domingo, 6 de noviembre de 2016

REFUGIO ÁNGEL ORÚS - REFUGIO DE ESTÓS (2ª Travesía Circular Macizo Posets)





Amanece el 2º día y ahora nos toca volver sobre nuestros pasos para subir hasta la mitad del Val de la Llardana e ir dando la vuelta a toda la cabecera del valle para ponernos encima del barranco de los Ibons, arroyo que debido a las tormentas acaecidas durante la noche, iba muy cargado de agua. Remontaremos un poco el arroyo para llegar al Ibon de Eriste, negro y atrayente. Vemos en el mapa y con la vista que todo aquello está plagado de ibones de todos los tamaños que nos llama mucho pero debemos tirar hacia delante. 


 Al poco de salir del refugio ya podemos avistar como baja el arroyo del Barranco de los Ibones.



Primeramente debemos cruzar el Arroyo de la Llardaneta por donde podamos, ya que el puente metálico del día anterior está mucho más arriba.



La verdad que vadear un arroyo con tanta fuerza, con el agua tan fría y a esas horas de la mañana cuesta lo suyo.



Una vez hecho, damos la vuelta a la cabecera del Valle fijándonos en esta Cabaña de la Llardana.


Al otro lado podemos avistar el refugio de Ángel Orús y su terraza sobre el vacío.



Nos dirigimos hacia el arroyo de los Ibons bajo la atenta vigilancia de la Tuca des Corbets, al que no podemos ver su cima.



Ahí baja raudo el arroyo de los Ibones para juntarse con el de la Llardana y crear el río Eriste, que va al Embalse de Linsoles.



        Vean al fondo el ibon del que desagua el arroyo. ¡¡Increible el sitio!!



El Ibon de Eriste que se compone de este primero más pequeño el el del fondo el más grande. Nosotros vamos a cruzar por esa lengua de tierra que los separa.



      El Ibon de Eriste. Como ven en ese momento se nos puso a llover fuerte.




He dicho antes lengua de tierra y no es correcto pues hay que pasar por aquí que es donde desagua un ibon en otro.




Este vadeo fue mucho más serio que el anterior. Imagínense la escena: lloviendo de lo lindo, un tramo bastante largo de pasar, el agua más terrrorificamente fría que os podeis imaginar, un suelo inestable de piedras escurridizas pero eso si, muchas ganas de aventura.



 Los pies duelen como demonios pero debemos cambiarnos rapidamente que la lluvia no cede.



       Toca subir para salir del circo de los ibones mientras dejamos atras el Ibon de Eriste.



Con el zoom capto el Ibon Baixo, detrás del de Eriste. Todo este increible paisaje me parecía que iba a aparecer de repente Braveheart y su panda de escoceses salvajes.


 Desde aquí capto apurando el zoom mucho, el Refugio de Ángel Orus. ¡¡Una pasada!!



Ahora debemos subir hasta el Collado de la Plana, viendo justo antes el Ibon de la Plana que al igual que el día anterior, el de la Llardaneta, se encontraba medio helado. Que gran fecha es Junio/Julio para ir a los Pirineos, ya que estos ibones que se encuentran a más altitud andan siempre entre hielos y nieves, cosa enloquecedora y fascinante para el que esto suscribe.
El Collado de la Plana, como todo collado pirenaico a esas altitudes es otro sitio mágico. No obstante, andamos a 2703 metros, doscientos y pico metros menos que el de la Forqueta pero suficiente para que el hielo, la nieve, la niebla y el frío otorguen a sitio una magia especial.

No he comentado aún, que desde que comenzamos a andar teníamos un día nublado, amenazante de lluvia durante la primera parte y al llegar al ibón de Eriste cumplio su amenaza. Menos mal que sólo llovió una media hora y antes de llegar al Collado de la Plana aparecieron las nieblas, para mayor desdicha de Maru, que no le hace ninguna gracia este elemento atmosférico en el Pireneo; y no anda falta de razón mi chica.



Y como ya dije, al llegar a la parte superior se nos une la niebla. Menos mal que la lluvia paró y ya no la vimos hasta terminar la travesía.



           Al fondo vemos el Collado de la Plana pero antes tenemos esta otra maravilla.



                             A 2687 metros de altitud está el Ibón de la Plana.



                                        Lo bordeamos para llegar al Collado.



A punto de llegar al Collado de la Plana (2703 metros) entre la Tuca des Corbets y la Tuca de Mincholet.


 Por suerte al llegar al Collado y pasar al otro lado donde se ven los Ibones de Batisielles y las Agujas de Perramo, el cielo alterna nubes con claros y el sol llega a asomar timidamente en muchos ratos, en otras palabras, un tiempo óptimo para seguir nuestra ruta siempre siguiendo las marcas de sendero GR 11.2



        La otra vertiente se nos muestra con mejor tiempo  y horizonte de los quitar el hipo.




Agullas de Perramo, de Serisueles y al fondo, al otro lado de esas montañas entre la niebla estaría Francia.




       El espinazo rocoso de las Agullas de Perramo me recuerda al lomo de un camello.



Entre este paisaje de neveros y roca, es muy importante estar atento de los postes del sendero GR.



Ibones pequeños con la imponente cresta donde en el medio el más alto, vemos la Tuca de Chinebra (2732 m.) y los de la izquierda son la Agullas de Ixeia (2837 m.)









                                                               Pinchar la imagen.





          Parada para hacer un picnic y mini siesta con este paisaje tan colosal que nos rodea.



 Comenzamos a bajar viendo lo insignificantes que somos al lado de la pedrera descomunal de Perramo.


            Oooouuuhh..con lo que nos gustan lo Ibones y los vamos a ir viendo a pares.....



A partir de ahora, nos iremos descolgando de Ibon en Ibon en un descenso vertiginoso, baño inolvidable mediante, entre lo colosal de las Agullas de Perramo, de Serisueles y varias más que hacen que parece que andemos por los Alpes, cosa que se acentua cuando asoma el verde y profundo Valle de Estos con su bosque de pino negro y pino albar principalmente. Nos recordaba el  comienzo del descenso al del Valle de Pineta, pero sólo es el principio pues aquel es más acusado y además en este de Estos iremos descendiendo de manera muy gradual y amable por su verde ladera izquierda, hasta que al final al otro lado vemos nuestro fin de ruta, el Refugio de Estos. Antes deberemos cruzar el caudaloso río de Estos, caudal que viene de las tremendas montañas que se ven detras del Refugio, aunque eso será asunto del día siguiente. Pero ahora cuesta apretarse los 70 u 80 metros de desnivel que hay del río hasta el refugio. Lo que no cuesta apretarse ni un apice es las latacas de cerveza que nos tomamos en la terraza del Refugio, otra hermosa terraza con vistas al Valle de Estos, aunque no comparable a la de Ángel Orús, por lo menos para el que esto suscribe.


       El 1º de enjundia que tenemos el es el Ibón de la Aigüeta de Batisielles.


 Aunque parece que están ahí al lado, no es así y el descenso hay que hacerlo con sumo cuidado.


 En plan cachondeo le decía a Maru que se metiera en mitad de la pedrera para que se calibrara el tamaño descomunal de la misma.


          Aunque las pedreras de los Picos Batisielles sur y norte tampoco se quedaban atrás.


 A Maru le encantan esos primeros verdes pastizales de alta montaña donde corre un arroyo por medio.


                     Seguimos descendiendo y nos queda una sorpresa muy grata.


                                          El precioso Ibón grande de Batisielles.


 Los chicos y yo, curtidos en las frías aguas de los ríos del Sistema Ibérico, nos zambullimos en un baño maravilloso, de esos que no se olvidan. Maru sólo metio los pinreles y nos hizo de fotógrafa.



                             Un vistazo atrás para admirar este verde y alpino Ibón.



 Seguimos descendiendo con las Agullas de Serisueles y las Agullas de Chuisé de telón de fondo.



 Nosotros ya entramos al Valle de Estós por un lado mientras vemos como se descuelga en tremenda cascada el arroyo que viene de los Ibónes de Perramo, muy cerca de los de Batisielles.


                            El frondoso bosque del Valle de Estós nos engulle.


 Las visiones del otro lado del Valle de Estos nos deja sin palabras. En la parte alta que véis se está a 3000 metros.


 El bosque alpino va alternando con zonas de claros donde las vacas deben ser los animales más felices del mundo mundial


                  ¡Un momento! Entre tanta grandiosidad se ve algo......¿Lo véis vosotros?


       Siiiiii, el Refugio de Estós, y detras suyo, arriba del todo, el Pico de Gías o de O (3013 m.)


 Apretamos el paso y deberemos torcer a la derecha, ya que al fondo sigue el Valle de Estós, con unos montañas que ya recorrermos al día siguiente.


 El influjo del refugio y de la cerveza es poderoso pero aún debemos bajar, cruzar el arroyo que desde aquí parece que lleva agua, y luego el último repecho antes de llegar al Refu.


              El arroyo era más un río, el río de Estós, y ese puente es vital para poder pasar.


     No me quiero ni imaginar si no llega a haber puente, como nos habría cambiado el cuadro.


 Como cuestan los últimos metros cuesta arriba cuando ya ves el Refugio, aunque nada comparable a la llegada al Refugio de L'Aberouat en la travesía de las Golondrinas en los Pirineos occidentales. ¡¡Vamos Maruja!!


 Ole ole, otro rutón conseguido y lo mejor con buena cara y sin percance alguno. ¡¡Y los chavales unos campeones!!


    La latas vuelan satisfactoriamente mientras se otea está magnífica vista del Valle de Estós.


 Aunque el Refugio está muy obsoleto, los que hayan hecho una travesía pirenaica, saben el manjar supremo que suponen unos platazos de macarrones con tomate y queso para cenar en un refugio.



Ahora sólo toca dormir para recuperar fuerzas pues nos queda el tercer y último día, el que volveremos al Refugio de Viadós.

!!Hasta la semana que viene!! 

11 comentarios:

  1. Que he pensado que me vais a tener que adoptar, que yo soy como los chavales, no me quejo de nada.

    Ahora en serio, que maravilla de ruta, me apunto estas travesías por si alguna vez puedo acometerlas. Esto es impresionante.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis.

    Jajajaja, no te preocupes que te habríamos adoptado rapidamente y habrías disfrutado como un enano.
    Echale un ojo para ir con tu compañía en verano; hay una gran y variada oferta de travesías pirenaicas entre refugio, tres, cuatro, cinco, seis y hasta más días. Tanto en el navarro, oscense o catalan, y muchas mixtas España-Francia.
    Dentro de un tiempo colgaré las cuatro entradas de la ruta de las golondrinas, entre el pirineo navarro, oscense y francés, que la hicimos este agosto. Esta del Posets fue a primeros de Julio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Toni.

    Peligrosa forma de empezar la mañana, un tropezón cruzando el barranco, y remojón total!!! Cuando he visto las primeras fotos, he pensado, jodo menudo día, pero oye, tuvisteis suerte, y al cambiar de vertiente se despejo bastante e incluso os salió el sol.

    El recorrido, sin palabras, espectacular!!! otra jornada de alta montaña, y recordar que prácticamente todo es sin bajar de los dos mil metros, que no es lo mismo caminar a esas alturas, un rato, que durante quince kilómetros.

    El baño, como no podía ser de otra forma, no podía faltar, todo un clásico junto con las cervezas del final, y que no falten, que no es lo mismo, jaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Este travesía en concreto y las fechas en que la hicimos tiene su cara y cruz. Por un lado, y como tú bien dices, estas todo el rato andando a mas de 2000 metros y dependes mucho de metereología, pudiendo salirte la ruta lloviendo todo el rato o frío, niebla y ventisca y haciendola nada placentera y más dura. Esa es la cruz ya que la cara es lo espectacular que es. Por eso un poquito de suerte, como tuvimos nosotros siempre viene bien.

      Una ruta que auna baño con cerveza ya tiene buena pinta de por sí, si luego le añades estos marcos por los que se anda, sale todo un festival senderista para los sentidos.
      La semana que viene el colofón.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hello Toni!!

    Vaya etapón ehh, viendo las fotos me recordaba cuando hice la travesía con Tere. Jajaja, el vadeo del Ibón de les Alforches, (eso pone en mi plano); esta el agua fría de coj... jajaja pasasteis por el mismo sitio que nosotros.
    Y llegar al Collado de la Plana y tener esa bajada con ese encadenamiento de ibones, uff de lo mejor de todo el Pirineo.

    Y esas cervezas que no pueden faltar, que ricas saben después de la jornada.

    A esperar la siguiente entrega, Salud y Posets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Ah es cierto, que vosotros también la hicisteis. Es una pasada aquello y nosotros es que llevábamos las chancletas de los pies por fuera de la mochila, y así en los vadeos nos las poníamos porque si no, al agua helada sumale el daño tremendo que hacen en la planta cuando pasas.
      Recuerdo que cuando llegamos al Collado de la Plana pensé que hasta ahí era lo más bonito, todos los ibones de Eriste y el de la Plana, pero ojo cuando empiezas a descender entre agujas y los ibones de Batisielles hasta el valle de Estós, se te queda aquello grabado.
      Que tendrán las birras de los Refugios que son las mejores de todas?, y mira que bebo cerveza como un descosío ;-)

      Recuerdos a Tere y que Posets os bendiga!!

      Eliminar
  5. Hola Toni.

    Oye, tu has investigado si tienes ascendencia vasca?, lo digo porque cuando estuve en el Ibón Grande de Batisielles lo que de verdad me marcó, y eso que fue mi segunda ruta en Pirineos, que mientras nosotros estábamos allí, en plan pardillo: "huy, debe estar muy fría ya tal" llegaron allí unos vascos se quedaron en gayumbos y sin pensárselo, pum!! al agua jajaja
    Mira que la primera etapa fue guapa, pero esta me ha gustado mucho más, a parte de por que conozco la zona de Batisilelles, por aventurera, por el toque que le da la niebla a todo ese paisaje, por la infinidad de inaccesibles agujas y picachos que visteís durante el camino, por esas vistas de postal del Valle de Estós...brutal, sin más.
    Con ganas de ver la tercera ya!!
    Por cierto, preciosa la foto que encabeza el reportaje.

    Abrazos y birras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Jajaja, recuerdo hace muchos años en las fiestas del Pilar en Zaragoza, estando en una herriko taberna (un amigo de allí conocía al dueño), que nos dijo el camarero (barba negra, txapela calada y recio como él solo) que de donde eramos. Dijimos que de Cuenca, y nos respondio: de Cuenca!!! Hostia, entonces sois como los vascos!!
      Ahora en serio, desde que eran más crios, llevo a los chicos a bañarse al río Tajo, Escabas, Cuervo, HozSeca (los ríos atlánticos) y son aguas muy frías, incluso más que los ríos de los Pirineos por lo menos en la zona baja como Ainsa. Nos bañamos en el río Cinca en Escalona cuando bajabamos de esta travesía y el agua nos pareció normalita de temperatura. Alguna foto ira en la próxima entrada. ¿El porqué? ni idea por que se supone que ese agua viene de la alta montaña y del deshielo. Tambien puede ser que yo sea Toñin Virtudeak Segarraetxea.
      El tramo desde los ibones de Eriste, Collado de la Plana e ibones de Batisielles es de lo más espectacular que he visto hasta ahora de los Pirineos, y mira que he visto poco todavía.
      Me gustaría volver por allí alguna otra vez, y ver más cosas como los ibones de Perramo o algunas de las muchas agujas que brotan por allí.
      Más adelante me pondré en contacto contigo que ya estamos planeando ir a VLC antes de que acabe el año, aunque tú con la naranja bastante tendrás.

      Birras y abrazos.

      Eliminar
    2. Jajaja, qué buena esa anécdota de Zaragoza.

      Pues ya me tienes al tanto del finde que vayáis a VLC, en domingo, si es que Donald Trump no se ha cargado antes el planeta :-(, seguramente lo tendré bien para hacer alguna ruta.

      Eliminar
  6. Hola Toni.
    Coincido con Dani en esta segunda etapa.Esa combinación de ibones y el verde pirenaico me encanta.Lastima esa primera parte en la que el tiempo ha estado un poco en contra de poder disfrutar mas de las cimas,aunque esa niebla,también le da un ''toque'' diferente a las rutas a veces(bueno aunque por lo que comentas,Maru no es muy ''fan'' de ella).Ruta aventurera,con esos pasos en los que habéis tenido que ''remangaros''...Y el baño...¡¡buff!!,se me han puesto los pelos como escarpias...jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Es que la niebla en los pirineos es harina de otra costa. Menos mal que la senda era un GR y los postes siempre se veían.
      El baño fue una cosa maravillosa. Amo las aguas frequitas ;-)

      Eliminar