domingo, 18 de mayo de 2014

EL SUMIDERO DE MATA ASNOS


Os voy a mostrar otra maravilla de esas que oculta la Serranía Subterránea. Hasta ahora hemos visto cuevas activas que recogen el agua de lluvia y cuando se colmatan todas sus inextricables galerías expulsan el agua en forma de reventones creando caudalosos ríos. Dos ejemplos ya aparecidos en este blog son la Cueva del tío Manolo y la Cueva del Boquerón (en el buscador del blog a la derecha las podéis encontrar).

Lo que vamos a ver en esta entrada es una rareza, ya que es un arroyo que es engullido por una cueva agujero y tras discurrir debajo de la tierra por oscuras y misteriosas galerías sale como una resurgencia unos km más adelante para ir a parar al río Guadiela, ya dentro de la famosa Hoz de Beteta.
Esto es uno de esos parajes muy poco conocidos y que he decidido mostrar. El único pero es que el arroyo solo suele llevar agua en temporada de lluvias.
 
Os voy a enseñar el paraje en dos ocasiones, la primera que fui solo con un paisaje nevado y la 2ª que me traje a mi hermano pequeño. 


 
 
Cogiendo la carretera que sube a Carrascosa de la Sierra, debemos coger el arroyo de Mata Asnos y empezar a seguirlo curso abajo.



 
 
Aquí es cuando vine con mi hermano como un mes y medio después, comprobando que aún quedan manchas blancas.



 
 
                                                   ¡¡Que gozada ver todo esto nevado!!



 
 
                                  La luz del sol de invierno con la nieve crea visiones intensas.



 
 
             En estas zonas de la Serranía Norte de Cuenca es bastante normal que nieve.



 
 
                                                          Creándose pequeños lagos helados.



 
 
                     Que poco falto para ponerme hacer el Nureyev en el lago de los cisnes!!



 
 
 Vayamos un mes más adelante y siguiendo el curso del arroyo. La nieve se ha retirado y    comprobamos que ha dejado todo húmedo, embarrado y cargadito de agua.



 
 
                Vemos que el arroyo de Mata Asnos va creando unos pequeños cañones.



 
 
                                                                         Y bonitos rincones.



 
 
                                                   Misma roca desde otro ángulo y con nieve.



 
 
       Queremos ir a ver el sumidero, pero es que este desfiladero que crea el arroyo es tan bonito..



 
 







                                                          Creando rápidos y pozas.
 
 
 
 

Con el agua del deshielo el arroyo iba que daba gusto.
 
 
 
 
 
Pero sigamos arroyo abajo, admirando las estampas que nos otorga la nieve.
 
 
 
 
 
¡¡Pero alto!!¿ Que demonios pasa ahí adelante? parecer que el arroyo se acaba.
 
 
 
 
 
 
¡¡Que maravilla Señores!! el arroyo es completamente engullido.
 
 
 
 
 
Recuerdo que cuando lo descubrí estaba flipando, y según me acercaba al agujero, me entraba una sensación de aventura y misterio increíble, pues no me lo esperaba así.
 
 
 
 
 
Solo en imaginarnos las oscuras y virginales galerías por donde ira el arroyo, teníamos para delirar...
 
 
 
 
 
Hay que andar con muchísimo cuidado, pues un resbalón puede acarrear consecuencias jodidas.
 
 
 
 
 
Aquí el agujero desde un poco más arriba.
 
 
 
 
 
Por esa ancha raja se va el agua.
 
 
 
 
 
Parece ser que ahí hay un pozo vertical, por lo que harían falta cuerdas y que el arroyo este más seco, que la mojama, claro está.
 
 
 
 
 
Nosotros no pudimos acercarnos más, y mira que teníamos ganas de asomarnos por la raja.
 
 
 
 
 
 
Nosotros vamos a seguir hacia adelante siguiendo el curso que seguiría el arroyo de ir por arriba.
 
 
 
 
 
En otras palabras, el arroyo debe de ir debajo de nosotros a bastante profundidad. 
 
 
 
 
 
Por aquí nos encontramos una vieja alberca de agua.
 
 
 
 
 
Y una fuente con sus gamellones de pino repletos de rica agua.
 
 
 
 
 
Por aquí nos encontramos típicas rocas de la Serranía erosionadas con el agua, y mi hermano en plan Charlot.
 
 
 
 
 
Que manera de ir tumbándose! Como siga erosionándose se termina el techo desplomando.
 
 
 
 
 
Aquí el barranco se abre, pero lo de verdad interesante, es lo que pasa debajo de nosotros, pues al sistema cavernoso del Sumidero de Matasnos, se le une el de la Resurgencia de Mata Asnos, aún en estudio, pues estamos en intricado laberinto de galerías, solo accesibles para el Espeleobuceo.
 
 
 
 
 
Hasta que nos acercamos al borde y podemos ver a lo lejos el pueblo de Vadillos, encajado entre verdes montañas.
 
 
 
 
 
Un vistazo hacia lo lejos nos muestra las impresionantes paredes de Tragavivos.
 
 
 
 
 
Acerquemos el zoom a Vadillos para mostrar en primer plano esa horrorosa Fabrica de Carborundo.
 
 
 
 
 
El barranco del desaparecido arroyo se vuelve a encajonar y baja por aquí. En otra entrada os intentaré enseñar que pasa con el agua por aquí, ya que en este abrupto y reducido espacio tenemos  simas, cascadas, surgencias y resurgencias de agua.
 
 
 
 
 
Por ejemplo, dentro de la Hoz de Beteta vemos que cae este arroyo en forma de cascada violenta.
 
 
 
 
 
Aquí tenemos parte del arroyo de Mata asnos que ya ha salido a la superficie.
 
 
 
 
 
Y que entra estruendosamente en  el río Guadiela, que es lo que hay al fondo, creando tobas y cascadas.
 
 
 
Pero esto ya os intentaré explicar en otra entrada. Espero que os haya gustado.
¡¡Hasta la semana que viene!!
 

10 comentarios:

  1. Hola Toni.

    Muy guapas la entrada y las fotos con esos paisajes nevados, el pequeño desfiladero o esa zona donde tu hermano emulaba a Charles Chaplin, y muy curioso y fascinante lo del sumidero, aquí en CS, en Vistabella del Maestrat, y más concretamente en el Pla de Vistabella (un enorme llano a 1300 metros de altura) tenemos l'Engollidor del Quinyó, que recoge y engulle el agua del deshielo de Penyagolosa y demás montañas de alrededor, lo que en este no han podido demostrar aún donde aparece el agua...la gente más mayor del pueblo dice que en años muy nivosos han visto el Pla con más de un metro de agua ya que el engullidor no ha podido con toda el agua.
    Por cierto, Mata Asnos, Tragavivos...menudos topónimos jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Este tipo de fenómenos siempre suelen tener un toque fascinante. Curioso lo del l´Engollidor de Quimyó. Si en época de nieves o lluvias, no tiene un sitio oficial de salida, me imagino que saldrá repartido por las muchas fuentes que soléis tener por aquellas sierras. De todas formas, aún se sabe tan poco de actividad acuática subterránea que siempre se anda más en el mundo de las conjeturas.
      Yo con los topónimos me descojono bastante. Que historias del pasado pasarían para poner esos nombres.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy interesante la entrada, esperamos con impaciencia la segunda parte que anuncias.
    Hace dos semanas estuvimos visitando unas cuevas por las que discurre el que dicen que es el mayor río subterráneo de Europa central, en Vallorbe (Suiza). No digo que el sumidero de Matasnos llegue a esas dimensiones, pero sería una buena sorpresa si se pudiera hacer un recorrido, aunque fuera pequeño, por sus galerías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán.
      Que maravilla tiene que ser eso que cuentas del río subterraneo de Suiza. Aunque no es fácil hacer turisitico o medio comercial un sendero de cueva con agua en Cuenca, si se podía sacar más provecho a la riqueza espeleológica que hay. Solo esta la Cueva de la Ramera, y la verdad que a mi entender el trayecto que te hacer es muy cortito.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Insondables misterios de nuestra Serranía. Ya sólo por contemplar como el agua es engullida por ese tremendo agujero, está más que justificada una rutita por estos lares. Mira que he estado cerca en varias ocasiones caminando por la pista cercana, y por encaminarme a otros objetivos aún no me he acercado al sumidero, vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Yo también he estado pasando por ahí cerca multitud de veces, pero al ser un poco sitio poco publicitado y depender de las lluvias, pues como que había pasado inadvertido. En todo caso, he visto alguna foto del interior de las galerías y se ven algunas de gran belleza espeleóloga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Increible lugar, con un nombre muy acertado, me ha gustado mucho la comparacion de las imagenes con nieve y sin nieve. saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Sugoi.

    Sitios de esos de la Serranía ocultos y semisalvajes!!

    ResponderEliminar
  6. De muy jóven viví en Guadalajara, y después me aficioné a la geología, así que es una provincia que cada vez me gusta más. Muy bien descrito y fotografiado el reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo.

      Encantado que te guste. Toda este final del sistema ibérico que forman Cuenca, Guadalajara y Teruel es muy rico geologicamente hablando.

      Un saludo.

      Eliminar