lunes, 7 de mayo de 2018

LA TORRE BALBINA



Un amante del rodeno como yo que disfruto de lo lindo cuando tengo delante una demostración geológica de arenisca roja, no podía pasar más tiempo sin conocer la Torre Balbina, es decir una corbetera no ubicada en Pajaroncillo sino en el pueblo vecino de Villar de Humo, y que es peculiar principalmente por su altura, ya que estamos hablando de casi 20 metros aproximados de longitud.

Os voy a enseñar la ruta que hicimos Paco y yo, puesto que no es nada cómodo y accesible llegar a ella. Se encuentra ubicada en el extenso termino de Villar del Humo, muy alejado de cualquiera de estos pueblos, y surcado por unos carriles bastante precarios que hace que hagamos la aproximación en todoterreno pero con cuidado pues estos caminos pedregosos están mal hasta para los 4x4, y si muy bien para las piernas.

Con el coche llegaremos al pueblo de Boniches, donde cogeremos esa pista que surca el rodenal del Cabriel, y sube al cordal montañoso del Pico de la Zorra, justamente por los Riscos de la Morcona donde nosotros dejaremos el coche.
 De allí nos dejaremos caer por la Loma de la Sarguilla con las vistas desde la Peña de la Berejuela a la Torre Balbina. Entre jaras y brezos, y ese característico olor acido de estos montes, iremos descendiendo por suelo de rodeno hasta ponernos en la mismísima Torre, donde subiremos a un bello mirador contiguo para apreciarla mejor.
 
 
 
Después de eso, no podemos irnos sin asomarnos al Refugio de Selva Pascuala y sus pinturas rupestres, y más aún cuando Paco no conoce ese paraje tan singular.
Al final solo vimos donde están las pinturas (sin verlas, ya que están enrejadas), ya que el Refugio de Selva Pascuala parecía estar ocupado y cumplía la función de base de operaciones para las brigadas de incendios de la BRIF de un incendio que se había declarado un par de días antes, y que nos asustó a todos mucho, ya que esa comarca es potencialmente peligrosa en caso de incendios; muchos kilómetros a la redonda solitarios con infinidad de pinares, carriles infames, sequía pertinaz y mucha despoblación. Todo ello es lo que hace que se pudiera haber liado muy gorda.


Una vez dejado el coche, comenzamos a bajar suavemente por un bonito y cálido pinar de rodeno.


Pronto nos empezamos a encontrar enormes castillotes de piedra rodeno salpicando el pinar.


                    Pasaremos debajo de ellos para ver y sentir el poderío de esta toca.


                       Miremos donde miremos se ven al fondo construcciones de este tipo.


El descenso se va acusando más,  comprobando que el suelo en muchas partes son enormes losas de rodeno.

Con el zoom, abajo del todo saco esta gran mole rocosa. Por ahí debe de estar la Torre Balbina.


A ella vamos, sin saber exactamente como es, pero nos imaginamos que por el tamaño pronto la encontraremos.


Primeramente nos llama la atención un mirador puesto  en la punta de este gran castillo de rodeno.

Y luego aparece encima de manto de helechos lo que parece ser a todas luces la Torre Balbina.


                                La vamos bordeando para ir cogiendo todos sus lados.


                                                                          Zoom a la parte alta.


                    Paco me viene divinamente para calibrar el tamaño de esta gran torre.


       A la derecha la Torre Balbina y a la izquierda el castillo donde han ubicado el mirador.


Vamos a buscar una manera de subir, bordeándolo, aunque también me voy fijando...


                                   En como la erosión del rodeno crea caprichosas formas.



En el fondo de estos suaves valles de los pinares de rodeno, al haber más humedad, crece el siempre vistoso helecho.


Subimos por una parte fácil, y al fondo ya vemos el mirador.
 
 
Guuuauuu, que mirador más chulo, espectacular y bien integrado.
 
 
Dudaba en poner como foto de cabecera esta o la que al final he elegido.
 
 
La vistas son básicamente el mar del rodeno pero entre sus olas verdes podemos ver a la derecha la Peña Berejuela y a la izquierda el afloramiento de rodeno donde están las pinturas rupestres de Selva Pascuala.
 
Al ver esta vista aérea me sorprendo de lo extenso que el afloramiento de rodeno de Selva Pascuala, y me digo que tengo que investigarlo más detenidamente, perdiéndome entre sus mil recovecos rocosos.
 
 
 
Justo donde está el circulo de luz que se ha creado con la luz del sol, está el Refugio de Selva Pascuala.
 
Me encanta cuando sobresalen entre los múltiples pinos esos bordes de puntales rocosos.
 
 
En lo alto del todo, justo en la mitad de la foto, tendríamos el coche.
 
 
Pero miremos en dirección contraria hacia la Torre Balbina, y aparece, no Balbina sino Antonio, andando con cuidado por estos bordes.
 
 
Por fin aparece la Torre Balbina.
 
 
Ahí tenéis bien enterita esta completa maravilla del rodeno.
 
 
Me dan ganas de levitar sobre el mar verde.
 
 
Siendo la Torre Balbina su mayor Faro.
 
 
Pero continuemos, pues hemos visto que a un lado del mirador...
 
 
Se puede bajar.
 
 
Dejando arriba el magnífico mirador de la Torre Balbina
 
 
Una vez abajo, nos dirigimos al fondo de otro vallecete que es donde está Selva Pascuala, que reconocemos por la frondosa chopera que desde aquí se ve.
 
 
Iremos por un carril pedregoso que entre el pinar y los rodales de robles melojos se nos hace un hermoso tramo.
 
Al llegar como estamos algo sedientos, vamos a refrescarnos a la Fuente del Aniar, muy cerca de las pinturas.
 
 
Cruzamos un puente que cruza la Rambla del Aniar.
 
 
Voy a enseñarle a Paco los vericuetos de rodeno donde se encuentran las pinturas.
 
 
Donde la roca se ha modelado de mil formas bellas.
 
 
Las pinturas no se ven, ya que hay que pedir las llaves en el Ayuntamiento de Villar del Humo.
 
 
Nosotros nos dedicamos a finarnos en los detalles del rodeno.
 
Ya que en esas umbrías entre grandes moles de roca se forma un bosque de roble melojo especial.
 
 
Con pasillos incluidos.
 
 
Restos de viejos refugios de pastores y de los tiempos resineros.
 
 
Nos encanta perdernos por este laberinto rodenalístico, ya que hay que recordar que apenas estamos viendo un pequeña área de todo lo extenso que se veía desde el mirador de la Torre Balbina.
 
 
Otro abrigo rupestre.
 
 
Nos subimos a una parte alta para poder otear vistas, y ahí tenemos la Rambla del Aniar por donde vamos a volver, y a la derecha está la Peña Berejuela. El coche estaría detrás de ella.
 
 
Otra vista que se ve desde aquí es el mirador y al lado levitando la parte superior de la Torre Balbina.
 
 
Parece ser que unos camiones que estaban en el Refugio se van, por lo que Paco y yo nos acercamos.
 
Antes podemos comprobar el porqué de lo de Selva.
 
 
Toda una delicia ver el helechar tapizar el sotobosque de pino rodeno.
 
 
 
Ahí asoma imponente, solitario y recóndito.
 
 
Ya lo vimos anteriormente en esta entrada. del 2011.
 
 
También para cogerlo, hay que pedir permiso al Ayuntamiento de Villar del Humo.
 
 
Un sitio especial y muy tranquilo, eso sí, bastante apartado de todo, ya que hasta el pueblo hay unos 10 kilómetros de carril en no muy buen estado.
 
 
Toca volvernos y en el margen derecho de la Rambla del Aniar va una vetusta y obsoleta senda que nos evita andar por terreno incómodo y un santiamén nos pone muy cerca del coche.
 
Plano de la ruta realizada, siendo el círculo el punto de salida, al que llegaremos con el coche todoterreno.
 
 
Hasta la próxima. 
 
 

6 comentarios:

  1. Hola Toni,

    No se si es más espectacular ese mar de rodeno o el mar verde de pinos que lo cubre.
    Ha sido ver esa Torre Balbina y entrarme unas ganas locas de escalarla, seguro que hay alguna vía por allí para poder coronarla... jejeje
    Impresionante esa foto de cabecera, todo un fotón.
    Es una lástima que hayamos llegado a tener que pedir las llaves al ayuntamiento para poder ver unas pinturas, si la gente no fuera como es no harían falta este tipo de acciones, pero que se le va a hacer.
    Otra ruta más para la lista... jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Ya os veo a ti y a Mr. Nieto escalando la Balbina y teniendo un fotón como la mía, levitando por encima del mar de pinos.

      Y sí, tienes razón con lo de enrejar las pinturas. Fíjate que me contaba un amigo hace años, cuando las pinturas estaban al descubierto que alguien pintó al lado de ellas un...¡¡Gato!! No tenemos remedio, y como tú dices es una lástima.

      Esta te pilla algo más alejada del pueblo ;-)

      Toni MS.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Oye, que han llamado de Albarracín, que les devuelvas la torre esa jajaja. Impresionante paraje de rodeno, y te lo dice uno que vive rodeado de maravillas de arenisca (Penyes Aragoneses, Órganos de Benitandús, Cullera, Garbí, Morico...)Guapas tambiet esas extensiones de pinar, con esos pequeños rodales de melojos y helechos, con los que espero que esta vez no tuvieses ningún problema jajaja. Y vaya refugiete, no me importaría pasar una temporada en plan silvestre en el. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Eehhh, el rodeno de Cuenca se queda aquí. Faltaría más que encima nos quiten cosas. Jjajaja. Así a bote pronto, esta parte del Iberico sur y sus aledaños, con Guadalajara (Alto Tajo), Teruel, Castellón, Cuenca y Valencia son lugares donde aflora mucho la geología del rodeno. No sé si otras partes de España son tan ricas en esta roca pero estos lugares que te digo son lo más.
      Lo que hace a la zona rodena de la Serranía baja de Cuenca tan peculiar es la cuenca hidrográfica del río Cabriel y sus afluentes; de ahí la riqueza botánica, sobre todo.
      En estos helechares me habría metido una costalá de las de no levantarme ;-)

      ¿Te imaginas?: Un arcón lleno de cervezas dentro del refugio, una hoguera para cuando llegue el frío por la noche, una parrillada de calÇots, y hacer dos o tres rutas por allí, jejejeje....

      Toni MS.
      Un abrazo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Veo que a pesar que los caminos no son buenos para ir con los coches, la zona con esas pinturas rupestres, el refugio y el mirador tendrá algún punto más accesible que por donde lo hicisteis vosotros ...

    Como ya te he dicho en alguna ocasión, me encantan los bosques de rodeno, son especiales, pero es que este además de extenso, es variado en otras especies como el roble, o los helechos.

    Una pena que cierren los abrigos rupestres, pero eso se está haciendo en la mayoría de zonas, más vale prevenir que tener que lamentarse de no haberlo hecho.

    A ver si investigo un poco en wikiloc, que seguro tiene que haber unos cuentos recorridos por esa zona, ah y la torre balbina impresionante!.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Pues aunque te parezca raro siendo patrimonio de la Humanidad aquello no está muy accesible. Desde Cuenca capital ya se ha puesto el grito en el cielo, que se debería asfaltar por lo menos la carretera desde el pueblo hasta los cuatro afloramientos de rodeno donde hay pinturas rupestres, que son Selva Pascuala, Peña del Escrito, Castellón de los Machos y Cuevas del Marmalo (separados entre ellos por una distancia aprox. de tres o cuatro km)
      No sé ahora como estará ahora pero hubo incluso un particular que llegó a cortar esa pista de diez km por intereses suyos, jorobando a la gente que quería ir a verlas. Ahora hay una empresa del pueblo que te lleva en todoterreno a los distintos puntos de las pinturas y te lo explica. A esa empresa le viene muy bien que no se asfalte el camino pero eso no debería ser así.
      Yo he llegado a ir con mi turismo normal y aunque no lo recuerdo muy mal, si son muchos kilómetros de pista a ratos rocosa y el coche normal al final sufre un poco...

      Como le digo a Dani, lo que hace esta zona de la Serranía Baja más peculiar es que coge toda la zona de la cuenca hidrográfica de río Cabriel, y sus afluentes el río Guadazaón, río Mayor y varios arroyos, cosa que hace que haya una gran riqueza botáncia con los Quercus Pyrenaica a la cabeza.

      Investiga. Yo es que llevo tiempo sin ir por el pueblo de Villar del Humo, y si quieres que te pregunte algo, lo hago a algún conocido.

      Toni MS.
      Un saludo.

      Eliminar