viernes, 8 de octubre de 2010

8º SUSURRO POÉTICO

                         
                        MIS NÚMEROS



Y ellos, los números,
todos en fila observándome ceñudos,
como cabreados,
me aniquilan con la mirada.
¡Qué poco caso les hago!


Las escasas veces que les hablo,
lo hago con desidia y mucho desdén.
Siempre viene el 10 de portavoz demandándome sus quejas:
que quieren un blog también para ellos;
no es nada lo que piden, los muy retorcidos.


Les digo que si no hemos intimado antes,
no vamos a hacerlo ahora.
Intentan hasta darme lástima,
y para eso, mandan al 74, año de mi nacimiento,
que melosamente, me ruega probar
la mezcla de ellos y las encantadoras palabras.


Más tarde, lo intentan con mis bajas pasiones,
y ahí viene, contoneándose el 69,
que melifluamente, me incita a probar
el resultado de esa mezcla en el género femenino.


Al ver mi negativa y mi tozudez,
se enervan y me mandan a sus perros de presa
más atrabiliarios y hoscos,
el 3,1416 y la Raíz Cuadrada,
la incógnita X y los decimales.
Todos dispuestos a agobiarme,
en sueños -más bien pesadillas-
como esa recurrente, que nunca apruebo las matemáticas,
y mis padres, desesperados,
me mandan a las mejores academias del mundo.


También pienso, muy de vez en cuando,
en ese número agraciado: el gordo de navidad,
que hipocritamente alabaría y gustaría,
y no me importaría dedicarle, no un blog solo,
sino cientos si fuera necesario.


Aún así: ¡qué poco caso les hago!


Aunque, sumándole vueltas a la cabeza,
han conseguido sacarme,
con su aritmética y su lógica cartesiana,
esta operación matemática
en forma de poema.

7 comentarios:

  1. Que asco los números!!... sí señor...tanto tiempo intentando inculcarnos pasión por una ciencia matemática. Que se metan la ciencia por el ojete Ostia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Se ve que la fobia a los números viene de familia, david ;)
    Para mí los putos númeritos son harto aburridos y un tostonaco.
    Un saludo y nos vemos ya el martes que me voy unos días de puente.

    ResponderEliminar
  3. te arrepentiras, sabemos donde vives..

    fdo:la niña bonita y los dos patitos

    ResponderEliminar
  4. Noooo!! más perros de presa, esta vez con un disfraz de inocente infancia y juegos ingenuos..
    Un saludo Diego.

    ResponderEliminar
  5. Debe ser de familia porque no hay mucho matemático por aquí. Me acuerdo que me regalaron de pequeño el libro: Historia de las Matemáticas. Creo que no llegué a leer ni la primera página...Eso y los de animales...joder! que bajón me daba cuando me los regalaban. Saludos y feliz puente.

    ResponderEliminar
  6. Inocentes NÚMEROS,indolentes HUMANOS

    Un pensamiento precioso, sentido, incluso lógico,pero como tu mismo admites al final de la retaila, las vueltas y los números te llevan a la creación cartesiana más hermosa, un "poema".
    Todos, el que más y el que menos los necesitamos; tu vuelves a enumerar tus susurros poéticos, yo me guio, necio mortal limitado por ellos por las fechas de quien y donde quiso decir o dijo espresándose sin ellos.
    Imaginemos un universo sin números,sin expresión, sin cuantificación, sin verbo.
    No podria ser, no la quiero.
    Sera quizá que sin una entera comprensión les acabemos teniendo miedo.
    ¡¡Que horror!!, no podernos encontrar, esperando "in eternun" el abrazo,por no haber cuantificado el momento.
    La existencia pudiera ser una mezcla de cartesianos y sentimientos.
    Los unos nos explican lo tangible, los otros debemos creerlos.
    Aprendamos a utilizarlos en la medida que los necesitemos.Disculpen Vds solo fue un pensamiento.

    Me reitero en alabar el susurro número OCHO

    ResponderEliminar
  7. La verdad que aunque les tinga tiña, ya que soy un inepto en cuestión numéricas, tengo que reconocer que son necesarios y de la manera que tu lo dices, Patxi, muy bonita por cierto, me son hasta queridos.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar