lunes, 21 de septiembre de 2015

DEL ESCALERÓN AL PUNTAL DEL CANTO BLANCO (Muela de la Madera)





Seguimos con nuestra intención de enseñaros la Muela de la Maderaa por sus bordes.

Ya os he hablado de esta Muela, la más grande de las muelas de esta parte del Sistema Ibérico, en que su parte sur esta tallada con unas paredes y laderas que salvan más de 300 metros de desnivel.

 Hace ya un tiempo os enseñe el tramo conocido como la Ceja de la Peña Betaya en su parte más oriental, ahora vamos a ver el tramo que va desde la laguna de Uña hacia el pantano de la Toba, aunque no llegaremos tanto, pues es muy largo, y un poco antes nos volveremos por el mismo camino.



Hay que saber antes que la Muela por esta parte tan vertical es muy larga, más o menos desde el barranco de Río Frío cerca de Las Majadas, hasta el borde de la Muela al lado del desvío a la carretera a las Majadas y del principio del pantano , solo tiene algunos pasos para subir a la parte de arriba.



Estos son siguiendo la direccion anteriormente descrita: 1) el rincón de Rio Frío por donde sube el GR-66. 2) las Catedrales. 3) La Raya. 4) El Escalerón. 5) el tunel secreto y 6) el barranco de la Sorquilla.
A instancias de Javier Lopez Arcas, se me indica que hay otro pequeño y estrecho paso conocido como el Cuchillejo, justo encima del pueblo de Uña para poder llegar a la parte alta de la Muela. 
Gracias Javier.




Tras dejar el coche cerca de la laguna de Uña, subimos por el Escalerón. Algunos os diréis que si voy a hacer el sendero "Del Escalerón a la Raya", pero no, solo voy a utilizar el Escalerón para subir y bajar de la Muela.



Este escaleron es parte de uno de los senderos más famosos y espectaculares de la Serranía, pero nosotros en vez de subir por aquí y luego bajar por la raya, vamos a ir en dirección contraria.



Vista del Escalerón desde arriba. Este es uno de los pasos ancestrales de la gente de estas sierras para poder subir y bajar de la Muela.



                   Y ese paso bajo un arco de roca y un bello Tejo, visto desde arriba.



 Pero dejemos el famoso sendero y vayamos a buscar una senda/camino que va en dirección contraria cerca de los bordes, a los que nos acercaremos cuando creamos conveniente.



 Como por ejemplo, para ver estas dos impresionantes vistas de Uña y su laguna un día nublado.

 Aunque al llegar a la esquina de los bordes de la Muela, vemos que la niebla es demasiado densa, y que amenaza seriamente con chafarme las fotos.



 Comenzamos a andar. Pese a que no vemos apenas, la disfruto mucho, pues me encanta la niebla en el monte.

 Según voy avanzando, veo que cada vez hay menos, y posiblemente se me salve la jornada fotográfica y pueda enseñaros este recorrido.



                                          Por aquí me encuentro imágenes como esta.



                              O como el agua principalmente va trabajando el lapiaz.



       Este tipo de formación asemejándose a unos dedos son muy comunes por los bordes.



 No os acordáis de esta cueva cupula? Le dedique una entrada aquí llegando desde abajo, de la carretera. las buitreras de Uña



 Un vistazo atras para ver lo que hemos recorrido. Sobra decir que por todo este tramo que vamos no hay ningun paso para poder bajar.



                Eso es la parte superior de la cueva cúpula, con esa grieta tremenda.



 Tan tremenda que hay que tener cuidado si te quieres asomar para ver la cueva desde arriba, pues hay una caída de unos 30 o 40 metros muy interesante.



              Pese a la niebla, podemos ver a los moradores de los bordes de la Muela.



 Y desde aquí vemos como la especulacion pastoril construyo adosados aprovechando las capas de estratos verticales rocosos.



 Habra veces que para avanzar más rápido debemos dejar ir por los bordes, pues avanzamos muy lentamente. Vean a la izquierda la senda, o lo que queda de ella, por donde iremos.



                             Bastante curioso me pareció esta especie de puente.



 La niebla va reculando hacia dentro de la Muela y me deja ver ya bien toda su empinada ladera, incluso el pantano de la Toba al fondo. Sigamos.



         Un vistazo atras hacia el puntal en el que hemos estado antes, el puntal de la Santilla.




                                                    Más dedos, estos espectaculares.




                                             Nunca me canso de recorrer estos bordes.




          Seguimos hacia delante. Fijaros en esa piedra en equilibrio al fondo a la derecha.






                        Me llama mucho la atención esa hueco colgado sobre el vacio.






                          Vamos hacia allá, pero antes veo esta bello arco de roca.






                                                        O vistas tan chulas como esta.




Aquí debajo vi lo que venía a ser una cueva pero no había manera de bajar a ese piso sin matarse.




Pero antes tengo que coger fuerzas y hacer un pinchito, bien protegido pues tengo que decir que una fina lluvia pertinaz no paraba de caer en todo momento.




                                                        Y ahí esta nuestra piedra.




        Esta es la vista que tenemos hacia la dirección de donde venimos, con el Puntal del Canto Blanco al fondo. Como véis, hemos llegado algo más alla del puntal de Canto Blanco.




                                                       Y esta la otra vista hacia la Toba.




El punto donde queda fijada esta piedra. Decir que a los dos lados hay una caída de las terrorificas.




A esa parte de la muela puesta ya casi encima del pantano de la Toba no llegaremos, pues en este punto nos volvemos, que un día invernal como este hay que calcular tiempo de sobra para volver.






Mientras volvemos veo este trampolín pincho para hacer un triple salto, nunca mejor dicho, mortal.




Porque iba solo, sino hubiera sido una buena foto para sacarme iniciando el ejercicio de trampolín.




Mientras volvemos me fijo en otras cosas, tales como esta sabina negral acariciando al gallardo pino.




Mientras bajamos por el Escalerón, nos fijamos en estas fuentes que con las lluvias van recuperando el color.




                                                                        O esta otra.




Una vez abajo, cerca de la picisfactoria me dirijo al coche para dar por concluida la excursión, secarme y tomarme una cerveza en Uña, aunque pudiera haber sido un caldito caliente.



  Plano de la ruta realizada, siendo de ida y vuelta. Recuerden que la subida por el Escalerón y el transitar por los bordes y puntales para sacar fotos, lleva más tiempo del que parece.





                                                      Hasta la semana que viene!!

13 comentarios:

  1. Fantastico. Gracias por enseñarnos con detalle estas rutas

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose.

    Gracias a tí tambien por leerme y comentar. Todos los lunes cuelgo una entrada nueva.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Toni.

    Recuerdo cuando estuvimos esta primavera por ahí e íbamos hacia Tragacete como me impactaron esos paredones de la Muela de la Madera que daban hacia la Toba, en especial ese Puntal del Canto Blanco, pero ahora vistos desde arriba me impactan mucho más, ya no son simplemente unos paredones, hay que ver la de tesoros que esconden, senderos ancestrales, cuevas, puentes de roca, esos frigodedos gigantes ;-) inaccesibles fajas...una maravilla!!

    Vamos hablando para el finde!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Es que desde la carretera ya impone, pues imagínate desde arriba de la muela. jejje, esta parte la dejamos para una próxima excursión.
      Ayer acabaron las vaquillas y me pase todo el día durmiendo, hoy que tampoco trabajo descansare, y el miercoles ya estaré bien para el viernes recibiros. Traeros abrigo que aqui por las mañanas y las tardes baja mucho la temperatura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una maravillosa caminata por el escaleron que en otros tiempos fué el camino que más utilizaban para llegar a Tragacete. Igualmente tiene acceso por la parte de arriba, llegando al mismo puntal en cohe, siempre que alguien te espere por la piscifactoria o en el pueblo. !!! Una gozada ¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      Cierto que por estos pasos la gente podía pasar de abajo a arriba para ir a los distintos pueblos. La gente de Majadas solía bajar por el barranco de Rio Frío, pero cuando el arroyo de la Mader reventaba y no se podía cruzar, bajaban por la Raya que les dejaba directamente en Uña.
      Cualquier caminata por la Muela de la Madera es una gozada, tanto hacia Majadas como hacia la Toba.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Impresionantes paredes de roca,con sus recovecos y sus diversas firmas realizadas por la acción de la naturaleza sobre la roca.

    Me recuerda mucho a la Sierra de Guará, a mi la niebla para un ártico vale, pero si no hay mejor, que si uno no puede disfrutar de las vistas, fastidia mucho.

    Habrá que echarle un vistazo a ese Escalerón, que tiene muy buena pinta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Eduardo.

    Pues ya te digo que en directo. todas esta paredes de varios km de la Muela son más impresionantes.
    Y si es cierto, que la niebla suele estropear las vistas (más todavía si subes a un pico). Yo la verdad que tuve la suerte que no fue a más, y pude hacer fotos pero perfetamente me podría haber ido a mi casa sin niguna foto que valiera la pena.

    Si algun día caes por aquí, el sendero del Escaleron y la raya es muy chulo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hello Toni!!

    Vaya formaciones más curiosas nos ofrece la Muela; dedos de gigantes, rocas equilibristas, voladizos imposibles, uff que pasada. Ya recuerdo algo de cuando hice la ruta del Escaleron y la Raya y maravillarme con sus cortados. En aquella salida hicimos otra ruta; la de los Callejones de las Majadas, y en punto vimos una curiosa formación, parecida a un muñeco apoyado en la pared; imagino la conocerás.

    Y bueno, recorrer la Muela con esa niebla le da un aspecto bucólico al paisaje.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Pues sí, es un buen catalogo de como la roca sobre el vacío ha inventado mil y una formas distintas. Ya me imaginaba que el Escaleron y la Raya la habíais hecho. En cuanto a la forma que dices si la conozco, yo la llamo el Moai serrano, es clavadito a uno de los de la isla de Pascua pero versión serrana. je,jejeje Que curioso.
      Mañana viene Dani y Eva de Betxí a pasar el finde, y me los voy a subir a recorrer las hoces de la comarca de Beteta, que eso no lo conocen aún.

      Salud y birras ;-)

      Eliminar
  8. Hola Toni.

    Te entiendo cuando dices que no te cansas de recorrer esos espectaculares bordes de las muelas. Yo disfruto un montón recorriendo esos paredones. Mi primera visita a las Hoces de Solán de Cabras y Castillo de los Siete Condes son de las que se quedan en la retina. Por cierto, en días con suficientes horas de luz, ¿ cuanto calculas que se puede tardar desde el Escalerón hasta su final en la carretera a Las Majadas? Ya sabes que soy un poco brutote cuando voy por ahí solo, je,je,

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Andrés.

    Es que esos bordes son especiales al haberlos moldeado la erosión y el agua. No se encuentran muchos en otros lugares. Mañana viene Dani, el amigo de Castellón, con su chica, y les voy a llevar el sabado a hacer la faja de Tragavivos (la que hicimos Román, tú y yo) y el domingo tocara la la hoz del Solan de Cabras por arriba.
    En cuanto a lo que preguntas, debería mirarlo en el mapa, además depende si vas asomandote a los bordes y haciendo fotos, por que si no , no se tarda tanto. Otra cosa es ir asomandote continuamente a ver las piedras y los abismos. Aunque luego habría que volver. Eso se debería hacer con dos coches. No es mal plan si te quieres acercar a Qnk y lo vemos. jejejje, ya estamos planeando.....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Pues si me parece buena idea lo de los dos coches. Hay que verlo para quedar.
      Tragavivos y Solán de Cabras, que envidia me dais. Pasadlo bien, que el tiempo creo que os va a acompañar. Un abrazote!

      Eliminar