domingo, 28 de septiembre de 2014

EL EMBALSE DEL MOLINO DE CHINCHA Y LA CUEVA DE LA SIERPE


Vamos a ver otro de los bonitos pantanos serranos que hay en la Serranía. En este caso, cuando el río Cuervo, echa sus frías aguas al joven río Guadiela en el peculiar pueblo de Puente Vadillos, comienza a crear un pequeño embalse serrano, el del Molino de Chincha.

Este alargado embalse tiene su punto culminante en su final ya que allí dos enormes formaciones pétreas sirven para colocar la presa y avisar al que se asoma de lo que viene después, la hoz del Guadiela u Hoz de Tragavivos.

Este embalse es bello a rabiar, rodeado de pinares por todos los lados, pero yo aquí os voy a mostrar también algo que ya no conoce mucha gente.
De lo que os hablo es de una peculiar cueva con un lago dentro que hay en el pantano, que incluso en temporada fuerte de lluvias, cuando el Guadiela baja hecho una fiera, parece ser que la cueva se llena de agua.

No solo veremos la cueva y el pantano en distintas épocas, sino que gracias a unos buenos amigos como Cristina e Ignacio recorreremos este embalse en piragua para captarlo desde todos los lados.
 
 
 
En Vadillos vemos como entra el río Cuervo tras recorrer la Serranía más agreste.
 
 
 
 
 
Dispuesto a echar sus aguas al joven río Guadiela y empezar a crear el embalse.
 
 
 
 
 
Solo voy a poner esta foto de una vez en que el pantano iba bajo.  Acaban de juntarse las aguas de los dos ríos, al poco de salir del pueblo.
 
 
 
 
 
 
Ahí tenemos a la Maru disfrutando conmigo del paisaje.
 
 
 
 
 
El otoño es buena época para visitarlo.
 
 
 
 
 
Decir que hay un sendero PR que va desde el pueblo de Vadillos a la presa por este cómodo carril.
 
 
 
 
 
En todo este tramo va el carril del coche y no queda mucho más espacio.
 
 
 
 
 
Ahora nos vamos a ir hacia su espectacular presa rocosa.
 
 
 
 
 
.
                Aprovechamos esta vez que el embalse iba bajo para acercarnos bastante.
 
 
 
 
 
 
                                                            Otra vista lejana de la presa.
 
 
 
 
 
 
Hay que ver como llena de agua el embalse el río Guadiela y el río Cuervo, que además al ser de pequeño tamaño, es normal verlo siempre cargadito.
 
 
 
 
 
 
Podemos avistar que detrás de la presa empieza el Estrecho del Guijarro que da pie a la Hoz de Tragavivos.
 
 
 
 
 
 
 
Voy a poner unas fotos de un extraño día con niebla en que subimos al pantano y la Fabrica de Vadillos estaba soltando más carburundo de lo normal, cosa que hacía que se mezclara con la niebla y viéramos el pantano así.
 
 
 
                                 Con estas nieblas fantasmagóricas nos recibía el embalse.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
                                                                 Me encanta esta foto!!
 
 
 
 
 
 
                  Si mirabas el agua y sus reflejos mucho tiempo hacía que  te volvieras loco de atar.
 
 
 
 
 
 
Generalmente huele a carburundo en el pueblo y alrededor, pero este día el olor era muy fuerte hasta en la presa.
 
 
 
 
 

                                        Aquí tenéis el muro de la presa que sujeta el embalse.
 
 
 
 
 
 
 
Acojonante, eh? Aunque tendréis ganas de ver esa Cueva de la que hablo al principio, no! Pues vamos a ella, a la Cueva de la Sierpe.
La manera de verla no es cómoda, ya que es entrando por un carril en 4x4 o andando (unos 3 o 4 km) que hay antes de entrar a Vadillos viniendo de Cuenca. Verán a la izquierda como un descampado para dejar el coche y allí empieza el carril. De todas formas, al final de la entrada lo explico en el mapa.
 
 
Cuando se acabe el carril hay que empezar a bajar hasta llegar a este estrecho del embalse que es donde está la cueva.
 
 
 
 
 
Aquí es la parte del embalse mas estrecha.
 
 
 
 
 
Esta es la barandilla que digo, y que hay que estar al loro de verla una vez que vengamos por aquí. Bajemos.
 
 
 
 
 

                                 Una vez abajo, esto es sencillamente lo que tenemos delante.







La escalera termina en esta pasarela que pasa por encima del agua para entrar a la cueva.
 
 
 
 
 
En la que esta Román esperándonos para visitar la Cueva de la Sierpe.
 
 
 
 
 
Como ven, esta puesta en el mismo borde del pantano.
 
 
 
 
 
Viendo la entrada parece que no pero el tamaño de la cueva es gigantesca y si no lo creen, búsquenme en la foto.
 
 
 
 
 

Miren su boca rendija y la vegetación húmeda reinante.
 
 
 
 
 
Buen sitio para jugar con los contraluces.
 
 
 
 
 
Aunque no mucha, pero podemos ver formaciones y algo de actividad espeleológica.
 
 
 
 
 
 
En la boca de la cueva hay hecho un vetusto y antiquísimo murete, que sería de cuando no estaba hecho el pantano y por ahí pasaba el río Guadiela, aprovechándose la cueva como refugio de pastores y ovejas, ya que si vamos hasta el fondo de la Cueva, ¿que nos encontramos?
 
 
 
 
 
Para llegar al fondo de la Cueva de la Sierpe hace falta una luz. Miren detrás de Román. Todo el fondo de la Cueva es un lago de agua limpia y fría propia. Y digo propia, porque no es producto de las crecidas del pantano donde por lo visto llega a entrar agua dentro de la cueva, sino que el lago es debido a las propias filtraciones de la Cueva y esta todo el año con la misma agua más o menos.
 
 
 
 
 
Otro ejemplo de las maravillas escondidas de la Serranía de Cuenca.
 
 
 
 
 
 
Salgamos de la Cueva, no sin antes deleitarnos en la vista del estrecho.
 
 
 
 
 
Los bordes del embalse suelen ser muy bonitos pero no aptos para el baño.
 
 
 
 
Al contrario del Pantano de la Toba que si es bueno para los baños, el embalse del Molino de Chincha no lo es. La vegetación de las laderas y lo abrupto de algunos tramos lo hacen difícil e incomodo para pasar un día veraniego de baños.
 
Muchos otros tramos tampoco son practicables.
 
 
 
 
 
 
Vista del atardecer sobre el pantano.
 
 
 
 
 
 
 
Ahora bien, este pantano tiene una pinta estupenda para una cosa, y es la piragua. Gracias a unos amigos como Cristina e Ignacio, nos subimos un día y lo recorrimos en piragua hasta casi la misma presa.
 
Ahí tenemos ese artefacto genial con el mejor de los piragüistas posibles.
 
 
 
 
 
 Ahí va la piragua con los Nachos dentro, y detrás la Cueva de la Sierpe.
 
 
 
 
 
Vayamos hacia la presa.
 
 
 
 
 
 
Vean como los pinos se arraciman hasta el mismo borde.
 
 
 
 
 
Que gran momento según te vas acercando a la presa!!
 
 
 
 
 
Gracias al amigo Ignacio que me llevo remando como si fuera un marques hasta casi la misma presa ;-)
 
 
 
 
 
Miren lo cerquita que nos ponemos.
 
 
 
 
 
Los pilares de la presa que dan comienzo a la Hoz de Tragavivos.
 
 
 
 
 
Volvamos hacia atrás.
 
 
 
 
 
Al igual que en pantano de la Toba, aquí vemos el Potamogeton Natans, también conocida como la Espiga de agua, que nos habla de la buena calidad de estas aguas.
 
 
 
 
 
 
¡¡Como gusta ir en piragua!!
 
 
 
 
 
Y os voy a dejar con una vista muy lejana del embalse, al que no es fácil cazar pues esta muy encajonado.
 
 
 
 
 
 
Por este lateral va el carril que se pone encima de la Cueva. El carril no lo recuerdo bien para turismos, por lo que habría que pegarse un paseo andando y más ahora con lluvias. Una vez que acaba el carril, busquen una senda que bajará poco a poco hasta que lleguéis al estrecho de roca. Allí deberéis buscar la barandilla de madera.
 
 
 
 
 
Por mi parte, poco más; espero que les haya sorprendido y gustado, y hasta la semana que viene!!

8 comentarios:

  1. Bueno Toni, es un encanto esta serrania nuestra que artos de verlo, no te cansas de mirarlo.
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      Gracias por tus palabras. Tú los has dicho: no se cansa una de mirarla, de hecho en cada estación es distinta. Que ganas de que entre bien el otoño para irme a fotografiar los colores!!

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Magnífico reportaje amigo, muy currado. Incluiré la dirección de tu blog en el mío y te animo a visitarme en: http://elbarrigueta.blogspot.com
    Un saludo desde Sierra Morena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel.

      Gracias por tus palabras. Le he echado un vistazo a tu blog, muy bueno y muy completo. Pasa a mi lista de favoritos. Tengo un amigo que es forestal en Sierra Morena. Y he ido siempre mucho por Cazorla, me encanta, aparte que mi cuñado llegó a ser director del Parque Natural de Sierra Mágina.

      Un saludo y nos leemos.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Hay que ver como embellece el agua el paisaje , ya sea de un lago, un río o un embalse, las fotos esas del embalse con la niebla, son realmente espectaculares, aunque el carburundo ayude a ello, me encanta cuando el monte se mira en el espejo de las aguas.

    Míralo que comodón, echando fotos y admirando el paisaje mientras el otro remaba jajajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      En efecto, el agua sublima y embellece todo. Por eso, siempre las sierras norteñas con su abundancia de agua todos son siempre bellas. El resto del país pues siempre tenemos que estar si no llueve, si llueve, etc...

      Lo de comodón es que fue así. Como no se puede remar y hacer fotos a la vez me senté en plan señorito. La cámara era acuática, ya que en cada remá de Ignacio me caía agua. Lo gracioso es que cuando ya acabamos y me quise bajar de la piragua, diciendo tonterías de que iba a contratar a Ignacio, que si me sentía un marques, que si tal, me escurrí y me caí al agua en la orilla, mientras con un brazo en alto tenía la cámara para que no se me mojará (sin acordarme de que era acuática). En fin, un descojone.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Dani,

      Vivo en Inglaterra, pero mi madre es de un pueblo cercano - Aragoncillo - pero nunca he visitado este bonito embalse.

      Ahora mi amigo y yo estámos escribiendo un libro sobre natación en la naturaleza en España. Este sitio parece ideal y nos gustaría incluirlo. ¿Se puede nadar en el embalse? ¿Dónde crees que se puede entrar fácilmente al agua y bañarse?

      Muchas gracias por la ayuda.

      Un saludo
      Lola Culsan
      wildswimmingspain@gmail.com

      Eliminar