domingo, 15 de febrero de 2015

EL PORTILLO (1806), ALTO DE LA CEBADILLA (1838) Y CERRO DEL MOJÓN BLANCO (1794) -SA-



Hay ocasiones en el Invierno que nos dicen que llega el mal tiempo, que va a nevar y luego se queda en nada, cuatro copillos que no llegan a cuajar. Pero hay una zona de la Serranía de Cuenca que casi nunca suele fallar. Que si uno quiere nieve, solo hace falta subirse allí, pues cuando llega el mal tiempo, allí arriba suele nevar con mucha probabilidad.

Estamos hablando esa agreste comarca que linda con los Montes Universales turolenses, la sierra del Agua, aunque en la ruta de hoy nos iremos al otro lado del valle del Tajo, a tierras de Teruel, más en concreto en Guadalaviar.
Las vistas que iremos observando serán sobre la sierra de Cuenca, con unos cuantos "ochomiles" estando entre ellos la Mogorrita y San Felipe.

Haremos una larga ruta en la que tocaremos tres altos de más de 1800 metros con paisajes nevados y frío, mucho y delicioso frío.
Dar las gracias a Jaime Lahoz -Drakis- por haberme asesorado en ciertos aspectos de esta ruta.



          Después de cruzar el Tajo, subimos al Puerto del Portillo donde dejaremos el coche.



                   Hacia atrás tenemos el valle del Tajo, blanco por las primeras nevadas.



Subimos y rápidamente tenemos el Alto del Portillo de 1806 metros de altitud y su característica torreta forestal.




                                       Que maravilla ver a los pinos albares así de blancos.




Vean a la izquierda del todo unos de los grandes cerros conquenses, San Felipe y sus 1838 metros.




Aunque antes hay que mencionar la mole que tenemos delante, la Mogorrita con sus 1864 metros, siendo la altura más alta de la provincia de Cuenca.




        Nos vamos encontrando viejas tinás que nevadas son siempre más bonitas todavía.





La ruta como ven va a transcurrir por un cordal rocoso perteneciente a Teruel, que ira alternando tramos pelados ideales para lanzar fotos sobre Cuenca en este caso, con otros boscosos; y el otro lado no lo veremos hasta el final que lleguemos al Mojón Blanco.


El carril que va por aquí es una alargada lámina blanca que parece que se dirige al Hotel Overlook donde nos espera el amigo Jack Torrance.



Después de un buen rato de andar, veo mi siguiente objetivo, el Cerro de la Cebadilla con sus 1838 y el punto más alto donde vamos a subir en esta ruta.




Aquí dejamos la comodidad del carril que sigue para adelante y que será por donde volveremos, para comenzar la aventura propiamente dicha, yendo monte a través con la nieve.




                      En los Enebros se va formando una cencellada que me está encantando.




     En un vistazo hacia atrás y dándole al zoom, vemos el Alto del Portillo de donde venimos.




La subida se hace muy costosa, pues aparte que no me gusta pisar la Sabina Rastrera, están tan grande y llena de nieve, que debo buscar un sitio por donde pasar, teniendo que dar rodeos grandes.




   Solo ver como el hielo se agarra a los troncos y ramas de los pinos, se me hace espectacular.




Hasta que corone el Cerro de la Cebadilla, donde las pase putas para hacerme esta foto, pues la mano derecha, la de la cámara se me congelo, teniendo que tenerla un rato metida en los bolsillos calentándola.




Y vamos a ver vistas, con esta primera del sitio de donde venimos. Por abajo a la derecha esta el carril por donde volveremos.




Y hacia el suroeste vemos en primer termino el valle de Valdeminguete, luego el valle fluvial del Tajo y luego la Serranía de Cuenca.




                                Hacia el sur tenemos esta otra vista de la Mogorrita.




En la Cebadilla ya tenemos vistas hacia el otro lado, como esta del inconfundible cañón del río Guadalaviar, justo antes de llegar a Villar del Cobo.



                                                 Los pinos forman auténticas postales.




     Después de la Cebadilla seguimos por la cresta, dando otra vez al lado donde se divisa Cuenca.




Un pequeño barranquete en la cresta me obliga a bordearlo teniéndome que meterme por el pinar nevado.




Y de pronto me encuentro esto en la nieve!! Jejejej, que no sé porqué diablos me dio por escribir el nombre del blog francamente.




          Por aquí vemos como la Sabina rastrera va creando un circuito de velocidad por donde ir.



Y por aquí tenemos vistas hacia el lado turolense, como esta donde se ve la Muela de San Juan de Griegos. Y se dirán: coño, una muela como en la Serranía de Cuenca!! Realmente la zona de Montes Universales turolenses y el Alto Tajo de Guadalajara son sierras hermanas con la de Cuenca, siendo tres Serranías de elementos y morfología muy parecida.



        Y también vemos ahí abajo el barranco de Valdeminguete, que es por donde volveremos.




                                         Y comienza el espectáculo de pinos banderas.




                                                                 O pinos tronchados.




Y por la cresta nos ponemos justo encima del pequeño valle de Valdeminguete, donde bajaremos después de estar en el Alto del Mojón Blanco.




En ese grupete de pinos del medio esta la casa refugio de Valdeminguete, donde tengo previsto comer.




                            Y ya llegamos al Alto del Mojón Blanco con sus 1794 metros.




    Llevándome la grata sorpresa de encontrar en sus bordes restos de trincheras de la Guerra Civil.




Al igual que en la Mogorrita y La Cruceta (Cuenca), están puesta hacia Teruel donde estaba el Frente indicándonos que habría mucho movimiento.




Y aquí me ven inmortalizándome con un mojón al que puse nieve encima para que fuera más blanco todavía. Este mojón indica que detrás mío hacia la izquierda es Guadalajara y a la derecha Teruel.




Y detrás de la Muela de San Juan, en la parte derecha, podemos ver medio tapado por las nubes la cima del Caimodorro (1936 metros), el punto más alto de los Montes Universales y Sierra de Albarracín, incluso de las otras dos Serranías, la de Cuenca y la de Guadalajara.




Y desde el Mojón blanco tenemos esta otra bella vista de la Mogorrita y el cordal cresta donde esta el Cruceta y otros tres "ochomiles" conquenses que no os había presentado todavía, y que no tardarán en salir por este blog.




Y tras bajar por la ladera y por el barranco del Carril, llegamos al pequeño valle de Valdeminguete donde está el refugio.




Donde protegido del frío comí tranquilamente. Ya había estado anteriormente en este refugio donde comí en otra ocasión y me eché una pequeña siesta. Ahora no podía echarme un rosco, pues aún me quedaba para llegar al coche y ya se sabe que en Invierno y con estas temperaturas hay que prever tiempo de sobra.




Después de salir del refugio podemos ver arriba por donde fuimos antes para llegar al Mojón Blanco.




Y subimos por el largo y bonito carril del barranco de Valdeminguete que va por debajo todo el tramo desde el Mojón blanco hasta la Cebadilla.




                                               Encontrándonos en este carril esta maravilla.




                       La Fuente Fría, nombre que le viene de perlas, y al mismísimo dedillo.




                    Con una conjunciones hielo-nieve-frío que me estaban dejando embobado.




Y ya volviendo me cruzo con mis propias huellas de ida (las de la derecha) en el punto que me salí del carril para subir al Cerro de la Cebadilla.






En definitiva, una ruta larga de unos 18 km aprox, sin ninguna dificultad técnica. Solo algo durilla por la longitud andando por la nieve, el frío reinante e ir tan cargado de ropa. Pero por lo demás, un rutón para disfrutar de las nieves serranas. Al no caber en un plano, os pongo la ruta en dos partes.



Con el primer circulo, el Portillo y desde donde empezamos la ruta, y el siguiente círculo, el Alto de la Cebadilla.
 
Continuación del plano con la ruta trazada siendo este círculo el Alto del Mojón Blanco.



            Un saludo para todos y hasta la semana que viene.

12 comentarios:

  1. Fantásticas fotos!!!, la ruta es casi más aconsejable hacerla en primavera, porque en invierno es muy expuesta al frío, aun así, eres un tío duro!! ;-)

    De nada por las indicaciones, para eso estamos

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Drakis.

      La verdad que la parte final de la pendiente del carril de Valdeminguete ya me costo algo y tuve que parar a comerme unos dátiles, pues iba ya cansadete. Tampoco iba tan ligero como Killian Jornet, pues llevaba encima bastante ropa que al final hacen todo algo más pesado.
      En primavera también debe ser bonito.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ostras Toni!! Has tenido valor para hacerla con nieve porque se hace durilla. Qué grandes soledades! He caminado ese cordal un par de veces y es una rutaza muy hermosa. Como curiosidad, no se si viste lo que queda de un viejo Seat 124 en las proximidades del refugio de Valdeminguete y el depósito de agua, al lado de la pista. Buenas fotos, sí señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Le tenia echado el ojo a esta ruta hace ya un par de años, pero tenía claro que la quería hacer con nieve, y al final lo hice. Fue una buena paliza, de esas que te dejan más a gusto que un arbusto. El Seat no lo he visto o no lo recuerdo ni esta vez ni hace un año y medio que estuve el Valdeminguete. El deposito de agua si, estaba completamente helado, de hecho tire una piedra bastante gorda y patino hasta el otro lado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. te has metido en el mismo ombligo de los montes universales con unas condiciones algo feas ! enhorabuena! te envidio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.

      Llevaba detrás de esta excursión un buen tiempo, y el requisito que me puse es que estuviera nevado, a sabiendas que iba a ser más dura. Si hubiera habido algo mas de nieve ya habría sido mejor con raquetas.
      Un saludo y gracias.

      Eliminar
  4. Que maravilla de fotos para comenzar el dia.Gracias a personas valientes tenemos el privilegio de gozar de esta joya de la naturaleza que es la serranía de Cuenca.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolas.

      Gracias por tus palabras. Aquí estoy yo para serviros en lo de hacer rutas para poder enseñarlas virtualmente.

      Hasta otra.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    REDRUM, REDRUM...jajaja, no sé que daba más miedo, o la propia película, o el doblaje que se hizo al castellano jajaja.

    Que afortunados somos tanto los conquenses como los castellonenses de tener las sierras turolenses, prácticamente al lado.
    Menuda jornada que te pasaste por esos pinares y sabinares nevados, que espectaculares que estaban cubiertos de nieve, lo debiste gozar.
    Jo, ese refugio es ideal para ir cargado de provisiones, encender una fogata, y pasar unos cuantos días ahí, en plan pastor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Hostia es verdad, solo pensar en la voz de la Verónica Forqué y ya me entra en canguelo!! Muy grande el Resplandor de Kubrick.

      Pues si, la verdad que tener al lado tanto a Teruel como Guadalajara es genial. Hacia el sur no te comento nada, pues no hay mucho que ver, serranamente hablando.

      Ya estuve una vez en ese refugio en verano y dentro hacia un fresquete cojonudo que hiciera que me tumbara allí un buen rato, pensando que tengo que venir con algún amigo a hacer una lumbre de esas fuertes y beber cervezas frías.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Impresionante reportaje!. Una vez más me quito el sombrero....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Borillo.

      jajaja, gracias por tus comentarios.

      Un abrazo.

      Eliminar