domingo, 21 de febrero de 2016

MAGIA SERRANA EN BABIA (Senderismpo por España)




De siempre, un servidor ha pasado largas temporadas en Babia. Mi mágico y sorprendente poder de abstracción, ayudado de mi severa sordera, han hecho que estar en Babia, mentalmente, haya sido tarea fácil para mí, jejeje.


Eso, y la historia de esta salvaje comarca leonesa, donde los Reyes de León escapaban de la rutina, problemas y agobio de la Corte, para desconectar y relajarse, han hecho que desde hace mucho haya querido conocerla in situ e in corpore.


Muchas son las rutas que se pueden hacer por aquí, ya que estamos en plena Cordillera Cantábrica que hace de límite entre León y Asturias. En un principio, no estaría mal coronar alguna cima, por lo que vimos una que remontaba el célebre y caudaloso río Sil para ver su nacimiento, justo debajo de la Peña Orniz, un 2191 metros, al que si fuera posible, subiríamos. 

Otro punto a favor que esta ruta estaba en su mayor parte señalizada con postes, fruto del trabajo de una Asociación senderista de León.



Para hacer esta ruta de las Fuentes del río Sil, otro de los grandes ríos ibéricos, no de mucha longitud pero si de gran caudal, iremos al pueblo de La Cueta, el pueblo a más altitud de León, con sus 1460 metros, donde también acaba el asfalto. El camino a andar es fácil ya que tocará remontar el río Sil por un estrecho y bonito valle hasta que lleguemos a un valle abierto donde al Sil le entra otro arroyo afluente. Al igual que cuando el Mostachal (Mostallar), en el pueblo coincidimos con otros montañeros que iban a subir a otra montaña que ya os enseñaré más adelante. 


 Dejamos el coche en la entrada del pueblo que vemos que es el típico pueblo bello y montañero de casas de piedra y ni un alma a la vista.


 Pero ya pronto tenemos al protagonista de la jornada al que veremos como nace como si de un recien nacido se tratara, de debajo justo de la Peña Orniz.


 Esta primera parte sigue el viejo carril camino senda de la gente del pueblo para subir a la montaña.

                Por aquí estarán en Babia pero también hacen muretes de piedra a tutiplen.


                        Vamos a cruzar el puente Bustusil para remontar por el otro lado.


 Saludamos a todos en este estrecho donde el río se encañona. Al fondo del todo se puede ver...


 Esos imponentes paredones rocosos de la Sierra de la Mortera, que nos acompañaran gran parte de la ruta.


 Esta senda por el estrecho es muy bella y visual, y en este tramo hay que andar con cuidado.


               Como me gusta ver cuando los ríos son puros y vírgenes, hijos de la montaña.


 Hasta que ya llegamos al valle abierto que comenté antes donde al fondo tenemos la cresta de la Sierra de la Mortera. Con el zoom de antes parece que estaban cerca, pero aún nos queda un trecho.



Este valle abierto y precioso es conocido con las praderas del Cebolleu. Aquí nosotros iremos al fondo y torceremos hacia la derecha que es por donde viene el Sil, pero a la vuelta iremos hasta la izquierda, ya que ese valle por donde viene un arroyo afluente del Sil nos llama mucho la atención con la Sierra de la Mortera debajo.


         Salgamos al sol que en estos días otoñales/invernales siempre se agradece. Un poco más adelante, torceremos hacia la derecha.

      Se me van los ojos a la cresta de la Sierra de la Mortera donde en su parte final se ve así.


 Aqui ya hemos torcido para remontar el Sil, mientras dejamos atras el Picos Blancos con sus 2064 metros.



 Toca pinchito reponedor de ...voy a ser el enemigo, disparando pan de higo, ojo no te vaya a dar.....Viva Rosendo y la montaña!!




 Pan de higo que viene de perlas para acometer las rampas ya que aquí es cuando más se empina.

 Y nos van apareciendo imágenes para guardar como este gran charca mitad helada y mitad ya agua.



 Nos topamos con un refugio libre, de esos de planear una trekking de tres días o cuatro días, parando a pernoctar en este sitio.


 Yo inspecciono todo de cabo a rabo, pero Maru, con muy buen juicio, me dice que tiremos que si queremos subir a la Peña Orniz, nos falta bastante.


                                                      Ayns.......el Amor en Babia.


       Esas montañas del fondo me tienen tambien subyugado. A la vuelta las veremos mejor.


                       Seguimos hacia arriba, dejando el río cada vez más abajo.


           Y cuando comenzamos a bajar otra vez, ya aparece timidamente al fondo.....


 Ahí la tienen la Peña Orniz (2191 metros). Aquí abajo en primer plano se ve el estrecho por donde comienza a salir el río Sil.


 Aunque nos llama la atención primeramente lo que tenemos encima, este puntal espolon tremendo.


         Nosotros seguimos los postes de la ruta que nos llevan justo debajo de la montaña.


                                                          ¿Estará en Babia mi chica?


          Ahi tienen las primeras aguas del río Sil, paridas al pie de la rocosa Peña Orniz.


   Despues del ultimo poste señalizador seguimos subiendo para encontrar el siguiente poste.


                           Pero ya  no vemos ninguno, aparte que cada vez hay más nieve.


Aquí nos dimos cuenta que la señalización del sendero solo la habían hecho a donde salen las primeras aguas del Sil, que a la Peña Orniz no llegaban. Habría sido el momento de encontrarnos con alguien que subiera y nos dijera por donde se hacía. Al ser un día entre semana, hizo que la ruta la hicieramos solo, excepto una pareja que nos encontramos en las praderas de Cebolleu. 
La cada vez más abundante nieve que nos impedía ver con claridad donde podría estar una posible subida y que ya empezaba a ser algo tarde, nos desaconsejo por completo intentar coronar la montaña. Siempre jode no conseguirlo teniéndola tan cerca, pero es que no teníamos ninguna referencia por donde se podría ascender, pues se veía una gran cima rocosa. Si hubiera sido más pronto, se podría haber intentado, pero hasta yo le dije a Maru que no, qué podriamos a la vuelta acercarnos al valle del otro arroyo que le entra al Sil en las praderas de Cebolleu.


 Panoramica donde podemos ver el centro la pradera donde nace el Sil queqque gira la derecha, y a la izquierda del todo tenéis el Picos Albos o Montihuero, donde a sus pies está la Laguna verde, y otra ruta que barajamos hacer pues tenía muy buena pinta. Pinchen en la imagen.


Y ya de camino de vuelta vamos a ver el otro vallecete que se forma en la pradera del Cebolleu que es la montaña que tengo delante.




pintbav

Y al lado del Cebolleu, tengo el Picos Blancos (2064 metros), que era la montaña que iban a ascender los chicos que nos encontramos en el pueblo.



            Donde con mi superzoom los veo haciendo cumbre, aunque podrían ser otros.


                                    ¡Que raro encontrarse un ganso a estas alturas!




Iremos ahora paralelos a la cresta de la Sierra de la Mortera. Pinchen la imagen para ver mejor.


Al fondo con el zoom saco estas dos montañas que me venía llamando la atención todo el rato. Curiosamente, aquello ya es Asturias, siendo la de la izquierda el Canalón y la de la derecha, Los Esporones (1841 metros)


Un vistazo lateral para ver el valle estrecho del río Sil, por donde venimos. El pueblo estaría al fondo.


       Pero nosotros queremos llegar allí abajo, que es donde está el límite entre Asturias y León.

                                    Aprovecho para captar a Maru con la montaña.


Aquí ya estamos en Asturias, pues el murete indica el límite. Que buen sitio para plantar la tienda de campaña y pasar la noche allí.



Ya nos parecía raro que allí puedan llegar vehículos, pero nos imaginamos que las motos y los quads se meten por todos los sitios.


En el murete había una valla con pinchos que salvamos con esta pequeña trepadita por un lateral.


                Y ya de vuelta volvemos a pasar por ese paso tan chulo en ese estrecho.


                          Y ya en la La Cueta pasamos por este viejo molino de agua.


Al final nos salio una ruta muy amena que serian unos 12 kilómetros, apta para todo tipo de senderistas y sin mucho desnivel. Otra cosa habría sido si hubiéramos ascendido a la Peña Orniz. 
Un buen entrante para conocer la comarca de Babia, al que nos gustaría volver, pues aquello es realmente bello y salvaje, amen de las posibilidades de rutas que hay, y nos sentimos realmente desconectados del mundo exterior y estuvimos todo el día en Babia.


 En un pueblo ya más abajo de la Cueta, vimos este bonito puente donde me llamó la atención la altura de su arco, pues es de creer que el río Sil puede llegar a traer agua a mansalva.


 HASTA LA SEMANA QUE VIENE.

10 comentarios:

  1. Hola Toni.

    Impresionante la panorámica desde el nacimiento del río Sil, dan ganas de coger la mochila, e irse ahora mismo allí.

    Un recorrido bien chulo, y sin muchas dificultades, tomo nota, por si las moscas, esa cresta de la Sierra de la Mortera, tiene muy buena pinta.

    Hicisteis muy bien en daros la vuelta, que en verano si se hace de noche no pasa nada, pero en invierno y con nieve, es peligroso.

    Por cierto, el pan de higo, una pasada la energía que aporta, pero que quieres que te diga, a mi me sabe a rayos¡¡¡, jaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Cada vez que releo la entrada me entran ganas de volverme a ir, jejeje, deben ser esas montañas tan vírgenes y poco masificadas. Tú lo has dicho, el hecho que sea el principio del inviernos y que ya por la tarde se desploman las temperaturas, hace que lo suyo sea llegar al coche una hora por lo menos antes que anochezca y no estaba aquello para pruebas.

      Con que no te gusta el pan de higo, pero si está muy rico ;-)

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Menudo "finde..."
    Me gusta mucho esta ruta.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe.

      jajaj, estuvo muy bien el finde de cuatro días. Estas dos rutas más la minas de oro de las Medulas y luego León capital.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Que pena no haber podido llegar a la Peña Orniz, pero la decisión fue correcta y probablemente lo hubierais pasado mal si os empeñáis en subir. La alternativa al Picos Blancos hubiese sido el desquite, pero muchas veces no podemos planificarlo todo. Al menos nos habéis mostrado que habéis estado de verdad... en Babia!! je,je. Ay, si nos pillara aquello más cerquita...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Yo al principio de la ruta iba seguro de que íbamos a subir a la Peña Orniz, pero cuando la ví, rapidamente comprobé que no era subida marcada y sin idea de como acometerla. Al momento supé que allí se acababa nuestra ruta en es dirección. Siempre puedes ver otras cosas como hicimos nosotros. Si hubier sido verano si la habríamos subido pero en la fecha que fuimos con ver las fuentes del Sil era suficiente.

      Cierto lo que dices que si nos pillará más cerca. Esta región montañosa tan solitaria, virgen y poco másificada recuerda en ese aspecto a nuestra Serranía. Por eso nos tira tanto.....

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Disculpa la tardanza, Borillo pero es que estaba en Babia ;-)

      Un saludo y gracias.

      Eliminar
  5. Pues ya que citas al maestro Rosendo...agradecido estoy de que nos hayas mostrado esta ruta de grandísimos paisajes y habernos hecho estar en Babia, la de verdad, aunque sea virtualmente, carnalmente yo también paso muchas temporadas en Babia jejeje, ya te lo dije en la anterior entrada, la sensación de alta montaña que transmite esta zona me encanta, sensación que se acrecienta dada la soledad de estos montes, yo cada vez valoro más estos lares tan ajenos a masificaciones. Una pena que no pudieseis redondear la ruta con esa cima, pero hicisteis bien, seguro que la redondearíais a vuestra manera en el bar más cercano jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Dani.

    Sabía que te iba a gustar la referencia rosendiana. La verdad que los primeros a los que he visto con pan de higo fue a Eva y a tí, creo que en el Benicadell. Yo era mas de dátiles....pan de datil, no sé si estará inventado pero seguro que está bueno.

    Es lo que dices tù, ese toque solitario y virgen de estas montañas, lejos de la masificación, es lo que atrae mucho. En León es que tienen tanta montaña que tienen para elegir, pero me imagino que la zona de Picos de Europa estará más masificado.
    Aunque están cerca, notamos algunas diferencias entre los Ancares y Babia. La 1ª no tan rocosa y vertical como la segunda, pero si con más bosques. En Babia hay como más prados verdes de alta montaña. Además, como no hicimos alto no pudimos otear horizontes pero se veían montañas con sus picachos rocosos por todos los lados, tanto en León como en Asturias.
    Recuerdo que cayeron dos tercios de Estrella Galicia en un terrazita de un pueblo más abajo de la Cueta (que no habia bar) donde estuvimos de lujo con los ultimos rayos del sol dándonos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar