domingo, 15 de noviembre de 2015

LAS CORRALIZAS, EL PUNTAL DEL CUERNO Y LA CUEVA DEL SOTILLO





Volvamos a Valdecabras, a escasos km de Cuenca, para hacer otra ruta por allí. Mi intención es visitar el Puntal del Cuerno, saliente prominente que se puede otear desde el pueblo de Uña y desde el pantano de la Toba. Nosotros lo que vamos a hacer es entrar  al Puntal por detrás.


La ruta es continuamente por pinares, como suele ocurrir en la mayor parte de rutas por la Serranía, pero vamos a hacer dos altos, uno para ver las Corralizas, gran cantidad de tinás para el ganado adosadas a las rocas.

El 2º alto, que os dejara sorprendidos, es una visita a la única cueva integral de cierta longitud que hay en la Serranía de Cuenca, la Cueva del Sotillo, ubicada a mitad de camino de nuestra bonita ruta de hoy.


Como ya he comentado alguna vez, Valdecabras es mi gimnasio serrano particular por lo que, verán fotos de las corralizas y de la cueva en varias ocasiones y estaciones, y con diversos amigos/as.

      
                        

                             La vez que fui con Maru, aquello estaba blanco y nevado.



         Esta primera parte que seran un par de km transcurre por este bello pinar.



                           Pronto nos van apareciendo formas rocosas típicas de la Serranía.



                           Y también nos empiezan a a aparecer las primeras corralizas.



 Que como podéis ver son tinás de ganado donde se aprovecha la forma de las rocas para adosar las piedras mínima para cerrarla.



 Esta en concreto es de las más chulas, donde tenemos a nuestra amiga Patito que me acompañó otro día.



 Todo este pinar en lo alto de la muela esta lleno de agujeros de todo tipo. En la foto con Felix, bombero forestal con quien me fui en una ocasión.



 Inicialmente ibamos buscando una de las dos bocas de la Cueva del Sotillo, pero al final fuimos inspeccionando todo lo que pudiera parecer una cueva.



                Aquí tenemos a Felix, en una especie de cueva pequeña que encontramos.



        Acojonante la cantidad de huecos, agujeros, covachos, simas, etc, que encontramos.




                                 Pero vamos a seguir viendo corralizas, pues hay bastantes.



                                                                                  Como esta.



 Hay que reconocer que son originales, es como adosar tinás de ganado a piedras tipo Ciudad Encantada.



                                           Incluso tenemos corralizas adosadas a tormos.



             No me importaría quedarme a pasar unas cuantas noches en esa corraliza.



                          Aunque al ver el interior se me van las ganas cagando leches.




                                  Las corralizas con nieve son sencillamente preciosas.




 En cualquier momento nos puede aparecer Arnie Conan "Chuazenneeguer" con taparrabos y soltando mandoble con su espadón.



 Las corralizas están muy cerca del borde de la Muela por donde abajo va el arroyo de Valdecabras.



    Y desde esos bordes y tirando de zoom podemos avistar al fondo el pueblo de Valdecabras.




           Y por estos bordes nos podemos encontrar obras maestras del Arte Kárstico




 Nosotros seguiremos andando hacia el puntal del Cuerno, pero aún nos vamos encontrando Corralizas desperdigadas tan grandes como esta.



                         Tambien nos enconramos refugios pastoriles como este.



 En el interior, y para protegerse del frío, se ve donde el pastor haría el fuego, dando la llama en las losas de piedra que se pusieron arriba. Solo de pensar en la topera que se haría allí dentro me da un jamacuco. Eso sí, calorcito mucho y del bueno.




 Seguimos andando hacia el Puntal del Cuerno. En esta excursión me acompaña el amigo Paco.



 Por aquí ya vamos andando por el Puntal propiamente dicho. Era un día de niebla, lo que hacia preguntarnos si veríamos algo.




                                                         Nos vamos acercando a la punta.




 Desde el borde vemos que la niebla nos deja ver por lo menos la parte donde esta La Modorra.



 Vemos que el propio Puntal del Cuerno hace de barrera para que la niebla se queda parada allí.



   Enfrente podemos atisbar e intuir el curso del Júcar y arriba la Muela de la Madera. Más a la izquierda donde estaría el pueblo de Uña y su laguna no lo podemos ver.




                          Ahí tenemos a Paquito en la parte alta del Puntal del Cuerno.





Vayamos ahora a ver la Cueva del Sotillo. Ya he dicho que es posiblemente la unica cueva integral de cierta longitud de la Serranía. Se entra por un sitio y se sale por otro. Esto, aunque parezca normal, en la Serranía no lo es, y es algo inexplicable, pues pueden estar dos simas bastante juntas y no comunicarse entre ellas ninguna de sus galerías. 

Como buena cueva me costó dos o tres excursiones encontrar alguna de sus dos bocas. Al final fue Paco, en otra ocasión que fuimos, quien la encontró pues yo andaba gafado y negado para encontrarla.
Tambien hay que remarcar que la Cueva del Sotillo es refugio de murciélagos, por lo que se aconseja visitar en primavera y verano, es decir, cuando estas preciosas y necesarias bestezuelas no estan hibernando.

                                       Por aquí vamos buscando una de sus entradas.



 Una vez dentro, hay un pequeño ramal que va en otra dirección pero pronto comprobamos que cada vez se va agachando, por lo que volvemos al principal.




 En esta primera parte se ve un pequeño cauce que hace el agua para salir, aunque mucho tiene que llover para que salga.



                                   La Cueva es una sola galería de una boca a otra.



                                               Hay tramos que se puede ir a dos niveles.



 Ahí tenéis a nuestros amigos los murciélagos que hay que molestar lo menos posible y pasar de largo.



                                    Y aquí las caquitas de los murciélagos, el rico guano.



             La cueva apenas tiene formaciones, pero si que hay algunos elemento curiosos.
 



        O estas especie de bañeras circulares. Ah! os presento mi hermano Román y al Rober.



                     Aquí tenemos a la Maruji saliendo de la otra boca de la cueva.



 Foto de la ruta trazada siendo de unos diez km desde la carretera hasta el Puntal del Cuerno, ida y vuelta. 
La dificultad física es baja, solo hay que tener cuidado con la orientación, y lo digo pues por toda la muela hay carriles secundarios que pueden despistar a uno. Por eso, una buena manera de hacer esta ruta hasta el Puntal de Cuerno es ir y volver por los bordes de la muela.




 

Y voy a despedir la entrada con unas fotos donde Paco y yo después de visitar la Cueva del Sotillo, y aprovechando que teniamos a Torri, mi todoterreno, nos fuimos a buscar por otra parte del termino de Valdecabras la tiná de su abuelo, de la que llevaba unos 30 años sin visitar y ya no recordaba donde estaba exactamente.

                        Al final, tras un rato de carrilear con el coche, la encontramos.



 Recuerda Paco que cuando era más niño, venía aquí con su abuelo y esto estaba en perfecto estado.



 Con esta final de entrada más nostálgico y en busca de las serranas raíces de uno, en este caso, de pastores en Valdecabras,  os emplazo para la semana que viene.


¡¡SERRANÍA Y LIBERTAD!!


16 comentarios:

  1. Gran entrada amigo Toni.Y el final con esas fotos de las corralizas o corrales hundidas como testigos mudos del pasado ganadero de Valdecabras y que nos hablan de años de duro trabajo con los rebaños y de enome esfuerzo para construir estos corrales piedra sobre piedra , material que obtenían de las proximidades.Mi mas cordial enhorabuena por esta nueva entrada .Un abrazo.Mariano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariano.

      En efecto, esas corralizas, al igual que innumerables restos de hombre en el monte nos hablan de un pasado muy rico y muy duro. Y la Serranía es un magnífico lugar para encontrar y descifrar en muchos casos estos restos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto me haces disfrutar con tus reportajes! Y cuánta envidia me das! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javi. Saber que tengo un público más o menos fiel, me anima mucho a seguir ;-)

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir; contigo aprendo y disfruto.Es genial el amor que tienes por esta tierra y se nota en cada entrada que nos dejas. Un abrazo. Ignacio Bermejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio.

      Gracias a tí tb por comentar. Tengo muy claro que lo que hace que siga aquí, semana tras semana, es el amor por esta tierra. Y que me lo paso muy bien ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Toni, tendríamos que hacer un ranking de corrales, corralizas, parideras, pajares, tinadas, chozos, masadas y afines. Son sitios encantados de los que se sacan algunas de las más bellas imágenes serranas. En Valdecabras hay muchísimas, algunas fantásticas, pero tenemos miles en toda la Sierra. Como siempre, una maravilla de entrada. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema.

      De hecho si te acuerdas, hice ya hace un tiempo una entrada dedicada a estas construcciónes tan numerosas por la Serranía. Como tambien es curioso, que Valdecabras es muy prolífico en esto, y el propio nombre del pueblo lo atestigua.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Que maravilla tan cercana a Cuenca esta zona de Valdecabras, con tantos rincones por descubrir. Mira que hemos ido veces y siempre encontramos algo nuevo.

    Casualmente, en una actividad del instituto, han llevado a mi sobrino Miguel (que cuando los estudios se lo permiten viene con nosotros de senderismo) en una ruta entre Valdecabras y Uña, (menuda envidia).
    El caso es que pasaron a una cueva como esta, con entrada y salida, y sus murciélagos, le tengo que preguntar si era esta.

    Total, que pasaron el día de senderismo en una actividad que me parece totalmente acertada para chavales de su edad, este se lo pasó pipa, acostumbrado como está a salir al monte.

    Un saludo Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis and cia.

      A la cueva que llevaron a tu sobrino es con casi total seguridad esta del Sotillo. Lo digo porque solo hay una larga que se entre por un lado y se salga por otro. Yo tengo un conocido profesor que ha llevado a sus alumnos, por eso me imagino que será esta. Además no tiene dificultad alguna.
      Si a mí siendo crio me meten en una cueva de esas, habría alucinado. Me parece una actividad genial para los chavales.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Como de costumbre gran entrada Toni, que pasada lo de la cueva, como pardillo que soy en el tema cuevas, me sorprende eso de que sea lineal, que se pueda entrar por un lado y salir por otro, qué pasada, a esta, no se le ven muchas estrecheces, incluso me animaría yo, ¿qué longitud tiene?.
    Pero lo que más me han gustado han sido las Corralizas, como aprovechaban los pastores los caprichos de la erosión para construir ahí sus "tinás", me parece espectacular a la par que original.
    Luego, quería comentarte, macho, tenemos telepatía, conforme iba leyendo y apareciendo fotos de las tinás en las formaciones me ha venido a la cabeza Arnie y me lo he imaginado trincándose a la hechicera en una tiná...y de repente ha aparecido la foto esa de la cama andrajosa, todo el mundo de fantasía de la peli se hubiese ido al garete ahí jajajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Jjajajaja, me parto con tus respuestas también. Mucho debiera haberle subido el sueldo la Metro Goldym Mayer o como se diga, a Arnie para hacer la escena de sexo con la bruja en vez de con esas mantas de piel de oso o piel de lobo, en esa camastro piojosos y lleno de arañas de la corraliza.
      En cuanto a la cuerva, como le digo a Luis, conozco a un maestro que suele traer a los chicos a esta cueva, pues no tiene dificultad. Tendrá unos 700 metros de galería única. Y ya te digo que es muy raro una cueva que entras por un lado y sales por otro. Por Cantabría y el norte es más usual pero por aquí no.

      Bueno tio, un abrazo.

      Eliminar
  9. Un mundo rural maravilloso, integrado en el medio natural desde hace... Ni se sabe. Que está desapareciendo con el paso de los actuales años, sin que la administración haga nada, pero que va a permanecer afortunadamente en reportajes como este. Enhorabuena por las fotografías y por el artículo
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan A.

      Cierto que este mundo tiene los días contados, pero a nosotros aún nos toca verlo desmoronarse. Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Eliminar