domingo, 27 de julio de 2014

ASCENSIÓN AL MULHACÉN (3482 metros) -Senderismo por España-


Ahora que estamos en verano y con ello mejor tiempo, es un buena época para subirá a las grandes montañas del país.

No hace mucho subimos a la cumbre más alta de España, el Teide, pero pernoctando en el  peculiar Refugio de Altavista, el refugio a más altitud del país: Nocturna y amanecer en el Teide

Ahora os voy a mostrar la ascensión a la 2ª cumbre más alta de España, y 1ª de la península. Estamos hablando del gigante Mulhacén, el cual subiremos desde bien abajo.

Haremos una Súper Ruta, en la cual saldremos andando del pueblo alpujarreño de Capileira, subiremos por el tremendo barranco de Poqueira hasta el refugio homónimo, ubicado a mitad de camino justo debajo de la falda sur del Mulhacén, para pernoctar en él.

Y al día siguiente acometer la subida final al Mulhacén, con el tute final algo salvaje de descender 2000 metros de golpe, hasta Capileira donde teníamos el coche.



1ª Parte:

                        El coche lo dejamos en el bonito pueblo alpujarreño de Capileira.



Lo que tenemos ahí debajo es el tremendo barranco de Poqueira, que en este primer tramo lo vamos remontando por aquí arriba.



                         El carril va bajando hasta la Central hidroeléctrica de Poqueira.



Una vez pasado la Central, vamos ya muy cerca del arroyo y por dentro del barranco. ¿Pero que es lo que se ve detrás de Maru??




El gigante Mulhacen. Si os fijais en el centro en la parte superior de la montaña hay un puntito que es el refugio de Poqueira.




        Echando un vistazo hacia atrás, esta es la parte más frondosa del barranco que llevamos.




Entre que hacia calor y que soy un catador de aguas profesional, comprobé como baja el agua desde los 3000 metros.



                                          Las cuestas ahora van siendo realmente duras.





Hasta que nos encontramos al Diablo empalmado loco del Cortijo de las Tomas, y un descanso en el camino.




                  Miramos hacia atrás y vemos el barranco de Poqueira por el que hemos subido.





      Hacia delante lo que vemos es acojonante, con el pico del Sabinar (2961 metros) y detrás el Veleta (3396 metros)





Se nos van apareciendo nubes y nieblas y un cierto fresquito, que nos recuerda donde estamos llegando.





                          Llevamos ya unas buenas horas desde que salimos por la mañana.




       Por fin avistamos el refugio de Poqueira perdido en la inmensidad de la ladera del Mulhacén.






Por aquí vamos viendo muchos regueros que bajan agua de más arriba y van confluyendo hacia el barranco de Poqueira.




       Este tipo de refugios desprenden una magia que solo lo sabemos los que los frecuentamos.





                     Un bonito edificio de piedra y madera, y repleto de cervecita fresca.




    Salimos de Capileira las 11:30 de la mañana y llegamos al Refugio a las 18:00 de la tarde. Vean que nieblas más guapas rodeaban el refugio.





Toca antes acomodarse, después unas cervecitas con unas partidas de Trivial, luego la cena y pronto a dormir.








2 Parte: Como estábamos tan bien situados para la ascensión al Mulhacen, nos levantamos a las 7, recogemos, y después desayunar bien, mientras nos preparaban el picnic de la comida para llevarnos. Recuerdo que en el refugio nos guardaban la mochila, para hacer la ascensión más ligera, y bien que lo agradecimos.

A las 8 en punto de la mañana, con la fresca, estábamos preparados para ascender (y sin mochila!!)





                                   Nos vamos deleitando en como el sol va llegando.





      A esa hora y con el sol sin poder llegar aún a esta cara del Mulhacén, hacia un frío del carajo!!





                                Vamos a ir remontando el que se llama arroyo Mulhacén.





                                                   Toda una preciosidad para los sentidos.






                             Que gozada poder encontrarte neveros aún por estos lares.





          Vamos a verla, ya que será posiblemente la única nieve congelada que veremos por aquí.





                 Poco a poco nos va alcanzando el sol y parece que nos vamos reactivando.






                          Y nos empiezan a aparecer las primeras lagunas de alta montaña.





                                                     Con este maravilloso color del agua.





Ahí tenemos delante la cumbre del Mulhacen y por ahí tenemos que subir. La verdad que esta vista impresiona, pensando en la dureza de las rampas.




                                     Pero esto es a lo que hemos venido y lo que nos gusta!!





             Echamos un vistazo atrás de lo que hemos subido con el barranco de Poqueira abajo.





Estas subidas cada uno las negocia como puede y a su ritmo. Una vez arriba, te das cuenta que no es para tanto.





                       Ya que vas deleitándote en las vistas y eso hace que te canses menos.





Un buen ejemplo: la Laguna de la Caldera y detrás el pico Veleta y el Cerro de los Machos, otros de los gigantes granaínos.





Hasta que por fin coronamos los 3482 metros de la montaña más alta de la península ibérica.






                                                              ¡¡Las vistas son cosa fina!!





       Después del Teide, este el segundo 3000 de Maru, y el 1º realmente ascendido entero y verdadero.





La vista norte con la Laguna de la Mosca abajo y el barranco que recorrimos en parte en otra ocasión: La Vereda de la Estrella











   Aquí arriba hay que ir abrigado, dando igual que sea verano y que abajo haga un calor del demonio!





Vista más lejana e igual de sublime del Veleta con la laguna de la Caldera debajo. Laguna que visitaremos a la bajada pues es una maravilla.





Ahí tienen a mi montañera favorita!! Ahora fuimos descendiendo pero pegados a la arista para llegar al collado de la Mosca, y poder ver estas vistas increíbles.





Que es la cara norte y más montañosa del Mulhacen y de la Alcazaba (que es la montaña que tiene al fondo a la izquierda)



Hasta que bajamos a la preciosa laguna de la Caldera.
 
 
 
 
 
Donde esta el refugio vivac de la Caldera ubicado a unos 3080 metros.
 
 
 
 
 
Pero acerquémonos a ese impresionante espejo de las alturas.
 
 
 
 
¡¡Gozo y delirio en una foto!!
 
 
 
 
 
Hubiera sido una gran baño más a mi colección, pero bañarse a 3000 metros de altitud es cosa seria.
 
 
 
 

Comenzamos a descender, viendo estas turberas donde empieza a nacer el arroyo mulhacén que luego va creando, junto con otros ramales, el arroyo Poqueira.
 
 
 
 
 
Aprovechamos para aprovisionarnos del agua más fresquita y limpia que os podáis imaginar.
 
 
 
 
 
Ahora nos toca un tute serio, ya que toca bajar a Capileira de golpe, es decir, 2000 metros de descenso. Mala elección para quien tenga las rodillas de cristal o frágiles. Esta la opción, de bajar al refugio y de allí ir al bus lanzadera que te deja más cerca del pueblo.
 
 
 
 
 
Eso sí, en el camino tenemos para darle descanso a los pies y cagarnos en la p......
 
 
 
 
 
Y esta es la bella estampa que nos encontramos al volver a Capileira.
 
 
 
 
 
Después volvimos a Granada, donde nos esperaba nuestra amiga Eva Pato, y dormir en una de sus habitaciones cuevas del barrio de Sacromonte.   ¡Y ojo como dormimos de bien!!
 
 
 
¡¡Hasta la semana que viene!!
 

8 comentarios:

  1. Guauuu!! Sierra Nevada y sus tresmiles. Que gran macizo montañoso. En verdad que la subida no tiene desperdicio,y no digamos ese descenso del tirón.
    Según iba viendo las fotos sí que pensé que lo mismo te atrevías a un bañito en la laguna de la Caldera, pero eso deben ser palabras mayores. En todo caso una buena rutaza para recordar... y volver!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Mira que son pocos los baños que se me resisten en verano, pero es que fíjate como íbamos de abrigados. En ningún momento se me paso por la cabeza el meterme.
      Ya tengo dos rutas colgadas de Sierra Nevada. En breve, nos marchamos a los Pirineos, que llevo tiempo sin colgar nada de allí arriba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Impresionante Toni, una ascensión en toda regla, con su noche en el refu, -ay!, ese ambiente en los refugios, como mola, es único-, madrugón para hacer cima -qué gozada ir sin mochila-, la satisfacción de la cumbre, y luego descender en un día lo que te has subido en dos, sencillamente... ¡¡¡MON-TA-ÑIS-MO!!!.

    Ya va oliendo a Pirieneossssss!!!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dani.

    jajaja. sabía que iba a dar en la diana!! He querido colgar esta entrada del Mulhacen para que vayamos calentando motores y nos entren aún más ganas de las que ya tenemos.
    Además, con ese ambiente de refugio y montañas. Vamos que se me van a hacer largos estos últimos días, antes de subirse para arriba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fantástica entrada de blog y muy ilustrativa; agradecida de poder ver esos paisajes alpinos que se abren como una recompensa ante los ojos del atrevido espectador, y que hacen de ellos un producto híbrido de paisaje naturalista y paisaje soñado. . Bravo, pareja!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurelia.

      Pues si, cada mes y medio suelo colgar una entrada de senderismo por España. Ahora, como en unos días nos vamos a Pirineos, he querido empezar a calentar motores, poniendo esta bella ascensión del año pasado al Mulhacén.
      Gracias por tus palabras.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Una ascensión revalorizada desde el pueblo al gigante de la península. Y como dices aunque sea verano, por allá arriba se cuela un vientecillo algo más que fresco.

    Enhorabuena y ahora a los Pirineos.

    Javi desde Montanejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Acabamos de llegar de los Pirineos, y la verdad que aquello siempre es lo más. Aparte de la montañas, ese verdor sempiterno y ver los ríos bajar cargados hasta en Agosto no tiene parangón.
      De todas formas, me gusta viajar y conocer todos los parques y parajes naturales de este país (siempre que haya montañas, ríos y bosques claro esta...) para aprender y conocer de la biodiversidad.

      Un abrazo.

      Eliminar