domingo, 8 de marzo de 2015

LAS TORCAS DE LOS PALANCARES



Otro elemento característico y común a las 3 Serranías, es decir, la de Cuenca, la de Teruel y la de Guadalajara son las Torcas o Dolinas, depresiones u hoyas del terreno kárstico por la acción de la erosión.

Las hay diseminadas por todas las comarcas de estas sierras, pero sin duda alguna, el complejo mayor de este fenómeno lo encontramos en la Serranía de Cuenca, más en concreto dentro del Monumento Natural de Palancares y Tierra Muerta, el monumento más grande de Castilla La Mancha, a apenas 15 minutos en coche desde la capital.

Hace un tiempo vimos la parte de Tierra Muerta, ahora vamos a acercarnos a los Palancares, un extenso y gran bosque de pino laricio donde se encuentra ubicado el paraje de las Torcas.
 
 
 
                      El conjunto de las Torcas de Palancares está formado por treinta torcas.
 
 
 
 
El tamaño varía de las 0,35 ha de la más pequeña, la de la Novia, a las 1,27 (dos campos de futbol) de la más grande, la torca larga.
 
 
 
 
 
 
 
  Vámonos primero a los Palancares, una inmensidad de pinar donde no hay un solo núcleo urbano.
 
 
 
 
 
 
 
 
La otra parte de la que consta el Monumento natural, ya que la parte de Tierra Muerta, ya la vimos Aquí.
 
 
 
 
Siguiendo la única carretera de asfalto que cruza los Palancares, pasaremos por la Casa de las Torcas donde dejaremos el coche. Allí comienza la ruta de las torcas que te lleva a ver un buen numero. Hay una ruta corta y otra más larga. Todo al gusto del excursionista y visitante. Todas son dignas de ver, pero habrá unas cuantas que al estar su interior llena de pinos no serán tan vistosas. Nosotros de este primer gran grupo donde están la mayoría, solo veremos dos, la Torca del Agua y la Torca del Lobo, una repleta de pinos y otra sin ellos en los bordes para que nos hagamos una idea de como son.
 
 
 
La casa del Monumento Natural, que siempre he visto cerrada. Allí dejamos el coche pues aquí veremos principalmente dos torcas.
 
 
 
 
Ver los Palancares nevado es todo un espectáculo pero eso lo dejaré para otra entrada posterior. En esta entrada vamos a ver las Torcas en diferentes épocas del año.
 
 
 
 
 
 
TORCA DEL AGUA
                                                 Bajemos a la Torca del Agua, de gran dimensión.
 
 
 
 
                Los pinos en las Torcas buscando la luz del sol agarran unas longitudes increíbles.
 
 
 
 
 
Muchos de las paredes de las Torcas suelen ser rocosas, lo que las hacen más bonitas todavía. En esta abajo del todo, nos encontramos esta especie de mesa para sacrificios.
 
 
 
 
Pero lo que es una gozada cuando estamos abajo del todo es esta calidad de pinar. Vean el ejemplar que está a la izquierda de Nachete.
 
 
 
 
 
 
TORCA DEL LOBO
                                 Vayamos a la Torca del Lobo, una de las más bonitas.
 
 
 
 
                     A la que no se puede bajar, ya toda la circunferencia es perfecta y rocosa.
 
 
 
 
Cuenta la leyenda que Zacarías, un cazador de Cañada del Hoyo, anduvo persiguiendo a un lobo, el cual asustado y herido, se interno en la Torca para esconderse en una cueva inaccesible.
 
 
 
 
La noche y la nieve se le echó encima a Zacarías, haciendo que el frío y el hambre estuvieran acabando con él.
 
 
 
 
    Pero pasadas unas horas, el lobo salió y ayudo a Zacarías, invitándole a pasar la noche en su cueva.
 
 
 
 
Zacarías sobrevivió y al día siguiente lo contó en el pueblo, dejó de cazar para siempre y estuvo llevándole comida a su nuevo amigo por mucho tiempo.
 
 
 
 
                   Dentro de la Torca, al abrigo de las paredes, podemos ver un hermoso Tejo.
 
 
 
 
 
 
                                 Maravillosas son las Torcas cuando aquello esta nevado.
 
 
 
 
 
 
 
                                  Por aquí cerca vemos esto, tan típico de la Serranía de Cuenca.
 
 
 
 
             Efectivamente una sima, en la que la nieve había tapado parte de su entrada.
 
 
 
 
 
 
 
 
Volvemos a la carretera y retrocedemos unos 300 metros para coger el ramal que nos lleva hacia Tierra Muerta. Como a unos 300 metros a la izquierda nos aparece la más occidental de las Torcas, y mi preferida.
 
 
TORCA RUBIA
                                                        Nachete delante de la Torca Rubia.
 
 
 
 
                                                      De gran tamaño y profundidad.
 
 
 
 
                                                                       Con nieve.
 
 
 
 
 
   Miren que paredes más verticales tiene. Detrás de donde esta Nacho, está la única forma de bajar a la torca.
 
 
 
 
A esta torca nos traían mi padre y mí madre cuando éramos más críos. De hecho, el único camino de bajada me lo enseñó mi padre.
 
 
 
 
                                           Y se dirán: ¿Para que bajar al fondo de la Torca?
 
 
 
 
Por aquí ya hemos pasado el paso más vertical en el que hay que extremar el cuidado y ahora es bajar toda esta empinada ladera.
 
 
 
 
                  La vista desde abajo es de las que impresiona verte rodeado de paredes.
 
 
 
 
                         Estando en esas paredes el pino que bautice como el Pino chulo.
 
 
 
 
                                     Aunque lo que realmente vamos a ver dentro es esto.
 
 
 
 
                                     En su interior hay unos seis o siete Tejos silvestres.
 
 
 
 
Siempre que veo un Tejo silvestre me voy a su tronco para conectarme a su red WIFI, disfrutando de su magia.
 
 
 
 
                                           Volvamos arriba a sus vertiginosos bordes.
 
 
 
 
De esas torcas que hay que dar un paseo completo alrededor de ella, para admirarla en toda su belleza.
 
 
 
 
                       Y poder apreciar otro pino peculiar al que bautice como el Pino Tijera.
 
 
 
 
                              Eeeeehhhh!! Se me ha colado el pequeño elfo de las Torcas.
 
 
 
 
 
 
Y ahora volvemos a la casa del Parque, y seguimos por la carretera, como a 400 metros, pegada a ella, encontramos la más pequeña de las torcas, y también muy bella. 
 
 
TORCA DE LA NOVIA
                           La Torca de la Novia, de la cual no recuerdo su leyenda, pero tenía una.
 
 
 
 
                           Torca a la cual es imposible bajar, necesitándose equipo de verticales.
 
 
 
 
 
     Es la más pequeña pero aún así impone respeto, y si no vean mi coche para calibrar el tamaño.
 
 
 
 
                      Suele estar llena de vegetación y de hiedras que suben por las paredes.
 
 
 
 
 
Llevaba tiempo detrás de ver las Torcas con nieve, ya que lo he intentado otros años pero al tener un coche turismo normal me era imposible llegar por la carretera de los Palancares nevada. Este invierno como ya tenía a Torri, mi 4x4, he podido llegar a las Torcas, pese al peligroso estado de la carretera.
 
 
 
 
                                       Es curioso contrastar el fondo de la torca en verano.
 
 
 
 
                                                                     Y en Invierno.
 
 
 
 
De sus paredes se ven pequeñas cavidades. Curiosamente, en el fondo de esta torca no hay Tejos silvestres.
 
 
 
 
 
Y por último despedir la entrada, comentando que otra maravilla natural como son  el Monumento Natural de las Lagunas de Cañada, vistas aquí, que están muy cerca de las Torcas, son realmente unas Torcas con agua, al estar más cerca del río Guadazaón y tocar su capa freática.
Suelen comentarse aparte de las Torcas, ya que están fuera del Monumento Natural de Palancares y Tierra Muerta, estando unas de otras a unos 10 kilómetros.
Vean que entre las Lagunas de arriba y las de abajo hay un conjunto de cinco torcas que al estar en la parte más alta no tocan la capa freática de aguas y por lo tanto son torcas y no lagunas.
 
 
 
 
 
                              Hasta la semana que viene!!
 

8 comentarios:

  1. A instancias de Germán Saiz, me indica que la mesa de sacrificios que saco en el fondo de la Torca del Agua era de la década de los 40 del siglo pasado, en que se hacían campamentos en los Palancares del Frente de Juventudes y marchaban hasta la Torca del Agua donde allí el cura les daba la misa, siempre de espaldas a ellos, como se hacían antes del Concilio Vaticano II del Vaticano. Gracias Germán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso es lo que me contaron, y tiene sentido. Los campamentos se hacen en verano, y en la zona de la Torca del Agua donde está el altar se está a la sombra y fresquito incluso cuando el calor aprieta. Además, hay una fuente, por lo que es un sitio muy práctico para hacer actividades o reuniones de todo tipo. De todas formas, a quien hay que dar las gracias es a ti por poner en valor los paisajes y la naturaleza de nuestra tierra.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Esta visita es de las que no se deben eludir para conocer otro de los encantos serranos. Al final tu deseo de fotografiarlas con nieve para mostrárnoslas se ha visto cumplido aunque no te sería fácil llegar en un día así. No conocía la leyenda de la Torca del Lobo. Habrá que hacer una nueva visita por la zona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Andrés.

    De hecho, parece ser que las Torcas cada vez se van conociendo más y empresas que te llevan a ver el Cuervo o la Ciudad Encantada, tb hacen la excursión Torcas y Lagunas de Cañada (y eso que era de lo más conocido).
    La carretera de los Palancares es que es de las últimas que va la quitanieves. Este año el primer día solo llego al Campamento, y todos los demás ramales de esa carretera han estado con el frío, blancos por lo menos un par de semanas.
    Bonita la historia de la Torca del Lobo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Toni.

    Nada más leer la entrada me he ido de cabeza al google earth, a ver como se ven esas torcas desde arriba, flipas, parecen señales extraterrestres jejeje.
    El otro día Eva me contó que estuvo viendo la peli Entre Lobos y el documental sobre la vida de Marcos Rodríguez Pantoja, me ha venido a la cabeza al leer la leyenda de Zacarías y el lobo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues en cuanto tenga un rato me pongo el google earth para ver lo que dices. Y ese documental había oído hablar de él, y me lo apuntaré.
      Vámonos a tomarnos a tomar ya la sidra .

      Eliminar
  5. Que preciosidad Toni, y es que la naturaleza nos sigue mostrando que es la mejor escultora. Tenia ciertas referencias de las torcas, por un viejo libro que tengo, pero no las he visitado.

    Sin duda uno de los parajes más singulares de la serranía. Y que lugares se buscan los tejos para vivir en soledad, naturaleza sabia.

    Saludos desde Montanejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      CUanto tiempo!! Y si la verdad que es algo peculiar este fenómeno. Una visita Torcas Lagunas de Cañada es muy interesante.

      Un saludo.

      Eliminar