domingo, 11 de junio de 2017

EL ARROYO Y LA CUEVA DE ROYO MALO




Otro de los arroyos tributarios del río Escabas, que vimos de manera general en sobre el valle de este río (VER Lateral del BLOG), es el Arroyo de Royo Malo, valga la redundancia, pues el vocablo Royo, se ha usado en estas sierras nuestras para designar eso, un Arroyo, pareciendo más como una abreviatura.

Este arroyo es digno de tener una entrada propia, pues a su belleza en su cortísimo discurrir, se le une su nacimiento. ¿Dónde y cómo nace? Es la conjunción de dos brazos de arroyo; uno, el más pequeño, nace de una surgencia que rompe cuando las lluvias son copiosas en medio de un feroz bujedal, y el otro brazo, más grande y caudaloso nace de una cueva, que cuando las lluvias son ingentes en la parte superior de la Muela del Rebollar, va filtrándose y  llenando los sifones y  galerías de esta gruta hasta expulsar el agua por la boca. Estos dos brazos de arroyo crean sendas cascadas que vienen a confluir en un rincón de tobas muy bello y especial ya muy cerca del río.





Como suelo hacer en este tipo de cuevas, os la voy a enseñar también por dentro, indicando que no es una cueva turística ni fácil en ningún caso. De hecho, aquello, como su nombre indica, es un Royo malo aconsejable para espeleólogos a los que les guste eso, la espeleología de gateras, laminadores, derrumbes, galerías bajas con agua incluida, sifones y meterse un buen tute.

La cueva tiene varias secciones, siendo bastante laberíntica, donde nosotros recorreremos parte de su sección central. Se han topografiado juntando todas las secciones más de 3 kilómetros de galerías, acabando la cueva en un sifón, el sifón Esalar. Sifón que en 2004 se consiguió pasar una vez y ante la estrechez, salientes y dificultades de la galería siguiente, se abortó esa expedición. No tengo noticias de si posteriormente han conseguido avanzar por esa galería.

Os voy a enseñar primeramente el arroyo con y sin agua, llegando hasta la boca de la cueva que la veremos con y sin agua, y en la parte final de la entrada entraremos en ella. Verán entradas de multitud de veces, pues es un paraje que siempre que paso, es decir, muchas veces, paro a verlo.

 Al lado mismo de la carretera está ese rincón donde podemos ver las cascadas de Royo Malo.

                                         Esta es la bella cascada que viene de la cueva.


 Y al lado de esa cascada está la otra, la de la derecha de la foto que viene a nacer de una surgencia.


                  Ahí la tienen más individualizada. Podéis ver la carretera que cerca está.

                                             Con el amigo Tiny casi debajo de la cascada.


                       La cascada de la cueva tiene un edificio tobáceo espectacular.


                                                        Y una profunda poza a sus pies.


                           Poza casi imposible de bañarse pues solo está así en invierno.


Así es, el arroyo de Royo Malo (disculpen otra vez la redundancia) es completamente estacional. La primavera, verano y otoño va seco pero eso si, para paliar esa carencia y ofrecernos su belleza, todos los inviernos (enero, febrero y hasta Marzo por lo general) con poco que llueva y nieve con cierta frecuencia, se recarga el suelo de la Muela y hace que salga el agua, tanto por la cueva como por la surgencia, y como el invierno venga fuerte, echará mucha agua y con mucha fuerza, y podrá terminar rompiendo, como hizo hace no mucho, parte del circo tobaceo donde están las dos cascadas.
Una vez visto las dos cascadas desde abajo, vamos a verla desde arriba para lo que tendremos que volver a la carretera y subir por un lateral. 


 Realmente son tres, las dos grande y una pequeña que cae por aquí en primer término.



Vamos a verlas con bastante agua y tambien secas para que podamos ver el contraste.









                                                                      La cascada seca



                                                                Y la poza con poca agua.


 En en principio del invierno cuando han llegado los fríos pero las lluvias fuertes y las nieves aún no.


 Estas cuevas de detrás de las cascadas son sitios perfectos para ver los chupitazos de hielo.


 El río Escabas espera limpio y hermoso esas aguas invernales del Royo Malo y otros muchos afluentes que le vienen a caer en su VALLE.



Ahora vamos a ver si conseguimos llegar al nacimiento del royo que proporciona la primera cascada que al principio desconocía de donde venía. No tarde en comprobar en mi carnes el infierno de bujedal que hay que traspasar para poder llegar a donde mana el agua. Nada recomendable, con ver la cascada es suficiente.

                  Ya estamos sobre esa 1ª cascada que vemos que cae que da gusto.


             La ruta es fácil: remontar el curso de agua, pero realmente es muy difícil.


 Tras un rato de sudores tremendos, llego al punto en la tierra de donde mana agua a mansalva.


            Son dos o tres puntos en un radio de un metro completamente ocultos por el buje.



 Una vez vista esa cascada y su surgencia nacimiento vamos a ponernos sobre el otro brazo del Royo Malo y lo remontaremos con agua y sin agua.

 Este brazo tiene una cómoda senda que va por un lado y te permite ver los diferentes rincones acuaticos del arroyo.


 Desde la cascada hasta la cueva seran unos 200 metros de muchas pozas, cascadejas y rápidos.

 El arroyo salva mucho desinvel en muy pocos metros, cosa que hace que vaya a toda leche.


 Que pena que no tenga un curso de agua con temperaturas más veraniegas pues sería un gran baño.


 Las fotos de antes irían por aquí. Vean que  pozas más profundas se quedan cuando el arroyo va seco.


 Seguimos remontando el arroyo por aquí con más cuidado pues llegando a la cueva ya no hay senda comoda, y un traspies puede devenir en que uno acabe empapado total.


 Ahí tienen la Cueva de Royo Malo. Detrás el barranco sigue pero esa parte siempre anda seca.


                    ¡¡Acojonante!! Parece que el agua sale casi sin moverse, como quieta.


           En esta foto se ve bien la cantidad de agua que arrambla de la salida de la cueva.



Solo nos falta ahora visitarla en plan espeleólogo. Para eso un dia de verano nos acercamos con el equipo mi hermano y yo para penar un poco, pues es una cueva bastante jodida y no recomendable a quien no le guste la espeleo de sudores y arrastrarse. 

                                                       Ya estamos sobre la cascada.


 Comprobando que aquello en verano es un vergel de bosque de ribera completamente cautivador.


                           Perspectiva del Barranco de Royo Malo completamente verde.


                                         Ahí tenemos la cueva con su pequeña boca.


                                                           Dispuesto a engullirnos.


                  Damos la bienvenida al mundo oscuro sin poder ponernos aún de pie.


                            Nos comienza a aparecer agua, esperando que no vaya a más.
 



                                        Por ahora con nuestras botas es suficiente.


            Uy uy uy, que poco apetece tener que tumbarse y arrastrarse con el agua.


 Pero retrocedemos un poco pues hay una galería paralela algo más alta que salva ese paso bajo con agua.


            Y tiene unas formaciones de barro y arcilla con roca de la cueva bastante llamativas.


                   Tunel descendente que nos vuelve a comunicar con la galería principal.


                                                                       Roca y barro.



                                                          Y formaciones curiosas.


 La Cueva tiene cuatro sectores. Nosotros vamos por el 1, el central, pero a ambos lados hay otros sectores, y se encuentran galerías que comunican dichos sectores. En resumen, una cueva en la que hay que tener cuidado con lo laberíntica que es.


            De vez en cuando encontramos pequeños apartados donde coger aire y descansar.


 Lo bueno de esta cueva es encontrarse despues de tanta gatera y estrechamiento con salas grandes. Aquí en la primera de ellas conocida como la Sala del Barco.


 Donde encontramos una de las cosas más curiosas que he visto, un bonito cártel avisando lo que debería ser lógico, y que hay gente que no lo respeta. Pero llama que esté allí dentro a tanta profundidad.


               Pero sigamos hacia el fondo pues hay que buscar por donde continua.


 Pero antes nos deleitamos con algunas formaciones. Decir que no es una cueva prolífica en formaciones pero algo hay. Parece ser que más al fondo hay una sala de excéntricas pero no llegamos a ella (la estalactitas excentricas son aquellas blancas generalmente y pequeñas que desafían la gravedad y salen hacia todos los lados, cosa nada normal para entendernos)


 Encontramos la continuación por una parte de realmente dura conocida con el nombre de Lo peor. ¡¡Revelador el nombrecito!!


                   Como ven en Lo peor, es imposible ponerse medianamente de pie.


 Y llegamos a otra sala conocida como la de las Dolinas, donde hay unos enormes agujeros embudos de más de un metro de diametro que llaman mucho la atención el como se han debido formar. La lástima que en mis foto no se aprecia bien. Bastante valiente o inconsciente fui al meter la cámara allí dentro.


                          Pasamos la sala y continuamos por una gatera bien baja.

Por un lado la cámara de guerra pequeña que tengo para las cuevas me comenzó a fallar por lo que ya apenas tengo fotos de esta parte de la cueva. Decir que esta última foto es ya en lo conocido como el Laminador del Parto, un sitio realmente jodido y bajo que ya agotó nuestra paciencia, y sobre todo pensando en la vuelta.  Luego a posteriori he leido que esta gatera hay que pasarla con los cascos quitados. Si no, no se pasa. Tremendo. Luego de esto ya se llega a la Sala de las Excéntricas y luego tras otro rato al sifon Esalar.  Toda la información la he sacado de www.espeleokandil.org.

A los hermanos Virtudes solo les faltaba volver, salir de allí, pegarse un bañaco purificante en el Escabas, y de allí ir al Tote de las Majadas y pimplarnos un par de tercios que nos supieron a gloria bendita. 


               Con esta foto de mi hermano con la cascada del Royo Malo detras me despido.


Hasta la semana que viene. 

12 comentarios:

  1. Genial, Toni. Como siempre. Un placer seguirte en el blog. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio.

      Gracias, siempre es bueno saber de tí.

      Ahora vendrá una una tanda de senderismo por España y despues a ver si me pongo con la tuya ;-)

      Eliminar
  2. Jolin Toni, yo no llegué tan lejos, pero me has marcado un objetivo para este agosto. Desde luego no es q sea una cueva muy bonita, más bien es puñetera, pero sin duda es una maravilla de la naturaleza al alcance de los taraos que nos aventuramos en ella, jeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Jajaja, tú lo has dicho, cueva para taraos.

      No es por chafarte las vacaciones ni ser un aguafiestas, pero que mal aspecto va a presentar el monte para agosto. Falta de agua brutal, pero bueno el Escabas siempre tendrá la suya.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Ufff lo sé. Hablo con frecuencia con Jose Luis, ex alcalde de Poyatos, que además trabaja en la Brigada. Qué lástima de agua

      Eliminar
  3. Que pasada de fotos Tony, me ha entrado unas ganas locas de ir ya mismo.
    Me podrías dar algo mas de informacion para iniciar la ruta y los km k son??
    Muchiisimas gracias por enseñarnos rinconeS tan maravillosos, pues gracias a tí los estamos coniciendo.
    Mil gracias de verdad
    Saludos
    Peedón soy Azucena Arcas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Azucena.

      Encantado que te guste. Pues no hay ruta para llegar, es decir las cascadas estan pegadas a la carrtera viniedo de Poyatos en dirección Fuertescusa, unos 150 metros antes de llegar al merendero de Fuente del Cayo. No se suelen ver pues si uno va conduciendo, están a la derecha pero hay que ir algo despacio para verlas ya que si no se pasaran de largo.
      En cuanto a la cueva, a la izquierda de donde están las cascadas hay un senda de unos 250 metros que te llevan a la cueva pero no se puede avanzar más. Veo que por el barranco de Royo Malo detrás de la cueva hay un senda de esas viejas que viene de la parte superior de la Muela por lo que a lo mejor se puede trazar una ruta por allí pero no tengo ni idea.
      Es un paraje para acercarte un momento a verlo, si has ido de ruta por otro lado cerca o bañarte, pero para verlo chulo os tendréis que esperar al invierno.
      Te mando a tu correo un mapa con el punto donde está la cascada...

      Eliminar
    2. Muchisimas gracias Tony, eres mmuy amable.
      Bsos
      Azucena

      Eliminar
  4. Hola Toni.

    Bien a gusto que me daría, para paliar esta sofocante y pronta calor, un baño en esas pozas, es que incluso me metería en esa claustrofóbica cueva y todo jajaja.
    Curioso lo del término Royo, que allí se use como abreviatura de arroyo, aquí lo suelen utilizar en los pueblos de habla castellana del Alto Mijares y Alto Palancia para referirse a algo que es "colorao" jeje.
    Preciosas esas cascadas, que si me dijeses que están en cualquier rincón del pre-Pirineo me lo creería, aunque no olvidemos que estamos hablando del gran Escabas.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Daniel que estas diciendo!!! No te quiero imaginar arrastrarte por esa zona conocida como Lo Peor, despues de tus dos experiencias claustrofóbicas que me contaste.
      Jjjajaja, si por un lado dentro hace fresquito pero tanto menearse ahí dentro uno termina con unos sudores parecidos a los del squash.

      Que curioso ese significado de la zona del Alto Palancia y Alto Mijares de colorao. Me imagino que cuando alguien se esta avergonzando, le diran: te estas poniendo royo, eh!! Veo que la RAE, solo hay significado de ROYO como conjugación del verbo roer, y lo más curioso como fruta que no está madura o alimento mal cocido. Jamás lo había oido eso.

      La semana que viene me parece que va a salir tu jeta por aquíiiiiiiiii ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ya sabes que en Cuenca "Royo" es una apócope a "Arroyo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hOLA José.

      Eso era, un apócope. Gracias.

      Eliminar