domingo, 25 de mayo de 2014

PAISAJES DEL CABRIEL (3ª Parte): EL RÍO MAYOR DEL MOLINILLO





La fama del río Cabriel es tan grande que sepulta todo lo demás de su extensa y bella cuenca hidrográfica. Es un impresionante río que vertebra toda la Serranía alta y baja de Cuenca, rasgándola de arriba abajo por el este de la provincia).
Tres son sus grandes afluentes en la provincia de Cuenca. Los dos primeros aún son conocidos por sí solos. Estamos hablando del río Guadazaón y el río Mira.

Pero hay un 3º, que es el más desconocido y menos célebre, y llama la atención pues es el más caudaloso de los tres. Suele ir tan cargado, que generalmente lleva más agua que el propio Cabriel, cuando se le une en el término de Boniches. La explicación de esto, es que viene a traer agua de varios ríos y arroyos que nacen en la Serranía Alta de Cuenca. Estamos hablando de los términos municipales de Laguna y Huerta del Marquesado, Tejadillos, Zafrilla, Campillos Sierra.
Todos estos ríos, río Laguna, río Campillos, Río Tejadillos, etc, vienen a desembocar en el río Mayor del Molinillo (conocido como río Mayor) que discurre por un ancho y fértil valle desde las tierras de Salinas del Manzano hasta Boniches pasando por Cañete.

La ruta que vamos a hacer hoy trascurre dejando el ancho valle y metiéndonos en el cañón por el que discurre antes de echar sus aguas al Cabriel,  bien indistintamente por la ribera del río, y cuando no se pueda de la fuerte vegetación de ribera, por la vieja carretera que lleva de Cañete a Boniches; y digo vieja, pues esta en desuso, apenas yendo coches por ella y pudiéndose comprobar gustosamente como la vegetación se va comiendo el antiguo terreno del asfalto.

 
 
                                       Lo primero que comprobamos que es un río caudaloso.


 
 
           Y como buen afluente del Cabriel, sus riberas supuran humedad y vegetación selvática.


 
 
          Cuesta bastante asomarse al río, cosa que nos habla de lo vírgenes que están sus riberas.


 
 
                                                              ¡¡Guatemala o Camboya!!


 
 
                                           Vean que muchos tramos del río son inaccesibles .


 
 
                                        No me pude resistir a sumergirme en sus frescas aguas.


 
 
                                     Las posibilidades con la cámara de fotos son infinitas.


 

Un amante de la botánica tiene para maravillarse un rato. En la foto, las características hojas de un Arce.




Los que seguís este blog y mi trayectoria campestre, sabéis de como me lo paso yo en estas rutas fluviales.




                       Lo que hay más son extensos helechares dándole un toque cantábrico a la ruta.





          Vean a la izquierda arriba, que va la carretera, completamente obsoleta y en desuso.




Tan abandonada que hasta el roble melojo o rebollo va conquistando poco a poco el sitio del asfalto.





Eso os quería enseñar: en este increíble vergel nace también el Quercus Pireynaica, más conocido como roble melojo.




La verdad que estaba flipando; no había visto nunca el Roble melojo nacer y avanzar en estas condiciones.




                        También nos comienzan a aparecer paredes rocosas que escoltan al río.








     En cuanto podemos, no ponemos a pie de río para comprobar la fuerza y ruido de sus aguas.





                               Mientras arriba en la carretera, la naturaleza sigue su acción.




                               Entre enormes paredes, ya que en este tramo va encañonado.




                                           Miremos al río que se empieza a alborotar.









Viendo el tamaño de las piñas, comprobamos que andamos en un magnífico bosque de pino rodeno.




Desde este alto rocoso podemos ver mejor como el río se lanza para abajo por medio de mil rápidos.




Si prestamos un poco de atención, veremos muchos y antiquísimos restos de construcciones del pasado que la naturaleza se esta encargando de ocultar.




                                            ¡¡Que río tan desconocido y que bello y salvaje es!!




                                                En este precioso rincón me volví a bañar.




Viendo esto se ve claro que puede ser el más caudaloso de los afluentes del Cabriel, llevando algunas veces más agua que el propio Cabriel cuando se juntan.








Esta tramo de carretera esta en completo desuso al haber otras carreteras más modernas. De hecho en las cuatro horas que anduve por allí no paso ningún coche.





                        









      Y ahí adelante viene el río Mayor a echar sus aguas al Cabriel que vendría por la izquierda.




Allí donde esta la confluencia de los dos ríos, hay un pequeño baño con estas tobas con musgos que son una delicia.




Y mi hermano pequeño como cangrejo de río investigando todos sus rincones más increíbles.




Con flechas de ida y vuelta os señalo en tramo del río Mayor que hemos recorrido en esta entrada.





Y os diréis que de donde sale el río Mayor para tener tanta agua. Cuales son sus afluentes? En un repaso somero, viene a conformarse por:

El río Mayor entre Salinas del Manzano y Cañete. Antes de Salinas se suele llamar río Henarrubia, pero este solo suele llevar agua en época fuerte de lluvias. Por aquí arroyos como el de la Fuente del Pino o el de la Huérguina van llenándolo de agua.

                El río Tejadillos que viene a nacer en las altas sierras que rodean a este pueblo.




El río Campillos que viene a nacer como río Laguna en las altas sierras de Laguna del Marquesado, para luego pasar por Campillos Sierra y tomar el nombre de este pueblo.




  Por Cañete pasan otros arroyos caudalosos como el de las Fuentes que van a parar el río Mayor. En la foto la cascada del Postigo.



¡¡Y con este gran río os dejo hasta la semana que viene!!

¡¡Serranía y Libertad!!

7 comentarios:

  1. Conozco el rio mayor a su paso por cañete,el resto no lo conocía,pero tomo nota de tu magnifica ruta para hacerla en cuanto pueda,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos.

      Pues si la verdad que no defrauda, ya que cambia de paisaje bruscamente, de la amplia y fértil vega de Cañete a los estrechos y pinares de Boniches.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Menuda frondosidad la de esa ribera, y en el caso de esa carretera como mola ver a la naturaleza ganar de nuevo el terreno que un día le invadieron.
    Y que gusto ver correr el agua con tanta alegría por el río, aquí con la sequía no tenemos esa suerte, sin ir más lejos el otro día fuimos a Montanejos de ruta y el Barranco de la Maimona, que no se suele secar, ya tenía muchas pozas estancadas y con mal color y olor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Seguro que cuando la vegetación y la naturaleza tape y ocupe la carretera, llegan y la quitan. El hombre suele ser así.
      Que penita me das con lo de la Maimona. Las dos veces que hemos estado era pleno verano (Julio/Agosto) y aunque corría poquito, las pozas seguían verdes preciosas y bien de agua.
      Ay copón, a ver si caen un par de gotas frías como Dios manda.
      Un abrazo y nos vemos en tres días.

      Eliminar
  3. Hola Toni

    Vaya caudal, vegetación y verdes mas intensos, una chulada de río y con esas pozas incitadoras al baño.

    La carretera esa uhmm, mientras veía la foto, me imaginaba circulando por ella con mi bici y sus alforjas; una carretera cicloturísta!!!

    Aprovechando la ocasión, una pregunta; ¿conoces el tramo del Cabriel desde la cascada de San Pedro, aguas abajo?

    Lo de la Maimona es cierto, yo que vivo aquí lo he seguido durante esta primavera, y su caudal ha terminado en una pocas pozas pestilentes, a menos en su tramo bajo.

    Hasta otra serrana crónica. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      pues ese tramo de carretera, para nuestro bien, esta condenada a petarse de vegetación y olvidarse por el hombre.
      Uufff, el tramo que dices, eso esta olvidado de la mano de Dios. No lo conozco entero entero, pero si varios tramos. En la primera parte, por el caserío de la Hondonada (ya en provincia de Cuenca) si he estado y por allí va un carril pegado al joven río que debe ser una gozada para la bici. Luego tb me he hecho andando donde desemboca el río Zafrilla en el Cabriel, todo cerca de la bonita aldea de la Nogueruela. Después de eso el río se encajona en un infierno de cañon y vegetación inaccesible. Pero por ahí hay una buena red de carriles que seguro que serían una pasada para el cicloturismo. Ahora en primavera que el Cabriel aún lleva agua por allí es muy buena época.
      Hasta otra.

      Eliminar
  4. Precioso lugar! Que frescas se ven las aguas! Un goce disfrutar en ellas.

    ResponderEliminar