domingo, 14 de diciembre de 2014

LA MUELA DE VALDEMECA



Desde que era crio (y hasta hace bien poco), siempre oía el nombre de Valdemeca en mi casa. Era de los sitios que mi padre mencionaba con frecuencia,  ya que gustaba de recorrer su agreste término municipal. Tanto el sur del termino como el norte, son sitios especiales dentro de la Serranía que conquistan al caminante rápidamente.

Hoy vamos a ir al norte del termino para ver la Muela del Valdemeca, un telúrico espinazo con esa muralla petrea que forman los Hontarrones y las Cordilleras, y sobre todo intentar enseñaros esa sensación de sierra pura que me sucede cuando recorro estas montañas de la Sierra del Agua, la sierra de más altitud de la Serranía de Cuenca.
 
 
Desde Valdemeca cogemos el carril que nos va a saltar al valle donde esta la Muela, pero antes nos deleitamos con esa señora montaña de la Serranía que es el Pico Peñalba.

 
 
                  Y su peculiar cumbre rocosa, que vimos en este blog no hace mucho


 
 
Una vez en el carril, dejamos el coche y nos ponemos a andar remontando el arroyo de los Santos que va paralelo al carril.


 
 
    Por aquí nos encontramos un refugio de pastores y ganaderos, cerca de la fuente del Prado Grande.


 
 
                Refugio algo descuidado pero en buenas condiciones para quedarse a pernoctar.


 
 
       Por allá arriba es por donde quiero ir luego más tarde pero no adelantemos acontecimientos.


 
 
En esta época del año en que fuimos había mucho muérdago en los pinos, incluso arriba en la Muela se veían pinos que habían sucumbido al mismo.


 
 
Acercándonos ya a la vieja aldeílla de la Casa del Cura, nos encontramos este bonito pozo con agua dentro.


 
 
                    Testigo mudo de cuando por la Casa del Cura había vida y agitación.


 
                                  El viejo caserío se encuentra totalmente en ruinas.



 
Desconozco la historia de la Casa del Cura, pero me imagino que sería muy parecida a la de la vecina aldea de la Veredilla, que se abandono en la 2ª mitad del siglo XX, ya que estos valles solían pasar gran parte del año con nieve e incomunicados, emigrando sus habitantes a Zafrilla, Valdemeca, Cuenca, o a las grandes urbes.
 
     Lo que es reseñable ahora allí es el reformado refugio de la Casa del Cura donde almorzamos. Parece ser que la Casa del Cura se abandonó definitivamente hacia 1965.





Como algo menos de un kilómetro tenemos un carril que nos sube a lo alto de la Muela, aunque a nosotros nos apetece dejar de ir por carriles y probar el monte a través, por lo que decidimos subir a la Muela por enfrente de la Casa del Cura que, aunque esta empinado, no trae consigo obstáculos insalvables.
 
     Nos apetece subir una ladera de estas medio asalvajadas que te ponen a tono en un santiamén.


 
 
                                                              Vamos cogiendo altura.


 
 
                Vean la manchita morada de Maru como se me pierde entre la espesura serrana.


 
 
                                Una vez arriba de la Muela ya podemos ver el valle de la Casa del Cura.


 
 
                               Y las vistas del valle son verdaderamente guapas.



 
          Detrás de esa gran loma verde esta la aldea de la Veredilla debajo de La Umbría del Oso



 
 
Lo alto del enorme cordal montañoso de enfrente es la Ceja de los Gavilanes a más de 1700 metros de altitud, vista en esta entrada.


 
 
La verdad que pensaba que las vistas chulas iban a ser en la otra cara de la Muela, la sur, pero estas vistas desde la cara norte me estaban enamorando.


 
 
                    Por aquí ya vamos llegando a la otra cara de la Muela de Valdemeca.


 
 
                                             Viendo que es una cara más vertical y rocosa.


 
 
           Parece que la Maru ha subido toda esa ladera corriendo y arriba ha llegado a la meta.


 
 
                                           Vamos a intentar ir acercándonos a los bordes.


 
 
Viéndose desde aquí el sur del termino de Valdemeca con ese tremendo cordal que forma la Sierra de Valdemeca, con el Collado Bajo (1839 metros) enfrente nuestro.


 
 
   La Maru y el Pino albar haciendo un corte de mangas para quien lo merezca, que son muchos.


 
 
El pueblo de Valdemeca esta justo detrás de ese cerro de enmedio y ese es el carril por donde vinimos desde el pueblo.



 
            Queremos recorrer la Muela hasta el Cuerno que es aquello que tenemos delante.


 
 
                        Ohhh que gozo!! Nos encontramos a unos 1700 metros de altitud.

 
 
Vista de la Muela con esas laderas y paredes a modo de murallas insalvables conocida como los Hontarrones. 
 

 
 
 
 
         Vista del valle del arroyo del Cubillejo y del arroyo de los Santos desde lo alto de la Muela.  






 
 
                                                       Me encanta esta foto de Maru.


 
 
Por aquí podemos ver un pino seco con la rama del muérdago también seco, totalmente unificado al árbol



 
 
                                  Un poquito de zoom para coger la Muela y el Peñalba.



 
 
Aquí nos encontramos encima de los Hontarrones. Decir que en las fotos de antes estábamos arriba a la izquierda.



 
 
Con esto vengo a decir que el avance por esta parte de la Muela es muy costoso, pues esto es muy abrupto e irregular.
 
 
 
 
Pero compensa brutalmente con unas vistas de órdago y un aire demasiado puro.
 
 
 
 
Mi idea es recorre toda la Muela por encima de los Hontarrones hasta la misma punta del Cuerno.
 
 
 
 
Pero llegar hasta el mismo borde del Cuerno se hace peligroso, por lo que en este puntal decidimos volver.
 
 
 
 
 
Al volver, cruzamos la Muela en poco tiempo y nos ponemos al otro lado de la misma, donde por casualidad, vemos nuestro coche, pero es imposible bajar por ahí, pues un desnivel rocoso de varios metros nos lo impide. Nos va a tocar volver todo el camino de vuelta hasta que bajemos por la Casa del Cura, donde la ladera ya no es rocosa y se puede bajar. En definitiva, un par de horas más a buena marcha, que da mucha rabia teniendo el coche tan cerca.
 
 
Tirando de zoom podemos avistar el coche, pero es imposible bajar por aquí.
 
 
 
 
 
Entonces saqué el plano y vimos que estábamos muy cerca de un barranco conocido como el Vallejo del Pajar que bajaba hasta abajo. Dijimos de probar suerte por él, sabiendo que en su parte superior iba a tener un desnivel que esperábamos que no fuera vertical del todo, y tuviera un desplome. Al final tuvimos suerte por los pelos, ya que además, de tener que volver por el camino de vuelta habríamos llegado al coche de noche, cosa que a Maru no le habría hecho ni pizca de gracia.
 
 
Este es el desplome por el que bajamos. Ufff menos mal!!
 
 
 
 
 
A partir de ahí es todo bajar por este continuo barranco del Vallejo del Pajar hasta justo el coche dando por finalizada la ruta a pie.
 
 
 
 
 
 
Volviendo en coche por el carril nos paramos a hacer fotos de la Muela desde abajo con esa bonita tinada en primer plan.
 
 
 
 
 
 
 
 
Panorámica de la Muela.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La parte más alta y vertical de la Muela es conocida como las Cordilleras.
 
 
 
 
Os dejo aquí con una fotos reveladora: la Muela vista de cuando bajábamos del Pico Peñalba. Pueden comprobar el espinazo rocoso que es.
 
 
 
 
Ruta trazada, siendo el círculo el principio de la ruta.
 
 
 
 
 
 
Hasta la semana que viene, y tengan cuidado con los excesos, y no dejen de salir al campo!!
 
 
 
 

4 comentarios:

  1. Hola Toni.

    Como molan esas rutas en la que se va notando la altura que vas cogiendo, primero mucho bosque, y cuando llegas a territorio de alta montaña, manda la roca, y los pocos pinos que resisten quedan moldados a antojo del viento.
    Me ha encantado esta ruta, recalco, sobre todo cuando ibais por las zonas más altas, y ese toque de improvisación, que al final salió rodado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Sabía que estas rutas donde se sube a rocas peladas te gustan más. Bueno lo de la improvisación, es una de las cosas buenas y malas de no ir con los tracks de las rutas y gps, que tienes que tirar del plano. Le da muchas veces toque aventurero e improvisado y más manual, pero a la vez quita la seguridad que te da lo otro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Me has tocado la fibra con esta ruta!! Está muy bien planteada. Bonitos valles y buenos cuestarrones y cresterías. Ya le eché el ojo en su día a Los Hontarrones desde el Peñalba, y mi idea es hacerlos volviendo a incluir de nuevo al Peñalba. En cuanto alarguen un poquito los días... al ataque!! Conocía La Veredilla pero no la Casa del Cura. No me la imaginaba tan derruída ni sabía del nuevo refugio. Lo que da de sí esta gran Serranía... Que la podamos disfrutar por muuuuuchos años.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Sabía que tú también te habría fijado en la Muela y los Hontarrones, las veces que has pasado por allí camino del Peñalba y alrededores. Es que se queda grabada. De la Casa del Cura no he querido poner fotos, pero esta de maravilla por dentro para pernoctar. además tiene un horno dentro reformado de cuando aquello funcionaba. En cuanto alarguen los días y vengas, tenemos que quedar.
      Un abrazo.

      Eliminar