domingo, 26 de febrero de 2017

EL CASTILLO DE DUEÑAS Y LA ERMITA MAUSOLEO DE LLANES


Nos vamos a ir hasta el pueblo serrano/alcarreño de Priego para hacer esta ruta, que realmente son dos que yo he unido, pues se encuentran realmente cerca. Este tipo de rutas me suelen gustar mucho, pues auno en ellas, naturaleza, cultura e historia y siempre es una gozada poder disfrutar de los tres aspectos en la misma jornada.

Primeramente vamos a ir a ver el Castillo de Dueñas; para ello saliendo de Priego debemos coger esa pista que sube bastante y te deja en la caseta forestal del Rodenal, donde se encuentra el vértice geodésico de la Atalayuela (según los mapas). Para llegar aquí es muy recomendable tener un coche todoterreno o similar pues es largo y tedioso tramo para andarlo. Una vez arriba, en este cordal, dejaríamos el coche en la caseta forestal y seguiríamos andando en dirección al Castillo de Dueñas, que es donde termina abruptamente este cordal montañoso que gasta la peculiariedad de ser límite geográfico entre la Sierra y la Alcarria.
¿Y el Castillo de Dueñas, qué es? Antes de que sus imaginaciones se vayan al oscuro medievo de señores feudales que se enriscaban en estos cingles pétreos para sobrevivir a las constantes invasiones y saqueos,  que podría ser perfectamente, avisarles que solo es un puntal rocoso donde termina nuestra ruta. Parece ser que allí hubo un castro celtibérico pero una vez puestos, es dificil adivinar algun resto o saber donde estaba exactamente. Eso si, las vistas que tendremos desde allí son de las de disfrutarlas un buen rato.



Ahora despues volveremos a Priego, echándole un vistazo, pues allí mismo a orilla de la pista se encuentra, el Convento del Rosal, en un estado de ruina bastante lamentable.
Aunque nuestro próximo objetivo es ir hasta el límite del termino de Priego con Albendea, pues en el término de este último pueblo se encuentra esta absoluta joya histórica, el Mausoleo de Llanes. Os lo enseñaré de dos veces, una vez que fui solo, y otro con la familia llevándonos una grata sorpresa. 


 Desde el pueblo de Priego subimos por esta larga pista que dando lazadas salva el desnivel para subir a la Sierra del Rodenal. Allí al fondo podemos ver......


 El bello pueblo alcarreño de Priego, junto al río Escabas, y puerta de entrada por el Estrecho de Priego a la Serranía.



 En la parte alta, la pista va por el cordal montañoso que cuando hay un claro entre los pinos, nos deja ver el otro lado, lo que ya se considera Sierra, con el pueblo de Cañamares en primer plano.


 Demosle al zoom para apreciar este pueblo cerca del río Escabas y uno de los escasos sitios donde sigue haciéndose mimbre.

 Tambien podemos ver esta vista del Cerro Poste donde hay una carrera de montaña que sube y baja desde el pueblo de La Frontera.

          Mi zoom es inagotable, ya que tambien cojo esta vista del Cerro de la Degollá


 Sigo avanzando por esa pista y siguen saliendomé al paso hermosas vistas, en este caso, la parte alta del valle fluvial del río Guadiela.

                  Y más allá, el valle del río Escabas con los sus Galayos a la cabeza.


 Hasta que llegamos a la parte más alta de este largo cordal, donde esta la caseta del Rodenal, con su vértices geodésico, conocido en los mapas como la Atalayuela (1369 metros)


 Mirador excelente para en esa dirección ver la Serrania y en la vista trasera toda la Alcarria.


Tras charlar con la vigilante de la caseta y acariciar a su perraco, ella me avisa que a partir de ahí, ya es un carril precario y llega un momento que se acaba y ya hay que ir bosque a traves, hasta que lleguemos al final. Le comento que ese es mi objetivo, el final del cordal en lo llamado el Castillo de Dueñas. Luego deberé volver por el mismo camino.


 Segun avanzo nuevas vistas surgen, como esta del Cucurucho de Fuertescusa en medio de la foto.


 Llevo ya un rato andando por medio del pinar hasta que por fin veo a la izquierda los riscos del Castillo de Dueñas. Ahí se acabaría pues el río Guadiela parte el cordal en dos, siendo lo del otro lado la Peña Escrita con sus 1241 metros.


        Uuummm que buena pinta esos puntales en los que habrá que andar con cuidado.


 Las vistas hacia abajo nos revelan un inabarcable mar de pinos que hacen difícil reconocer los sitios.


 Aunque algo si reconocemos como esas terrazas fluviales que crea el Guadiela, y parte de la pista que va a la Herrería de Santa Cristina.


 Pero volvamos a lo nuestro que debemos prestar atención para ir por el lado izquierdo siguiendo la cresta rocosa.


                      Hay que ir por este lado izquierdo, ya que el derecho es imposible.


 Si miramos hacia el lado alcarreño vemos mucha profusión de pinos, no pareciendo la Alcarria.


 Y eso es la mini comarca que yo llamo la Alcarria serrana, con el pueblo de Alcantud a la cabeza.


 Por aquí ya vamos transitando por el irregular suelo del lado izquierdo del Castillo de Dueñas.


   Y donde abajo al otro lado , podemos ver la Hoz del ría Guadiela dando bruscos meandros.


           Vamos a verlo mejor pues allí abajo está la Central Hidroeléctrica de los Toriles.


 Busco restos del antiguo castro celtíbero que hubo allí, y aunque algún rincón puede ser como este de la foto, no veo muchos restos que nos hablen de aquel asentamiento.


 El arbolito de hoy es esta encina naciendo entre las grietas rocosas que acabará resquebrajandolas.


  Lo que no hay duda de la belleza de este Castillo de Dueñas que nos regala bonitas visiones.




                                                                    Pinchen la imagen.


 Aunque para los amantes de las vistas, esta delicatessen: las Tetas de Viana en la vecina provincia de Guadalajara.


Toca volver por el mismo camino y bajar otra vez hasta Priego, pero antes de llegar al pueblo, la misma pista pasa al lado de bello y abandonado Convento del Rosal.


 El Convento del Rosal fue construido en 1525 por orden de Don Diego Carrillo de Mendoza.


 Dedicada a la Orden las Concepcionistas Franciscanas. Para entrar como monjas había que ser del linaje de los Mendoza, Carrillo o ser de una familia importante.


 Era conocido como el Vaticano de la Alcarria, y era un monasterio con muchos ingresos debido a la gran cantidad de posesiones, a traves de numerosas donaciones.


 Ahora bien. Y se dirán que estaría chulo visitarlo. Pues va a ser que no. Este convento está en la lista roja de Edificios históricos en peligro de desaparecer, y a la hora de ponerse en acuerdo para reconstruirlo y reformarlo, las distintas administraciones y la Iglesia no se ponen de acuerdo, y se echan las competencias unos a otros y allí está vallado y amenazando ruina. Una verguenza, señores y señoras.

El excelso poeta pricense Diego Jesús Jimenez le dedicó un poema, del que saco esta bella estrofa.

La herrumbre de la tarde

se calcina en los bosques; el resplandor amargo de la vida,

se hace canción aquí, deslumbradora geometría celeste.

Gotea el canalón del tiempo en las baldosas

ensanchando el silencio de la noche en el claustro.


Y despues de esto, nos toca atravesar el pueblo de Priego y en la dirección contraria, yendo hacia el pueblo de Albendea, buscar otro edificio histórico, mucho más antigo todavía que el Convento del Rosal, pues estamos hablando de un Mausoleo romano paleocristiano de finales del siglo IV dc. ¡¡Toma ya!!  Como suele ser normal en la provincia de Cuenca está joya histórica en todos los sentidos, anda en el anonimato y desconocimiento total, cosa acentuada con su escondida ubicación que si no te dice alguien como llegar no es nada fácil descubrirlo. Este hecho puede ser el causante que el edificio se conserve en buen estado para ser tan antiguo.

              Primeramente fue de origen tardorromano, teniendo carácter funerario.


             Luego fue lugar de culto cristiano en época visigoda, convirtiéndose en baptisterio.



                                      Después fue Ermita románica, de la quedan más restos.


Para terminar siendo utilizado con el transcurso de los siglos como refugio habitual de transeuntes,



                                                        Pesebre y refugio de pastores.



En la parte subterránea está la cripta que es la parte original romana que sigue en bastante buen estado de conservación.



Y se diran que terrible puede ser que este edificio histórico  tambien esté condenado a la ruina y desparición como el Convento del Rosal. En este caso, y por ahora, se puede respirar tranquilo, pues parece ser que si se han puesto de acuerdo y se va a invertir para su recuperación, reforma y puesta en valor turístico.



Y para terminar, en una posterior ocasión llevé a la familia para que conocieran la Ermita Mausoleo de Llanes. A tal efecto, fuimos allí, y curiosamente la ermita tenía un regalo para nosotros.

La estación, la hora y el día eran propicios para que el sol entrara en la cripta.


 Según el color de la ropa, la cripta se tornaba de un color u otro.   


Estábamos completamente maravillados de este fenómeno, y mi sobrina pequeña boquiabierta de la sorpresa de la cripta.


Si lo llego a saber me pongo la más chillona, ácida y estrafalaria de las camisetas que hubiera por casa, aunque la verdad que estaba flipando de la perfección del rayo solar. Desconozco si esto pudiera tener algún sentido en la cripta en su dilatado devenir histórico. Eso habría que estudiarlo los eruditos.


Mi madre tambien se une a la fiesta solar. La verdad que nos lo pasamos en grande con ese fenómeno.


Esto ha sido todo. Hasta la semana que viene.