domingo, 11 de octubre de 2015

POR TIERRAS DE ORIHUELA DEL TREMEDAL (SA)




Vamos a subirnos a nuestra vecina sierra de Albarracin, para hacer una ruta por el bello término de Orihuela del Tremedal, pueblo turolense de unos 570 habitantes aproximadamente, estando situado a 1447 metros de altitud, aunque dentro de su término se encuentra el pico Caimodorro, cima más alta de toda esta comarca con sus 1936 metros.



Algunos se dirán que esto coge un poco lejos de Cuenca capital, ya que puede ser el pueblo de los Montes Universales más alejado de Cuenca, pero realmente son una hora y 45 minutos de la mejor carretera serrana que se puede recorrer, desde que sale uno de Cuenca hasta que llega a Orihuela , de esas que no aburre en ningún momento.



Os voy a enseñar diversos parajes para haceros una idea de la belleza y exuberancia de sus bosques.




Cuando vamos camino de Orihuela, cruzamos el valle del Tajo que nos lo encontramos sumido en una densa y enigmática niebla.



 Pero lo mejor de todo es que cuando subimos al Alto del Portillo vemos que la niebla desaparece y desde arriba se ve esto.



          Realmente acojonante como esta el valle del Tajo. Al fondo estaría su nacimiento.



         Como comprenderan, ese día me pegué un buen madrugon para poder ver esto.



 No pude dejar de admirar esta vista de la Mogorrita, techo de la provincia de Cuenca, emergiendo de entre el mar de nubes. Vean a su izquierda la antigua pista de esquí.



                  Tiene todo el aspecto de quedarse allí la niebla unas buenas horas.






 Y con esta panorámica en la retina, seguimos nuestra ruta, pasando por Gualaviar y Griegos para llegar luego al cruce de Orihuela, Bronchales y Noguera donde haremos nuestra primera visita.







 Vamos a dejar el coche cerca de la famosa Fuente del Canto para coger este carril y ponernos a andar un poco.



 Ver como el sol invernal de la mañana entra timidamente por estos magníficos pinares es un placer serrano indescriptible.



 Por aquí nos encontramos con un río de piedra, tan famosos y usuales por tierras de Orihuela.
 Su formación se debe al clima periglaciar que acompañó a estas montañas durante las fases más frías de Cuaternario. Los abundantes ciclos de hielo-deshielo provocaron la fractura de las rocas formando pedregales y laderas de bloques. Las grandes pendientes entre la cumbre y los valles favorecieron la creación de estos ríos de piedras cubiertos por bloques principalmente de 25 a 50 cm que cubren la superficie visible. Entre ellos y a mayor profundidad se encuentran bloques de menor tamaño. Con el efecto de la gravedad y el lento movimiento de las piedras sobre el hielo se iba produciendo su desplazamiento ladera abajo llegando al fondo de los valles, dando lugar a estos peculiares ríos. Llegan a alcanzar los 2,65 kilómetros de longitud y los 250 metros de anchura.





                                     Y pinos albares de porte tan señorial como este.



 Estamos llegando al Collado de los Sevillanos, con un verde sempiternos que nos enamora.



 Por aquí estamos en el termino de Bronchales, otro bello pueblo serrano que ya enseñaré alguna ruta por él, aunque pronto entraremos otra vez en Orihuela.



 Allí en el collado vemos un viejo merendero en ruinas que claramente conoció tiempos mejores.



                               En las umbrías nos encontramos aún restos de nieve.



 Desde el Collado de los Sevillanos vamos a coger algo de altura, pues lo que queremos ver es esto.



                                El Santuario de Nuestra Señora del Tremedal.



             Y debajo de él, a un lado, tenemos el pueblo de Orihuela del Tremedal.



                          Incluso abusando del zoom podemos ver el pueblo de Bronchales.



 Mientras debajo de nosotros tenemos estas escenas tan contumbristas como los nietos rodeando al abuelo, ya fenecido.





Despues de esta pequeña ruta para ver el Collado de los Sevillanos, cogemos el coche y vamos a acercarnos a ver distintas cosas del termino de Orihuela. 


 Pero antes nos llama la atención el color de la tierra en diferentes partes del arroyo de la garganta, el valle que baja hasta el pueblo.



                                      Suelos siliceos con una pizarra negra tan llamativa.



                  Por aquí tenemos esta preciosidad que es la Fuente de la Canaleja.



         Orihuela y Bronchales son famosos por sus fuentes y la calidad de sus aguas.



 Y camino al Santuario, podemos ver otro inmenso río de piedra, comprobando como desciende al final de los valles, con Orihuela al fondo.




             Y ahora nos subimos al Santuario de Nra. Sra. del Tremedal para visitarlo.



Santuario de la Virgen del Tremedal, originalmente del año 1748, reconstruido en 1880 después de ser destruido por las tropas francesas en 1807.



                                Con esta estructura muy cerca que resulta ser............




                                  Un pozo donde abastecerse de agua antiguamente.




                            El sitio donde está ubicado el Santuario es de gran belleza.







Pero lo mejor de allí son las vistas que hay, como esta del valle del arroyo de la Garganta, por donde va la carretera.














Siempre vigilado por mole recubierta de pinos que es el Caimodorro (1936 metros), pico más alto de la Sierra de Albarracín y Montes Universales, Alto Tajo y Serranía de Cuenca.




                               También tenemos vista del bonito refugio de la Portera.







                                              Panorámica en dirección a Orihuela.














Donde podemos ver el pueblo gualajareño de Orea, y que ya os enseñaré alguna ruta por su bello término.




Y por último, no nos podemos ir de Orihuela sin ver alguno de sus famosos tremedales, como este de la foto.
 Los tremedales se originan en zonas de gran altitud como ésta, con la acumulación de la nieve sobre sustratos no permeables que dificultan la filtración del agua. Suelen estar ubicados en laderas o bancales de escasa inclinación. Están compuestos principalmente por turba, material vegetal producto de la putrefacción de la vegetación. La formación de una turbera es generalmente lenta como consecuencia de una escasa actividad microbiana, debida a la acidez del agua o la baja concentración de oxígeno. 





Bello ecosistema de hermosa fragilidad que ocurre con el agua encharcada y una vegetación unica.






Y el agua con unas composiciones acidas muy extrañas. Estos tremedales están protegidos a ámbito europeo.






Con esta fuente de los Ojos allí cerca. Recuerdo que aquí vi demasiado guarrería en el suelo. Toda esta zona recibe en verano mucha visita, y está claro que no toda es benigna y saludable.





Y nos vamos a ir despidiendo con esta foto de la enorme y bella iglesia de Orihuela del Tremedal, la Iglesia parroquial de San Millán de la Cogolla, iniciada en 1770, con planos de José Martín de la Aldehuela.




Auque de verdad lo haremos con esta última vista desde la carretera a Orea de la cresta del valle del arroyo de la Garganta, donde el Santuario estaría en lo alto a la izquierda.



Esto ha sido todo, Hasta la semana que viene!

14 comentarios:

  1. Buenos recuerdos me han venido de cuando estuvimos raqueteando por la zona, allá en 2013, me quedé flipado con esos ríos de piedra y esas interminables pinadas, de Orihuela de Tremedal, recuerdo especialmente, métete conmigo si quieres compadre cervecero, del cola-cao calentito que me ventilé en el bar, pero es que menudo frío hacía ese día.
    ¿Podría decirse que técnicamente ese día fue mi primer contacto serrano?, ¿y puede ser que en esa entrada me dejaras el primer comentario en mi blog?, si es así, los recuerdos son mejores aún.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A ver a ver, Dani, vayamos por partes, que un sencillo parrafo has provocado una serie de reacciones y emociones en mí persona.

    -He buscado y releido tu entrada de las raquetas y si es cierto: alli empezo todo, y me anime a poner un comentario. Seguramente maravillado por esa jornada alpina raquetera nevada que os pegastéis. Yo recuerdo que te comence a leer a finales del 2012. Jejeje que curioso. Mas adelante pondré otra entrada donde pasamos por el refugio de la Portera.

    -Yo creo que se puede considerar más que tu primer contacto serrano, tu primer contacto con la Magia Serrana (y tú sin saberlo!!!!) jajaja

    -Y por último, comentarte que hace dos años y medio no tenia confianza alguna para decirte algo de un cola cao, pero ahora si. Cola cao??????? Cola cao????? Un serrano cuando llega aterido se toma un caldo de jamon o de ave calentito, una sopa de ajo y se come un forro recien sacado de la brasa. En fin, te perdonaré pues un desliz lo puede tener cualquiera ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu extraordinario reportaje de los alrededores de Orihuela del Tremedal " Pulmón de España ".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cierzo.

      Encantado que te guste esta entrada. Y sí, es cierto que esta parte de Teruel con la parte del Alto Tajo de Guadalajra y la parte de la Serranía de Cuenca, se puede considerar el pulmón de España.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    De está zona poco conozco, Albarracín, Teruel, y poco más. Tengo pendiente alguna ruta por la zona, y esos ríos de rocas, hace bastante tiempo que me llamaron mucho la atención.

    Si encima, es una zona con mucho bosque, y puedo pillar alguna seta, pues mucho mejor, aunque como no llueva más, la llevo clara.

    Además por lo que veo es una zona con mucho que ver, y no solo a nivel paisajístico, sino también cultura, con Orihuela del Tremedal, y el Santuario de Nra. Sra. del Tremedal, además de que tengo entendido que es una zona con bastantes abrigos, donde ver pinturas rupestres.

    Por no entrar ya en su gastronomía, que bien sienta un buen caldito después de una larga caminata, seguro que mejor que un Cola cao,jaja, está juventud.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Pues ya ves que tiene bastantes alicientes, empezando por lo peculiar de los ríos de piedra. Es una zona muy setera y regulada por un coto micológico para poner freno a la masificación y desmanes que se producen.
      Me imagino que los pueblos de sta zona tendrán interes historico. Yo no controlo mucho de eso, pero me llamó la atención el tamaño de la iglesia de Orihuela y la ubicación del Santuario. Lo de las pinturas rupestres, las más famosas son las de los pinares de rodeno, al sureste de albarracin. Yo fui hace unos años y son unos pinares muy chulos y muy distintos a estos, pues el pino ya no es albar sino rodeno.

      Y ya por último, no vamos a hacer más sangre con lo del cola cao del bueno de Dani, que ya es durillo reconocerlo en estos ámbitos serranos cerveceros ;-)

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Pues aún voy a hacer que os burléis más de mi, recuerdo que unos meses después de esta ruta, subimos al Moncayo bajo la niebla, en un día frío de cojones...y al bajar, en el bar, me volví a beber un cola-cao, hasta nuestro amigo Luis, con todo lo vasco que es, se bebió un cola-cao jejeje...pero os puedo decir que desde ese día ya no lo he vuelto a probar, estoy desenganchado y limpio, y después de las rutas ya solo bebo cerveza, o en su defecto vino con gaseosa, y carajillos de anís bien quemadetes jejeje.

      Eliminar
    3. Yo es que soy más del Nesquik, jaja, aunque nunca me tome uno al final de una jornada montañera. Si vuelves por el Moncayo, y terminas pronto, lo mejor es bajarse a Vozmediano, que por 5 €, te ponen un par de huevos fritos de corral, con patatas, chorizo, y un plato de jamón y queso, con bebida incluida.

      Eliminar
  5. jajaja, Dani, con que estas desenganchado del colacao!! Me gusta la opcion de Eduardo de los huevos fritos.
    Aquí en Cuenca mucha rutas invernales suelo acabarlas con una sopa de ajo que me hace Maru (la que probaste el otro día) y con eso se entra en calor, antes de acostarse, pero en alguna otra ocasión en algún bar serrano me he tomado un caldito caliente acompañado de una cerveza. El cola cao calentito llevaré 20 años sin probarlo, pero yo soy de los de nunca digas, nunca jamas, y todo puede ser que un día que venga helado me lo tome (aunque si es contigo mejor, asi no me sentiré avergonzado, jajajaj ;-)

    ResponderEliminar
  6. Hola Toni.

    Maravillosos montes los de estos territorios turolenses y carreteras estupendas para disfrutar con tranquilidad. Ese madrugón para contemplar el valle del Tajo con la niebla desde el Portillo merece la pena, eh? Y se puede diseñar una buena "ruta de los 1.800" encadenando varios cerros. He leído en algún sitio que es posible contemplar ejemplares de "pinus uncinata", más propio de los Pirineos. Otro tesoro botánico para la zona, vaya.
    Ya caerá algún día ese Cola-cao o Nesquik calentito, je,je.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Andrés.

    Bien sabes tú que se puede enlazar autenticas rutazas hollando ochomiles. Lo del pinus uncinata no lo tengo muy claro todavía. Tb he oído hablar de que se han visto por la parte del Tajo de Masegosa, Vega del Codorno y Peralejos. Aunque la verdad que de haberlo debería ser por los montes universales que andan por los 1800 y hasta los 1900. En fin, estaremos al loro a ver si sale algo de esos rumores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar