domingo, 13 de noviembre de 2016

REFUGIO DE ESTÓS - REFUGIO DE VIADÓS (3ª Travesía Circular Macizo Posets) FIN.




Llega el tercer y último día, y en menos que canta un gallo ya estamos desayunados y preparados en la terraza del obsoleto Refugio de Estós. Esta condición de refugio algo cutre y desfasado queda oculta por el bello lugar donde está ubicado.

Por un lado, sabemos que hoy se acaba la travesía y eso nos da fuerzas renovadas para seguir disfrutando del paisaje y la dureza de la ruta. Por otro, siempre es una pena dejar esos paisajes tan virginales, tan aventureros y salvajes y tener que volver a la rutina pero no pasa nada pues estamos viviendo tres días muy intensos, de los de acordarnos por siempre. Será que me gusta mucho esto, pero pienso que tres días de playas o de turismo urbanita por ciudades no se quedan tan marcados en la memoria de uno, como estos tres días de travesía pirenaica por el macizo de Posets.





Dejando el refugio a nuestras espaldas debemos seguir por el valle de Estos en busca de su cabecera. Paralelos al caudaloso río de Estós, remontaremos por una preciosa senda que alterna pinos y claros. No es bosque frondoso porque ya andamos cerca de los 1800 metros, cosa que hace que cada vez haya menos árboles, y la senda se vaya empinando. Es curioso aquí pues vemos que le caen al río torrentes de agua por las laderas, pero en este caso no viene del deshielo de la parte alta, sino que son surgencias puras que nacen en mitad de la ladera.

Hasta el Collado de Estos, nos tocara una marcada senda de fuerte pendiente donde iremos traspasando lomas herbosas que nos exigirán clavar bien las botas y bastones.

             Con esta buena y animosa cara nos reciben los chicos, una vez desayunados.


Detrás del Refugio sale la senda que sigue coincidiendo con las marcas del sendero GR 11.1


No tardo mucho en darme cuenta que estos torrentes que caen en cascada, al contrario que en  los dias anteriores, no vienen del deshielo de la nieve, sino que son manantiales que nacen allí mismo.

     Y enfrente en el lado izquierdo sobresale la Aguja de la Paul o Tuca de Posets (2691 m.)


Los pinos empiezan a escasear. No obstante ya estamos acercándonos a la cota de 1900 metros. Este enorme montículo que tenemos delante es el Tosal de la Paul (2257 m) y detrás suyo a la izquierda aparece radiante el Pico Chistau (2794 m.)


         Los manantiales o surgencias que brotan de los lados del río me tienen alucinado.


                        En este bucólico marco una marmota asoma para deleite nuestro.


         Comienza la senda a ponerse seria, mientras nos cruzamos con otros montañeros.


De la parte superior de los laterales del valle vemos más surgencias. Caudaloso debe ser el río de Estós antes de echar sus aguas al río Esera, un poco más arriba de Benasque.


    Ya se nos ofrece la  suprema vista de la cabecera del Valle de Estós. Sigamos subiendo.


 De aquí y con la aportación de las aguas del barranco de Clarabide (derecha) vienen a juntarse las primeras aguas del río de Estós.


 De hecho, mando a Marcos a que rellene alguna botella de los puntos de donde mana el agua entre las piedras.


 Echemos un vistazo atras, donde vemos en el fondo los Montes Malditos del vecino Macizo de la Maladeta.


                        Estas rampas son tremendas y ahí está Maru en pleno esfuerzo.


 Los chicos cuando ven que se alejan mucho, paran y se echan como los lagartos al sol, con este marco donde ya asoman los neveros.




El otro punto donde días antes de subirnos a los Pirineos nos dijeron que podía ser delicado por la nieve era este Collado de Estós o Chistau. Los neveros allí formados podían hacer recomendable el uso de crampones. Según nos informamos al llegar, la nieve en este collado no es tanta pero tendremos que comprobarlo in situ. No es problema para nosotros pues llevamos los crampones en las mochilas. Una vez que nos ponemos en el nevero, vemos que la senda está bien pisoteada, y aunque hay un tramo que asusta por la inclinación de la pendiente helada, lo pasamos sin necesidad de recurrir a los crampones.

                        Arriba a la izquierda es el nevero por donde tenemos que pasar.


Ahora toca progresar por este canchal cómodo de andar donde la senda se ve muy bien.


                              Vistazo a nuestro vagón de cola con el valle de Estós detrás.


 Ahí tienen la senda por el nevero. Esa es la parte delicada pues la inclinación no es moco de pavo. Un traspies allí y te puedes pegar una buena patinada con el culo, pegando un susto a los demás de tres pares de pelotas.


       En este primer nevero menos inclinado vemos que la senda esta muy bien marcada.


 Viendo que no es peligroso, decidimos no ponernos los crampones  y pasar con cuidado. Cosa que hicimos tranquilamente, pero cuando ya habíamos pasado el nevero, nos cruzamos con una madre, su hijo tambien adolescente y un hombre. Nos saludamos y se metieron al nevero. Al poco y de repente, oímos la voz de la madre y nos volvimos rapidamente. El chico se había caído y por suerte se ve que tuvo que clavar manos y pies al hielo como un jabato, y sólo se deslizo unos tres o cuatro metros. El hombre le ayudó a subir y ponerse otra vez en la senda. Sólo de imaginarnos la cara de susto de la madre se nos puso el semblante serio.

 Despues del nevero y del susto del chaval y su madre, nos tocan los ultimos metros para coronar el Puerto de Chistau o de Estós.

 Cosa que hacemos en la cota 2572 metros de altitud con esta suprema vista del Valle de Estós. El sitio merece un pequeño picnic con su mini siesta, más mini que nunca pues allí arrean unos vientos ciertamente desapacibles.



En el Puerto de Estós, punto más alto de la ruta de hoy, ya sólo nos queda descender, y esta 1ª parte lo haremos de forma brusca en dirección a la Pleta de Añes Cruces, una especie de valle agujero, rodeado de puntiagudas montañas donde confluyen varios barrancos. La senda GR, muy espectacular, salva gran cantidad de metros de desnivel.
Una vez abajo, seguimos el curso descendente del agua por el barranco de Añes Cruces. Aquí estaremos muy atentos, pues nuestro Pirineologo de cabecera, el amigo Dani de Betxí (http://pdipb.blogspot.com.es/) nos ha avisado con antelación que allí empieza un tramo donde por fin se nos van a mostrar, tremendos e imponentes, algunos tresmiles del Macizo de Posets, con el Pico Posets o Llardana y sus 3369 m.  a la cabeza.
En efecto, toda la bajada ya hacia el refugio de Viadós, se nos hace espectacular con la visión de la cara oeste de estas montañas. Despues de eso, veremos como aparecer el Puntal de Barrau, que ya vimos en la etapa del primer día, señal de que estamos muy cerca del fin de esta hermosa y aventurera travesía de tres días. Lo celebraremos, latas de cerveza mediante, charlando con otros montañeros que tambien la han acabado o con otros que la van a empezar. 
Todos exhaustos, satisfechos y muy contentos, decidimos irnos a algunas de las gorgas (pozas) de cerca de Ainsa a pegarnos unos baños como Dios manda, ya que en la parte baja de los Pirineos la temperatura rondaba los 28/30º. 

    Debemos bajar hacia ese especie de agujero que queda estas montañas, siendo la mole de la derecha el Pico Royo (2869 m.)






                                                       ¡Y cuando digo bajar, es bajar!



       Tramo en el que hay que tener mucho cuidado, aunque no llega a ser peligroso.



En algunos tramos parece increible por donde va la senda en su vertiginoso descenso. ¡Al loro quien asoma ahí enfrente!



Es la Punta Ixabre (2694) que no está nada mal, pero como además la vemos tan desde abajo, tan bella y esbelta, es imposible dejar de mirarla.


 La Pleta de Añes Cruces donde confluyen los distinos barrancos  que bajan de las montañas. Fijaros abajo y veréis a los chavales.



                          Debemos cruzar la vertiente que viene del Puerto de Estós.



Habría sido un buen sitio para comer pero no teníamos aún hambre, por lo que seguimos por la senda mientras al echar la vista atrás vemos este peculiar valle agujero donde de la derecha viene el arroyo de Chistau, y de la izquierda la vertiente de Añes Cruces para formar el arroyo del mismo nombre.



Arroyo que muy pronto se encajona mmientras vemos como de los laterales le manan aguas por doquier.



              Una cosa que me tenía fascinado era la tremenda arista de la Punta Ixabre.


        Bajamos por la senda paralela al arroyo viendo la magnífica postal que se nos abre.


      ¡Un momento! pues ya asoman esas autenticas moles rocosas que son los 3000 miles.


                                     Antes un vistazo atrás para ver de donde venimos.


 Ahí están como muy bien nos había adelantado Dani la mejor vista de parte estos tresmiles: de izquierda a derecha, el Pico de la Montañeta (3129 m.) y el pico de los Gemelos (3167 m.)


             Pinchen la imagen. El de la derecha del todo aún no lo he presentado.

                                        En efecto, a la derecha vemos uno algo más alto.
                         El amo y señor de todo el macizo, el Posets o Llardana (3369 m.)
 Buscamos una sombra en esta ladera herbosa para comer que nos la proporciona este solitario pino.
 Esta cara del Posets es espectacular; no obstante abajo al pie del arroyo estaríamos a 1700 metros y arriba a 3369. Calculen, calculen..que el desnivel que hay deja en mantillas cualquier cosa.
 Seguimos por la suave ladera descendente hasta que asoma el Puntal de Barrau, la montaña que me recordaba a un diente. ¿Os acordáis del primer día?
      Hasta que por fin asoma el Refugio de Viadós con el Pico Montó. Se acerca el final.
                                                      Ole por Nachete, todo un campeón.
 
Comentar que al principio íbamos Maru y yo con la historia de que a Nachete se le pudiera atragantar esta travesía de 3 días. A Marcos sabíamos que no, pues aparte que es mayor, ya habíamos estado en otras rutas montañeras con él, y  siempre disfrutaba de lo lindo. Pero Nacho era otra historia Y la verdad que nos sorprendió, ya que el tío con sus piernas de luxe y su ánimo, al igual que su hermano, siempre arriba, hizo que disfrutaran enormemente de la experiencia, y  su madre y  yo acabáramos muy orgullosos.

Pero lo que no sabéis es que había un precio que pagar. Si, están oyendo bien.

La de cal tenía una de arena y teníamos que cumplir nuestra palabra con el chico.

Ese día dormimos en Lleida y al día siguiente habíamos prometido llevarle a Port Aventura todo el día desde que abrieran hasta que cerraran. ¡¡Horror!! En cuestión de un día pasamos de caminar a más de 2000 metros por el Macizo de Posets, a tener que aguantar un día entero Port Aventura y sus colas infernales a 33º a la sombra.

Menos mal que estaba su hermano que era el que se lo llevaba a todas las odiosas atracciones mientras su madre y yo en la sombra de la Polinesia nos chispábamos a base de Llanas de cerveza, y esperábamos que el día transcurriera.

A mediados de la travesía pirenaica pensé que la idea de ir a Port Aventura era la que hacía que Nachete tirara cuesta arriba como un borrico, como si se le pusiera la zanahoria delante pero luego me reconoció que no, que le estaba gustando mucho y que no se cansaba.



                                                 Foto finish familia. ¡¡A por las birras!!


                                                                     Va por tí, Posets.

 Como teníamos parte de la tarde libre, nos fuimos a celebrarlo como nos gusta, pegándonos unos baños en diferentes Gorgas (pozas) del río Cinca.


                                                        Mejor fin de travesía imposible.


 Despido esta entrada con esta foto del baño con la espectacular Peña Montañesa (2295 m.) al fondo, una montaña al que le tengo ganas, muchas ganas...y no quiero mirar a nadie, jejejeje.

En definitiva, tres días insuperables donde caminamos 31 kilómetros con un desnivel positivo de 2525 metros y un desnivel negativo de 2500 metros.


¡Hasta la semana que viene!

10 comentarios:

  1. Hola Toni, felicidades de nuevo por la travesía. Una bonita crónica con unas fotetas espectaculares.
    Las caras de felicidad de la foto familiar al finalizar la jornada lo dicen todo.
    Bueno, y me alegro de que el chaval se saliera con la suya y sufrierais la penitencia de Port Aventura, donde esté el Dragón Khan que se quite Posets (jejeje) ... aunque después de la experiencia ni Nacho lo cambiaría por nada.
    Un abrazo familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco.

      Cierto que esa foto de familia al final es muy representativa del disfrute de los tres días.
      Por mucho que me queje, la cara del chiquillo despues de haber montado en un montón de atracciones hizo que valiera la pena la espera, que por otro lado en la fresca sombra de la Polinesia sentados en una terraza y luego en el cesped donde planchamos un rato la oreja, se hizo más amena.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ejem...debería sentirme aludido cuando dices que no quieres mirar a nadie?...

    Espectacular fin de travesía, no bajó el listón en absoluto esta etapa, ya te dije, por cierto, me gusta eso de Pireneologo jeje, que las mejores vistas del Posets las tendríais en esta última etapa, enhorabuena a los cuatro por estos tres días de disfrute pirenaico!!!, ahora para poner la guinda, el año que viene lo suyo sería subir al Posets, no?, yo lo dejo caer jejeje... Yo, y visto lo visto, quizás algún año me anime a hacer este circuito.
    Qué bueno Nachete, en casi todas las fotos salia en cabeza del grupo, eso es señal inequívoca de que disfrutó de lo lindo, es todo un campeón, campeones también Maru y tú, por aguantar la marabunta y el calor de Port Aventura después de haber pasado tres días en el paraíso jejeje.

    Muy buenas las tres crónicas, magistralmente contado todo, con ganas de ver más pirineos, que sé de buena tinta que tienes cuatro croniquillas ahí guardadas ;-)

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Jejejeje, pues perfectramente tú puedes ser un aludido. Es que llama tanto esa proa gigantesca con ese desnivel tan brutal de metros que seguro que mola, aunque Eduardo dice que luego no es para tanto, salvo si se sube por esa faja del Toro, cosa que habrá que investigar.
      No me importaría nothing nothing subir al Posets, pues volver a aquellos paisajes apetece siempre, es como una droga. Lo suyo es dejar pasar uno o dos años y luego lo veré.
      Este circuito al ser sólo de tres días, lo podéis compaginar con otras expediciones por los alrededores.

      Te habrás dado cuenta que te he copiado un poco la forma de contar la entrada, narrando en dos o tres párrafos la ruta hecha. Para este tipo de entradas me gusta esa manera. Siempre agradecido ;-)
      Y si, tengo cuatro guardadas como oro en paño, pero dejaré un tiempo hasta que salgan que tengo un acumule de entradas de senderismo por España que no veas.

      Abrazoooos

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Tercera etapa, que completa un circuito espectacular. Una última jornada más relajada, y con una bonitas vistas del Posets, sin duda, es un buen objetivo para el año que viene, mucho mejor que la Peña Montañesa, que la he subido, y tampoco es nada del otro mundo, salvo si la subes por la faja del Toro,que gana bastante.

    Los chicos unos campeones, la verdad que andan mucho, no solo los tuyos, en general, tan solo hay que saber motivarlos, y por supuesto, que les guste. El paso por la pasarela al final, parecía un previo al Port Aventura, ya que veo que las Ambar las habéis catado, jeje.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Si es cierto que fue la etapa mas relajada y menos dura de las tres, incluso se puede decir que la menos espectacular pero claro es que en las dos anteriores el listón estaba casi como el Posets de altitud.
      Investigaré eso de la faja del Toro que dices.

      Y en cuanto a los chicos, cada uno es un mundo pero luego como tú dices hay que saber motivarlos. En nuestro caso, hizo mucho que se viniera con nosotros Marcos, el mayor, pues asi el no se aburría al ir cantando con él, o de exploración, los dos durmiendo juntos, etc....
      Ambaaaaaaar.......

      Salud y Montaña!

      Eliminar
  4. Hola Toni.
    Magnifico colofon de esa travesía pirenaica,con esta tercera etapa.Esa subida y bajada del Valle de Estós,brutal.La verdad es que viendo las tres crónicas y ahora al ver el total de kms y desnivel,al menos a mi me ha dado la sensación de que habéis hecho mas...
    El disfrutar de esta gran travesía en familia,le otorga un plus especial y bueno la de ''cal y la de arena''...jajaja.

    ¡¡Enhorabuena y saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      La verdad que a mi tambien me parece que hicmos más km que los que he puesto en la entrada. El dato lo he copiado de intenet, me imagino que estará bien aunque ya digo que a mi me parece que hicmos mas de 31 km.

      Saludos y gracias.

      Eliminar
  5. Que disfrute de ruta!! Esa última etapa no tiene desperdicio, con esas vistas de "himaláyico" Posets desde Viados; ni que decir de la visión que se tiene del Gran Bachimala, bajando del Collado Chistau.

    Enhorabuena a toda la family y ese Nachete que se cobro su presa, jajajaja, aunque con birra se sufre mejor ;))

    No te lo pienses mucho y exhale un tiento al gigante pirenaico.

    Saludos y Dragón khann, jijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Si la verdad que la visión de los himalayicos es de lo mejor de esta ruta.

      Cierto que las penas y los momentos feos con birra se pasan mejor.

      El Dragon khan me parece algo realmente infernal. No me veréis allí ni en el peor de los sueños.

      Hasta la próxima.

      Eliminar