domingo, 2 de agosto de 2015

EL CAÑÓN DESFILADERO DEL RÍO GUADALAVIAR -SA-




En la vecina Sierra de Albarracín y Montes Universales hay un paraje que siempre me ha parecido increíble, pero para hablar de él, antes debemos hacerlo del río Guadalaviar conocido kilómetros más abajo como río Turia, otro de los grandes ríos de la Serranía, en este caso, de la Serranía turolense, naciendo muy cerca del límite con Cuenca, aunque los conquenses lo tendremos por nuestras sierras mucho más adelante cuando entre en el bello término municipal de Santa Cruz de Moya, refugio serrano de los valientes y esforzados Maquis.


El Guadalaviar tiene un nacimiento muy humilde y exiguo, y su primer tramo suele ir seco muchas veces, solo llevando agua cuando la lluvia es generosa por esta sierras. En cambio su discurrir es muy bello y espectacular, yendo casi todo el tiempo medio encañonado, aunque después de pasar por el pueblo de Villar del Cobo, es donde le espera el gran desfiladero, la garganta de gargantas, y este el tramo que os voy a enseñar.


Este largo desfiladero tiene dos parte para entendernos, la 1ª que es la que vamos a ver, y la 2ª que es donde a través de manantiales y surgencias, comienza a aflorar el agua hasta convertirlo en el río Guadalaviar.


Esta vez lo vamos a visitar cuando el frío hace mella que es cuando a mí más me gusta. Fue un final de otoño bastante seco, por lo que la poca agua que llevaba se congelaba, sublimando de belleza mi cámara de fotos. La segunda parte, la que lleva agua, la dejo para otra entrada.

 Como ven, el sol aún no ha aparecido por los bordes del valle y ya estoy dispuesto a andar. ¡¡Cuanto echo de menos estos madrugones invernales!!


Se dirán: coño que frío! Pero bien abrigadito, estaba preparado para pasar un genial día de senderismo.


Después de andar un buen rato el valle se convierte en cañón, donde podemos observar el cauce seco del Guadalaviar, aunque blanco y helado en muchos tramos.




                             Las paredes del cañón son sencillamente impresionantes.


De los lados se ven estas riberas heladas, donde se supone que hay algún afloramiento de agua.



Comienzan a aparecer los pinos albares, dándole al paisaje un toque canadiense tan típico de las Serranías.


Aquí pueden ver tres surgencias que la poca agua que le volcaban al río se ha quedado congelada.


               El cauce es muchas veces una continua y blanca lengua de nieve helada.




      Pero alto!! que es aquello que no encontramos? el río se mete allí dentro......


                    Guaaaaauuu! En este punto el cañón se convierte en un desfiladero.


          Allí me pongo yo, para que calibréis el tamaño del tajo donde nos vamos a meter.



                          Ya nada más entrar, nos encontramos con estas esculturas.



Ahora mismo, a uno de Agosto de este verano execrable, me agarraría en pelotas a esta escultura y no habría quien me quitara.



      También es conocido este desfiladero como el Barranco Hondo del Guadalaviar.



                                           Un servidor está en pleno estado de éxtasis.


                        Un vistazo hacia arriba y vemos resaltes de hielo por ambos lados.


Algún tramo hay que se abre un poco y nos regala unos pradetes para por ejemplo.....hacer una merienda.


Aunque poco más adelante se vuelve a cerrar. El sol va apareciendo y amenazándome con jorobarme las fotos.



            Pero sigo hacia delante completamente fascinado de la perfección del estrecho.



Debe ser bonito ir por aquí con agua en el río. No desesperen que tarde o temprano lo enseñaré.







        Ahora el desfiladero se abre, para hacer una Hoz donde ya vemos árboles dentro.



                                Y una hermosa cascada completamente congelada.



                          Aquí me tienen para calibrar el tamaño de semejante maravilla.


Un vistazo atrás para ver el fin del tramo garganta y como el sol juega como fondo de la foto.



Dejamos atrás la cascada helada con esta foto que sirve para ver la tremenda altura de las paredes de la Hoz.


                       El hielo nos regala instantáneas tan buenas como esta.







Con el zoom de la cámara y mirando hacia arriba, podemos ver en los recovecos chorreras de hielo.


                      Y nos empiezan a salir jóvenes y hermosos ejemplares de Tejos.


                Seguimos avanzando mientras al fondo vemos otra chorrera cascada.


                                                  Con cuatro o cinco Tejos a sus pies.



           La Hoz se abre rápidamente y ahora nos empiezan a aparecer hermosas sabinas.



                                         Y pinos silvestres en las pedregosas laderas.




        Llega un momento que el cañón se abre algo más y el sol nos recibe en esta parte.




              que es muy fecunda en cuevas, covachos y agujeros de diversa forma.




El cañón continua y se vuelve a estrechar, siendo la parte donde suele manar el agua en circunstancias normales. Nosotros nos volveremos en este punto. Hay que mencionar que aquí esta el conocido como el Salto de Pero Gil, siendo este un escudero de Rodrigo Diaz de Vivar, el Cid, y cuenta la leyenda que toda esta sierra estaba ocupada por los moros, y hasta aquí llegaron las huestes cristianas. El Cid y sus hombres fueron emboscados por los sarracenos que se conocían el terreno al dedillo. El Cid y la mayoría de sus hombres escaparon, aunque Pero Gil huyo con su caballo al galope en dirección a este desfiladero. Los moros conocedores del terreno sabían que lo tenían cogido pues el cañón lo frenaría. Se dice que Pero Gil al llegar al borde en vez de frenar, espoleo aún más su caballo y llego a saltar al otro lado, dejando a los moros que le perseguían boquiabiertos.









Como los días invernales son más cortos, y haciendo fotos se me había ido el tiempo, decidí volverme, pero antes quería tomar unas fotos del Desfiladero desde cierta altura por lo que al poco de volver sobre mis pasos


            vi este desplome que subía allí arriba, suficiente para tomar fotos desde esa altura.

















Aunque observe que se podía seguir subiendo, y de hecho, me puse el traje de cabra montesa y subí hasta arriba. En un principio, recomiendo en el caso de volver, hacerlo por el fondo del cañón, ya que para hacerlo por donde lo hice yo, hay que tener mucho cuidado, tener experiencia y ser un experto en este tipo de terrenos. 





         Eso sí, según vamos subiendo se nos van presentando unas perspectivas de órdago.




              Como esta arista rocosa en uno de los meandros cerrados que haría el río.



 Estas vistas es de las tomar un bocanada de aire puro y quedarse contemplándola un buen rato.



          Aunque en la otra dirección (la que hemos traído) tampoco es mala la vista.



    Mucho cuidado al ir por aquí, pues un resbalon tiene consecuencias bastante nefastas.



 Hasta que ya llegamos a la parte alta donde volveremos la primera parte por estos llanos y después por la carretera.



               Pero antes pasaremos por esta balsa de agua de carácter artificial.



 Y ya después de bajar andando por la carretera vemos a la izquierda por donde iba al principio de la mañana.



     Mapa con la ruta realizada, pudiendo observar que aún nos quedaba cañón por recorrer.




           Y ya volviendo primero pasamos por el bello pueblo de Villar del Cobo.



 Y después el pueblo de Guadalaviar. Detrás del cordal montañoso del fondo estaría el valle del Tajo, y luego ya provincia de Cuenca. En un poco más de una hora, estoy en casita, feliz y satisfecho de recorrer estas sierras.



Esta entrada permanecerá colgada durante dos semanas. Nos vemos el domingo 16 de Agosto.

15 comentarios:

  1. ¿A donde vas ahora que cierras durante dos semanas? jajaja.
    Joder, enchufar el ordenador y empezar a ponerme al día con los blogs amigos y recién despertado (es casi la una de la tarde cunado escribo esto), todavía con legañas y encontrarte con esto es brutal, menuda entrada gran reserva nos tenías guardada para este, como bien dices, execrable verano, solo un tío como tu, que ama y disfruta tanto de la naturaleza se aventuraría a madrugar una fría mañana de invierno para recorrer este cañón congelado, espectacular!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, que jodío! y yo que estaba empezando a preocuparme de tu repentino estado missing! Ya sabes que somos tios de cadencia semanal y ya echaba de menos la visita a tu blog.

    Me imagino que eso de dormir hasta ahora es porque os habéis metido un buen tute. Ya me contaras la experiencia por los Piris navarros. Fuisteis al Castillo de Acher? y al Ezkaurre y la Mesa de los tres reyes?
    El Barranco Hondo es una pasada. Ayer domingo que andabamos por la zona, estuvimos a punto de ir a la segunda parte a bañarnos, pero al final nos echamos la siesta en un merendero y cuando nos dimos cuenta ya era tarde.
    La verdad que no voy a ningun sitio, pero es que me entra una pereza terrorifica para buscar fotos y hacer las entradas (será el calor), he pensado este mes de Agosto reducir el ritmo y descansar un poquito más, aunque solo es una semana.
    Oye ya te avisaré pero nos gustaría hacer una escapada a VLC este mes, pero tampoco lo tenemos claro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estuvimos en Roncal de miércoles a domingo...y el jueves y el viernes lloviendo a mares, uno de esos días lo teníamos reservado para visitar el castillo de Olite (una pasada) y Pamplona, el otro, el que podríamos haber subido al Anie o al Euzcarre, no nos quedó más remedio que hacerlo también de turismo, aunque hicimos un recorrido por la Foz de Lumbier (vale mucho la pena), el sábado 20 kilometrakos por Irati, y el domingo ruta de mediodía para subir al Ori, se nos quedan muchas cosas pendientes de esta zona del Pirineo, así que como Arnie: Volvere!!

      Eliminar
    2. Por cierto, cerca de aquí, en Araia, hay un desfiladero llamado el Salt de Cavall, que tiene la misma leyenda que cuentas, solo que cambiando a Pero Gil por el Apóstol Santiago...

      Eliminar
    3. Que curioso como se mezclan y confunden las leyendas de la España de la reconquista contra los sarracenos. Como curiosidad, en mi trabajo tengo el expediente de un tío de un pueblo de aquí que se llama Clotario de Jesús Santos Matamoros. Solo le falta llevar tatuado lo de Santiago y cierra España, jajjajaja.

      En cuanto a lo de Navarra, que putadon lo de los días de lluvia, pero bueno, somos tios cultos e instruidos y siempre nos queda el recurso del turismo histórico y de naturaleza que tambien mola mucho, ya que el Castillo de Olite siempre he oído que es una pasada. A nosotros nos paso tambien algo parecido, ya que tuvismo que elegir entre los sitios. Vimos Irati, ruta de la casa del parque hasta el pantano, de dos horas y media, pero me hubiera gustado ver la Foz de Lumbier y algunas otras más.
      Estoy contigo: ¡¡Tambien Volveré!!

      Eliminar
  3. Precioso. Seguramentel o recorreré al final de este otoño. Muchas gracias. Nacho Latorre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nacho.

      No te defraudará para nada. En Otoño podras recorrerlo tambien, pues seguirá sin agua esa primera parte. Otra cosa es ir en Invierno si el Otoño/Invierno es lluvioso, ya seguro que habrá agua y no podras pasar.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Me encanta, soy un enamorado de la serrania Conquense.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose A.

      Encantado que te guste. En este caso, la entrada versa sobre un sitio de la Serranía de Teruel, muy cercana a Cuenca, aunque el paisaje tanto de estas dos serranías, como la del Alto Tajo de Guadalajara. es muy similar y parecida.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola Toni. Ya estamos por aquí de nuevo.

    Que buena y fresca sorpresa la del Guadalaviar. Ya hace tiempo que no visito aquella zona tan llena de espectaculares rincones. Como bien dices, yo también hecho de menos los madrugones invernales, tan harto ya de estos inmisericordes calores "incompatibles" con la vida, ea. Quien sabe, lo mismo en años venideros y próximos nos hartamos de agua y frío con esa "mini-glaciación" que otros científicos nos auguran, en contra de las teorías de los "calentólogos". En fin, a ver si cae un poquito más de agua por la Sierra y se nos pone bonita.

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Hombre!! bienvenido otra vez. Precisamente hace un par de días, me pregunto por tí mi hermano Román, y yo le dije que ultimamente no aparecías por el blog. Que te pasabas mucho tiempo de vacaciones por ahí fuera o que aprovechabas el verano para desconectar. Pero ya sabía yo que tarde o temprano volverías. Los que tenemos el monte en las venas, siempre volvemos. Pues no estaría mal esa mini glaciacion, pero no soy yo muy optimista. El Sahara es muy avaricioso y glotón.
      Seguimos en contacto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Toni, maravilloso este reportaje, dentro del tu gran album. éste me ha sorprendido especialmente porque no lo conocía ni sospechaba de tal espectacularidad.

    ResponderEliminar
  7. Hola Niceto.

    Pues sí, estan espectacular como desconocido. Cuando por algun motivo se va por esa carretera el estrecho lo dejas a un lado y ni siquiera te imaginas la hendidura tremenda que talla el río Guadalaviar. Encantado que te guste y gracias por comentar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante. Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
  9. Hola Salva C.

    Encantado que te guste. Gracias a tí también por comentar.

    ResponderEliminar