domingo, 10 de junio de 2018

EL ROQUE DE LOS MUCHACHOS (ISLA DE LA PALMA III)



En esta ocasión vamos a conocer el punto más alto de la Palma, con los 2426 metros del Roque de los Muchachos. Una espectacular y curvosa carretera sube hasta allí arriba, aunque nosotros no pudimos hacer su subida desde Santa Cruz, que era donde teníamos la casa, ya que ese tramo estaba en obras, por lo que tuvimos que cambiarnos a la vertiente oeste y subir por aquella otra vertiente, en la que se recomienda un coche con buen motor pues subes algo más de 2000 metros de desnivel. Existen  senderos señalizados con una pinta estupenda que suben desde el nivel del mar hasta el Roque y otros puntos alto de toda la cresta de la Caldera de Taburiente con un desnivel de +2000 metros.

El Roque de los Muchachos es el punto más alto de la gran circunferencia que forma el cráter de la Caldera de Taburiente. En el habla palmero, Roque viene a ser una gran piedra saliente y prominente, tanto si está en un puntal o cresta rocosa, en una cima de una montaña, en mitad del bosque o solitaria en medio del mar. Este de los Muchachos es llamado así porque en esta parte alta hay varias de unos 3/4 metros de altura diseminadas que recuerdan a un grupo de muchachos.





Vamos a hacer una ruta fácil y corta siguiendo los bordes. Primero nos acercaremos a ver el Espigon, uno de esos salientes rocosos volcánicos que se producen en el borde entrando dentro de la Caldera, y después volveremos sobre nuestros pasos para trazar ya la ruta por los bordes en dirección al Pico de la nieves, aunque nos quedaremos mucho antes.  Aunque la ruta nuestra es corta, avisar que el terreno volcánico es técnico, exige cuidado de donde poner el pie, y muy rompepiernas, por lo que se avanza despacio. Eso sí, nuestros ojos no pararan de maravillarse ante lo que tenemos delante en todas direcciones, sobre todo hacia abajo, dentro de la caldera.

El Roque de los Muchachos debido a sus especiales condiciones climáticas, bañado por el aire fresco y laminar del Atlántico, sin turbulencias, y también a su gran altura, que garantiza una luz estable y prístina, es el sitio idóneo para uno de los Observatorios astronómicos más importantes del mundo.


Hay que decir que no es lo mismo encontrarte en una cima con horribles hierros tipo antenas y torretas o una base militar todo vallado que encontrarte las blancas cúpulas del observatorio con ese horizontes del diáfano mar y cielo oceánico en todas direcciones y un suelo volcánico lleno de peculiar vegetación.

 
Según vamos subiendo con el coche, vamos observando que cada vez hay menos pinos canarios.
 
El terreno en un santiamén se convierte en lunar pero en este caso volcánico verde de un una especie de vegetación rastrera muy llamativa. Llegamos a una zona de parking donde aparcamos al lado del mismísimo vértices geodésico del Roque de los Muchachos. Más alto no podemos estar, 2428 metros de altitud. Desde allí, primero hay que hacer la ruta muy corta que va al espigón, un tremendo mirador que se asoma a la Caldera de Taburiente, y luego volveremos al parking para ir por los bordes de la caldera e intentar llegar al Pico de la Cruz. Y digo intentar, pues no lo hicimos, volviéndonos antes. Era nuestro primer día, estaba siendo un día muy intenso, y como estábamos de vacaciones, no queríamos estresarnos y todo era para disfrutar. Allí arriba, mires donde mires, hay una vista y montones de fotos para hacer.
 
 
Delante nuestro el brutal paisaje ya desprovisto de arbolado, donde despuntan el Observatorio Astronómico.
 
Posiblemente estos sean los muchachos de los que toma el nombre el sitio. Como vais a ver en las siguientes fotos, algo muy humilde para lo que hay alrededor.
 
    Nos vamos a dirigir hacia aquel puntal que es el Espigón del Roque de los Muchachos.
 
          La bonita senda que nos lleva al mirador del Espigón tiene caída a ambos lados.
 
 
Enfrente tenemos el otro lado de la Caldera, y detrás al fondo aparece las cumbres del Parque Nacional de Cumbre Vieja.
 
Vamos hacia el Espigón que aunque parezca un paseo, es una ruta corta en la que hay que ir con cuidado.
 
                                                            Un traspiés puede ser fatal.
 
 
Me sigo fijando en cosas como multitud de muros rectilíneos verticales volcánicos de cientos de metros que pueden parecer artificiales.
 
                La senda antes de llegar al Espigón tiene puntos tan álgidos como este.
 
                       Ahí tienen el mirador del Espigón con vistas a toda la Caldera.
 
Vamos con las vistas. Enfrente al otro lado de la Caldera está el Monte Bejenado con sus 1844 metros, y al que subiremos unos días después, ocurriéndonos......ejem, ejem no adelantemos acontecimientos.
 
Detrás de él, y más al sur de la isla, aparece el Parque Natural del Cumbre Vieja con picos (volcanes) como el Nambroque (1922 m) o el Birigoya (1807 m) y que nosotros no visitamos en estas vacaciones.
 
              Si sacamos los ojos de la Caldera, ya se pueden imaginar quien aparece....
 
                  La cumbre más alta del país, el padre Teide, hermoso como él solo.
 
 
El interior de la Caldera filtrado de miles de barrancos, o como dicen allí, Lomos y Roques.
 
    Todo un espectáculo ver como los pinos nacen en esas imponentes crestas tan verticales.
 
            Miren como el agua ha ido creando multitud de surcos, ramblas y barrancos.
 
Desde aquí también vemos en dirección al Barranco de las Angustias, los pueblos de Los Llanos y Tazacorte, y después el mar.

Volvemos del Espigón, y la ruta está clara: ir por los bordes de la Caldera, justo al otro lado de Maru.


Una vez en el parking, toca bajar por la única senda, y nuestro próximo objetivo es la Fuente Nueva, el pico que ven a la derecha.

                             La senda va entre una vegetación extraña y muy tupida.


                                         La senda parece que se acerca a los bordes.


Tropezar por aquí, en lo conocido como la Pared de Roberto, sería rular y caer casi 2000 metros cual pelota.


          Hacia la ladera exterior, me fijo que están construyendo otros dos observatorios.

                              Maru me corta por la mitad en un alarde creativo suyo ;-)

                                                  Nos acercamos a su vértice.


                              Que marca esa altitud, y donde a un lado tenemos....


Las cúpulas del Observatorio con el Océano Atlántico de fondo.
 
 
Y al otro, los temibles cortaos de los barrancos de la Caldera.
 
 
Se nota que vamos girando ya que por primera vez tenemos a la vista...
 
 
La playa de Taburiente sacada con zoom, y donde estaríamos al cabo de dos días.
 

                                Surgen continuamente roques y agujas de gran belleza.


                                   Que se me prestan para sacar fotografías distintas.


                               Aunque aquello es un festín de crestas, pinchos y agujas.


               Pongámonos en el principio de esa cresta corrida de pinchos para ver su tamaño


                                      Busquen a Maru para ver por donde va la senda.

Hay una parte que los bordes se suavizan y la carretera que sube desde Santa Cruz queda muy cerca, por lo que hay un mirador.

Vemos la parte exterior del norte de la isla con esos barrancos que vienen desde el borde del mar, y donde los pueblos y están debajo de las nubes..





Al fondo a la derecha estaría el Roque de los Muchachos. La senda es un continuo sube y baja que exige lo suyo.

Nuestro objetivo inicial era el Pico de la Cruz (2351 metros) donde hay un pequeño refugio, pero ya por aquí nos dimos cuenta que no íbamos a llegar, aún así seguimos un rato más.


La percepción visual engaña, y parece que las distancias por el borde de la Caldera son cortas, pero no es así, aparte de terreno agreste, íbamos relajados haciendo muchas fotos y el tiempo pasa.


En la foto de antes, y en esta, vemos que las nubes están entrando en la Caldera, mientras yo me fijo en estas coladas volcánicas tan extrañas como parcelas delimitadas por sus muros.

 Muy enigmático era verlas ir ocupando lentamente las crestas, evocando paisajes románticos del siglo XVIII.

                           Más parcelas, estas en una pared completamente vertical.

Una última cuestión, que hay que avisar a todo el que vaya a visitar el Roque de los Muchachos y la Palma en general, es la meteo, sobre todo las nubes que traen los vientos alisios. Esta ruta tuvimos suerte y la hicimos la primera parte sin nubes lo que nos permitió ver el interior de la caldera y luego ver como se iba formando el mar de nubes en su interior, pero otros días posteriores estaba todo el Roque nublado, cosa que hace que subir allí arriba sea una perdida completa de tiempo, y además, échense cremas solares, pues el sol allí arriba no perdona, y no hagan como el que suscribe estas líneas que anduvo todos los días de vacaciones con los brazos como dos troncos en ascuas.

Comentar ciertos datos muy reveladores que nos dicen que estamos ante un lugar completamente distinto. La cota más baja a la que se encuentra el fondo de la Caldera es a 430 metros, y el Roque de los Muchachos está a 2426 metros. Luego la salida del Barranco de las Angustias hacia el mar es bastante suave y progresiva, sin apenas desniveles bruscos. Por lo que estamos hablando de 2000 metros de desnivel, habiendo paredes de 800 metros completamente verticales.


  Tuvimos mucha suerte, ya que de ver el interior de la Caldera despejada a verla con nubes.


Todo un espectáculo de la naturaleza, además había nubes que parecía que querían seguir subiendo pero al poco volvían hacia abajo.


                                   Ahí tienen en resultado en unos cuantos minutos.


Las nubes querían entrar hasta en los barrancos más profundos como el de las Verduras de Alfonso o el de los Cantos de Turugumay.


También van entrando las nubes por la Cumbrecita (izquierda de la foto), punto de los bordes de la Caldera de menos altitud, y que ya os enseñaré en las próximas entradas palmeras.


Como ven, no solo de nubes está el interior de la Caldera sino todo la vertiente oeste de la isla. Normalmente la vertiente este (izquierda de la foto) suele quedarse despejada o con muy pocas nubes ya que se quedan paradas en el muro de Cumbre Nueva que atraviesa la isla de norte a sur.


        Me voy a despedir con una espectacular foto de la Caldera de Taburiente en Invierno.


Y esto ha sido recorrer un tramito muy corto de los muchos kilómetros que son los bordes de la Caldera desde el Roque de los Muchachos hasta el Puntal de los Roques. Teníamos previsto dedicar otro día a recorrer otro tramo de los bordes, esta vez empezando desde el Pico de las Nieves hasta el Puntal de los Roques(más o menos al otro lado) pero al final no salió (demasiada nubosidad) e hicimos otra en su lugar.

Por ahora, os he enseñado los bordes, puesto que la Caldera de Taburiente propiamente dicha, la veréis la semana que viene en la super ruta que hicimos por su interior, y que si ya me ha costado seleccionar las fotos para esta entrada, para las de la semana que viene va a ser un auténtico drama.

Hasta la semana que viene!!

5 comentarios:

  1. Hola Toni,

    Ufff, que envidia sana que me das... jajaja.

    Me encantan estos paisajes volcánicos, con esas paredes verticales y formas angulosas, además allí hay un plus, que es la gran cantidad de vegetación que hay a acusa de los alisios, que si bien es cierto que hacen que haya muchas nubes, también hacen que esté todo tan verde.

    Seguro que fue genial ver como se iba formando el mar de nubes poco a poco.

    Ya tengo ganas de que llegue la semana que viene para que nos muestres el interior de la caldera.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Si es verdad que los vientos alisios son los benditos culpables de ese verdor exuberante que tienen parte de Tenerife, la Gomera, el Hierro y la Palma principalmente. Eso sí, como te joroben el día (y las vistas) vas apañao…..gulp...creo que te estoy contando de más.
      Fue una auténtica pasado poder ver como de no haber apenas nubes a ir engullendo la caldera poco a poco.

      Uufffs, acabo de hacer la criba de fotos para la Caldera, y el corte está en 80 fotos. Soy incapaz de poner menos.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  2. Espectacularrr!!!. Si hay algo que no podemos dejar de visitar en nuestro viaje a la Palma en septiembre es el Roque de los Muchachos y la Caldera de Tabueriente. Para el Roque tengo clara la ruta, subiremos al Pico de la Nieve y de ahí engancharemos la cresta hasta el punto más alto, luego volveremos por la carretera, seguramente haciendo auto-stop jeje. Tengo en cuenta tus consejos sobre el terreno y la climatología del Roque. Respecto a la Caldera estoy estudiando opciones, pero ya me espero, con muchas ansias, que lo sepas, a tu próxima entrada, que la cosa promete. A parte del Roque también quiero mirar de hacer otra ruta con cima, y la cosa esta "fifty-fifty" entre el Bejenado y el Birigoyo/Nambroque, a ver si esa crónica tuya del Bejenado me ayuda a decantarme por una o por otra ;-)

    Un abrazo roquero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Me parece estupenda esa ruta del Pico de la NIeve hasta el Roque de los Muchachos. Es bastante larga pero como a la vuelta tenéis la carretera, acortareis, y sin duda alguna, haciendo autostop os cogerán al momento (no hay otra carretera para bajar de allí arriba hacia la capital)
      Yo quería hacer algo similar pero como digo en la entrada, fue una faena que esa carretera estuviera cerrada (solo abría dos horas por la mañana y dos horas a media tarde). Cosa que hizo tener que pasar al otro lado, con la consiguiente pérdida de tiempo. Ese fue el motivo principal que no llegaramos hasta el Pico de la Cruz. Una amiga nos comentó que el tramo de bordes que va del Pico de la Nieve hasta el Puntal de los Roques es muy espectacular pero seguro que el que tú dices también merece la pena.

      Del Birigoyo/Nambroque nada te puedo decir, y del Bejenado pues espérate a ver la entrada (aunque poco vas a ver, jajaja). Eso si, la semana que viene, tengo fotos del Bejenado desde dentro de la Caldera y es hermoso hasta decir basta, aunque si os puedo decir que la ruta desde la Cumbrecita hasta el Bejenado no es muy larga. Habría que complementarla con algo. Ya te diré posibles opciones.

      Roques and Roll!!

      Eliminar
  3. Hola Toni.

    Recuerdo de nuestra estancia en Tenerife que debido a la cercanía del Teide muchos días salía nublado, pero el sol aunque no se veía mucho, daba bien fuerte así que en la zona del Roque de los Muchachos a más de 2000 metros tiene que abrasar.

    Muy bonito ese paisaje lunar, la verdad que uno casi espera el aterrizaje del Apolo XI, que con esos observatorios en la cima en blanco, da la sensación de estar en otro planeta.

    Me han gustado mucho los dos recorridos, aunque el último no os diese tiempo de completarlo, pero viendo las fotografías en un terreno espectacular a la vez de duro, ya que es muy irregular, con continuos subes y bajas, que acaba siendo muy costoso de avanzar.

    No se yo como andará el tema de las altitudes, pero el Roque de los Muchachos con sus 2428 metros, tiene que ser una de las montañas con mayor elevación desde las que se ve el mar, quitando el Teide y alguna de los pirineos, pocas de mayor altura tendrán esas vistas al mar.

    En cuanto pueda iré a la siguiente entrada, a ver si puedo terminar la mía antes de irme de vacaciones, yo no se como os cunde tanto :)

    Un saludo

    ResponderEliminar