto era remontar el Guardarroyo y después por la línea de cumbres hasta el Collado Bajo. Ya te iré contando.
      Desde la Pasadera, por la Hoz de los Álamos hasta arriba de la sierra de Valdemeca y luego bajar por Portillo Hermoso (no llegamos al Collado Bajo) también lo hicimos nosotros. Yo además desde Huélamo he subido al Alto de las Nieves (también en la sierra de Valdemeca, más al norte). Ahora solo me falta atarcar desde el sur y desde Valdemoro me parece una buena opción. Y si, he llegado a mantener luchas feroces con los brezos en esta comarca. Tú los has dicho, en algunos momentos pueden con la paciencia de uno.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Menudos bosques guapos, tu lo has dicho, parecen sacados de una leyenda medieval, igual me equivoco, pero me da en la nariz que igual he tenido la suerte de caminar por ellos, ya que cuando estuvimos el año pasado en la zona para raquetear por el Caimodorro, creo recordar que cerca de la Fuente de la Majada las Vacas done empezamos la ruta había un río de piedras, ¿es por esa zona la que tu narras en esta crónica?.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Recuerdo tu entrada del Caimodorro. (en cierta manera me desiluisiono de ascenderlo al verlo colmatado de pinos hasta la cima, que impiden las vistas). Luego he visto hacer una ruta que la tengo en la cabeza, que sería subir al alto del Tremedal, luego al Castillejo (otro 1800) y terminar en el Caimodorro. Ya te contaré si la hago.
      En cuanto al río de Piedra que sale en la entrada no es el mismo que dices tú. En el de la Majada de las vacas he estado también. (antes veníamos mucho por estos lares en busca del preciado Boleto Edulis). El término de Orihuela es prolífico en ríos de piedra.
      La ruta que hago yo es al norte de la que hiciste tú para subir, aunque se puede decir que la ladera que subo en esta entrada para ver el nacimiento del Gallo forma parte de la larga ladera norte del Caimodorro.
      En todo caso, una comarca mágica en plenos Montes Universales.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Todavia no he entrado en los bosques universales, espero que esta primavera pueda hacerlo a lo grande. Que pasada de humedales!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Sugoi.

    Un escapada de unos días Serranía de Cuenca y Montes Universales te esta llamando.

    ResponderEliminar
  5. Hola buenos días, me ha encantado tu post, y también tu blog que no lo conocía. Me lo apunto para "pasear" por él y aprender más cosas sobre estas comarcas serranas que son un verdadero paraíso.
    Un saludo cordial ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar.

      Encantado que te guste y gracias por tus palabras. Todos los lunes cuelgo una entrada nueva, la mayor parte de la Serranía de Cuenca, pero tb voy tocando las otras Serranías. Incluso tengo un apartado de senderismo por España, pero este es más esporádico.
      Un saludo.

      Eliminar