domingo, 25 de octubre de 2015

LES PENYES ARAGONESES (Senderismo por España)


En Senderismo por España nos vamos a ir de la mano de Dani del blog Per dalt i per Baix, nuestro amigo de Betxí (Castellón) a conocer la Serra dè Espadá, sierra de la que he visto muchas fotos y entradas suyas, y aún no conocía en profundidad. 
Esas inmensidades de pinadas mezclado con este tesoro botánico que son los Alcornoques, conocidos como Sureras, reclamaban ya una entrada en Magia Serrana. 

Esta montañosa sierra es muy extensa, y ocupa el interior de parte de Castellón, y el sitio que hoy vamos a recorrer es un buen ejemplo de ello, donde vamos a culminar la excursión con la visita a las Penyes Aragoneses o Penyes Altes, altivas peñas de piedra rodeno, que gastan la peculiariedad de ser enormes acantilados de un belleza suprema. De hecho, nunca había visto yo unos acantilados de rodeno de tanta altura, ya que rondaran los 180 metros de altura. En los rodenales de Cuenca tenemos algunos pero estaran por los 70 u 80 metros de altura.

Como Eva tenía que trabajar, la excursión la hicimos Maru, yo y Nachete, y por su parte, y suplantando a Eva, sus dos perritas trotasendas, Laía y Senda.
Todo un magnífico dia de senderismo por delante culminado con un baño en un arroyo, para luego ir a cenar a Betxí con Eva, y despues volvernos nosotros a Valencia donde tenemos la casa.

 Entre Betxí y Onda comenzamos la ruta entre naranjos teniendo enfrente el primero de los cerros a los que vamos a subir.




En la subida nos vamos encontrando viejos refugios en muy buen estado, mientras vemos a Senda que parece que esta aullando.




                    El Espadán es muy montañoso, y bien pronto lo comprobamos.




        A punto de coronar la primera cima, podemos ver la Ermita de Santa Barbara.




A Maru y Nacho se le notan los colores sanotes de la primera subida. Para Dani esto es un paseo por la puerta de casa. Estamos en el primero de los tres picachos que coronaremos.




Que según nos explica Dani, es la antecima de aquel que veis enfrente: la Gronsa y a donde nos dirigimos.













          Aunque yo aprovecho antes para sacar unas verdes panorámicas del Espadà.









Aqui ya hemos coronado la cima de la Gronsa. Ah! antes de todo presentarles a una asidua de Magia Serrana por derecho propio: Laía la otra perrita de Dani y Eva.




          Desde aqui ya tenemos la visión de nuestro objetivo principal de la jornada.




        Con mi superzoom lo acerco. La verdad que las Penyes se antojan espectaculares.











                                Aquí en lo alto de la Gronsa lanzo otra panorámica.








Camino a la tercera cima, comenzamos a ver uno de los tesoros naturales de la Serra d'e Espadà: los Alcornoques (Sureras) -Quercus Suber-




A la tercera de las cimas, la Penya Parda, solo subimos Dani, yo, Laia y Senda. Maru y Nacho nos esperan abajo en el collado.








                Y esta 3ª toca otra panorámica con las Penyes Altes a la izquierda.








El horizonte es magnífico con un manto verde que nos cautiva. Nosotros hemos completado lo que se conoce como las tres piramides.




        Desde aquí tenemos una tremenda vista de las Penyes a donde nos dirigiremos.




   Nos toca un acusado descenso en el que hay que tener cuidado en no resbalar, aunque la senda por la que nos lleva Dani está muy bien marcada.


               


Esta senda baja por por un bello y frondoso barranco que va a dar justo donde estan las Penyes.




Me llama la atención que la senda en algunos tramos está asfaltada de tiempos antiguos.




              Según nos vamos acercando, más majestuosas se presentan las Penyes Altes.




Lo curioso es que nos encontramos un merendero a los pies de las Penyes. Ideal, pues tenemos hambre. Este Dani tiene todo calculado ;-)




      Mientras se sacan las viandas en la mesa, me dedico a fotografiar estas maravillas.



 La piedra rodeno es posiblemente la más bella de todas, y como aparece aquí, fragmentada y cortada, más aún.












                                       Hoy tengo el gatillo fácil para las panorámicas.








Durante la comida una avispa me dió la tabarra continuamente, mientras Nacho, como siempre, agarrado a Senda y Laia.






                    Foto de grupo, seguro que la avispa tambien sale, la muy cabrona.




                                         Se me van los ojos a las Penyes. Es inevitable.






            Aquí nos hemos puesto justo debajo, en el cauce seco de la Rambla de Artana.




Pero tenemos que ir arriba de una de las Penyes. Mientras subimos y contemplamos el valle de la Rambla de Artana, comprobamos también que el cielo se va encapotando.




Maru comprobó que duras son las rutas cuando la humedad es fuerte. Hasta ahora no habíamos tenido problemas, pero aquí notamos el bochorno más.




                           Aquí ya estamos encima de una de las Penyes Aragoneses.



                                                        Sencillamente espectacular.








                Aprovecho que esta Dani para que me saque algunas fotos de estas aéreas.




Lo que me gusta esta sensación. Abajo pueden ver la rambla seca a la izquierda y el carril a la derecha.



El nombre de Penyes Aragoneses viene porque el botánico valenciano Cavanilles cuando subió, dijo que se veía el Reino de Aragón desde allí arriba.








                  Foto de cima con el ganso de Nacho que se nos ha quedado estrábico.





                                    Debemos bajar, pero a me cuesta irme de allí.







                                          No sin antes hacer la panorámica de rigor.









Volvemos por el camino de Artana, que pasa por sitios tan exuberantes y mágicos como este.




                             Donde tenemos una Surera tan impresionante como esta.



 Despues cogimos el coche y Dani nos llevo a pegarnos un chapuzón, ya que Nacho (bueno y yo) estaba muy pesado con que había que bañarse.



El baño en cuestión es un arroyo del río Mijares que iba bien de agua principalmente por las tormentas de verano.



El agua generalmente es cristalina en este sitio, pero debido a las tormentas fuertes venía turbia de color.


Y tras comernos unas ricas napolitanas, dimos finiquito al magnífico día, haciendo el gamba con los saltos, y sabiendo que volveremos al Espadán.



Hasta la semana que viene.


7 comentarios:

  1. Me alegro que os guste este pequeño tesoro que tenemos en la Sierra Espadán. Un saludo¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Casero.

      Ya lo había visto en fotos previas hace tiempo. Y sabiendo lo que me gusta ese tipo de piedra, el paraje de les Penyes Altes era uno de los primeros que quería visitar del Espadán. Seguro que va a haber más, pues tenemos una casa en Valencia y desde allí hacemos rutas por todo el Pais Valenciá, y queremos conocer el Espadán más a fondo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Toni.

    Pues yo en está sierra no he estado nunca, me ha resultado curioso el porque le han dado el nombre de Penyes Aragoneses.

    Una peña muy bonita, con esos roquedos, y el sendero con los alcornoques o surenas como le dicen por esa zona, aquí en la provincia de Zaragoza no es fácil encontrarlos.

    Un saludo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Pues ya ves, hicimos una visita al amigo Dani y nos llevó a este paraje al que yo quería ir de hace tiempo, y la verdad que no defrauda para nada.
      En Cuenca tampoco tenemos alcornoques, será que no le vienen bien las heladas y es de más clima mediterraneo, pero como buen Quercus es otro de esos árboles que impone y desprende magia y belleza.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Si no meto la gamba, en Aragón, solo hay un alcornocal, que es el de Sestrica, y está en la comarca del Aranda, cerca de la cara oculta del Moncayo.

      Eliminar
  3. Vaya crónica chula, agradable, bien descrita y divertida te ha quedado, entre otros tiene dos momentos, que estuvimos un buen rato descojonándonos Eva y yo, buenísimos, el de la avispa y el del estrabismo de Nacho jajaja.
    Sabía que os gustarían les Penyes, es un rincón espectacular, y que tenemos la inmensa suerte de tener al lado de casa, mira, yo no hay semana que no vaya allí, a correr, a caminar, o simplemente a pasear a las perras, y me sigo quedando alucinado cuando las veo desde el mirador.
    Ya os habéis estrenado en la Serra d'Espadà, vale que fue en la época menos recomendada, agosto, y a aparte de su humedad jeje, ya conocéis una de las muchas joyas que esconde, bueno dos, que esa poza también lo es, ahora es hora, y época de descubrir más; el Jinquer, la Cueva del Estuco, los Órganos de Benitandús, el Barranco de Agua Negra, el Castell de Castro, las pozos de nieve (neveras) de la sierra, el alcornocal de la Mosquera...no acabaría nunca jeje.
    Un placer haceros de guía las veces que haga falta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Es que no recuerdo una avispa tan insistente conmigo y mi comida en bastante tiempo. Llegué a pensar que las avispas de allí están modificadas geneticamente para ser asesinas, jejjeje.
      Nos lo pasamos genial, Dani, ya que al tener al estar tan cerca Betxí de VLC hace que no fuera pesada la vuelta.. Además luego las multiples cervezas y la cena en la terraza de Betxí con Eva fue estupendo. Que hambre y sed traíamos, la virgen!!
      Poquito a poco pensamos ir descubriendo aquello, y si es con vosotros mucho mejor.

      Un abrazo.

      Eliminar