domingo, 12 de octubre de 2014

TIERRA MUERTA



El monumento natural de los Palancares y Tierra Muerta es el monumento natural más extenso de Castilla la Mancha, y toda un ejemplo del proceso kárstico. Dentro de la Serranía de Cuenca y apenas a 15 minutos en coche desde Cuenca ciudad. Su extensión esta cerca de las 20.000 ha.

En él podemos observar dos partes diferenciadas: 1º) la Muela de los Palancares, que es un infinito pinar de pino laricio sobre todo, de los mejores y de los primeros del país en tener un proyecto de ordenación forestal, donde el gran atractivo son las Torcas (dolinas u hoyas) y las Lagunas de Cañada (torcas con agua), en su milenario proceso de karstificación (aunque creo que las Lagunas están fuera del Monumento Natural)

Y la  2ª, el páramo de Tierra Muerta. El topónimo da idea de la extremada aridez, aunque que quede claro que no es un desierto. Ni mucho menos, lo que pasa que esta comarca siempre está sedienta. Toda esta tierra actúa como un enorme colector de agua de lluvia, que casi en su totalidad se infiltra hacia los acuíferos para aflorar hacia el exterior de la zona.
¿Qué por donde aflora principalmente toda esta agua de lluvia? Eso os lo enseño y explico en las fotos de esta entrada.
De ahí viene la sequedad y la casi ausencia total de manantiales y cursos de agua corriendo por su superficie, cosa que provocó el porqué del precioso topónimo de Tierra Muerta.
En esta zona se combinan roquedales calcáreos con amplias parameras, dominadas sobre todo por el gran tesoro de esta parte, las Sabinas Albares de Tierra Muerta.

El Sabinar se mezcla también con los pinos (en menor proporción que en los Palancares)  y el cambronal, un vasto paisaje de matorral tipo piorno llamada Genista Rigidissima, que en primavera se torna con florecillas amarillas, y que hay que tener cuidado de tocar pues pincha como mil demonios.
Otro gran atractivo de Tierra Muerta es el yacimiento paleontológico de las Hoyas, donde se siguen sacando dinosaurios desconocidos para la ciencia.

Todo hace que el paisaje de Tierra Muerta sea especial y peculiar dentro de la Serranía, con unas características muy especificas. Os voy a poner fotos de varios sitios de esta bella y extraña comarca a modo de presentación somera y general. Más adelante en el blog, iremos viendo parajes y rutas concretas dentro de esta zona.
 
 
Si entramos a Tierra Muerta por Buenache de la Sierra nos podemos encontrar con extrañas situaciones como este partidillo de vóley serrano jugado por Sabinas.
 
 
 
 
               Paisaje típico de Tierra Muerta: Sabinas albares y en el suelo el cambronal.
 
 
 
 
 
     Podéis ver el suelo con pinta de muy seco, de ahí suele venir el precioso nombre de Tierra Muerta.
 
 
 
 

Aquí podemos ver el cambronal como en primavera se torna amarillo.
 
 
 
 
 
La Genista rigidissima es conocida como la aliaga enana y nace en páramos de montaña, por lo que aguanta las heladas muy bien. Excelente complemento a las Sabinas para crear un paisaje único.
 
 
 
 
 
La verdad que es muy peculiar encontrarte este paisaje dentro de la Serranía de Cuenca.
 
 
 
 
 
El cambronal nevado.
 
 
 
 
 
 
¿Se imaginan el frío que puede hacer? En las 18.000 hectáreas de Tierra Muerta no hay ningún pueblo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
No sé a vosotros pero a mi esto me parece de gran belleza.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aunque el gran tesoro de Tierra Muerta es su Sabinar. Os voy a poner algunas fotos de Sabinas curiosas que me he ido encontrando en mis muchos paseos por esta comarca.
 
 
Sabina tumbada.
 
 
 
 
 
¡¡Recio como una Sabina!!
 
 
 
 
Aguanta heladas y temperaturas de hasta -20º.
 
 
 
 
 
También temperaturas de mas de 40º, sequías y falta de agua.
 
 
 
 
Milenios antes de la aparición del ser humano, las Sabinas era el bosque relicto que había en parte del planeta.
 
 
 
 
Solo quedan Sabinas en ciertas partes de España, norte de Marruecos, y en los Alpes franceses.
 
 
 
 
 
Su madera (que no su corteza) es imputrescible, es decir, no se pudre.
 
 
 
 
 
Me lo paso genial conociendo Sabinas.
 
 
 
 
 
Su nombre científico es Juniperus Thurifera, significando Thurifera productora de incienso, pues su madera es muy aromática. Aunque la Sabina esta protegida, estando su tala prohibida.
 
 
 
 
 
Atentos a la entrada que colgaré más adelante de Sabinas peculiares de la Serranía de Cuenca.
 
 
 
 
 
Fue mi padre quien me trasmitió el amor por este árbol tan especial y por esta comarca.
 
 
 
 
 
Una cosa maravillosa es ese sempiterno y gran círculo verde que crece debajo de las Sabinas
 
 
 
 
 
 
En esta comarca de Palancares y Tierra Muerta, la Sabina y Pino se compenetran tan bien, que hasta llegan a nacer de la misma cepa.
 
 
 
 
 
Los roquedales calcáreos como los de la foto también son típicos de esta tierra.
 
 
 
 
 
También se puede encontrar aunque en muy pequeña proporción el pino rodeno en los suelos más ácidos, pero ojo el tamaño que se gastan.
 
 
 
 
 
 
 
 
Como buena zona de muela y paramo también tiene zona subterránea. No tan desarrollada como la Muela de la Madera, pero con sus cuevas y simas propias.
 
La Cueva del Pedregal.
 
 
 
 
La Cueva de Pedro Cotillas.
 
 
 
 
 
Tierra Muerta vista desde la Modorra.
 
 
 
 
Ciervos por Tierra Muerta.
 
 
 
 
 
Tan extensa área forestal necesita también de vigilancia.
 
 
 
 
 
Con su vértice geodésico puesto en el Alto de Pozorruz (1423 metros)
 
 
 
 
 
 
Después de llover es normal encontrarse charcos de esto que no durarán mucho hasta que sea absorbidos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En muchos tramos el límite físico de Tierra Muerta se distingue bien. Hasta aquí llegaría; allá abajo empieza otra zona sin desperdicio pero que ya no forma parte de Tierra Muerta: el Sabinar de la Cierva.
 
 
 
 
 
 
 
 
En Tierra Muerta hay que tener cuidado al andar, pues es tan extensa y no hay pueblos, que es fácil perderse.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Puedes andar por ella mucho tiempo y no ver ni un alma. Quien me la dio a conocer bien fue mi padre, que venía a caminarla mucho, estando tan cerca como esta de Cuenca ciudad.
 
 
 
 
 
 
 
 
El mayor atractivo turístico de Tierra Muerta y Palancares son las Torcas, conjunto de unas 30 dolinas o depresiones del terreno de gran tamaño y profundidad. Como ya os enseñaré las Torcas más adelante y detenidamente, os pongo una foto solo a modo ilustrativo.
 
Dentro de las Torcas suele haber unos ecosistemas botánicos de primer orden. Esta es la Torca de la Novia.
 
 
 
 
 
 
 
Ya he comentado que en las 18.000 hectáreas de este Monumento Natural no hay ni ha habido un solo pueblo, pero si que hay gente, que nació y vivió allí en viejas casas desperdigadas, hasta que terminaron emigrando a los pueblos de alrededor o a Cuenca.
El padre de una buena amiga nuestra, Myriam, es uno de esos ejemplos.
Por Tierra Muerta hay viejos caseríos algo ruinosos que llegaron a tener vida antaño. Os voy a poner un par de sitios, pero hay más.
 
La casa de la Sabina.
 
 
 
 
La casa del Pozo Coronado.
 
 
 
 
Lo que si hay son "tinás" o corrales para el ganado.
 
 
 
 
 
 
 
 
Ahora y por último, hemos dicho que apenas hay arroyos y cursos de agua corriendo por Tierra Muerta. La tierra y los sumideros se la chupan rápidamente. Entonces cuando llueve, ¿toda esa agua donde va?
 
Por Tierra Muerta hay diseminadas grietas y agujeros a modo de sumideros, que se tragan el agua de lluvia.
 
 
 
 
Principalmente viene a salir por aquí: la Cueva del Boquerón, que creo que técnicamente esta fuera del Monumento Natural. Dicha cueva tiene mas de 5 km topografiados.
 
 
 
 
 
Ahí me tienen cual Narciso bebiendo agua. Aquí viene a nacer el caudaloso arroyo del Boquerón, que desde que empiezan las lluvias fuertes a mediados del Otoño hasta principios del verano suele llevar agua.
Este increíble rincón de la Serranía lo vimos anteriormente AQUÍ
 
 
 
 
 
El más grande de los barrancos que penetra en Tierra Muerta es este afluente del río Huécar, el arroyo de la Rambla o de la de Dehesa de Cotillas (aunque en algunos mapas de antaño viene este arroyo como el río Huécar).
En todo caso, solo suele llevar agua en temporada de lluvias, y  todo su alargado cauce es otro sitio donde aflora y mana agua, dependiendo de la cantidad de lluvia caída en Tierra Muerta y Palancares.
 
Y debajo de esta Sabina Albar me despido, esperando que os haya gustado.
 
 
 
 
Para haceros una idea, este sería más o menos la enorme comarca de unos 18000 hectáreas que ocupa el Monumento Natural. Tierra Muerta estaría en la parte superior y los Palancares en la parte inferior. Como ven los pueblos de Palomera, Buenache de la Sierra, Beamud, la Cierva y Cañada del Hoyo están fuera.
 
 
 
Hasta la semana que viene!!

28 comentarios:

  1. A mí siempre me ha gustado la sabina albar, y desde luego el sabinar de Tierra Muerta es inmenso, creo que uno de los más importantes de Europa.
    Te voy a comentar algo, que igual lo sabes: de la diseminación de las sabinas se encarga un pájaro: el zorzal (de la familia de los Tordos), que se come los frutos llamados gayubas al segundo año de ser polinizados y luego revueltas con las heces salen las semillas.
    Si te has dado cuenta,al lado de las sabinas jóvenes hay espinos, y es porque éstos le sirven de defensa a las recien nacidas sabinas para sobrevivir, ya que los ciervos que habitan en Tierra Muerta (o cualquier animal herbívoro) nunca se comerán las sabinas que hayan nacido al lado de un espino, y en cambio los brotes nacidos sin espino al lado, no sobreviven. Ese es el motivo por el que siempre encontramos espinos al lado de las sabinas jóvenes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lourdes.

    Me encanta esta curiosidad sobre el zorzal, los espinos y las sabinas. Te la había oído contar a ti en otro ocasión, y realmente no la conocía. Ya he dicho que me hubiera gustado tenerte de profe (aunque te hubiera pillado algo jovencilla).
    Muchas gracias por comentar.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Solamente mostrar mi admiracion por todo lo que he aprendido en un rato.
    Que fotos tan bonitas y lo publicado.
    Yo recuerdo Los Palancares, que hace muchisimos anos hacian campamentos de verano. Si me bane en una piscina rustica con el agua muy fria. Tambien he recorrido las torcas.
    Me alegra mucho estar en esta pagina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adelaida.

      Encantado que te guste y muchas gracias por comentar. Los campamentos de los Palancares siguen haciendose. Diversas generaciones de conquenses hemos tenido la suerte de haberlos disfrutado.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho primo.
    Recuerdo una vez que fuí con tus padres y Román a estos parajes, eso creo. Seguramente me ha traido alguna vez más tu padre a Tierra Muerta pero la que recuerdo fue aquella vez que bajamos lárgamente un hermoso pinar y nos internamos, ya en el valle, en una especie de páramo que parecía sacado de un peli de vaqueros e indios...había como un pequeño riachuelo en el centro y ambos lados estaban cubiertos por esa planta con espinas que has enseñado.
    Había alguna que otra vaca o toro suelto -que tu madre le repetía constantemente a tu padre que no se metiera y el llegó hasta el ganado con total parsimonia- y comimos en mitad del páramo con la tela de colores y los insuperables huevos a la sartén.
    Lo mismo no era de Tierra Muerta pero lo tengo grabado porque me fascinó el lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Me encanta saber que guardas estos recuerdos tan entrañables y nítidos de mis padres y las escenas campestres (aparte de los huevos que eso es algo imborrable,jejeje y eso que duraban menos que la siesta de un loco).
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tambien decirte que me fascina que te internes solo por esos inmensos terrenos de nuestra sierra y en pleno invierno. Si te pasa algo con el coche no se como saldrías de allí ;)
    Recuerdo muchas veces decir a tu madre que Antonio, tu padre, había tenido tal problema con el coche y gracias a fulano de tal, que apareció por allí o a no se que, pudo venir. Y yo, admirado de tu gran pasión, no dejo de asombrarme de como te internas en estos vastos y bellos campos.
    También me asombra que estos preciosos territorios, casi vírgenes porque poca gente los pisará a lo largo de un año, tan cerca de Cuenca y tan cerca de Madrid y Valencia, sigan siendo tan desconocidos.
    Por otra parte, como decimos siempre, es bueno para la naturaleza y es bueno para nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola otra vez.

      Si te soy sincero, David, sé que en algun momento me voy a quedar encallado o alguna avería, y se va a tener que ir a recogerme. Solo espero que no me pille donde Cristo perdio el gorro y de noche. Jjejeje, los riesgos de la Sierra. Ella nos ofrece belleza y serenidad, pero a la vez, hay que saber convivir con los riesgos que supone recorrerla sin cesar. Mi padre es que metía el Opel Meriva por unos caminarros de aquí te espero.
      Lo del desconocimiento y soledad de la Serranía es muy normal, pero en Tierra Muerta ocurre más aún.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Es una realidad que la cobertura de móviles en gran parte de la sierra es escasa o nula. No se si en un futuro esto se podría mejorar porque hay veces que, en mi caso, el miedo a ir solo y quedarte tirado frena la necesidad de ir al monte. Abrazos!!

      Eliminar
  6. Cuenca mi tierra amada
    No hay nada más hermoso
    que caminarte una y otra vez
    eres como un libro abierto
    que hay que leer con los pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo.

      Preciosa la poesía. Ese verso de leer con los pies me encanta.

      Oye, no seras nuestro amigo Patxi? es que le gusta hacer coplillas con muy buen gusto....

      Eliminar
  7. Me gusta leer tus comentarios por nuestras tierra, porque me hace revivir los días pasado por estos lugares que narras, los tres amigos, Ramón, tu padre y yo. Rarisimos domingos pasabamos en Cuenca, pues al atardecer llagabamos de nuestras excursiones domingueras. Gracias Toni.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      Gracias por tus palabras y sobre todo por los recuerdos. Me encanta tenerte por aquí, pues haces un poco de conexión con aquellas excursiones de domingo de mi padre y todos los que salíais , y aquellos tiempos donde vosotros -pioneros- comenzabais a recorrer la Serranía y a darla a conocer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Yo e estado muchas veces en los palancares viendo las torcas y algun paseo largo por esta tierra muerta y tambien en las lagunas de Cañada del Hoyo, pero de lo que mas me acuerdo es de cuando ibamos de campamento a los palancares con el colegio ...muy bonitas las fotos de las sabinas y tierra muerta Toni sigue mandando mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karlos.

      Los veranos en los campamentos de los Palancares yo los recuerdo como lo mejorcito de la infancia. Esos enomes pinares se me han quedado grabado siempre.
      Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Hola de nuevo Toni...!! Solo quería expresar mi total admiración por esos seres vivos tan hermosos y toda mi consideración y aprecio por tú fantástico trabajo. A través de tu blog puedo acompañarte virtualmente en tus expediciones y disfrutar de todas las escondidas bellezas de tus tierras. Te debemos muchas gracias por facilitarnos el conocimiento !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurelia.

      Que me sacas los colores, mujer!! Muchas gracias por tus palabras. Por tus comentarios y por lo que cuelgas debes ser una buena mujer con una especial sensibilidad.

      Un saludo.

      Eliminar
  10. Hola Toni.

    Pues yo esta Tierra Muerta la veo muy llena de vida, y las sabinas que decirte, me encantan también, algunas de ellas tienen una belleza que la definiría como ¿tétrica?, me ha chocado lo que cuentas de que en toda la extensión de esta zona no hay y haya habido pueblos, eso da a entender la extrema crudeza del lugar, y que aún así haya habido gente que llegó a nacer y criarse allí me parece realmente fascinante.

    Estate atento a la respuesta al comentario que has dejado en mi blog, te voy a proponer algo jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Recuerdo perfectamente la conversación con mi amigo Myri, ya que un día hablando del monte, me dijo que si sabía que su padre era de Tierra Muerta. Yo le dije: ah sí! de donde? de Buenache, de Palomera, de la Cierva? (los pueblos que hay alrededor). Me dijo ella: - no, no, de ninguno. Es de la propia Tierra Muerta, nació en un caserío que ahora esta en ruinas, y vivió allí hasta los 15 años, en que emigraron a Cuenca.
      Para alguien con una sensibilidad serrana y sabedor de la comarca inhóspita que es Tierra Muerta, esto tiene una mística especial. Que caña!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Saludos Toni.
    Navegando por la red descubrí este estupendo blog del que acabo de hacerme seguidor incondicional.
    Esta entrada sobre Tierra Muerta me ha encantado. Las sabinas me tienen hechizado y es uno de mis vegetales "favoritos". Preciosas las fotos.
    Las tierras conquenses siempre me han "tirado" mucho. Motivos familiares tengo para ello, aunque no las visito tanto como quisiera.
    Me he permitido enlazarte dentro de mi blog. A ver si, entre todos, damos a conocer los parajes de la increíble Serranía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Bienvenido al blog, encantado que guste y gracias por tus palabras. Sigo algunos blogs de los que tienes en la lista, sobre todo el de Dani (per dalt i per baix). Tenemos casa en Valencia y nos gusta mucho recorrer las sierras de Castellón y Valencia y Alicante. Me apunto el tuyo ahora mismo a favoritos. Estas Sabinas de las Travinas me llaman poderasamente la atención. A las Blancas ya les había echado el ojo, y quisiera ir a verlas. A lo mejor lo suyo es cogerme un día e ir a verlas todas.
      Que la Serranía ya sabes que tiene el estigma de la soledad y el desconocimiento. Por un lado esta bien, pero por otro, hay que darla a conocer para que la gente sepa las maravillas que se esconden por estos lares.

      Bueno lo dicho, nos leemos.

      Eliminar
  12. Hola Toni.

    Conocí Tierra Muerta allá por el 94, cuando aquello de los Árboles Singulares. Y cuando lo atravesé desde los Palancares a Buenache con mi viejo Peugeot 205, me quedé sobrecogido y con miedo a quedarme tirado por allí. En algunas zonas me dejó la impresión de paisaje lunar e intentaba "encajar" el por qué de un paraje tan singular. A día de hoy lo tengo como asignatura pendiente de redescubrir. Que estupendo lugar con aquellas venerables sabinas!! Una grata e interesante sorpresa ésta nueva entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Ahora ya menos, pero yo antes tenía algo de renuencia a meterme en Tierra Muerta y empezar a andar. Aquello es tan vasto que pensar en desorientarme y se me ponía la piel de gallina. Esa mezcla de paisajes, todos duros e inhóspitos, tiene un punto fascinante que según la vas conociendo te va atrayendo más. Pese a recorrer varias zonas, realmente me falta mucha Tierra Muerta por conocer, (imagínate 18 000 hectáreas). Las Sabinas es lo que le termina de dar a Tierra Muerta un punto bello y único.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Eres el mejor.........................
    ...................

    ResponderEliminar
  14. ¿Podrías hacer algo de temporada sobre las setas de la serranía?.

    ResponderEliminar
  15. Hola Borillo.

    Voy a madurar la idea, a ver que contenidos puedo meter en la entrada.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  16. Piensa que hay mucho aficionado a las etas. Y los que vamos a buscar setas, disfrutamos tanto del sito, del paraje, como de la misma seta.
    Un saludo, y a lo dicho, que eres un monstruo de la naturaleza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Borillo.

      Ya estoy puesto manos a la obra con esta entrada de hongos y setas.

      Gracias por tu ánimos.

      Eliminar