domingo, 4 de enero de 2015

LA HOZ DE BETETA POR ARRIBA



Uno de los puntos fuertes de la Serranía de Cuenca son sus hoces creadas por los muchos ríos que hay. Unas son más abiertas y otras más cerradas, pero todas espectaculares, comprobando como el río a lo largo de los milenios ha ido horadando hueco para llevar las frías aguas a sus destinos.

Generalmente se suelen recorrer por dentro, ya que el propio río, sus fuentes y manantiales y la humedad reinante crean ecosistemas botánicos de escándalo, amen de cascadas, pozas, rápidos y enormes paredes verticales y riscos erosionados, donde el buitre es mayoría dominante y jerarquía establecida.
 
A mi también me gusta visitarlas por arriba, es decir, por los mismos bordes, para ver la grandeza de estas hoces desde arriba, y sentir la sensación de vértigo a flor de piel, y poder sentirme animal carroñero durante un buen rato.


Dejamos el coche cerca de la carretera que va a Carrascosa de la Sierra, para buscar los bordes de la Hoz.
 
 
 
Tenemos que tener cuidado de buscar los bordes y no seguir los muchos barranquillos que nos meterían dentro de la Hoz.
 
 
 
Hasta que ya se nos asoma, como buena Hoz de la Serranía, saciada de pinos.
 
 
 
 
A lo lejos vemos donde queremos llegar.
 
 
 
 
Detrás nuestro esta la parte menos rocosa de la Hoz, y que no recorreremos, aunque no dejaremos de mirarla.
 
 
 
 
Al fondo algo nos dice que estamos a mediados del Otoño, pues esa ladera se muestra impregnada de Robles coloridos.
 
 
 
No obstante, el Quejigo (Quercus Faginea) debido principalmente a la despoblación de la Serranía, está volviendo a retomar lo que siempre han sido sus suelos, en común acuerdo con los pinos.
 
 
 
 
Me acompaña Paco, otro serrano irredento. Hoy toca comer con vino y terminar con sabrosa cerveza fresquita.
 
 
 
Nos vamos acercando a lo que íbamos buscando: la verticalidad hacia abajo de la Serranía de Cuenca.
 
 
 
 
       Y también podemos avistar la carretera por dentro de la Hoz; tan necesaria como anti natural.




Un pino moribundo nos trasmite su belleza mientras pensamos en la paradoja que es morir en este hermoso tajo lleno de vida.




      Ahí abajo justo sorprendimos a un grupete de cabras montesas, tan esquivas como fascinantes.




                Y se nos presentaba delante la parte de la Hoz que ya es todo rocosa y vertical.




                                                           Sencillamente espectacular.



 
Los buitres, ya avisados, sobrevuelan encima de nosotros en círculos concéntricos.
 
 
 
 
Acerquémonos al puntal.
 
 
 
 
A través de los milenios el joven río Guadiela ha horadado una hermosa cicatriz sobre el verde y rocoso manto de la Serranía.
 
 
 
 
El hombre, el pino y la roca; en comunión desde hace siglos sobreviviendo en estas duras tierras.
 
 
 
 
Es cierto que he soñado con ser ave rapaz y sobrevolar estas hoces.
 
 
 
 
La rectitud de las líneas de los bordes se van rompiendo cada vez más.
 
 
 
 
Y si uno se detiene pausadamente, y comienza a observar minuciosamente, verá belleza en la verticalidad.
 
 
 
Y como la vegetación -árboles y arbustos- se agarran a cualquier resquicio que dejan las paredes.
 
 
 
 
 
Todo este paraje que os estoy enseñando esta actualmente protegido por la figura del Monumento Natural de la Hoz de Beteta y del Sumidero de Mata Asnos. El ecosistema botánico, donde sobresalen los Tilos, es de especial valor. En este blog, ya hemos visto la Hoz por dentro una par de veces AQUÍ y AQUÍ en ese gran sendero botánico que la recorre casi íntegramente. Aparte también os he enseñado la otra parte del Monumento, el Sumidero de Mata Asnos AQUÍ.
 
 
 
 
 
 
Se entiende cuando digo que la Serranía es una sierra hacia dentro.
 
 
 
No obstante, en apenas 6 kilómetros a la redonda hay otras dos Hoces, a cual más espectacular: la Hoz de Tragavivos y la Hoz del Solán de Cabras.
 
 
 
 
Los Arces, Robles, Espinos y demás vegetación buscan la protección de la parte más alta de la Hoz.
 
 
 
 
Debo avisar que el avance es lento y tortuoso, pero lo que se nos va desplegando ante los ojos nos compensa.
 
 
 
 
Tirando de zoom podemos ver abajo las aguas del río Guadiela, creando un ecosistema botánico de primer orden.
 
 
 
 
Y de las paredes van disgregándose enhiestos y bellos gendarmes de la Hoz.
 
 
 
 
Y de proporciones inmensas esos puntales donde como con un compas la Hoz va trazando curvas y más curvas.
 
 
 
 
Demos unos pasos hacia atrás para abarcar lo vemos.
 
 
 
 
La Mini Central Hidroeléctrica de la Fuente de los Tilos. Que gran noticia para la madre naturaleza sería que se desmantelara esta obsoleta aberración.
 
 
 
 
Aunque a nosotros nos vale con ser partícipes de todo esto y poder otear una y otra vez.
 
 
 
 
La Hoz de Beteta es bella y distinta en cada una de las cuatro estaciones.
 
 
 
 
Salimos de allí como podemos por unas pendiente algo bruscas, encontrándonos esta bella tinada.
 
 
 
 
Con un colorido Arce de Montpellier y un puntiagudo saliente rocoso en mitad de la empinada ladera.
 
 
 
 
              Nos cuesta irnos de allí y dejar de ver esa brutal hendidura sobre la faz de la tierra.




Pero a la vez estamos felices por saber que tenemos esto tan cerca de casa y que volveremos, por ejemplo, con el paisaje nevado.




Una vez arriba, buscamos el carril y volvimos, encontrándonos esta sima. Recuerdo que tire una piedra y Paco dijo: hostia!! si apenas la he oído caer! A los pocos días llame al "Abuelo", el maestro de espeleólogos y me dijo que era o la sima de las Povedas, de la que no se acuerda, o la sima de Berlín. En el caso de ser la 2ª dice que hay un pelotazo primero de 80 metros acojonante.




Y a la vuelta, alrededor de donde habíamos dejado el coche en apenas una hora cogimos cuatro o cinco bolsas como esta de níscalos. El porqué de llevar bolsas y no cestas, es que ese día lo planeamos como ruta y no como salida micológica.
 
 
 
 
 
 
En definitiva, una ruta que se puede hacer lo larga que uno quiera, pero con la única dureza de que a la ida no hay senda ni nada que se lo parezca, y vas andando por laderas empinadas de piedras sueltas y/o con mucha vegetación, que hacen el avance un poco lento y tortuoso. La vuelta es fácil porque la hacemos por carril.


Con el círculo tenemos el principio de la ruta.
 
 
 
 
Hasta la semana que viene.

12 comentarios:

  1. Maravilloso de verdad. Gracias por compartir estas maravillas de nuestra amada tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Muchas gracias a ti por tus palabras, y encantado que te guste. Aquí seguimos otro año más, colgando cositas de la Serranía todos los domingos/lunes.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hace ya bastantes años que tengo noticias de esta hoz... Lo que no sabía es que es tan espectacular y tan interesante... Lo único que no me gusta es la carretera que va por el fondo, paralela al río.
    Veo que has realizado un reportaje muy ameno, con un recorrido en el que muestras los diferentes ambientes paisajísticos, forestales y las variadas formas que tiene la hoz. Enhorabuena por este interesante reportaje y por las fotografías. Un saludo Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luz del Monte.

      Si alguna vez vienes a verla; a ti que te gusta tanto la naturaleza y la botánica, tienes que recorrer el sendero botánico de la Casa de la Pradera a la Cueva del Armentero, pasando por la fuente de los Tilos y la Cueva de la Ramera. Espectacular. La primavera, verano y otoño son las épocas buenas.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Menudo espectáculo de recorrido, por las fotos ya se adivina, y lo dices tu también, que no debió ser un camino de rosas andar por ahí, pero tener esas vistas, con el vacío solo ante ti compensa de sobra todo esfuerzo.
    Yo en ocasiones, cuando me asomo a acantilados como estos, también desearía ser ave...

    Ahora más que nunca, Serranía y Libertad!!!, no dejemos que los incompetentes que nos gobiernan destrocen nuestro patrimonio natural.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      A ver a ver como va eso, pues al principio nos pensábamos que iba a se la construcción de una carretera de asfalto. Luego resulta que la construcción de un carril, por lo que a priori no sería tan gravoso (el carril tiene que salvar mucho desnivel por lo que la obra será grande) pero es difícil que salga adelante dicen, pues colonias de águila perdicera, buitres y más rapaces anidan allí. La verdad que es un paraje de esos que nunca te cansas de ir, y saber que van a meter allí obras jode bastante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Muy buenos recuerdos, como siempre, de esta hoz. Llevo tiempo pensando en hacer un recorrido aéreo similar al que nos muestras, posiblemente incluyendo la visita al sumidero de Matasnos. La carretera y la central eléctrica le quita parte de su aspecto salvaje, pero sin duda que estamos ante una de las hoces más hermosas de la Serranía, con sus misterios insondables que quitan el hipo como esa sima que habéis encontrado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      El sumidero de Mata Asnos queda muy cerca de donde hemos andado, por lo que una ruta por los bordes y luego ver el sumidero sería una buena excursión. Sobre todo distinta a la manera de ver siempre la Hoz de Beteta.
      Siempre he dicho que las simas son como los agujeros negros. Tienen algo que atraen a asomarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.


    La verdad es que esta zona de la sierra nosotros la tenemos como asignatura pendiente, siempre en el tintero, cosa que habrá que solucionar esta primavera, y si viene lluvioso (que no tiene pinta) lo queremos unir también con el sumidero de Mata asnos, ya lo tenemos medio trazado y no es demasiado largo.

    La verdad es que en esta zona hay parajes tremendos.

    Como veo que ha salido por aquí el asunto de la pista dichosa, precisamente el día 28 de Diciembre volvimos a hacer el pr-cu 28 y nos enteramos del nefasto proyecto, aunque no son muchos los kilómetros que faltan para unir las dos pistas ya existentes no le veo yo la necesidad, ojalá quede en agua de borrajas.

    Perdón que hoy me ha dao por escribir...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola.

    La verdad que la zona de Beteta pilla algo lejos de la capital, pero es espectacular por todos los lados. Yo subo mucho por allí y me lo conozco bastante bien. Como ya le decía Andres por arriba hay una ruta muy maja asomándose a los bordes y visitando el sumidero. Para pillar el arroyo del sumidero con agua en primavera debería empezar a llover ya. En fin, crucemos los dedos y que lleguen las lluvias cuanto antes.
    Los que conocemos el rincón que es aquello de royo frío, por donde va el pr-28 sabemos del paraje en el que se van a meter a construir. Por un lado, no queda claro que eso no acabe asfaltado, pues hay carreteras de asfalto que vienen como pistas forestales (por ejemplo: carretera de Buenache a Tierra Muerta). En el proyecto no lo dejan claro. Por un lado, es una carretera que va a traer comodidad, pero pienso yo que a costa de un claro deterioro medioambiental. Piensa que para salvar el desnivel van a tener que hacer mucha obra, aparte que los arroyos que pasan por ahí los tendrán que soterrar. También he oído que esta claro que vaya a salir hacia delante tal proyecto, ya que afecta a colonias de águila perdicera, buitres y demás. En mi fuero interno no quiero esa obra, aunque si me pongo objetivo, hay que reconocer que si va a traer comodidad a la gente de los pueblos, pero principalmente a los turistas.
    De todas formas, veamos como se desarrolla esto.

    No te perdono, pues escribir aquí esta muy bien visto ;-)

    Un saludo y mucha Serranía.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Toni.
    muy bonita estavista y esplicación de laHoz de Beteta.
    Yo con gusto sigo poniendo tu enlace en mi blog de Lagunaseca.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Josefina.

    Encantado que te guste y que pongas un enlace.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar